domingo, 19 de junio de 2011

La imposición del homosexualismo político

Ante esta ley injusta que se prepara,
 no podemos callarnos,
 porque nos haríamos cómplices 
de algo que va contra nuestra misma fe
 y los principios de nuestra vida cristiana. 
Y no lo digo como intolerantes,
 sino con mucha caridad,
 defendiendo los que dice
 el Evangelio de Jesucristo,
 que es nuestra fe  
y de donde sale una moralidad sana,
 que nos orienta para vivir de una manera 
concorde con nuestra condición humana, 
entendida rectamente
 y no con  esa concepción
 del que todo vale tocante a la sexualidad.
 Si Dios nos ha creado hombre y mujer,
 según la Biología bien entendida y razonable, 
 no pueden convencernos, de que todas las  formas de matrimonio,como ahora pretenden
 o que ya han legislado contra natura,
 vamos a pensar todos, como pretenden
de que "el todo vale", sirve para constituir 
una sociedad sana y bien constituida. 
Están muy equivocados,
 porque ya se están viendo los resultados.
Los cristianos nos damos cuenta de que,
 si se elimina a Dios de la sociedad
 o si se ignora a la hora de legislar,
 la sociedad se resquebraja, 
y nos lleva a la destrucción
 de la misma sociedad y de la convivencia.
No podemos dormirnos y debemos estar vigilantes, 
para apoyar todas las iniciativas,
 que hagan llegar a las más altas instancias,
 nuestra disconformidad.
Y los ciudadanos, a la hora de votar, 
debemos saber elegir,
 solo a aquellos que defiendan
 los valores y principios básicos
 para una convivencia en libertad.
Nunca un cristiano bien formado,
 puede votar o no debe votar 
a todo aquel que en su ideario 
lleve el sectarismo
 de quitar de la sociedad todo vestigio cristiano,
 porque desconoce las raíces cristianas
 de tantos pueblos, como los de Europa y América,
 que no quieren renunciar a ellos
 y no pueden ni deben ignorarlos.
Franja
***************
NOTICIA ALARMANTE:
ONU: REINTERPRETAN LA DECLARACIÓN UNIVERSAL
DE DERECHOS HUMANOS


Es necesario estar informados.


Me hace pensar la imagen que sigue, 
en los que nos quieren hacer muchos legisladores a los cristianos. 
Ponernos una venda en los ojos, 
para que no veamos la realidad de otros problemas,
 que  nos intentan ocultar

Ante la anunciada ley sobre igualdad de trato
La imposición del homosexualismo político
La anunciada nueva ley sobre igualdad de trato supone una nueva amenaza a la libertad, pues, bajo la aparente bondad de su título, pretende imponer en la vida pública y privada los criterios gubernamentales en temas tan delicados como la valoración de las distintas conductas sexuales. Esta nueva vuelta de tuerca para introducir la ideología de género en España nos invita a reflexionar sobre el intento, cada vez más presente en nuestra sociedad, de imponer coactivamente en la escuela la visión de la sexualidad que tienen la ideología de género y lo que en otras tierras se llama homosexualismo político
Alegando que existen niños y adolescentes que pueden sentirse discriminados por su tendencia homo o transexual, pretenden algunos imponer obligatoriamente que en la escuela se enseñe como evidente la llamada diversidad afectivo sexual, y que esa diversidad debe ser vista como normal y éticamente positiva. Dicho de otra manera, la propuesta consiste en que a los niños desde Primaria se les enseñe que en materia de sexualidad todo es igual de valioso y que cualquier práctica u orientación sexual es digna de aprecio y valoración positiva; que en este campo no existe más criterio que lo que cada uno desee. Se pretende así imponer una normalización social de la homosexualidad y la transexualidad desde la escuela, como si tal visión de las cosas fuese la única legítima y admisible. Y además al servicio de este intento de reingeniería social, el homosexualismo político pretende involucrar al Estado y al sistema educativo en claro desprecio a la libertad y el pluralismo.
Este planteamiento ideológico tiene una clara matriz totalitaria, pues pretende obviar el dato de hecho de que, respecto a la sexualidad (y, por tanto, también respecto a la conducta homosexual), existen visiones u opiniones distintas en nuestra sociedad y que esa pluralidad de visiones cuenta con el amparo de la libertad ideológica y religiosa constitucionalmente garantizada. En una sociedad libre nadie puede imponer a los demás su visión de la sexualidad, ni de las conductas homosexuales en particular, ni pretender que el Estado ponga al servicio de esa imposición la escuela de todos.
Es hora de que en España se denuncie esta tentación totalitaria por la que se está deslizando nuestra democracia, al ceder tantas instancias -incluyendo, y esto es especialmente preocupante, los más altos tribunales de Justicia- ante las pretensiones de la ideología de género y el homosexualismo político de acabar con la libertad de pensamiento en materia de sexualidad. Frente a ello, reivindico y exijo el respeto democrático a: 
- la libertad de opinión en todo lo que tiene que ver con la concepción del matrimonio, la sexualidad (y la conducta homosexual) o la moral sexual;
- la libertad de los centros escolares para definir proyectos pedagógicos plurales y diversos y la libertad de los padres para optar entre tales proyectos;
- el veto al adoctrinamiento en la escuela pública en una única visión de la sexualidad aduciendo razones infundadas de salud pública;
- el rechazo a las propuestas para restringir la libertad de pensamiento sobre la conducta homosexual como si de atentados a una presunta igualdad de género se tratara; 
- la denuncia de los intentos de imponer los prejuicios del homosexualismo político como obligatorios, encubriendo -como exigencias de la lucha por la igualdad y contra la discriminación por razón de orientación afectivo-sexual- las imposiciones ideológicas del lobby gay y sus pretensiones de presencia en todos los ámbitos de la vida social, 
educativa y empresarial.
Intolerancia hacia la libertad
En la sociedad española está brotando una agresiva intolerancia hacia la libertad en materia de ideas sobre la sexualidad (y, en particular, sobre la conducta homosexual) de la que conviene defenderse para preservar la libertad de pensamiento y el pluralismo. Y la mejor defensa frente a los ataques a la libertad es ejercerla denunciando tales ataques.
Es significativo que el mismo Gobierno que quiere imponer desde el Estado la visibilidad obligatoria en la escuela y la empresa de lo gay, se empeñe con igual pasión en excluir la visibilidad educativa y social -¡no impuesta, sino espontánea!- de lo cristiano. Quizá esta palmaria contradicción ayude a desvelar el trasfondo ideológico de las posturas gubernamentales, que no es otro que el seudoprogresismo laicista de género que supone el mayor riesgo para las libertades en la Europa actual, como lo fueron las ideologías totalitarias en el siglo pasado.
Benigno Blanco,

lunes, 13 de junio de 2011

San Antonio de Padua o de Lisboa

San Antonio de PADUA o de LISBOA
San Antonio de Padua, o de Lisboa
Pensamientos de 
San Antonio 
de PADUA o de LISBOA


SAN ANTONIO DE PADUA
       San Antonio nació LISBOA,  Portugal, pero adquirió el apellido
 por el que lo conoce el mundo, de la ciudad italiana de Padua, 
donde murió y donde todavía se veneran sus reliquias.
        León XIII lo llamó "el santo de todo el mundo", 
porque su imagen y devoción se encuentran por todas partes.
"El gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree"
 (dicho de San Antonio).
        Llamado "Doctor Evangélico". Escribió sermones para todas las fiestas del año 
         "Era poderoso en obras y en palabras.  Su cuerpo habitaba esta tierra pero su alma vivía en el cielo" -un biógrafo de ese tiempo.  
        Patrón de mujeres estériles, pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros. Se le invoca por los objetos perdidos y para pedir un buen esposo/a.  
Es verdaderamente extraordinaria su intercesión.
        Nuestro Señor lo asistió en la hora de su muerte, que acaeció en el año 1231, en el trigésimo sexto año de su edad.
************************************************
Responso de San Antonio
Si buscas milagros
mira muerte y error desterrados,
miseria y demonio huidos,
leprosos y enfermos sanos.

El mar sosiega su ira,
redímense encarcelados,
miembros y bienes perdidos,
recobran mozos y ancianos.

El peligro se retira,
los pobres van remediados,
cuéntenlo los socorridos,
díganlo los paduanos.

El mar sosiega su ira.......

Gloria al Padre, gloria al Hijo,
gloria al Espíritu Santo.

El mar sosiega su ira....... 

Ruega a Cristo por nosotros
Antonio gloriosos y Santo,
para que dignos así,
de sus promesas seamos.   
Amén.
Oración propia del Responso
Haced ¡oh, Señor! que la intercesión 
de vuestro confesor y doctor, 
San Antonio llene de alegría a vuestra Iglesia, 
para que siempre sea protegida por
 los auxilios espirituales
 y merezca alcanzar los eternos goces.
 Por Cristo Nuestro Señor. amén.

Basílica de San Antonio de Padua.

El segundo:

El tercero:

El cuarto:

El quinto:

El sexto:

El septimo:

El octavo:

El noveno:
El décimo:

El undécimo:


Son once vídeos,
Si has tenido paciencia, te habrá gustado.
San Antonio ha sido y es el Santo
 más popular del Calendario
Y además para solaz de tu alma 
escucha la canción de los Pajaritos:

Franja

lunes, 6 de junio de 2011

Mi Cristo Roto

A veces, nos encontramos
 con una meditación maravillosa
 para pensar. 
Por eso os la pongo.
Franja.
Mi Cristo Roto. 
MI CRISTO ROTO
 P. Ramón Cué S.J.
“Mi Cristo roto” presenta como escenario inicial una tienda de antigüedades en Sevilla (España), donde el padre Ramón regatea el precio de un Cristo de madera que luce muy deteriorado. A la imagen le falta la cruz, también media pierna, un brazo y el rostro, ya que aparentemente fue profanada durante la guerra civil española. No obstante, es una fina obra de arte que merece ser restaurada. A partir de ahí, empieza el diálogo que se desarrollará durante toda la obra.

Pero el Cristo roto prefiere no ser restaurado, porque desea que se vea en su rostro el rostro de todos los hombres: “los Cristos rotos vivos y sufrientes”. A lo largo de la obra se profundiza en esta gran parábola y ambos personajes demuestran las posibilidades del ser humano, como hijos de Dios, para servir y restaurar a los hermanos en lo físico y en lo espiritual.

Comentario sacado de :
http://shalombooksny.com/oscommerce/product_info.php?products_id=762&osCsid=qzcfuumekwzc
COMPRAVENTA DE CRISTOS
A mi Cristo roto, lo encontré en Sevilla. Dentro del arte me subyuga el tema de Cristo en la cruz. Se llevan mi preferencia los cristos barrocos españoles. La última vez, fui en compañía de un buen amigo mío. Al Cristo, ¡Qué elección! Se le puede encontrar entre tuercas y clavos, chatarra oxidada, ropa vieja, zapatos, libros, muñecas rotas o litografías románticas. La cosa, es saber buscarlo. Porque Cristo anda y está entre todas las cosas de este revuelto e inverosímil rastro que es la Vida.
Pero aquella mañana nos aventuramos por la casa del artista, es más fácil encontrar ahí al Cristo, ¡Pero mucho más caro!, es zona ya de anticuarios. Es el Cristo con impuesto de lujo, el Cristo que han enriquecido los turistas, porque desde que se intensificó el turismo, también Cristo es más caro.
Visitamos únicamente dos o tres tiendas y andábamos por la tercera o cuarta.
- Ehhmm ¿Quiere algo padre?
- Dar una vuelta nada más por la tienda, mirar, ver.
De pronto… frente a mí, acostado sobre una mesa, vi un Cristo sin cruz, iba a lanzarme sobre él, pero frené mis ímpetus. Miré al Cristo de reojo, me conquistó desde el primer instante. Claro que no era precisamente lo que yo buscaba, era un Cristo roto. Pero esta misma circunstancia, me encadenó a Él, no sé por qué. Fingí interés primero por los objetos que me rodeaban hasta que mis manos se apoderaron del Cristo, ¡Dominé mis dedos para no acariciarlo! No me habían engañado los ojos… no. Debió ser un Cristo muy bello, era un impresionante despojo mutilado. Por supuesto, no tenía cruz, le faltaba media pierna, un brazo entero, y aunque conservaba la cabeza, había perdido la cara.
Se acercó el anticuario, tomó el Cristo roto en sus manos y…
- Ohhh, es una magnífica pieza, se ve que tiene usted gusto padre, fíjese que espléndida talla, qué buena factura…
- ¡Pero… está tan rota, tan mutilada!
- No tiene importancia padre, aquí al lado hay un magnífico restaurador, amigo mío y se lo va a dejar a usted, ¡Nuevo! Volvió a ponderarlo, a alabarlo, lo acariciaba entre sus manos, pero… no acariciaba al Cristo, acariciaba la mercancía que se le iba a convertir en dinero.
Insistí, dudó, hizo una pausa, miró por última vez al Cristo fingiendo que le costaba separarse de Él y me lo alargó en un arranque de generosidad ficticia, diciéndome resignado y dolorido:
- Tenga padre, lléveselo, por ser para usted y conste que no gano nada, 3.000 pesetas nada más, ¡Se lleva usted una joya! El vendedor exaltaba las cualidades para mantener el precio. Yo, sacerdote, le mermaba méritos para rebajarlo…
Me estremecí de pronto. ¡Disputábamos el precio de Cristo, como si fuera una simple mercancía! Y me acordé de Judas… ¿No era aquella también una compraventa de Cristo? ¡Pero cuántas veces vendemos y compramos a Cristo, no de madera, de carne, en él y en nuestros prójimos! Nuestra vida es muchas veces una compraventa de cristos.
Bien… cedimos los dos… lo rebajó a 800 pesetas. Antes de despedirme, le pregunté si sabía la procedencia del Cristo y la razón de aquellas terribles mutilaciones. En información vaga e incompleta me dijo que creía procedía de la sierra de Aracena, y que las mutilaciones se debían a una profanación en tiempo de guerra.
Apreté a mi Cristo con cariño… y salí con Él a la calle.
Al fin, ya de noche, cerré la puerta de mi habitación y me encontré solo, cara a cara con mi Cristo. Qué ensangrentado despojo mutilado, viéndolo así me decidí a preguntarle:
- Cristo, ¡¿Quién fue el que se atrevió contigo?! ¡¿No le temblaron las manos cuando astilló las tuyas arrancándote de la cruz?! ¿Vive todavía? ¿Dónde?¿Qué haría hoy si te viera en mis manos?…¿Se arrepintió?
- ¡CÁLLATE!
Me cortó una voz tajante.
- ¡CÁLLATE, preguntas demasiado! ¡¿Crees que tengo un corazón tan pequeño y mezquino como el tuyo?! ¡CÁLLATE! No me preguntes ni pienses más en el que me mutiló, déjalo, ¿Qué sabes tú? ¡Respétalo!, Yo ya lo perdoné. Yo me olvidé instantáneamente y para siempre de sus pecados. Cuando un hombre se arrepiente, Yo perdono de una vez, no por mezquinas entregas como vosotros. ¡Cállate! ¿Por qué ante mis miembros rotos, no se te ocurre recordar a seres que ofenden, hieren, explotan y mutilan a sus hermanos los hombres. ¿Qué es mayor pecado? Mutilar una imagen de madera o mutilar una imagen mía viva, de carne, en la que palpito Yo por la gracia del bautismo. ¡Ohh hipócritas! Os rasgáis las vestiduras ante el recuerdo del que mutiló mi imagen de madera, mientras le estrecháis la mano o le rendís honores al que mutila física o moralmente a los cristos vivos que son sus hermanos.
Yo contesté:
- No puedo verte así, destrozado, aunque el restaurador me cobre lo que quiera ¡Todo te lo mereces! Me duele verte así. Mañana mismo te llevaré al taller.¿Verdad que apruebas mi plan? ¿Verdad que te gusta?
- ¡NO, NO ME GUSTA!
Contestó el Cristo, seca y duramente.
- ¡ERES IGUAL QUE TODOS Y HABLAS DEMASIADO!
Hubo una pausa de silencio. Una orden, tajante como un rayo, vino a decapitar el silencio angustioso.
- ¡NO ME RESTAURES, TE LO PROHIBO!  ¡¿LO OYES?!
- Si Señor, te lo prometo, no te restauraré.
- Gracias.
Me contestó el Cristo. Su tono volvió a darme confianza.
- ¿Por qué no quieres que te restaure? No te comprendo. ¿No comprendes Señor, que va a ser para mí un continuo dolor cada vez que te mire roto y mutilado?¿No comprendes que me duele?
- Eso es lo que quiero, que al verme roto te acuerdes siempre de tantos hermanos tuyos que conviven contigo; rotos, aplastados, indigentes, mutilados. Sin brazos, porque no tienen posibilidades de trabajo. Sin pies, porque les han cerrado los caminos. Sin cara, porque les han quitado la honra. Todos los olvidan y les vuelven la espalda. ¡No me restaures, a ver si viéndome así, te acuerdas de ellos y te duele, a ver si así, roto y mutilado te sirvo de clave para el dolor de los demás! Muchos cristianos se vuelven en devoción, en besos, en luces, en flores sobre un Cristo bello, y se olvidan de sus hermanos los hombres, cristos feos, rotos y sufrientes. Hay muchos cristianos que tranquilizan su conciencia besando un Cristo bello, obra de arte, mientras ofenden al pequeño Cristo de carne, que es su hermano. ¡Esos besos me repugnan, me dan asco!, Los tolero forzado en mis pies de imagen tallada en madera, pero me hieren el corazón. ¡Tenéis demasiados cristos bellos! Demasiadas obras de arte de mi imagen crucificada. Y estáis en peligro de quedaros en la obra de arte. Un Cristo bello, puede ser un peligroso refugio donde esconderse en la huida del dolor ajeno, tranquilizando al mismo tiempo la conciencia, en un falso cristianismo. Por eso ¡Debieran tener más cristos rotos, uno a la entrada de cada iglesia, que gritara siempre con sus miembros partidos y su cara sin forma, el dolor y la tragedia de mi segunda pasión, en mis hermanos los hombres! Por eso te lo suplico, no me restaures, déjame roto junto a ti, aunque amargue un poco tu vida.
- Si señor, te lo prometo. (Contesté)
Y un beso sobre su único pie astillado, fue la firma de mi promesa.
Desde hoy… viviré con un Cristo roto.
Espero que nos pueda ayudar a todos. 
Franja.
enlace:

sábado, 4 de junio de 2011

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR A LOS CIELOS


El día 5 de junio
 la Iglesia celebra la
 SOLEMNIDAD
 DE
LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR
 A LOS CIELOS
Todos sabeis, que esta fiesta se 
celebraba el jueves pasado, 
40 días despues de la 
RESURRECCIÓN DEL SEÑOR.
Por "razones laborales"  se ha pasado al 
domingo siguente, 
para que nadie deje de celebrar
 esta fiesta de esperanza, 
porque todos los que 
creemos en Cristo y le seguimos, 
resucitaremos y estaremos
 tambien en el cielo, 
donde ha ido a 
"prepararnos lugar para nosotros"
Franja dixit.
En la solemnidad de la Ascensión el conjunto de la liturgia parece decirnos: Misión cumplida, pero no terminada. En el evangelio Lucas resalta el cumplimiento de la misión: misterio pascual y evangelización universal.
La narración del libro de los Hechos se fija principalmente en la tarea no terminada: seréis mis testigos...hasta los confines de la tierra; este Jesús...volverá...
Finalmente, la carta a los Hebreos sintetiza en el Cristo glorioso, sumo sacerdote del santuario celeste, la misión cumplida (entró en el santuario de una vez para siempre), pero no terminada (intercede ante el Padre en favor nuestro...vendrá por segunda vez...a los que le esperan para su salvación). 

leer más:
http://www.es.catholic.net/sacerdotes/80/184/articulo.php?id=3457
Y también
enlace:
 http://www.evangeliodeldia.org/main.php?language=SP&module=commentary&localdate=20110605
Y otro enlace para ver los textos del día 
y otros comentarios que te ayudarán a vivir esta gran fiesta:
http://www.ducinaltum.info/diesdomini/
Hermosas pinturas.
Franja

jueves, 2 de junio de 2011

Pascal y el ateo. Anécdota


Pascal, el matemático
PASCAL Y EL ATEO
El gran matemático Pascal discutía con un ateo sobre la existencia de Dios: -Lleguemos a un acuerdo -le decía- Yo no puedo probar en un laboratorio la existencia de Dios. Pero Ud. tampoco puede probar lo contrario. Tomamos una postura u otra según las evidencias. Estudiemos las posibilidades: "Dios existe" o "Dios no existe". Yo le doy a Ud. la oportunidad de tener un 50 % de posibilidades de tener razón y Ud. me concede a mí que tengo razón en otro porcentaje igual. ¿Cuál nos ofrece mayores garantías de acertar? Después de una vida más o menos prolongada ambos morimos y somos enterrados en el mismo cementerio.
Supongamos que el día de la resurrección se descubre que Dios es real. Yo he ganado y Ud. ha perdido nada menos que la eternidad feliz. Supongamos que no hay resurrección y Dios no existe. Ud. ha ganado, pero no le sirve de nada, porque nos espera la nada: en esta opción Ud. también lo ha perdido todo y yo no he perdido nada. Por este sencillo cálculo de probabilidades, si apuestas por Dios lo ganas todo y si apuestas por la no existencia de Dios no ganas nada. ¡Dios existe! Es no sólo una probabilidad matemática, sino una vivencia que hace feliz a quien la tiene.
El argumento es simpático y da que pensar. 
Me quedo con Pascal y  con la fe 
y con esa vivencia que hace al hombre
 feliz en esta vida...y en la otra!!!
Franja.

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase