domingo, 20 de diciembre de 2009

Domingo IV dde Adviento. La VOCACIÓN DE SANTA MARIA



Domingo IV de ADVIENTO.
LA VOCACIÓN DE LA VIRGEN MARIA
TODO  EL MUNDO ESPERA TU , SI

SEGUNDA LECTURA

De las Homilías de san Bernardo, abad,
 Sobre las excelencias de la Virgen Madre
(Homilía 4, 8-9: Opera omnia, edición cisterciense 4 [1966], 53-54)EL MUNDO ENTERO ESPERA
LA RESPUESTA DE MARÍA
Has oído, Virgen, que concebirás y darás a luz un hijo. Has oído que no será por obra de varón, sino por obra del Espíritu Santo. Mira que el ángel aguarda tu respuesta: ya es tiempo de que vuelva al Señor que lo envió. También nosotros, condenados a muerte por una sentencia divina, esperamos, Señora, tu palabra de misericordia.
En tus manos está el precio de nuestra salvación; si consientes, de inmediato seremos liberados. Todos fuimos creados por la Palabra eterna de Dios, pero ahora nos vemos condenados a muerte; si tú das una breve respuesta, seremos renovados y llamados nuevamente a la vida.
Virgen llena de bondad, te lo pide el desconsolado Adán, arrojado del paraíso con toda su descendencia. Te lo pide Abraham, te lo pide David. También te lo piden ardientemente los otros patriarcas, tus antepasados, que habitan en la región de la sombra de muerte. Lo espera todo el mundo, postrado a tus pies.
Y no sin razón, ya que de tu respuesta depende el consuelo de los miserables, la redención de los cautivos, la libertad de los condenados, la salvación de todos los hijos de Adán,
 de toda tu raza.
Apresúrate a dar tu consentimiento, Virgen, responde sin demora al ángel, mejor dicho, al Señor, que te ha hablado por medio del ángel. Di una palabra y recibe al que es la Palabra, pronuncia tu palabra humana y concibe al que es la Palabra divina, profiere Una palabra transitoria y recibe en tu seno al que es
 la Palabra eterna.
¿Por qué tardas?, ¿por qué dudas? Cree, acepta y recibe. Que la humildad se revista de valor, la timidez de confianza. De ningún modo conviene que tu sencillez virginal olvide ahora la prudencia. Virgen prudente, no temas en este caso la presunción, porque, si bien es amable el pudor en el silencio, ahora es más necesario que en tus palabras resplandezca la misericordia.
Abre, Virgen santa, tu corazón a la fe, tus labios al consentimiento, tu seno al Creador. Mira que el deseado de todas las naciones está junto a tu puerta y llama. Si te demoras, pasará de largo y entonces, con dolor, volverás a buscar al que ama tu alma. Levántate, corre, abre. Levántate por la fe, corre por el amor, abre por el consentimiento.
Aquí está -dice la Virgen- la esclava del Señor,
 hágase en mí según tu palabra.

y después de decir sí al Señor...
fue a visitar a si prima Isabel.
Y ahora puedes rezar:
Oración: ¡Qué maravillosa lectura!

Infunde,  Señor, tu gracia en nuestras almas, para que, los que por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación de Jesucristo, tu Hijo, por su pasión y su cruz, y por intercesión de Santa María la Virgen, seamos llevados a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.

Franja.

domingo, 13 de diciembre de 2009

SI A LOS CRUCIFIJOS Y A LAS IMÁGENES DE CRISTO EN LAS ESCELAS Y LUGARES PÚBLICOS

No solo los católicos se quejan de la
 SENTENCIA de retirar los CRUCIFIJOS,
 o los SIMBOLOS RELIGIOSOS DE CRISTO
 DE LAS ESCUELAS Y DE LOS LUGARES PÚBLICOS.
TAMBIÉN LA IGLESIA GRIEGA,
PRESENTARÁ SU DESCONFORMIDAD,
Y SU ATENTADO CONTRA LA DEMOCRACIA.
ZS09111605 - 16-1-20091
Permalink: http://www.zenit.org/article-33300?l=spanish
La sentencia que veta el crucifijo
 moviliza a la Iglesia Ortodoxa Griega
El primado Ieronymos,
dispuesto a convocar un Sínodo extraordinario
ATENAS, lunes, 16 noviembre 2009 (ZENIT.org).-
El primado de la Iglesia Ortodoxa Griega
 Ieronymos II
 se ha declarado dispuesto a convocar
 un Sínodo extraordinario
 para diseñar un plan de acción contra la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que veta el crucifijo en las escuelas.
“No son sólo las minorías las que tienen derechos; los derechos son también de las mayorías”, dijo el primado en una declaración recogida por numerosas agencias de prensa y de la que hoy informa el diario vaticano “L’Osservatore Romano”.
La sentencia del Tribunal se produjo tras serle presentado un caso en Italia y decretó que la exposición del crucifijo en las aulas escolares viola el derecho de los padres a la educación de sus hijos y restringe la libertad de pensamiento y de religión de los alumnos.
Ieronymos se ha declarado dispuesto a convocar un Sínodo extraordinario, la próxima semana, para diseñar un plan de acción en el temor de que esta sentencia pueda constituir un precedente también para Grecia. Y ha hecho un llamamiento a los católicos para contrarrestar esta “amenaza a los símbolos cristianos”, contra aquellos jueces “que ignoran el papel del cristianismo en la formación de la identidad de Europa”.
La toma de posición del primado ortodoxo sigue a un intento por parte del Observatorio para la aplicación de los Acuerdos de Helsinki en Grecia (Espe) de hacer ordenar desde un tribunal, tras la decisión europea sobre Italia, la retirada de todos los símbolos religiosos de las escuelas, edificios públicos y salas de justicia.
Respecto a estas últimas, el Espe ha pedido además eliminar la presencia del Evangelio de la fórmula de juramento para los testigos. El tribunal de Atenas –indica la agencia Ansa- rechazó la petición por falta de jurisprudencia, pero no excluyó volver a examinarla si la sentencia europea se hiciera definitiva.
Por su parte, la coalición de izquierda (Syriza) ha preguntado al Gobierno cómo piensa comportarse al respecto, subrayando que si la sentencia del Tribunal de Estrasburgo fuera definitiva, debería ser aplicada no sólo por Italia sino por todos los países europeos. La ministra de Educación, Anna Diamantopoulou, respondió que “el problema no está en el orden del día”, porque “los problemas de la escuela en Grecia son otros”.
El obispo ortodoxo de Thessaloniki, Anthimos, dijo que espera que el Gobierno recurra contra cualquier sentencia de tribunal griego o europeo que obligue a retirar los símbolos religiosos de las escuelas del país (generalmente consistentes en un icono del rostro de Cristo). Y el obispo Phthiotis, Nikolaos, advirtió que “pronto lo jóvenes no tendrán ya ningún símbolo que les proteja” y que “los ídolos del fútbol y del pop son pobres sucedáneos”.
La Iglesia Ortodoxa Griega a la que pertenece el 92% de la población, intervino recientemente también para denunciar como “injusta” la decisión de triplicar el impuesto sobre las propiedades, tomada por el Gobierno en el marco de un plan para resanar las cuentas públicas.
El Sínodo de los obispos, en una declaración, afirmó que, aún estando la Iglesia dispuesta a cumplir con su deber, la decisión de tasar las propiedades al 3 por mil, en lugar del precedente 1 por mil, la coloca en una situación de “desigualdad respecto a otras entidades legales”.
Por Nieves San Martín

También en Polonia:

http://www.aceprensa.com/articulos/2009/nov/23/polonia-pide-que-el-crucifijo-siga-en-las-aulas/


Y hay más:

http://www.aceprensa.com/articulos/2009/nov/23/en-esta-sentencia-la-laicidad-no-aparece-al-servicio-de-la-libertad-religiosa/

Otra vez contra los crucifijos

¿Vamos a renegar de todo lo bueno de nuestra civilización?
por Mons. Fernando Sebastián Aguilar, Arzobispo emérito de Pamplona
Quieren quitar los crucifijos de las escuelas, de todos los centros concertados, aunque sean católicos. El gobierno necesita los votos de la extrema izquierda y éstos le ponen su precio. El PSOE pasa por todo con tal de seguir mandando. El gran argumento es: el Estado español es laico y en donde se paga con dinero público no tiene que haber ningún signo religioso. Muy contundente, pero falso.

El Estado paga para que los ciudadanos puedan vivir de acuerdo con sus conciencias. Eso es lo que dice la Constitución. Los gobernantes no pueden imponer sus opiniones aprovechándose del dinero público. El dinero no es del Estado, es de los ciudadanos y para los ciudadanos. Los espacios públicos no son del Estado, son de los ciudadanos y tienen que reflejar los gustos y los deseos de los ciudadanos, no los de los gobernantes.
Los padres católicos no deben permitir que se quiten los crucifijos ni de los centros concertados ni de los públicos. Los centros públicos no son del Estado, son de los ciudadanos, los pagan los ciudadanos y tienen que responder a los deseos de los ciudadanos. Y si los alumnos son de varias religiones, lo justo es que cada grupo pueda poner sus signos, con paz, con respeto, con verdadera tolerancia y convivencia. Eso es lo civilizado, lo democrático, lo razonable. Lo otro es revanchismo, incultura, persecución cultural.
¿Por qué la voluntad de uno que no quiere el crucifijo se ha de imponer sobre la voluntad de muchos que sí lo queremos? Esto sin entrar a analizar lo que el crucifijo significa. Ante todo es un símbolo religioso de primera categoría, significa el amor y el perdón de Dios, la esperanza de la salvación, la unidad y la paz para todos los pueblos. ¿A quién le puede molestar? Son ganas de fastidiar. A mí no me molesta ver la media luna donde haya un grupo de devotos musulmanes. Por otra parte el crucifijo es el símbolo básico de la religión cristiana de la que ha nacido en gran parte la cultura europea, el conocimiento de la dignidad suprema de la persona humana, el concepto de libertad y de responsabilidad, la igualdad básica de varón y mujer, la estabilidad y fidelidad de la familia, la unidad de la humanidad y la igualdad de todos los pueblos, la esperanza de una historia abierta y progresista, la dignidad del trabajo humano, los valores morales de occidente, el perdón, la misericordia, el amor y la convivencia, la mayor parte del arte europeo, la pintura, la arquitectura, la música y tantas cosas más.
¿Vamos a renegar de todo lo que ha creado el cristianismo en la historia y en la vida de Europa y de España? Corrijamos los errores, de acuerdo, pero no destruyamos nuestra civilización.
Si nuestro gobierno termina aceptando e imponiendo esa consigna extranjera y sectaria –que se lo pensará–, manifestaría una increíble inmadurez cultural y una alarmante falta de patriotismo serio y profundo. Detrás de todo esto hay una negación del Cristianismo, una negación de la religión en general, y en el caso concreto de España un suicidio cultural e histórico.
Un pueblo que reniega de su historia no puede durar. Si en nuestra sociedad no nacen hijos y ahora negamos nuestra cultura y nuestra historia, tenemos los días contados. Esto tiene que cambiar. Alguien tiene que levantar otra bandera.


Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase