sábado, 30 de octubre de 2010

DÍA 1 DE NOVIEMBRE, SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS


Dia 1 de NOVIEMBRE
SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS
LAS BIENAVENTURANZAS.

La paradoja de la felicidad
Al oir estas palabras del Señor e imaginándonos la escena –Jesús ante un numeroso grupo que le escucha, mientras Él con paciencia, pero con mucha fuerza, va detallando cómo han de ser los santos–, no podemos sino afirmar su deseo grande de que muchos encuentren una felicidad plena, completa. Ese "Bienaventurados", que repite una y otra vez, parece contener su deseo de vernos colmados, definitivamente satisfechos para siempre. El común destino –la Bienaventuranza– que aguarda a los que demuestren ser suyos en las diversas circunstancias que Jesús va desgranando, es una tal felicidad y satisfacción, según sugiere la reiterada repetición de una única palabra, que no es posible pensar en nada mejor.
La bienaventuranza es el Cielo, ese estado perfecto para el que hemos sido pensados por Dios, Nuestro Señor y Padre amorosísimo. En el Cielo nos desea Dios que, en su Amor, quiere lo mejor para el hombre, la intimidad con Él mismo. Pues, siendo Él Amor, no nos ofrece un bien de grandes proporciones, sino su misma perfección absoluta. Es evidente que no tenemos capacidad para imaginar el Cielo. En efecto, como concluye el Apóstol: Ni ojo vio, ni oído oyó, ni pasó por el corazón del hombre, las cosas que preparó Dios para los que le aman.
Resulta desde luego paradójico, como hemos leído en el evangelio de hoy, que por lo adverso se llegue a la más completa y eterna felicidad. No es así como nos organizamos de ordinario en este mundo. De hecho, suele entenderse la plenitud humana como un acumular satisfacciones y, a ser posible, que sean variadas y abundantes: a más satisfacciones, más felicidad, pensamos. Sin embargo, el Señor insiste en que la plenitud propia de los hombres no está en eso. Consiste más bien, repite una y otra vez, en el desprendimiento de los bienes materiales, porque no son nuestro fin; en la limpieza de corazón, para amar dignamente a los demás, libres de otras compensaciones; en sufrir con paciencia la adversidad, de un ambiente que con frecuencia es ajeno a Dios; en conservar la paz, cuando sería más fácil recurrir a la violencia; en ser menospreciados, por permanecer leales a la fe...
Todo esto exige esfuerzo por parte del cristiano: renunciar a ese planteamiento de la vida que busca sencillamente el confort a corto plazo y contempla al hombre como un ser sólo de este mundo. Exige, en fin, del discípulo de Cristo, una confianza absoluta en su Señor, que le asegura eso: la Bienaventuranza, pero a través de objetivos costosos. Como diría un místico: per aspera ad astra, a lo más esplendoroso se llega a través de lo difícil.
Hoy, que la Iglesia celebra la gran solemnidad de Todos los Santos, meditamos en esta paradójica lección del Señor, encomendándonos a la protección de aquellos que ya alcanzaron la meta; para que, como a los santos, la confianza en Dios nos anime a perder el miedo a lo que cuesta y Él espera. Conoce de sobra nuestro Dios la flaqueza de sus hijos y nuestra tendencia a buscar caprichosamente pequeños deleites inmediatos. Más aún, sabe que, aunque queramos, somos incapaces, sin su ayuda, de vivir el ideal de generosidad que nos propone. Pero con Él sí. Sabiéndonos hijos pequeños de un Padre Todopoderoso y Bueno, y comportándonos como tales, nada nos es imposible. Hasta los errores, las infidelidades, los pecados, incluso los más graves, si nos arrepentimos sinceramente, encuentran el perdón en el corazón de nuestro Dios y Padre, y pueden ser para sus hijos la ocasión de grandes virtudes por su Gracia.
Como Maestro, sabe que enseña algo en cierta medida nuevo para el hombre, revolucionario diríamos hoy. Ese afán de muchos por disfrutar a base de no tener problemas y gozar al máximo de estímulos placenteros, no es propiamente, ni puede ser, la causa de la verdadera felicidad en los hombres, que estamos hechos para bastante más. Estamos pensados, para la Bienaventuranza, la felicidad completa, definitiva, que no se puede perder una vez lograda, y es la mayor posible para cada persona. Pero, en todo caso, ya sabemos que no tenemos capacidad para imaginarnos el Cielo...: Dios mismo colmando amorosamente nuestra pequeñez.
Jesucristo, que nos habla del Cielo, animándonos a la Bienaventuranza a la que hemos sido destinados –vale la pena insistir en ello– por el amor que Dios nos tiene, Él mismo nos indica el camino. Es el camino recorrido ya por la multitud de los santos, que nos han precedido y hoy celebramos. Un camino transitado muchas veces, en las más variadas circunstancias y por personas de toda condición. También hoy tenemos cada uno nuestro propio camino hasta el Cielo, que seremos capaces de recorrer con la ayuda de Dios.
A Santa María, Madre nuestra y Reina de todos los santos, nos encomendamos. Para que guíe nuestros pasos hasta la Eterna Bienaventuranza. Así hacen las madres de la tierra con sus pequeños, que los observan y animan con amor mientras caminan, y los socorren si hace falta en sus tropiezos.
Del blog de
LUIS DE MOYA,
para este día.
Franja.

viernes, 29 de octubre de 2010

Mons. D. Vicente Souto Doval Primer Aniversario de su marcha al cielo

28.10.10

El valor de la memoria: Un recuerdo de D. Vicente Souto Doval

Un canónigo de mi diócesis me contaba que, en la tradición litúrgica de nuestra catedral, se solía, en(La foto es del Cáliz de la Primera Misa de D. Vicente, y su fotografía con el Papa Pablo VI.)
 determinadas horas del coro, hacer memoria de los santos locales leyendo algún pasaje de sus vidas. La gran amenaza que atenta contra la memoria es el olvido. Cuando uno recorre las calles de una ciudad ve que están dedicadas a personajes, a próceres o a hombres eminentes, de los que la mayoría de nosotros ya no sabemos nada. Sólo lo que queda escrito permanece.
No es una tontería tomarse la molestia de escribir muchas cosas. Haciéndolo, dejando constancia de lo que ha acaecido, prestamos un servicio a los que vendrán después de nosotros, a quienes no es lícito sustraerles un presente que será, para ellos, su pasado.Hoy he recibido, como obsequio de su autor, un precioso libro: Ignacio Domínguez, “Vicente Souto Doval. Prelado de Honor de Su Santidad. Forjador de vida cristiana. Semblanza biográfica” (edición del autor, Vigo 2010, 148 páginas). D. Ignacio Domínguez es un sacerdote de Tui-Vigo que, entre sus muchas cualidades, cuenta con el talento de escribir mucho y bien. Ya no sé cuantos libros ha publicado. Si digo 20, igual me quedo corto.
D. Ignacio ha elaborado en este texto una semblanza de otro sacerdote de la Diócesis: Mons. Vicente Souto Doval, fallecido hace casi un año. Don Vicente era una verdadera institución. Era muy querido, tenía un enorme prestigio y su muerte nos conmovió a todos. Baste decir que en su funeral, celebrado el día de los fieles difuntos, concelebraron con el Obispo la mitad de los sacerdotes diocesanos (una verdadera multitud, teniendo en cuenta que en esa fecha los curas no están, que digamos, libres de ocupaciones).
El libro se abre – tras un prólogo de Mons. Quinteiro Fiuza, actual obispo de Tui-Vigo – con una serie de testimonios a cargo de los obispos eméritos Mons. Diéguez Reboredo y Mons. Cerviño Cerviño, así como de Mons. Gómez González – antes sacerdote de Tui-Vigo y ahora obispo de Abancay, en Perú – y de D. Víctor García de la Concha, Presidente de la Real Academia Española, amigo y compañero de estudios en Roma de D. Vicente.
En 25 capítulos breves se va detallando la vida de D. Vicente: Su nacimiento en la Puebla del Caramiñal, sus estudios en el Colegio de los Jesuitas de Vigo, su etapa de formación en el Seminario de Tui. El 15 de junio de 1957 fue ordenado sacerdote por el obispo Fray José López Ortiz en la capilla del Seminario tudense. En octubre de ese mismo año fue enviado a Roma. Estudió Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana, a la vez que atendía a los jóvenes del Colegio Universitario Calabrés y a los de la Acción Católica de la Parroquia de Santa Lucía al Clodio. Roma quedó para siempre en su mente y en su corazón: “O Roma, nostris cordibus/ versaberis dulcissima, / erisque semper omnium/ parens, magistra, patria” (“Oh Roma!, estarás siempre, con dulcísima presencia en nuestros corazones, y de nosotros serás madre, maestra y patria”), evoca, en su testimonio, García de la Concha.
De regreso a Tui, Don Vicente desempeñó muchas y variadas tareas, pero con unas constantes que, lejos de la dispersión, le han conferido unidad a su labor: La dedicación al Seminario, como formador y como profesor; la atención a los jóvenes, en el Instituto donde enseñaba y en las parroquias; el cuidado de la Liturgia – su gran pasión- en la catedral y en todas partes; su servicio a las religiosas y a los laicos, sobre todo a la Adoración Nocturna Femenina.
El mensaje de este libro es, para mí, muy próximo. Me obliga a dar gracias a Dios, por haber conocido y tratado a D. Vicente. Siempre estaba cuando había necesidad de él. Me acompañó en los años del Seminario, en mi Primera Misa – él era el maestro de ceremonias -, asistió a la defensa de mi tesis doctoral en Roma, en la misma Universidad en la que él había estudiado. Se alegró sinceramente cuando me nombraron canónigo aunque, a su lado y al lado de otros capitulares, yo carecía- y carezco - completamente de méritos.
A veces pensamos, al hablar de los sacerdotes, en grandísimos ejemplos: El Santo Cura de Ars, el Padre Pío o en tantos sacerdotes cuyos nombres forman ya parte del santoral. Yo admiro y honro a todos ellos. Pero, en mi interior, agradezco a Dios que me haya permitido conocer a otros “santos” que me resultan más cercanos. En mi particular calendario ocupan un lugar destacado dos personas: El Papa Juan Pablo II y mi admirado y querido D. Vicente.
Guillermo Juan Morado.
**************************
NOTA DE LA REDACCIÓN DEL BLOG: 
CON MOTIVO DEL PRIMER ANIVERSARIO
 DE LA MUERTE DE D. VICENTE, 
EL DÍA 5 DE NOVIEMBRE, EN LA IGLESIA PARROQUIAL,
 "SANTUARIO DE Ntra.. Sra. DE FÁTIMA"  DE VIGO,
 A LAS 8 DE LA TARDE,
 SE TENDRÁ EL FUNERAL
 POR SU ETERNO DESCANSO. 
Si alguna persona quiere adquirir el libro que D. Ignacio Dominguez, 
Cura-Párroco de Santa Cristina de la Ramallosa, 
escribió para resaltar los méritos
 humanos y  sacerdotales de
 D. VICENTE,
 pueden adquirirlos a la puerta de la Iglesia de FÁTIMA,
  en librerías religiosas de Vigo,
 y en Santa Cristina de la Ramallosa.
Franja.

Mons. DON VICENTE SOUTO DOVAL Ahora Primer Aniversario


LA PRIMERA FOTO:

(Don Vicente en las Bodas de Oro de D. Javier Olivares)

HACE UN AÑO ESCRIBÍ
 EN ESTE BLOG....

PARROQUIA
DE SANTA
MARÍA
DE BAIONA

(Don Vicente en la Consagración de un altar)

HA
FALLECIDO ESTA NOCHE.
EN VIGO,
EN EL DÍA DE LA
SOLEMNIDAD
DE
TODOS LOS SANTOS,
MONS. D. VICENTE SOUTO DOVAL.
DESPUES DE UNA ENFERMEDAD,
SUFRIDA CON ESPÍRITU EJEMPLAR,
SIN QUEJAS Y SIEMPRE CON BUÉN HUMOR,
CONFORTADO CON TODOS LOS
AUXILIOS ESPRITUALES.
DON VICENTE ERA:
PRELADO DOMÉSTICO DE S.S.
CANÓNIGO-
PREFECTO DE LITURGIA,
DE LA SANTA IGLESIA CATEDRAL,
DIÓCESIS DE TUY-VIGO,
DIRECTOR NACIONAL DE LA
ANFE
(Adoración Nocturna Femenina Española)
VICARIO EPISCOPAL DE LITURGIA
DE LA DIÓCESIS DE TÚY-VIGO,
fué también
DIRECTOR ESPIRITUAL DEL
SEMINARIO MAYOR DE VIGO,
VICERRECTOR DEL SEMINARIO DE TÚY.
ERA
LICENCIADO EN DERECHO CANÓNICO POR
LA UNIVERSIDAD GREGORIANA DE
ROMA,
ADEMÁS,
Cuidador, director espiritual de muchas
vocaciones sacerdotales,
DIRECTOR ESPIRITUAL DE MUCHOS SACERDOTES,
FORMADOR DE JÓVENES
DESDE LOS AÑOS DE ORO
DE LA ACCIÓN CATÓLICA ESPAÑOLA,
FORMADOR DE LOS MINISTROS EXTRAORDINARIOS
DE LA SAGRADA COMUNIÓN,
RPOFESOR DE LITURGIA DEL SEMINARIO Y DEL
DIACONADO PERMANENTE,
PREDICADOR DE RETIROS SACERDOTAES,
PREDICADOR DE RETIROS EN SEMINARIOS DIOCESANOS,
FORMADOR DE RELGIOSAS DE CLAUSURA,
FORMADOR DE MUCHAS ASOCIACIONES DE MUJERES,
Fue también Profesor de Religión en la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial; en la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales; en el Colegio Universitario; en la Escuela de Secretariado Superior “Aloya” y en el Instituto “Santo Tomé de Freixeiro”.
y muchas cosas más, que iré poniendo en
este blog, como la noticia, por si alguien la desconoce,
que pertenecía desde
hace casi 50 años
a la
Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.,
Y porque todos le debemos mucho,
QUE EN PAZ DESCANSE.
Mañana, día 2 de noviembre,
en la IGLESIA PARROQUIAL DE
NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA DE VIGO,
a las 12 horas,
SOLEMNE FUNERAL
DE CUERPO PRESENTE
POR SU ETERNO DESCANSO.
Todos, con nuestra oración acompañaremos
a sus familiares, en especial a su
hermana Mercedes,
LA DIOCESIS DE TUY-VIGO
TIENE QUE ESTAR MUY AGRADECIDA A
ESTE SACERDOTE EJEMPLAR.
(Su amigo y condiscípulo,
Franja.)
Y además de todo esto, diecen muchos:
FUÉ UN SACERDOTE SANTO.
.
D. GUILLERMO JUÁN MORADO
PÁRROCO DE
SAN PABLO DE VIGO
escribe:
pulsa el enlace:
Luces cercanas
D. Ignacio Dominguez,
Escribe esos versos:

DON VICENTE SOUTO

In memoriam!
1.
Fiesta de todos los santos.
Imposible mejor día.
Todo un presagio de gloria
en su muerte se perfila.


En la sangre del Cordero
-la liturgia nos decía-
él lavó las vestiduras,
y avanza en la comitiva.


Don Vicente, sacerdote.
En la estela de su vida
siempre sus pies han pisado
las huellas, de Cristo, vivas.


¡Cuántas las generaciones
formó de seminaristas,
cual padre espiritual
marcando sendas de vida!


¡Cuántos sacerdotes, cuántos,
que con él se dirigían
su palabra recibieron
lumbre de sabiduría!


¡Cuántas escribió, en las almas,
páginas de fantasía,
marcando trazos de fuego,
forjando biografías!


Muchas gracias, don Vicente,
por esa lección magnífica:
servir, servir, a destajo,
en total diaconía.
2
.Don Vicente, sacerdote,
signo de presencia viva
del Señor que, entre los hombres,
nuestros senderos camina.


Predicó en tantos ambones
las más densas homilías,
retiros y conferencias,
con eximia maestría.


En hermosura de imágenes
era, su palabra, rica;
palabra, a la vez, colmada,
de la más honda doctrina.


Pero, sobre todo, ha sido,
un alma de Eucaristía;
y en la Adoración nocturna
cosecha dejó en cuantía.


Perfección: tal era el sello
de cuanto, alegre, emprendía;
sello de la santidad
lo que llevaba su firma.


En la raiz de esta entrega
tan hondamente vivida,
eran luz la enseñanzas
del santo Josemaría.


Danos así sacerdotes,
Señor, según la medida
que don Vicente, tan alta,
de todos puso a la vista.
3.
Como lo manda la Iglesia,
por él la plegaria íntima;
como siente el corazón
pidamos que nos bendiga.


Suscipiant te sancti angeli,
suscipiat Virgo María
et Dominus in paradiso
in aeternum te suscipiat.


Don Vicente: que has vivido
por amor día por día,
por nosotros ruega a Dios,
ruégale a santa María.

Fiesta de todos los santos.
Imposible mejor día.
Todo un reguero de luz
marca caminos de vida.

Ignacio Dominguez,
Párroco de Santa Cristina de la Ramallosa.

domingo, 24 de octubre de 2010

DOMUND 2010 DOMINGO MUNDIAL DE LA EVANGELIZACIÓN DE LOS PUEBLOS

DOMUND 2010
PREGUNTAS FRECUENTES
¿Qué es el DOMUND?
El DOmingo MUNDial de las Misiones es el día en que toda la Iglesia universal reza por la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras, y colabora económicamente con ellos en su labor, especialmente entre los más pobres y necesitados.





¿Por qué el DOMUND?
El 37% de la Iglesia católica lo constituyen territorios de misión, un total de 1.069 circunscripciones eclesiásticas que dependen de la ayuda personal de misioneros y misioneras y de la colaboración económica de otras Iglesias para realizar su labor.
¿Para qué el DOMUND?
Con los donativos se subvenciona el sostenimiento de los misioneros y sus colaboradores. También se atienden otras necesidades especiales: construcción de iglesias y capillas, formación cristiana, compra de vehículos..., además de desarrollar proyectos sociales, educativos y sanitarios.
¿Cómo se distribuye el dinero del DOMUND?
La Asamblea Plenaria de los Directores Nacionales de las Obras Misionales Pontificias, que se celebra cada año en Roma, distribuye equitativamente entre las solicitudes presentadas por los misioneros la totalidad de las aportaciones llegadas de todo el mundo. Por eso se pide la colaboración con el DOMUND sin hacer referencia a proyectos concretos.
¿Cómo colaboran los fieles?
Además del donativo con motivo de la Jornada del DOMUND, cada día son más los que domicilian sus aportaciones periódicas, pagan sus compras con la tarjeta VISA-DOMUND o hacen sus transferencias por Internet (www.domund.org). Además, están tomando mucha importancia las donaciones por testamentos y legados.
¿Llega a los misioneros todo el dinero?
El donativo que cada fiel entrega para las misiones es recogido en la Dirección Nacional de OMP y enviado a los territorios de misión. Solo se permite utilizar un máximo del 10% para la administración de estos bienes y la animación misionera de las comunidades cristianas.
¿Atienden los misioneros situaciones
de emergencia?
Ante catástrofes naturales o bélicas, los misioneros canalizan la ayuda de organizaciones sociales y se dedican a atender a los damnificados. El DOMUND colabora con ellos principalmente para que puedan permanecer en la misión tras esas situaciones de especial emergencia humanitaria.
¿Qué es la obra de la propagación de la Fe
 y cuándo nació?
La Obra Pontificia de la Propagación de la fe es una institución universal de la Iglesia de cooperación con las misiones a través de la oración, el sacrificio, la promoción de las vocaciones misioneras y la cooperación económica y material de los cristianos de todo el mundo.
Esta Obra nació en Lyon, Francia, en 1822, por iniciativa de la joven Paulina Jaricot. Comenzó implicando a los trabajadores locales para que apoyasen las misiones con una pequeña limosna cada semana. Un siglo después, establecida ya la Obra en casi todos los países del mundo, el Papa Pío XI la convirtió en el cauce oficial de toda la Iglesia católica para ayudar espiritual y económicamente a la actividad misionera de la Iglesia.
¿Cuándo se celebra esta jornada?
La actividad de cooperación espiritual y material de esta Obra es permanente durante todo el año, pero alcanza especial significación durante el llamado "Octubre misionero". El día del DOMUND es el centro de la celebración misionera.
¿Cuáles son sus principales fines?
1. Iniciar a los fieles en la “contemplación” del rostro de Dios, en el que se reflejan los rostros de los más pobres y necesitados.
2. Promover entre los fieles una sensibilidad y predilección hacia los que, aun sin saberlo, buscan conocer y ver a Jesús.
3. Participar en las actividades organizadas por las comunidades eclesiales con motivo
 de la celebración del DOMUND.
4. Colaborar con una generosa aportación económica para atender las necesidades materiales de los misioneros y de las misiones.
5. Intensificar la oración y el sacrificio por las vocaciones misioneras de sacerdotes, religiosos y religiosas, y laicos.
EXPLICACIÓN DEL LEMA y
 DEL CARTEL DE 2010:
 QUEREMOS VER A JESÚS
El lema que este año hemos escogido para la Jornada del Domund es una propuesta muy clara para todos: “Queremos ver a Jesús” (Jn 12,21). El cartel nos presenta a una joven religiosa que mira con amor cristiano a una niña frágil y hambrienta de afecto. No es fácil llevar a cabo este modo de vivir si antes no se tiene una experiencia de amistad con Aquel que llena el corazón de un amor y una paz indescriptibles. Recuerdo que en una ocasión un joven me preguntó: “Quiero ver a Dios y por más que lo busco no lo encuentro. ¿Qué he de hacer? ¿Dónde está Dios?”. Nos sentamos y hablamos largo rato. En aquel momento no podía hablarle con palabras complicadas o con elucubraciones más o menos metafísicas o con reflexiones elevadas y filosóficas; le abrí el libro de mi vida y le comencé a contar dónde encontré por primera vez a Dios. Fue el momento que me puse a servir por caridad a una persona que estaba necesitada. Allí estaba Dios y allí lo encontré. Y a este joven que me miraba con ojos ansiosos de ver a Dios, le dije: “No olvides que siempre que en nosotros hay amor y amamos a los demás, Dios se manifiesta. Él mismo nos lo asegura cuando nos dice que quien le ama y cumple sus palabras tendrá la dicha de ser habitado por Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo”.
Cuentan los relatos de los monjes del desierto que, una vez, un joven novicio creyó que, si se acercaba a la cumbre de la montaña antes que el sol se ocultara, lograría ver a Dios. Animado por esta idea, salió del monasterio muy de mañana con el fin de llegar cuanto antes a la cima de la montaña. Cuando ya había realizado la mitad del camino, se encontró con un montañero tirado en el suelo que estaba pidiendo auxilio. El hombre había sufrido un accidente y tenía una fractura en la pierna. El monje se acercó a él y le dijo que primero iría a ver a Dios y después le socorrería. Cuando llegó al tramo final de la cumbre de la montaña, a punto del ocaso del sol, por más que miraba no pudo ver a Dios. Bajó con presteza a socorrer al montañero malherido y cuando llegó ya no estaba. Concluyen los relatos: “Si hubiera socorrido con amor y premura al necesitado, hubiera visto a Dios, porque Dios es Amor y sólo se manifiesta a quien ama”. La decepción del joven novicio fue grande, pero la enseñanza hizo de él un monje gozoso de vivir por amor y para amar a los demás. El secreto de “ver a Dios” se resumía en amar siempre.
Seguir leyendo:
http://webcatolicodejavier.org/domund.html

viernes, 22 de octubre de 2010

¿Por qué el Papa se viene a Santiago?

El SANTO PADRE, BENEDICTO XVI,
PEREGRINA
 A SANTIAGO DE COMPOSTELA
EN ESTE AÑO SANTO.

Cartas al Director, 
22 de octubre del 2010 
¿Por qué el Papa peregrina a Santiago?
M.ª del Consuelo Cordón López
 (Licenciada en L. y Literatura)
Profesora de Las Acacias - Vigo
Leía el domingo, 17 de octubre, la información que me llegaba de este periódico acerca del responsable del Archivo Histórico de Propaganda Fide en Roma, el ourensano Mons. Cuña, y su relación con el Papa. En un entrecomillado que hacía referencia a la visita próxima del S. Padre, comentaba:
"No tanto de una visita oficial,
sino un viaje personal,
 como peregrino, para poner de manifiesto
 el valor del Camino de Santiago
en la tradición cristiana
 y en la construcción de Europa".
Recordé, entonces, de inmediato
 el romántico escritor alemán Goethe,
 que también afirmó que
 "Europa se hizo peregrinando a Santiago".
Luego, pensé: "Está muy bien esto del desplazarse de un Papa para resaltar el valor de un camino y construir Europa, pero éste trasciende y creo que en realidad viene a la casa del Apóstol por el valor cristiano que tiene la vida como camino a la vida eterna y que cada cual hemos de recorrer,
velis-nolis, (quieras o no quieras).
Por el valor que tiene ese caminar para construirnos
una y otra vez, como seguidores de aquel que dijo
"Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida".
 Concluía mi reflexión diciéndome que eran la sabiduría y edad de Benedicto XVI quienes le traían a estos "fines de la tierra" tal vez con el mismo instinto que inspiraron a Jorge Manrique sus "Coplas" de perenne actualidad.
No sé con claridad por qué remito a su periódico estas líneas. No sé si es porque tengo grabado el ejemplo de este hombre, hoy Benedicto XVI, que, cuando tenía trazado un plan de existencia más retirada, como buscaba tantas veces nuestro buen Fray Luis de León, Dios le pide que cargue
con el peso de la Iglesia y él acepta.
Acepta con la plena libertad de disposición de vida, con la única libertad con la que alguien puede ceñirse y poner las espaldas y el todo para tamaña responsabilidad ante Dios. Además, lo hace con una sencillez, naturalidad y entrega, que me grita a voces qué significa ser generoso. Decía que no sabía si escribía movida por esa imagen que tanto bien me sigue haciendo o porque necesito descararme públicamente a favor de la actitud de quienes buscan –como él hace, como cualquier pecador hace,
al reconocerse pecador– el perdón.
Creo que siempre es tiempo de todos los tiempos de rastrear las huellas, pegadas las llamamos en gallego, de Dios. Y, al descubrirlas, en signos como estos, un año jacobeo, dejarse guiar por ellas. Este Papa ha buscado siempre esa Luz de Dios, como lo hizo su predecesor Juan Pablo II, en terrenos y circunstancias poco propicias para encontrarlas, por estar muy empañadas de odios y resentimientos sociales despertados por injusticias padecidas. Circunstancias muy desfavorables para oír voces de Dios pidiendo profetas que pusieran orden
 y sin embargo, los dos supieron oír ese reclamo
 sin echarse atrás por el panorama que conocían.
No dieron un sí sin conocimiento de causa.
 No, sabían de la vida.
Hace poco vi la película "Amazing Grace",
 la historia de un inglés metido en harinas políticas
 y defensor de un nuevo orden de cosas
económicas-sociales-mercantilistas-nacionales,
sostenidas hasta entonces con mucha injusticia y legalmente amparadas con la misma injusticia, que acabara con la mercaduría de esclavos. Enfermó en el intento, pero lo consiguió y Dios permitió que viviera su logro, el fruto de sus esfuerzos. Pensaba que la tarea de un Papa no siempre la mida bien la Historia. Mucho menos la aplaude cuando está en el escenario. Tal vez forme parte de la didáctica de Dios, dura pero sana. Tal vez quiera Dios que participen de su paciencia con la libertad que nos concedió, tal vez sea el metro con el que mide nuestra confianza en Él, nuestra valoración del premio que nos ha prometido y de nuestro sincero sí. Tal vez, también quiera Dios que no nos olvidemos o un Papa no olvide que el amor siempre va unido a sufrir por el bien de los que uno ama.
Quedan apenas quince días para la visita de Su Santidad Benedicto XVI a nuestro Apóstol. Sigue siendo Santiago el Mayor –uno de los más amados de eses Jesús de Nazaret– nuestro mayor reclamo en este recuadro geográfico del noroeste de la Península. Los otros reclamos, los turísticos y gastronómicos, lo llegaron a ser a causa de estas visitas en las que lo que se buscaba era limpiar más a fondo el alma.
¡Qué bienvenidos deben ser los acercamientos de quienes nos transmiten cosas buenas de parte de un Dios encarnado, cosas sin connotaciones políticas, cosas dichas con el único lema claro de "dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César". ¡Qué silencios conviene hacer para que las palabras se acomoden en el alma y se hagan espacio para resonar y trascender por caminos de Santiago, caminos de espíritu, de Cielo, de eternidad, de hombre que siempre piense
 que puede cambiar y ser mejor!
Mons. Barrio nos invita al ayuno el día 5. Los preparativos en Santiago nos convocan con disposiciones de oración y penitencia. Unos tendrán tarjetas acreditativas que les permitan sentarse, otros no, otros tendremos
 que hacer frente a los variopintos imprevistos.
Pero, lo que importa es ir a los sitios sabiendo a lo que vamos y vamos a dejar que dirijan nuestra mirada al Bien, a la Verdad. Vamos a buscar el gran perdonanza, la gracia que Dios derrama con abundancia ilimitada, dives in misericordia, pero que cada uno tiene que esforzarse libremente por tomar.
Desde este FARO DE VIGO que ilumina puntos tan diversos de la vida cotidiana y que deja expresar puntos de vista también diversos, dejo impresa mi bienvenida a este Papa.
Sé que –como yo–
hay muchos que firmarían esta acogida.
***************
Y yo soy uno de ellos y por esta razón
pongo la Carta en nuestro blog parroquial,  
 suponiendo el permiso de la autora de la carta
 y de FARO DE VIGO,
AL QUE LE HAGO PROPAGANDA, hoy,
  aunque no está de acuerdo algunas veces
 con alguna sección, en la que algún comentarista
 parece que siempre está paciendo con bichos,
y  haya un par de páginas que degradan
y venden a la mujer,
y que son un contrasentido,
cuando se defiende tanto su dignidad. 
Bien por la autora, que pertenece al grupo de
 Profesoras de ese Colegio 
de tanta calidad como el
COLEGIO LAS ACACIAS DE VIGO.
Me permito poner unas fotogradias del colegio,
al que quiero hacerle propaganda desde aquí,
por la buena formación integral que alli se da.
profesoras con la Directora del Colegio,
peregrinas en Santiago de Compostela.
profesoras en reciclaje?
****************
Es una buena ocasión, si has entrado en esta página,
que vayas al enlace
 y veas las actividades de este
 Colegio Las Acacias de Vigo.
Franja.
http://www.fomento.edu/index.php?col=33

viernes, 15 de octubre de 2010

Defensores de la vida

Me pareció muy interesante este artículo de Pedro Trevijano. 

Por eso lo pongo el el blog parroquial, porque algunos se hacen muchas preguntas en este tema de tanta actualidad.

¿Carecen de humanidad los defensores de la vida? 

Debo decir que desconozco, o al menos nunca me he encontrado con él, el caso de la mujer que ha quedado traumatizada y con serias consecuencias psíquicas como consecuencia de no haber abortado, mientras que por el contrario he tenido que enfrentarme muchas veces al drama y a la tragedia de las personas, generalmente mujeres, pero algunas veces también hombres, que han quedado traumatizadas y han visto deshecha su vida como consecuencia del aborto

13/10/10 9:22 PM | Imprimir | Enviar
El pasado día 7 de Octubre, el Consejo de Europa aprobó la siguiente proposición: 
“Ninguna persona ni hospital ni institución serán obligadas, hechas responsables o discriminadas de ninguna forma
por su negativa a efectuar, 
ayudar o someterse a un aborto”
Esta proposición iba en una línea totalmente contraria a la proposición inicial de la diputada socialista británica Christine McCafferty, apoyada por cierto por Amnistía Internacional y la organización anticatólica Católicas por el Derecho a decidir, que pretendía reducir a su mínima expresión el derecho a la objeción de conciencia, proposición rechazada por los diputados populares por considerarla un ataque  frontal a la libertad de conciencia y a la libertad religiosa. 
Esta diputada, cuando ha visto rechazada su proposición,  
ha acusado a los diputados populares 
de “falta de humanidad ante la salud de las mujeres”. 
Este argumento me ha impactado, y por ello me parece conveniente ver qué sucede con los implicados en el aborto:
el hijo y su madre.
Con respecto al hijo, lo que le sucede en el aborto 
es muy simple, sencillamente es asesinado.
El instinto de vivir es uno de los más fuertes del ser humano, y lo poseen también los niños en el seno materno, a los que se ve en las filmaciones de abortos
intentar huir de los instrumentos letales.
La otra víctima del aborto son las madres, las mujeres que han abortado. 
Debo decir que desconozco, o al menos nunca me he encontrado con él, el caso de la mujer que ha quedado traumatizada y con serias consecuencias psíquicas 
como consecuencia de no haber abortado,
mientras que por el contrario
he tenido que enfrentarme muchas veces al drama y a la tragedia de las personas, generalmente mujeres, pero algunas veces también hombres, que han quedado traumatizadas y han visto deshecha su vida como consecuencia del aborto.
Es evidente que el sentido de culpabilidad deja muy malas consecuencias en todos aquéllos que intervienen en un aborto, ya que el sentimiento de culpabilidad del aborto, al revés de lo que sucede en muchísimos otros pecados, que con el paso del tiempo se difuminan, aquí por el contrario su recuerdo se hace cada vez más vivo con sus consecuencias psíquicas de depresiones, angustias, trastornos de sueño, disfunciones sexuales, gran aumento de los conflictos conyugales, de la violencia doméstica y del consumo de drogas, así como una fuerte propensión al suicidio, lo que no es extraño porque el aborto es una de las grandes tragedias de la humanidad. .
Y es que todo cambio en nuestro cuerpo tiene repercusión en el aparato psíquico. A las cuatro o cinco horas de la fecundación el nuevo ser empieza a emitir señales, provocando la interrupción del embarazo consecuencias inconscientes y conscientes. Es en ese lugar centro de la vida y centro geográfico de la mujer donde tiene lugar la emboscada letal.
La mujer hecha para llevar la vida se convierte en portadora de la muerte, siendo el lugar más peligroso
para un niño el seno de su madre. 
Cuando la mujer aborta lo recuerda en dos aniversarios: el día del aborto y el día en que hubiera debido nacer. La violación, el incesto y el aborto dejan huella para siempre.
El aborto trae consigo dolor, lo que sucede también en el aborto natural, pero en éste ni hay culpa ni sentimiento de ella. Para abortar hay que deshumanizar, de ahí la frase de nuestra Bibiana que es un ser vivo, pero no un ser humano, pues hay que decir que se trata sólo de un conjunto de células y tejidos. En la mujer a veces hay una compulsión a la repetición; la mujer desea saber si puede seguir siendo madre, para lo que intenta quedarse embarazada, embarazo que termina en un nuevo aborto.
En el varón que ha intervenido en el aborto también hay consecuencias psíquicas, quedando inhibida su capacidad de construir, renunciando a realizar una serie de actividades como el deporte y teniendo a veces consecuencias laborales.
Sin embargo como nuestra tarea es dar esperanza me gustó mucho una frase de Mamerto Menapace que dice que las lágrimas de la madre son el agua bautismal del feto asesinado. Por supuesto hay que recordarles que el perdón de Dios está a su disposición en el sacramento de la Penitencia y que como es mucho más difícil perdonarse a sí mismos; lo que deben tratar de conseguir es una existencia en la que, más que lamentar el daño hecho, se procure luchar por la vida, especialmente implicándose en Asociaciones que luchan por la Vida y tratan de atenuar o disminuir la terrible plaga del aborto.
El creyente está abierto al futuro, y el futuro, si Dios y la Virgen están presentes, es esperanza.
En pocas palabras, creo que está claro que lo que es inhumano y contra la salud de la mujer, es el abortar, no el no abortar, y que toda persona con un mínimo de sensibilidad ha de optar por lo que los Papas llaman la civilización de la vida, lo que es radicalmente contrario a la cultura de la muerte, que defienden los abortistas, que no sólo matan al feto, sino que atentan seriamente contra la salud de la madre. Como dice el sentido común, lo inhumano es abortar, no el no hacerlo.
 P. Pedro Trevijano, sacerdote    
1 comentario
Comentario de Snolkocevic
Claro, sin grandes construcciones lingüísticas que nos puedan despistar. Me ha encantado su articulo, padre. Gracias, tambien por dejar claro que siempre, siempre hay lugar para la esperanza, que hay coaminar por la esperanza hasta Dios, por medio de su Santa Madre.
Y gracias por la frase de Menapace, que es preciosa.
14/10/10 2:59 P
****************
Espero que os haya servido , porque son muchos, los que por ignorancia, son capaces de cometer semejante atrocidad, 
como es el aborto provocado.
Para interrupir el embarazo,
hay que matar la vida humana de un ser humano
no un ser vivo sin más.
Para hacerlo más fácil, quieren deshumanizar, 
lo que es un ser humano. 
Franja.

jueves, 14 de octubre de 2010

Edgar Mueller

ANÉCDOTA CURIOSA.
UN PRECIPICIO EN MEDIO DE UNA
 GRAN CIUDAD
Si eres una persona despistada, de esas que cuando anda por la calle camina automáticamente sin prestar atención a sus pasos, entonces comienza a abrir los ojos.
Especialmente, si te encuentras en alguna ciudad europea…
 ¡Puedes encontrarte al borde
de un precipicio sin notarlo!
Por ejemplo, en marzo del año pasado, los turistas que paseaban por las calles de Londres se encontraron con
una cueva muy particular a sus pies.
Claramente, no se trataba de un precipicio ni una cueva de verdad sino de una fabulosa muestra de arte callejero
del artista Edgar Muller.
Muller ha sorprendido a todos con su pintura de una cueva en 3D en las calles de la capital de Inglaterra. Pero no se trata de una cueva cualquiera sino de una réplica de las cuevas encontradas en la India.
Mira el proceso de creación de la cueva. Si quieres conocer un poco más sobre el brillante arte callejero de Edgar Muller.
La calle normal
Primer paso y  brochazos en el suelo
2º paso, y el artista trabajando ¿En el aire?
El asombro de los turistas y vecinos despistados
Espero que te haya gustado ver el ingenio de un artista
"a pié de calle".

viernes, 8 de octubre de 2010

El Icono de Rublev

Una buena lección de
CATEQUESIS ACERCA DE
 LA SANTÍSIMA TRINIDAD

ICONO DE LA SANTISIMA TRINIDAD DE RUBLEV
La Iglesia sólo puede ser comprendida en toda su profundidad a partir del Misterio de la Trinidad.
 El Vaticano II da cuenta de ello comenzando su exposición sobre la Iglesia con un capítulo que se titula
 “El Misterio de la Iglesia”.
Allí se nos dice que la Iglesia es una realidad que, desde el principio hasta el final, tiene su explicación y su sentido en su relación con las Personas Divinas. Este capítulo ilumina todo el desarrollo posterior de la LG. Todo lo que en ella se dirá tiene su explicación en sus raíces trinitarias.
Un teólogo contemporáneo, Bruno Forte, expresa que la Iglesia es icono de la trinidad. Por eso creo que, a la hora de plantearnos el modelo de Iglesia que queremos escoger tiene que partir de la contemplación del Misterio de Dios, que no es sino una comunión de personas. Esto nos remite inmediatamente al tema de la unidad en la diversidad. Todas las opciones, estructuras, metodologías y acciones eclesiales están llamadas a reflejar este misterio en sus múltiples facetas. Cada persona, cada comunidad, cada pueblo que acoge el Evangelio lo hace a su manera. Nuestra pregunta a la hora de plantearnos y escoger nuestro modelo de Iglesia debería ser ¿de qué manera la Iglesia aymara, quechua o mestiza es reflejo de la vida íntima de Dios? La pregunta nos coloca en una actitud contemplativa, nos ayuda a superar los prejuicios ante determinadas formas exteriores, nos permite penetrar en búsqueda de lo esencial.
Estamos en el año Jubilar. La Iglesia nos invita a la glorificación de la Trinidad. Nuestra búsqueda de un plan pastoral que responda a las inquietudes de nuestros contemporáneos es una buena oportunidad para entrar en comunión con la Iglesia universal.
En 1425 Rublev pintó un icono de la Trinidad en memoria del Santo Ruso, Sergio (1313-1392). Se encuentra en Moscú. Lo pintó no solo para compartir el fruto de su meditación en el misterio de la santísima trinidad, sino también para ofrecer a sus monjes una forma de mantener sus corazones centrados en Dios mientras vivían en medio de los quehaceres políticos. En esos tiempos se luchaba con gran pasión por la unificación de Rusia. El icono fue pintado para que el pueblo ruso pudiera conquistar “el odio devorador del mundo a través de la contemplación de la Trinidad”. Por lo tanto, la contemplación del icono no es una tarea a-temporal ni a-histórica y puede ayudarnos también hoy, en nuestro contexto peruano, tan difícil en nuestros días, a superar las ambigüedades a que pueden someternos el enfrentamiento entre los grupos, la tentación de conseguir el poder a cualquier precio, aunque sea el de la violencia, la muerte o la deslealtad
 que hemos presenciado en estos días.
La palabra griega icono significa “imagen” y se aplica a cierto tipo de cuadros propios de la Iglesia cristiana oriental. El icono es un sacramento, pues representa el misterio de Dios. Lo representa en cuanto camino que nos conduce al encuentro con Dios. En el icono la representación es presencia y no reproducción. Nos llama a atravesar lo visible para dejarnos alcanzar por lo invisible. El icono no se mira como un cuadro. Se lo venera. Es un llamado que nos invita a la contemplación del misterio de Dios. El pintor de iconos reza antes de pintar y pide a Dios que dirija sus manos. Es don de Dios que se acoge en la acción de gracias, sacramento de la presencia que convoca nuestra presencia. Los íconos están creados para ofrecer acceso, a través de la puerta de lo visible, al misterio de lo invisible. Están pintados para llevarnos a la puerta de la habitación interior de la oración
y colocarnos cerca del corazón de Dios.
Rublev se inspiró en el pasaje de Gn 18,1-10,
conocido como

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase