lunes, 30 de agosto de 2010

EL BARBERO Y DIOS

En la BIBLIA nos habla DIOS.
******
El BARBERO Y DIOS
Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía. Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas, de pronto tocaron el tema de Dios y el barbero dijo:
 - Fíjese caballero que yo no creo que Dios exista,
como usted dice..
 Pero, ¿por qué dice usted eso? - preguntó el cliente.
-Pues es muy fácil, basta con salir a la calle, para darse cuenta de que Dios no existe, o dígame, ¿acaso si Dios existiera, habrían tantos enfermos, habrían niños abandonados? Si Dios existiera no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad, yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.
 El cliente se quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión. El barbero terminó su trabajo y el cliente salió del negocio.
 Recién abandonaba la barbería cuando vio en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo, al parecer hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado. Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero.
 - ¿Sabe una cosa?, los barberos no existen.
¿Cómo que no existen? - preguntó el barbero - si aquí estoy yo y soy barbero.
 -¡No! -dijo el cliente - no existen porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.
 -¡Ah!, los barberos sí existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mí.
-¡Exacto! -dijo el cliente - ese es el punto, Dios SÍ existe; lo que pasa es que las personas no van hacia Él y no le buscan? por eso hay tanto dolor y miseria.
Agradecemos esta aportación a Idalia López
Franja.
lunes 30 de agosto 2010.

domingo, 29 de agosto de 2010

Escuela diferenciada a examen


Separados pero iguales en la escula.
Firmado por Aceprensa
Fecha: 20 Agosto 2010
Desde que el Departamento de Educación de Estados Unidos dio nuevas reglas en 2006 para permitir la educación diferenciada por sexos en la enseñanza pública, las escuelas de este tipo están proliferando. Este año, según datos de la asociación nacional de Single Sex Public Education, 540 escuelas públicas han adoptado fórmulas de este tipo. Un reportaje publicado en el magazine del Washington Post (8-08-2010) cuenta la experiencia de algunas de estas escuelas.
En cuanto a la organización, existen tres modelos: las llamadas “dual academy”, en las que chicos y chicas van al mismo colegio, pero mantienen clases separadas, excepto en ocasiones especiales; colegios mixtos con clases diferenciadas por sexos únicamente en determinadas materias; y colegios que son solo de chicos o de chicas.
Las escuelas con educación diferenciada son particularmente populares en los distritos urbanos que tienen amplias poblaciones de minorías, y que a menudo son los que tienen más problemas de calidad académica. Estas escuelas abundan más en el sudeste del país, y especialmente en Carolina del Sur, donde miles de niños participan en programas de este tipo en 160 escuelas públicas, mientras que otras tantas están considerando esta opción para el próximo curso.
Una de las principales ventajas de las clases separadas es que las diferencias entre chicos y chicas pueden explotarse en beneficio de ambos, dice Leonard Sax, psicólogo, autor de libros como Why Gender Matters que aboga por la enseñanza diferenciada.
De hecho, en las escuelas visitadas para el reportaje, las clases de chicos son más movidas y competitivas, mientras que las de chicas con más ordenadas y dedicadas al trabajo en equipo.
Menos estereotipos por géneros
La presencia de chicos y chicas en las mismas aulas no equivale a realizar la igualdad entre hombres y mujeres. Esta es la conclusión de un artículo de síntesis sobre los resultados de la coeducación, escrito por Marie Duru-Bellat, investigadora de Sciences Po, publicado en la Revue de l’OFCE, nº 114 (julio 2010).
El artículo presenta una síntesis de lo que desvela la investigación en educación sobre el funcionamiento de las clases mixtas. La síntesis muestra que en la vida diaria de la clase se reproducen los estereotipos de los roles sociales masculinos y femeninos.
Los estudios atribuyen parte de la responsabilidad a los educadores por exigir de modo diferente a chicos y a chicas. Marie Duru-Bellat toma como ejemplo las materias científicas. Inconscientemente, los educadores esperan más de los chicos en estas materias, y por lo tanto les exigen más. En cambio, prestan menos atención a las chicas, a las que se supone menos dotadas en estas asignaturas.
En cambio, en las clases no mixtas, al no haber esta diferencia de trato, las chicas tienen más facilidad para destacar plenamente.
Otra observación sobre las clases mixtas es que las relaciones de competencia entre los sexos refuerzan su diferenciación. En los grupos mixtos, los estereotipos de lo masculino y lo femenino tienden más a afirmarse. Las chicas tratan de evitar la confrontación con los varones. Por su parte, los chicos tienden a afirmar su virilidad, lo que da lugar a un despego por las exigencias escolares y a obtener peores notas. A la inversa, en las clases no mixtas chicos y chicas no tienen complejos para hacer elecciones escolares distintas de lo que se espera de su género.
La conclusión de la socióloga es que la simple instauración de la coeducación no produce los resultados esperados en términos de igualdad. Por lo cual habría que plantearse seriamente la posibilidad de volver a las clases diferenciadas por sexos, al menos de un modo parcial y puntual.

Y que veas este enlace...es muy bueno:
http://montevi.edu.uy/articulo.php?artic=353
y.....
http://montevi.edu.uy/articulo.php?artic=274

Beata Teresa de Calcuta

Madre Teresa, icono de la unidad
Por monseñor José Ignacio Munilla Aguirre
SAN SEBASTIÁN, sábado,
 28 de agosto de 2010 (ZENIT.org).-
 Publicamos el artículo que ha escrito
monseñor José Ignacio Munilla Aguirre,
obispo de San Sebastián,
al cumplirse los cien años del nacimiento
de la Madre Teresa de Calcuta.
* * *
Fue un 26 de agosto de 1910...
 ¡Se cumplen cien años!
La que conocemos como "Madre Teresa de Calcuta",
nacía en Skopje y era bautizada
 con el nombre de Gonxha Agnes.
La identidad de Madre Teresa queda inequívocamente expresada en aquellas palabras suyas: "De sangre soy albanesa. De ciudadanía, india. En lo referente a la fe, soy una monja católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo.
 En lo que se refiere a mi corazón,
 pertenezco totalmente al Corazón de Jesús".
Afortunadamente, el legado de la Madre Teresa hacia los más pobres de entre los pobres, es muy conocido. La obra por ella fundada, las Misioneras de la Caridad, continúa su carisma. Actualmente cuentan con 4.800 religiosas y 757 casas en 145 países. Jamás en toda la historia de la Iglesia se había producido una extensión tan rápida de una orden religiosa... Pero quisiera en el presente artículo referirme exclusivamente al destacadísimo legado "ad intra" que Madre Teresa
nos ha dejado en la Iglesia Católica.
En los años posteriores al Concilio Vaticano II se confrontaron en el seno de la Iglesia dos concepciones que parecían irreconciliables: ¿La Iglesia Católica debía de apostar por la defensa de la ortodoxia, conservando la fe y las costumbres transmitidas por la Tradición; o por el contrario, debía centrarse en la opción por los pobres y los marginados? ¿El futuro modelo de sacerdote habría de cuidar respetuosamente de la liturgia y de su vida espiritual; o, más bien, debería estar en medio del mundo e implicado en los problemas terrenales?...
Quienes han accedido a leer directamente los textos del Concilio, saben de sobra que no existe tal dicotomía en el ideal de la Iglesia Católica. La "ortodoxia" (la doctrina recta) y la "ortopraxis" (la praxis recta), lejos de excluirse,
se implican y se necesitan mutuamente.
Sin embargo, no podemos negar que en aquel momento concreto existían dos "imágenes" de Iglesia muy contrastadas, y hasta contrapuestas (por desgracia, no parece que el problema esté definitivamente superado). Además de aquella doctrina conciliar íntegra y equilibrada, la Iglesia Católica necesitaba también, como agua de mayo, un "icono" que aunase y conjugase el ideal de la "ortodoxia" y el de la "ortopraxis". Y es que, la confesión de la fe católica y su "traducción" a la práctica de las obras de justicia y caridad, son las dos caras de una misma moneda. Sólo así la doctrina católica muestra toda la belleza de su verdad: cuando la fe se traduce en obras, y cuando éstas tienen en la fe su inspiración y su fuerza... ¡¡Pues he aquí el "icono" de la Madre Teresa!! Ante su testimonio, tantas discusiones y luchas intestinas vividas en los años postconciliares, resultan absolutamente absurdas y superfluas; al comprobar que cuando se alcanza el ideal de la santidad, entonces, y sólo entonces, la verdad y la caridad
se conjugan a la perfección.
Ese gran servicio que Madre Teresa nos ha prestado "ad intra", se concreta también en la búsqueda del bien moral "íntegro" del ser humano. En efecto, es frecuente que caigamos en una especie de "acotaciones" o "reducciones" del mensaje moral cristiano: ¿A qué debemos dar prioridad? ¿A la reivindicación de la condonación de la deuda externa de los países pobres, a la campaña del 0'7%, a la lucha contra el hambre; o, por el contrario, a la defensa de la familia, del derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural
y del derecho de los padres a la educación de sus hijos?
Para Madre Teresa jamás existieron esas dicotomías. El bien moral es "uno", y no puede reducirse o fraccionarse.
 Baste recordar lo sucedido cuando en 1979
la Real Academia Sueca la distinguió
 con el Premio Nobel de la Paz.
Al solicitarle su consejo para promover la paz en el mundo, ella, pequeña y combativa, respondió:
"Id a casa y amad a vuestras familias".
 La Madre Teresa fue siempre una "apisonadora" de congruencia moral. Para ella no hubo jamás fronteras divisorias entre los distintos campos de la ética.
Otra gran aportación "ad intra" de Madre Teresa, ha sido la integración de la mística cristiana y de la obra social de la Iglesia. Frente a la tentación de una espiritualidad desencarnada, o de una obra social totalmente "horizontalista" y secularizada, ella partía de la profunda experiencia mística, que tuvo en el año 1946, en la que había recibido estas palabras de Cristo: "Mi pequeña, ven, llévame a los agujeros donde viven los pobres. Ven, sé mi luz. No puedo ir solo. Llévame contigo en medio de ellos...". Esa firme convicción sería el fundamento del que fue el lema de su trabajo 
 "Lo hacemos por Jesús".
En resumen, no son sólo los pobres del mundo quienes agradecen a Madre Teresa su legado, sino que todos en el seno de la Iglesia Católica habremos de estarle eternamente agradecidos por su gran aportación, sin ser ella consciente de ello, en pro de la sanación de tantas heridas y malformaciones que ponen en peligro la unidad de la Iglesia y de la integridad de su mensaje.
***
Leer más de la Beata Teresa de Calcuta.
Espero que os haya gustado,
Franja.

viernes, 20 de agosto de 2010

El niño y los clavos.

Cuento infantil:
El niño y los clavos
Un cuento para controlar el mal genio de los niños
Había un niño que tenía muy, pero que muy mal carácter. Un día, su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera la calma, que él clavase un clavo en la cerca de detrás de la casa.
El primer día, el niño clavó 37 clavos en la cerca.
Al día siguiente, menos, y así con los días posteriores.
Él niño se iba dando cuenta que era más fácil controlar su genio y su mal carácter, que clavar los clavos en la cerca.
Finalmente llegó el día en que el niño no perdió la calma ni una sola vez y se lo dijo a su padre que no tenía
que clavar ni un clavo en la cerca.
Él había conseguido, por fin, controlar su mal temperamento.
Su padre, muy contento y satisfecho, sugirió entonces a su hijo que por cada día que controlase su carácter, que sacase un clavo de la cerca. Los días se pasaron y el niño pudo finalmente decir a su padre que ya había sacado todos los clavos de la cerca. Entonces el padre llevó a su hijo, de la mano, hasta la cerca de detrás de la casa y le dijo:
 -Mira, hijo, has trabajo duro para clavar y quitar los clavos de esta cerca, pero fíjate en todos los agujeros que quedaron en la cerca. Jamás será la misma. Lo que quiero decir es que cuando dices o haces cosas con mal genio, enfado y mal carácter, dejas una cicatriz, como estos agujeros en la cerca. Ya no importa tanto que pidas perdón. La herida estará siempre allí. Y una herida física es igual que una herida verbal. Los amigos, así como los padres y toda la familia, son verdaderas joyas a quienes hay que valorar. Ellos te sonríen y te animan a mejorar. Te escuchan, comparten una palabra de aliento y siempre tienen su corazón abierto para recibirte.
Las palabras de su padre, así como la experiencia vivida con los clavos, hicieron con que el niño reflexionase sobre las consecuencias de su carácter.
Y....
 colorín colorado, este cuento se ha acabado.
FIN
¿ Te ha gustado?

sábado, 14 de agosto de 2010

San Maximiliano María Kolbe

Apostol de Santo Rosario
La Inmaculada se lo llevó la víspera de su gran fiesta: La Asunción. Moría un santo sacerdote en Auschwitz, mártir por Dios, de la Virgen y por un padre de familia. El padre Kolbe venció al mal con el poder del amor. Murió tranquilo, rezando hasta el último momento. Según el certificado de defunción del campo, P. Maximiliano María Kolbe falleció a las 12:50 del 14 de agosto de 1941. Tenia 47 años."
El día siguiente, 15 de agosto, el cadáver del P. Kolbe fue llevado al horno crematorio. Cinco meses antes en la misma mañana del arresto, el P. Maximiliano María Kolbe así escribía en su agenda personal (02-17-1941):
"La Inmaculada, que había sido todo el poema de su vida, la luz de su inteligencia y de su genio, el latido de su corazón, la llama de su apostolado, el éxtasis de su plegaria, su inspiradora y guía, su fortaleza y su sonrisa, la Reina de sus "ciudades" y la Dama de sus caballeros, en breve la vida de su vida; Ella quiso, arrebatárselo en luz de gloria entre los ángeles que festejaban su supremo triunfo".
Cumplió su deseo máximo: "Concédeme alabarte, Virgen Santa, concédeme alabarte con mi sacrificio. Concédeme por ti, solo por ti, vivir, trabajar, sufrir, gastarme, morir..."
leer más:
http://evangeliodeldia.org/main.php?language=SP&module=saintfeast&localdate=20100814&id=12170&fd=0
*****************
Si recordamos a los Santos,
no es para acordarnos de los verdugos.
Es para admirar la fortaleza
 de los que vencieron confesando su fe,
para que nos ayuden con su intercesión 
a ser fieles en nuestra vida cristiana.
Franja.

martes, 3 de agosto de 2010

D. Luis Fiuza, habla después de la PROCESIÓN DEL CRISTO DE LA VICTORIA

Entrevista con nuestro OBISPO,
 D. LUIS FIUZA,
después de la procesión del
SANTÍSIMO CRISTO DE LA VICTORIA.
Destacó el periódico:
"La Iglesia no tiene opción:
 o va a los jóvenes o se queda como una familia sin hijos"
***************
De la entrevista destacamos:
–Doscientas cincuenta mil almas, según los organizadores, salieron a la calle por el Cristo de la Victoria. ¿Impresionado?
–La experiencia me impactó en todos los sentidos. Es de esas cosas que, de verlas virtualmente a sentirlas en vivo, cambian mucho. Es la primera vez que participo y tenía grandes expectativas de conocerlo. Como todas las cosas que te elogian, corren el peligro que una vez que las vives, no te colmen. En este caso, he de decir que sí. Me he sentido sobrepasado. Es una bendición de Dios para la ciudad. Siendo un fenómeno religioso, sus consecuencias llegan a los hogares.
–¿Se plantean una mayor colaboración?
–Esta devoción al Santísimo Cristo de la Victoria tiene muchos elementos de la ciudad. Desde los responsables de la Concatedral, a la Cofradía del Santo Cristo, el pueblo que participa y todos los sacerdotes de la ciudad y autoridades, todos tenemos parte importante. Los desarrollos futuros serán maravillosos si todos nos abrimos a la colaboración de los demás.
–¿Alguna mejora?
–Uno de los grandes retos que tenemos y en el que iba reflexionando ese día es la incorporación de más juventud. Los jóvenes tienen que sentirse protagonistas en esta gran vivencia, pero no sólo un día. La gente manifiesta lo que se lleva en el corazón: lo que ha vivido como súplica, como esperanza, como una enfermedad, una operación... Personas de la más diversa convicción tienen su lugar. Y hay quien te sorprende. La procesión es un icono de esta ciudad; la comunión de lo diverso. Pero con un empuje común: llevar adelante a Vigo. Además de una peregrinación por lugares decisivos fue emotivo descender a las raíces profundas de la ciudad antigua y luego a las grandes avenidas y grandes edificios del centro neurálgico.
Puedes leerla completa en el siguiente enlace:
http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2010/08/03/procesion-cristo-victoria-impacto/461096.html

lunes, 2 de agosto de 2010

San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona,
el PADRE DE LA IGLESIA,
más importante.















He tratado de poner estos pequeños videos
al alcance de la mano,
para verlos uno detrás de otro.
Franja.

domingo, 1 de agosto de 2010

¿Por qué la clase de Religión? - (De algunas razones para matricular a los hijos en Religión...)


¿Por qué la clase de Religión? -
 (De algunas razones para matricular a los hijos en Religión...)
Escrito por Ecclesia Digital

Escuche esta noticia.
Dos palabras de introducción a este pequeño artículo que versa sobre la traída y llevada clase de Religión en nuestras Escuelas. Dos palabras absolutamente necesarias.
De la clase de Religión, como de cualquier otro campo o aspecto de la vida, lo decisivo no son las cuestiones organizativas (cuestiones que se refieren, por ejemplo, al horario, al tiempo de cada sesión, a los materiales que se han de utilizar, etc. etc.). Todo eso, con ser muy importante, no es lo decisivo o fundamental. Lo decisivo son las razones que justifican la propia clase; lo decisivo y fundamental son los motivos por los que un padre o un alumno reclaman o piden, en el ámbito escolar, un espacio propio de formación religiosa.
 Eso es lo decisivo.
Aunque este espacio de nuestra Hoja diocesana no de para exponer muchas razones, ni tampoco demasiados motivos al respecto, podemos apuntar claramente
 algunas razones de fondo:
Primera. 
 La clase de Religión es respuesta a un derecho-deber de los padres, que tienen obligación ineludible de educar a sus hijos según sus propios principios y criterios fundamentales de tipo moral y religioso.
Segunda.
La clase de Religión educa para comprender, debidamente, nuestro pasado y toda nuestra memoria, que es pasado y memoria cosidos con hebras de Religión. Así nuestro arte, nuestra cultura en general, nuestra literatura, nuestra filosofía o nuestras fiestas... Privar a un niño del conocimiento de la Religión, en nuestro caso de la Religión católica, es privarle de la posibilidad de que pueda conocer y comprender las raíces más genuinas de su tradición y cultura.
Tercera.
La clase de Religión es una exigencia de nuestra propia realidad sociológica. Imposible comprender nuestro ser y convivir, tanto de pasado como de presente, sin referimos a los componentes religiosos que cruzan nuestra vida y costumbres por los cuatro costados. Al margen del componente religioso, todo intento de comprensión sociológica es imperdonablemente parcial e inválido.
Cuarta.
La clase de Religión educa para la mejor de las ciudadanías posibles. Educa para los valores de la paz y el respeto a todos, para el reconocimiento de la dignidad sagrada de cada ser humano, hombre y mujer; educa para la solidaridad y la ayuda a los más pobres y necesitados... Es decir, educa para el amor: amor a Dios, a quien no vemos, a través del amor a los hombres, con los que tenemos que vivir y convivir...
Quinta.
La clase de Religión, como servicio supremo a la educación integral del niño, ayuda al despertar de los interrogantes sobre el sentido último y definitivo de la vida. Me explico. El ser humano no se conforma, por muy pragmáticamente que viva, con saber qué va a comer o dónde va a ir de vacaciones este verano o el que viene... Tarde o temprano, necesita respuestas a preguntas más hondas. Por ejemplo: ¿por qué o para qué vivo? ¿qué sentido tiene la vida y qué sentido tiene la muerte? ¿por qué merece la pena luchar y vivir si es que merece eso la pena? ¿somos sólo para el tiempo de esta vida o anhelamos, racional y sensatamente, vivir y prolongarnos en una "tierra nueva" y un "cielo nuevo", como dice la Biblia? Esas son, queramos o no, las cuestiones decisivas...



A estas cuestiones, tan de calado antropológico, tan decisivas para vivir como hombres, ayuda la clase de Religión. Ayuda a que nazcan en el corazón del niño o joven y ayuda a darles una determinada respuesta: en nuestro caso, la respuesta que viene y es Jesús de Nazaret: su vida y su mensaje.



Pedro Moreno Magro, Delegado de Enseñanza de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara y director de la Hoja Diocesana "El Eco"
***************
Reseña interesante de la Clase de Religión.
D. Fernando Sebastián Arzobispo Emérito.
http://infocatolica.com/blog/veritasincaritate.php/profesores_de_religion_un_nuevo_curso_po

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase