viernes, 21 de octubre de 2011

Testimonio de Sor Verónica Berzosa en el Encuentro de nuevos evangelizadores


Testimonio de Sor Verónica Berzosa 
en el Encuentro de nuevos evangelizadores
Un testimonio aleccionador: 
Pondré el enlace, 
pero pondré antes unas frases,
 que ayuden a leerlo y a entrar en él.
Quiere decir esto, 
que el Espíritu Santo actúa, 
si le dejamos y le abrimos la puerta.
Qué pena dan los envidiosos, que siempre
 están dispuestos a criticar,
 porque no les ha pedido su opinión. 
Y ese debe ser el pecado de Sor Verónica,
el no pedir permiso a los
 zascandiles espirituales, 
que abundan en la Iglesia 
y alrededores. 
¡Animo, Sor Verónica,
 que el mundo de hoy te necesita!!!
Franja. 
Testimonio de Sor Verónica Berzosa 
en el Encuentro de nuevos evangelizadores
miércoles, 19 de octubre de 2011
Sor Verónica Berzosa Martínez es la fundadora y la superior general del Instituto Iesu Commnio. Este su testimonio el 15 de octubre en el encuentro organizado por la Santa Sede de nuevos evangelizadores para la nueva evangelización
En medio de tanta desesperanza… 
“Pero ¿qué estáis diciendo? O vivís fuera de la realidad sin pisar la tierra o, si es verdad la alegría que veo y lo que decís, no puedo ocultar mi enfermedad: mi enfermedad es que no conozco al Señor”. Esta afirmación la escuché hace muy poco a una joven en uno de los encuentros que mantenemos en nuestros locutorios, donde compartimos con sencillez la fe con quienes se acercan a nuestra casa. Y continuó diciendo aquella joven: “Creo que la desesperanza me apresó por tratar de defenderme del cristianismo, concibiendo el ser cristiano como un obstáculo para alcanzar la felicidad, como si Dios fuera un enemigo a la puerta que viniese a coartar mi libertad y a deshacer mis planes”. En estas palabras se resume la experiencia de muchos otros, incluso de nosotras mismas.
No es la tristeza por lo que se tiene –a veces muchísimo–, por más legítimo y honesto que pueda ser, sino la tristeza por lo que no se tiene, por lo que se anhela, sin que uno pueda dárselo a sí mismo y quizás sin capacidad para ni siquiera expresarlo. Ese anhelo lleva consigo la certeza de que no merece la pena vivir por menos de lo que intuimos, o de que malvivimos cuando renunciamos a entendernos en el designio con el que Dios quiere plenificarnos. .......
La sed pone de manifiesto el grito del Espíritu
 en el corazón del hombre
Me atrevo a afirmar que, a veces, quizás demasiadas, caemos donde no queremos buscando saciar por caminos equivocados, como el hijo pródigo, el clamor de amor, felicidad, salvación, comunión, plenitud que existe en lo más profundo del hombre. Estamos bien hechos, incluso cuando experimentamos la sed abrasadora de una vida en plenitud; una sed que, cuando busca ser saciada en espejismos, aún se hace más ardiente y fomenta más la desesperanza. Esa sed, en definitiva, pone de manifiesto el grito del Espíritu en el corazón del hombre, para que no se conforme con una vida mediocre, para que se sienta espoleado a acoger la vida en plenitud. .....
El testimonio cristiano, testimonio
 de un don incomparable
Nuestro testimonio, sencillamente, como posiblemente el de ustedes, es haber quedado cautivadas por el don incomparable de ser cristianos, por la belleza de vida de tantos cristianos que con su forma de vivir, de pensar, de sentir, de actuar señalan al misterio de Jesucristo, el más Bello de los hombres, que enamora y arrebata el corazón como “inseparable vivir”. En la Humanidad de Cristo obediente y plenificado por el don del Espíritu, los creyentes descubren su identidad, su vocación, su misión y su destino.......
             La santidad es la más profunda 
vocación humana
Los creyentes, con la belleza y la dignidad de su vida, son testigos gozosos de Jesús resucitado. Viven del Espíritu de Cristo y en Cristo, porque su vida se alimenta en la mesa del Señor, donde cada día pueden asistir al milagro de la Eucaristía, y donde el Cuerpo entregado y la Sangre derramada del Señor se ofrecen en abrazo de unión que les permite hacerse una carne con el Cuerpo resucitado de Cristo y un cuerpo con sus hermanos...... 
Cristo en su Iglesia ha ganado nuestro corazón
Cristo en su Iglesia ha ganado nuestro corazón, porque en ella no nos hemos encontrado con un Dios rival de nuestra felicidad, de nuestra plenitud, sino con el Dios de Jesucristo, garante de la razón, la libertad, el bien, la verdad, la belleza, la vida del hombre, porque “la gloria de Dios es el hombre viviente, y la vida del hombre es la visión de Dios” (San Ireneo).
En la Iglesia, tierra de vivientes, hemos experimentado el amor y la ternura de Dios. Cristo, nuestro Buen Samaritano, no ha pasado de largo ante nosotras, sino que se ha compadecido de nuestras heridas, se ha abajado para levantarnos y rescatarnos, tal y como estábamos nos cargó sobre sí, ha derramado sobre nosotras óleo de sanación y nos ha confiado al cuidado y guía del Espíritu en la Iglesia. Hemos experimentado la fiesta de la salvación por el hijo desorientado que volvió al calor y a la luz del hogar....
                Urgidas por la sed de Cristo 
Urgidas por la sed de Cristo msmo, que no quiere que ninguno se pierda sino que todos tengan vida abundante, queremos ofrecer lo que de la Iglesia estamos recibiendo y aprendiendo. Queremos ser testigos de que nada hemos perdido, de que, por el contrario, nuestra vida se ha visto enriquecida en todo. Queremos ser presencia del don recibido....
Llenas de agradecimiento
No puedo concluir mis palabras sino manifestando mi más profundo agradecimiento y amor al Santo Padre Benedicto XVI, padre, pastor, maestro, sucesor de Pedro, garantía de la comunión eclesial para vivir en la permanente novedad del Evangelio que primorosamente la gran Tradición eclesial ha conservado y transmitido desde la frescura de las primeras generaciones cristianas hasta nuestros días; gracias a los pastores que, configurados con Cristo, el Buen Pastor, velan sin descanso por cada uno en la gran fraternidad que constituye la Iglesia extendida por todo el mundo; gracias a todos los que desde la rica variedad de vocaciones y carismas suscitados por el Espíritu Santo nos hacéis presente a Cristo; y permitidme que asimismo muestre mi agradecimiento a mis hermanas, la pequeña heredad en la que Dios ha querido que viva mi consagración: acogiendo y ofreciéndonos el perdón cada día, no queremos otra cosa que dejarnos hacer por las manos de Dios, el Hijo y el Espíritu Santo, con su infinita paciencia creadora. .....
Gracias, Jesucristo; gracias, Madre Iglesia.
                           Madre Verónica Berzosa  
Superiora general del Instituto 
Iesu Communio
                Enlace del testimonio completo:
Si lo lees todo, puedes darte una idea de que es un
 nuevo camino, para la que tenga esa vocación.
Franja.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Cuando el hijo nace del amor

Como el tema sigue de actualidad,
 lo vuelvo a sacar a la luz,
 porque los argumentos siguen 
siendo válidos.
Franja.
Cuando el hijo nace del amor
por
Fernando Pascual 
http://www.fluvium.org/textos/familia/fam710.htm#top
Para los cristianos
Un hijo puede nacer o porque 
se quieren sus padres,
 o sólo porque lo 
quieren sus padres,
o sin quererlo sus padres.
Esta serie de posibilidades
(existen más)
 pueden ayudarnos a comprender
 un poco
cuál sea la mejor manera 
de que nazcan los hijos,
y por qué la fecundación artificial
no es éticamente correcta.
Pensemos en la primera posibilidad:
 un hijo nace porque 
se quieren sus padres.
 Cuando un hombre y una mujer se enamoran de verdad,
a fondo, de modo exclusivo, 
son capaces de dar el paso
de un compromiso total: 
pueden casarse.
 En el matrimonio, la unión sexual vivida como expresión del amor mutuo, sin adulteraciones, sin trampas,
se orienta a la posibilidad de que inicie una nueva vida,
 de que llegue un hijo.
El “quererse” de los padres se orienta espontáneamente, también en los sueños de la pareja, a la llegada de cada hijo.
Ese hijo que nace 
“porque se quieren sus padres”
 es visto como un don, como un “alguien” que se acoge como distinto de sus progenitores y como dependiente
 de su amor.
No habría hijo sin amor.
El hijo muestra cómo el amor
 transciende a los esposos,
los introduce en el misterio 
de una nueva vida.
Para los cristianos, ese hijo 
es expresión de la confianza de Dios,
 que ha enriquecido el amor humano
 con el gran regalo de la fecundidad; 
de este modo, los padres participan y colaboran con Dios 
en el misterio del originarse
de cada existencia humana.
Sabemos que el alma viene de Dios,
pero Dios no puede realizar 
ese gesto creador
 sin que los padres
se abran al misterio de la fecundidad
 en cada uno de sus gestos 
de amor conyugal.
El deseo del hijo ,sin embargo,
 no siempre el hijo llega.
 A veces se trata de problemas fácilmente solucionables con varias visitas médicas. Otras veces, se trata de problemas más o menos graves, incluso de una esterilidad incurable. En el caso de que él o ella sean estériles, si el amor es fuerte, la pareja puede seguir viviendo su vida matrimonial en plenitud.
 Faltará, ciertamente, la alegría de un hijo,
pero el amor sabe cómo dar
un sentido a esa situación,
 sabe crecer en todas las circunstancias de la vida.
Pensemos la segunda posibilidad:
 un hijo puede nacer sólo porque lo quieren sus padres.
En esta situación, el centro de la vida sexual de los esposos
es el deseado hijo.
 A veces esto lleva a una obsesión tal
que la pareja ve debilitarse 
su felicidad matrimonial
si el hijo no llega.
 Surge entonces la fuerte tentación de recurrir a cualquier técnica o método artificial con tal de conseguir el deseado hijo. Igualmente, se corre el riesgo de reducir la donación de amor propia del acto sexual a un uso del mismo con un fin casi exclusivamente reproductivo, lo cual puede herir gravemente el sentido auténtico y pleno de la sexualidad humana hasta reducirla casi a un acto dotado
de un valor meramente fisiológico.
Si se lleva al extremo esta mentalidad, puede caerse en un doble peligro. Por un lado, el valor del hijo corre el riesgo de fundarse sólo en el ser querido por los padres. No es visto como un don, como alguien que nace desde el amor. Es visto, más bien, como el resultado del deseo, del esfuerzo de los padres por conseguirlo. En esta mentalidad se comprende el que la fecundación artificial tenga tanto éxito, pues ofrece, “fabrica”, hijos para aquellos padres que no pueden tenerlos de modo normal: llena el vacío y la frustración de su situación estéril.
Los peligros El otro peligro consiste en ver naufragar la unión matrimonial precisamente porque no se ha logrado la meta que obsesiona a los esposos (o a uno de ellos). No han faltado pueblos y culturas que permitían el divorcio precisamente para los casos en los que la esposa era considerada estéril. Sin embargo, no puede ser amor verdadero aquel que subordina toda la vida de la pareja al hecho de tener o no tener un hijo.
El amor es aceptación sin condiciones
 del otro, tal como es, 
con sus cualidades y sus defectos.
 Los hijos pueden llegar o 
pueden no llegar,
pero cuando hay amor
 (cuando los esposos se quieren)
 la situación de esterilidad no puede
 llevar al fracaso de la 
vida matrimonial.
La tercera posibilidad radica 
en una mentalidad
según la cual el inicio de la vida de un hijo
 queda excluido en el proyecto
 y en los sueños de los esposos.
 Las relaciones sexuales son vividas sólo como expresión del mutuo afecto 
(a veces, por desgracia, como expresión de una especie de egoísmo de pareja),
 sin que se desee la llegada del hijo. 
Este modo de vivir ha llevado al
 gran desarrollo de la 
mentalidad anticonceptiva. 
Además, se da un riesgo mayor:
 si el método para evitar hijos no funcionó
 y el hijo inicia su existencia 
en el útero de la madre,
algunos ceden a la tentación de deshacerse de él:
deciden cometer un aborto,
 de eliminar la vida del propio hijo.
En este cuadro, podemos comprender
el error de la fecundación artificial.
En la misma se busca lograr una concepción humana
fuera de la relación sexual que expresa
 el amor de los esposos; 
para ser más precisos, 
sustituye tal relación,
“produce” al hijo sin la misma.
Si, además, se recurre a la fecundación extracorpórea  
(en la fecundación in vitro),
el hijo (normalmente varios a la vez)
 será producido fuera del lugar natural
y más adecuado para garantizar una existencia digna:
 fuera del útero de la madre.
Situaciones diferentes Técnicas como la inseminación artificial, la FIVET (fecundación in vitro con transferencia de embriones), el ICSI (inyección intracitoplasmática de un espermatozoide), etc., obedecen a la lógica del “querer un hijo” que puede llevar al extremo de no verlo como don,
sino como producto y, en definitiva, como una posesión, resultado del deseo de los padres y no don misterioso que nace del mutuo amor. 
Si el “producto” no sale bien,
 si es defectuoso, la tentación 
de suprimirlo,
de negarle todo respeto, 
es muy fuerte.
 No es difícil encontrar laboratorios que “fabrican” rutinariamente varios embriones por ciclo y seleccionan luego a los “mejores” para implantarlos 
en la madre;
 podemos intuir cuál será el destino que espera a los “peores”...
Es posible evitar el recurso a las técnicas de fecundación artificial si recuperamos la idea de que el hijo es un don,
no un derecho ni un resultado merecido.
 Si lo vemos siempre en el horizonte,
 que nace cuando el centro 
de la vida de los esposos
 es el amor mutuo abierto a la vida.
Cuando el hijo es visto así, como un don,
 cuando nace porque los padres
 se quieren
(y, en su amor, se abren a la posibilidad del hijo),
entonces ese hijo es respetado en su riqueza y en su autonomía,
 en su condición de alguien que vale incluso más allá del hecho 
del ser querido o 
del no ser querido.
Cada hijo pide, humildemente, 
en silencio,
ser acogido dentro del amor
 que une a sus padres,
y ser respetado por lo que es,
 con sus cualidades y con sus defectos, quizá incluso con alguna 
grave deformación,
pero con su orientación profunda a vivir,
con sus posibilidades de amar
 y ser amado.
Lo que pide el hijo A esta luz hay que valorar el gesto de la adopción 
de niños abandonados, 
 Unos padres que se aman y que aceptan su situación de fecundidad o de esterilidad
(los buenos esposos, con o sin hijos,
pueden adoptar niños abandonados)
deciden un día acoger a un niño
 huérfano o solitario.
La adopción se convierte en gesto de amor cuando el niño es adoptado no según la perspectiva del simple deseo,
 sino desde la perspectiva de la acogida.
Cada niño abandonado
 suplica, pide, espera, ser amado,
como lo pide el niño concebido
 en el seno de su madre.
Pide cariño por ser lo que es:
un ser humano necesitado de amor, 
como todos.
Un ser que querría que unos padres velasen por su vida y reconociesen su valor, aunque no sea muy guapo, aunque tenga algún problema físico, aunque haya sido abandonado por quienes pudieron darle cariño y no quisieron, aunque la vida haya permitido la muerte de sus padres en un accidente o por enfermedades contagiosas que pudieron evitarse con un poco más de justicia en este mundo lleno de egoísmos.
Hemos de recuperar la categoría del amor para pensar las relaciones 
entre padres e hijos.
De este modo, evitaremos ese enorme cúmulo de problemas y de injusticias 
que se originan desde las técnicas de fecundación artificial, técnicas que no respetan la dignidad de cada hijo
que inicia a existir.
Un hijo que merece ser originado
 de la mejor manera posible:
desde el amor de unos padres 
que se quieren
________
Y con la experiencia
 de más de 50 años de sacerdote ,
 tratando a muchos matrimonios en la vida pastoral,
os puedo decir:
Los que tenemos que agradecer la vida,
por ser la consecuencia
del amor de donación de nuestros padres,
tenemos que pedir a Dios,
generosidad para los matrimonios
 jóvenes de hoy,
porque al cerrar las puertas de la vida,
 están viviendo en precario 
su matrimonio,
 abocados a perder el amor,
porque el amor egoista 
no entiende de entrega,
y un matrimonio sin auténtico amor,
 queda desvirtuado, no les hace felices...
y además se pueden jugar
 la felicidad eterna,
por no haber sido fieles a su vocación matrimonial,
y no haber cumplido el plan de Dios
que es la FAMILIA.
Franja.

sábado, 15 de octubre de 2011

SANTA TERESA DE JESÚS, DOCTORA DE LA IGLESIA

SANTA TERESA DE JESÚS
DOCTORA DE LA IGLESIA
BIOGRAFÍA
Nació en Ávila, España, el 28 de marzo de 1515. Fue bautizada con el nombre de Teresa de Cepeda y Ahumada, hija de Alonso Sánchez de Cepeda y Beatriz Dávila Ahumada.
En su casa eran 12 hijos.
De niños, ella y Rodrigo, su hermano, eran muy aficionados a leer vidas de santos, y se emocionaron al saber que los que ofrecen su vida por amor a Cristo reciben un gran premio en el cielo. Así que dispusieronse irse a tierras de mahometanos a declararse amigos de Jesús y así ser martirizados para conseguir un buen puesto en el cielo. Afortunadamente, por el camino se encontraron con un tío suyo que los regresó a su hogar. Entonces dispusieronse construir una celda en el solar de la casa e irse a rezar allá de vez en cuando, sin que nadie los molestara ni los distrajese.
La mamá de Teresa murió cuando la joven tenía apenas 14 años. Ella misma cuenta en su autobiografía: "Cuando empecé a caer en la cuenta de la pérdida tan grande que había tenido, comencé a entristecerme sobremanera. Entonces me arrodillé delante de una imagen de la Santísima Virgen y le rogué con muchas lágrimas que me aceptara como hija suya y que quisiera ser Ella mi madre en adelante. Y lo ha hecho maravillosamente bien".
Sigue diciendo ella: "Por aquel tiempo me aficioné a leer novelas. Aquellas lecturas enfriaron mi fervor y me hicieron caer en otras faltas. Comencé a pintarme y a buscar a parecer y a ser coqueta. Ya no estaba contenta sino cuando tenía una novela entre mis manos. Pero esas lecturas me dejaban tristeza y desilusión".
Afortunadamente el papá se dio cuenta del cambio de su hija y la llevó a los 15 años, a estudiar interna en el colegio de hermanas Agustinas de Ávila. Allí, después de año y medio de estudios enfermó y tuvo que volver a casa.
Providencialmente una persona piadosa puso en sus manos "Las Cartas de San Jerónimo", y allí supo por boca de tan grande santo, cuán peligrosa es la vida del mundo y cuán provechoso es para la santidad el retirarse a la vida religiosa en un convento. Desde entonces se propuso que un día sería religiosa.
Comunicó a su padre el deseo que tenía de entrar en un convento. Él, que la quería muchísimo, le respondió: "Lo harás, pero cuando yo ya me haya muerto". La joven sabía que el esperar mucho tiempo y quedarse en el mundo podría hacerla desistir de su propósito de hacerse religiosa. Y entonces se fugó de la casa. Dice en sus recuerdos: "Aquel día, al abandonar mi hogar sentía tan terrible angustia, que llegué a pensar que la agonía y la muerte no podían ser peores de lo que experimentaba yo en aquel momento. El amor de Dios no era suficientemente grande en mí para ahogar el amor que profesaba a mi padre y a mis amigos".
La santa determinó quedarse de monja en el convento de Ávila. Su padre al verla tan resuelta a seguir su vocación, cesó de oponerse. Ella tenía 20 años. Un año más tarde hizo sus tres juramentos o votos de castidad, pobreza y obediencia y entró a pertenecer a la Comunidad de hermanas Carmelitas.
Poco después de empezar a pertenecer a la comunidad carmelitana, se agravó de un mal que la molestaba. Quizá una fiebre palúdica. Los médicos no lograban atajar el mal y éste se agravaba. Su padre la llevó a su casa y fue quedando casi paralizada. Pero esta enfermedad le consiguió un gran bien, y fue que tuvo oportunidad de leer un librito que iba a cambiar su vida. Se llamaba "El alfabeto espiritual", por Osuna, y siguiendo las instrucciones de aquel librito empezó a practicar la oración mental y a meditar. Estas enseñanzas le van a ser de inmensa utilidad durante toda su vida. Ella decía después que si en este tiempo no hizo mayores progresos fue porque todavía no tenía un director espiritual, y sin esta ayuda no se puede llegar a verdaderas alturas 
en la oración.
A los tres años de estar enferma encomendó a San José que le consiguiera la gracia de la curación, y de la manera más inesperada recobró la salud. En adelante toda su vida será una gran propagadora de la devoción a San José, Y todos los conventos que fundará los consagrará a este gran santo.
Teresa tenía un gran encanto personal, una simpatía impresionante, una alegría contagiosa, y una especie de instinto innato de agradecimiento que la llevaba a corresponder a todas las amabilidades. Con esto se ganaba la estima de todos los que la rodeaban. Empezar a tratar con ella y empezar a sentir una inmensa simpatía hacia su persona, eran una misma cosa.
Teresa tuvo dos ayudas formidables para crecer en santidad: su gran inclinación a escuchar sermones, aunque fueran largos y cansones y su devoción por grandes personajes celestiales. Además de su inmensa devoción por la Santísima Virgen y su fe total en el poder de intercesión de san José, ella rezaba frecuentemente a dos grandes convertidos: San Agustín y María Magdalena. Para imitar a esta santa que tanto amó a Jesús, se propuso meditar cada día en la Pasión y Muerte de Jesús, y esto la hizo crecer mucho en santidad. Y en honor de San Agustín leyó el libro más famoso del gran santo "las Confesiones", 
y su lectura le hizo enorme bien.
Como las sequedades de espíritu le hacían repugnante la oración y el enemigo del alma le aconsejaba que dejara de rezar y de meditar porque todo eso le producía aburrimiento, su confesor le avisó que dejar de rezar y de meditar sería entregarse incondicionalmente al poder de Satanás y un padre jesuita le recomendó que para orar con más amor y fervor eligiera como "maestro de oración" al Espíritu Santo y que rezara cada día el Himno "Ven Creador Espíritu". Ella dirá después: "El Espíritu Santo como fuerte huracán hace adelantar más en una hora la navecilla de nuestra alma hacia la santidad, que lo que nosotros habíamos conseguido en meses y años remando con nuestras solas fuerzas".
Y el Divino Espíritu empezó a concederle Visiones Celestiales. Al principio se asustó porque había oído hablar de varias mujeres a las cuales el demonio engañó con visiones imaginarias. Pero hizo confesión general de toda su vida con un santo sacerdotes y le consultó el caso de sus visiones, y este le dijo que se trataba de gracias de Dios.
Nuestro Señor le aconsejó en una de sus visiones: "No te dediques tanto a hablar con gente de este mundo. Dedícate más bien a comunicarte con el mundo sobrenatural". En algunos de sus éxtasis se elevaba hasta un metro por los aires (Éxtasis es un estado de contemplación y meditación tan profundo que se suspenden los sentidos y se tienen visiones sobrenaturales). Cada visión le dejaba un intenso deseo de ir al cielo. "Desde entonces – dice ella – dejé de tener medio a la muerte, cosa que antes me atormentaba mucho". Después de una de aquellas visiones escribió la bella poesía que dice: "Tan alta vida espero 
que muero porque no muero".
Teresa quería que los favores que Dios le concedía permanecieran en secreto, pero varias personas de las que la rodeaban empezaron a contar todo esto a la gente y las noticias corrían por la ciudad. Unos la creían loca y otros la acusaban de hipócrita,
 de orgullo y presunción.
San Pedro Alcántara, uno de los santos más famosos de ese tiempo, después de charlar con la famosa carmelita, declaró que el Espíritu de Dios guiaba a Teresa.
La transverberación. Esta palabra significa: atravesarlo a uno con una gran herida. Dice ella: "Vi un ángel que venía del tronco de Dios, con una espada de oro que ardía al rojo vivo como una brasa encendida, y clavó esa espada en mi corazón. Desde ese momento sentí en mi alma
 el más grande amor a Dios".
Desde entonces para Teresa ya no hay sino un solo motivo para vivir: demostrar a Dios con obras, palabras, sufrimientos y pensamientos que lo ama con todo su corazón. Y obtener que otros 
lo amen también.
Al hacer la autopsia del cadáver de la santa encontraron en su corazón 
una cicatriz larga y profunda.
Para corresponder a esta gracia la santa hizo el voto o juramento de hacer siempre lo que más perfecto le pareciera y lo que creyera que le era más agradable a Dios. Y lo cumplió a la perfección. Un juramento de estos no lo pueden hacer sino personas extraordinariamente santas.
En aquella época del 1500 las comunidades religiosas habían decaído de su antiguo fervor. Las comunidades eran demasiado numerosas lo cual ayudaba mucho a la relajación. Por ejemplo el convento de las carmelitas de Ávila tenía 140 religiosas. Santa Teresa exclamaba: 
"La experiencia me ha demostrado 
lo que es una casa llena de mujeres. 
Dios me libre de semejante calamidad".
Un día una sobrina de la santa le dijo: 
"Lo mejor sería fundar una comunidad en que cada casa tuviera pocas hermanas". 
Santa Teresa consideró esta idea como venida del cielo y se propuso fundar un nuevo convento, con pocas hermanas pero bien fervorosas. 
Ella llevaba ya 25 años en el convento. 
Una viuda rica le ofreció una pequeña casa para ello. San Pedro de Alcántara, San Luis Beltrán y el obispo de la ciudad apoyaron la idea. 
El Provincial de los Carmelitas 
concedió el permiso.
Sin embargo la noticia produjo el más terrible descontento general y el superior tuvo que retirar el permiso concedido. Pero Teresa no era mujer débil como para dejarse derrotar fácilmente. 
Se consiguió amigos en el palacio del emperador y obtuvo una entrevista con Felipe II y este quedó encantado de la personalidad de la santa y de las ideas tan luminosas que ella tenía y ordenó que no la persiguieran más. Y así fue llenando España de sus nuevos conventos de "Carmelitas Descalzas", poquitas y muy pobres en cada casa, 
pero fervorosas y dedicadas a conseguir
 la santidad propia y la de los demás.

Se ganó para su causa a San Juan de la Cruz,
 y con él fundó los Carmelitas descalzos.
 Las carmelitas descalzas son ahora 14,000 en 835 conventos en el mundo. 
Y los carmelitas descalzos son 3,800 
en 490 conventos. 
Por orden expresa de sus superiores Santa Teresa escribió unas obras que se han hecho famosas. Su autobiografía titulada "El libro de la vida"; "El libro de las Moradas" o Castillo interior; texto importantísimo para poder llegar a la vida mística. Y "Las fundaciones: o historia de cómo fue creciendo su comunidad. Estas obras las escribió en medio de mareos y dolores de cabeza. Va narrando con claridad impresionante sus experiencias espirituales. Tenía pocos libros para consultar y no había hecho estudios especiales. Sin embargo, sus escritos son considerados como textos clásicos en la literatura española y se han vuelto famosos en todo el mundo.
Santa Teresa murió el 4 de octubre de 1582en Alba de Tormes (Salamanca, España). En 1604 se inició el proceso de canonización de Teresa. En 1614 fue declarada Beata, y en 1622 
fue canonizada por Gregorio XV.
 En 1970 fue declarada Doctora de la Iglesia.
Santa Teresa. Retrato
LAS TRES VIRTUDES GRANDES
En los escritos de Santa Teresa de Jesús, hay uno de especial relevancia para nosotras. Se llama este libro "Camino de Perfección". Son avisos y consejos que da Teresa de Jesús a sus hijas recientemente fundadas, las Carmelitas Descalzas.
Se trata pues, de algo de gran valor, 
afectivo y doctrinal.
Anteriormente había escrito ya el “Libro de la Vida”, autobiografía espiros destinatarios eran sus confesores y otros grandes teólogos. Pero sus monjas no podían ser privadas de sus enseñanzas puestas por escrito y quiso hacerlo en tono más familiar, sencillo y práctico. Así nació el libro
La Santa es además de realista una gran pedagoga y sabe que antes de adentrarse en la oración, tiene que formar a la persona desde unos valores básicos, para hacerla auténticamente 
cristiana y orante.

Entre estos destacan por su importancia y la amplitud con quelos trata, las llamadas tres virtudes grandes, fundamento, a la vez que corona, sin los cuales no puede haber ni vida de oración ni santidad autentica. Son:
 desasimiento, amor fraterno y humildad.
Desde estos valores se va realizando la personalidad madura y cristiana, pues son eminentemente evangélicos e integradores de la personalidad.
Santa Teresa de Jeús, retrato
Santa Teresa de Jesús, es una mujer abierta a lo universal. Su profundo conocimiento de la persona y su relación personal con Dios, la hacen trascender todo tiempo, cultura o religión y es por esto que sus escritos tienen plena vigencia hoy, como la tuvieron en el Siglo XVI 
cuando fueron escritos.
Santa Teresa, escritora por obediencia
 Si bien anteriormente hemos dicho que escribió para sus monjas, no es menos cierto que su doctrina es válida para toda persona que busque sinceramente la verdad de Dios 
 y la verdaddel hombre.
El amor, principal fuerza de cohesión para todo ser humano, se expresa en la comunidad en la comprensión, el cariño, la amistad y el servicio, prestados desde la gratuidad y que, son recíprocos y exigentes, pero gratificantes. Amor de unas con otras, “aquí todas han de ser amigas, todas se han de amar, todas se han de ayudar” (CP 6,4) que sabe compartir desde los niveles más profundos de la persona, especialmente lo relativo a la fe y a la vivencia de la gracia vocacional. 
Amor que trasciende la propia comunidad,
y se abre a la universalidad eclesial.

Transververacíón de Santa Teresa.
Fundación con S. Juán de la Cruz
Monasterio de Alba de Tormes.
Basílica en construcción-Alba de Tormes
El Corazón de Santa Teresa- Relicario Alba de Tormes.
El desasimiento es fuente de libertad y señorío, excluye la posesión y el acaparamiento esclavizante, tanto en lo material como en las relaciones interpersonales. El egoísmo repliega sobre sí mismo, el amor dilata y engrandece, por eso solamente el amor es capaz de compartir. La persona desprendida no pone el acento en nada, porque ha optado por el “Todo”. En frase de la Santa: “sólo Dios basta” (Poesías) y ésta no es una frase excluyente sino más bien sintetizante porque en Dios lo halla todo. Posee el mayor bien: su relación personal con el Señor, donde encuentra toda su riqueza y felicidad.

La Humildad de la que trata la Santa nada tiene de minusvaloración personal, conoce y acepta sus limitaciones pero tiene clara conciencia de los bienes naturales y sobrenaturales que posee, nada se apropia, pues sabe que todo es don recibido de Dios. La humildad pone cada ser y cada cosa en relación con la Persona de Jesús. Conocida es la frase de la Santa “humildad es andar en verdad” (MVI 10,7). La humildad verdadera cede el protagonismo enteramente a Dios porque sabe que la orientación y el rumbo de su vida pertenecen al Señor. Sabe desconfiar de sí porque ha puesto su entera confianza en el Señor de su vida.

Muerte de Santa Teresa

Retrato de Santa Teresa

Santa Teresa escritora universal
DOCTORA DE LA IGLESIA.
http://webcatolicodejavier.org/nadateturbe.html
Franja.
Y un enlace para que veas 
las Obras Completas
 de la Santa Doctora de la Iglesia:
http://es.catholic.net/santoral/147/2519/articulo.php?id=2059
Y ahora a continuación una
curiosidad de el Calendario:
¿Porqué nadie nació el dia 5 de Octubre de 1582?
La noche de la muerte de Santa Teresa,
día 4, y el día siguiente, día 15. ¿Por qué?
por AntonioG » Dom Feb 22, 2009 10:36 pm
Resulta que el 4 de octubre de 1582, en la noche,
muchos se fueron a dormir y cuando se despertaron
ya era 15 de octubre!!
 y no precisamente porque hayan dormido más de 10 días
, sino porque el papa Gregorio XIII reformó
el calendario Juliano,
 reemplazándolo por el Gregoriano.
El ajuste más antiguo que tenga ya en cuenta
el año trópico fue llevado a cabo por Julio César,
dando origen al llamado calendario juliano .
Ya antes de aquella época habían encontrado los astrónomos que la duración del año no coincidía con un número exacto de días solares. Se le suponía una duración de 365 1/4 días.
Para evitar que esta fracción de día pudiera ocasionar en lo futuro anomalías o inconvenientes, César ordenó que cada cuatro años se añadiese un día más (otro día sexto antes de las calendas de marzo, o sea, entre el 23 y el 24 de febrero, que se llamó bis-sexto). Debido a la diferencia que en tiempos de César ya existía en el cómputo del tiempo, al efectuar la reforma del calendario se precisó añadir de un golpe 80 días .
 Esto ocurrió en el año 709 de la fundación de Roma.
El ajuste de César tenía, sin embargo, una notable inexactitud la de suponer que el año duraba, como se ha dicho, 365,25 días, siendo así que en realidad la duración del año trópico es de 365,242198. Con la reforma juliana, el año se alargaba,
 pues, 11 minutos, aproximadamente, cada año, de los cuales,
 al cabo de 128 años resultaba un día entero mal .
Esta inexactitud fue pesando cada vez más en el curso de los siglos, hasta que el Papa Gregorio XIII puso remedio mediante la reforma llamada gregoriana, llevada a cabo en el año 1582. Esta vez, para la reforma fue necesario acortar el año.
 Desde el jueves, 4 de octubre, se pasó, literalmente, de la noche a la mañana, al 15 de octubre.
De esta manera, el año 1582 tuvo solamente 355 días.
En esencia, la reforma gregoriana consiste en suprimir del calendario juliano los bisiestos seculares,
 tales como 1700, 1800, 1900, 2100...,
esto es, de todos aquellos años,
 que no son divisibles por 400 (365 97/400=365,2425).
 Con la reforma gregoriana se ha conseguido una precisión tal, que durante muchos siglos no será necesaria otra corrección, vale decir que existe un error por exceso de 365,242198-365,2425=0,000302 días, es decir, 3 días cada 10.000 años
 o 1 día cada 3.000 años.
Así, nadie nació el día 5 de octubre de 1582,
 porque ese día nunca existió
*****
Una curiosidad bién explicada.
Franja.

EDUCACIÓN DIFERENCIADA. ¿VENTAJAS?

Crece de forma exponencial la escuela diferenciada en Estados Unidos
En 2003 había media docena de centros públicos separados por sexos en territorio estadounidense; ahora son alrededor de 500 gracias
 a su mayor rendimiento escolar. 
¡En España, el Gobierno socialista les quería retirar las subvenciones!!!.

Víctor Ruiz
 Forum libertas.com
*******
COMO PUEDE VERSE EN ESTE ARTÍCULO, SIN METERNOS EN POLÍTICA, SINO EN EDUCACIÓN FAMILIA, QUE ES UN PRINCIPIO BÁSICO DE LOS DERECHOS DE LAS FAMILIAS A EDUCAR A SUS HIJOS, SABIENDO QUE EL ESTADO ES SUBSIDIARIO, 
Y QUE POR LO TANTO NO PUEDE IMPONERSE CONTRA EL DERECHO A LA EDUCACIÓN DE LA FAMILIA, LA COEDUCACIÓN,  
EN CIERTOS MOMENTOS, EN LAS DISTINTAS ETAPAS DE LA FORMACIÓN DE  LOS ALUMNOS, CON LA COEDUCACIÓN, NO ES TAN BENEFICIOSA COMO SE PENSABA, PORQUE LOS RESULTADOS ESTÁN DANDO LA RAZÓN A LA EDUCACIÓN DIFERENCIADA. 
Es bueno leer este artículo:

El pasado 27 de mayo, el Consejo de Ministros aprobó a propuesta de la ministra de Sanidad, Leire Pajín, el proyecto de Ley Integral de Igualdad de Trato y la No Discriminación con el que se pretendía retirar las subvenciones públicas a los centros escolares diferenciados.
        Sin embargo, este tipo de centros han ido creciendo y extendiéndose por varios países en sus distintas modalidades: separación total de los alumnos y alumnas, separación sólo en algunas materias, durante toda la instrucción académica, restringiendo algunos ciclos.
        Es el caso, por ejemplo, de Estados Unidos, donde la enseñanza diferenciada ha crecido de forma exponencial desde 2003 en escuelas no confesionales hasta llegar a cotas sorprendentes. Si hace ocho años apenas había media docena de centros diferenciados en territorio estadounidense, a día de hoy los centros públicos que funcionan con ese tipo de educación ronda el medio millar, según informaba el diario El País el pasado 3 de octubre.
        Este espectacular avance está avalado por la innegable mejora de los resultados académicos para ambos sexos si se estudia por separado, a pesar de los argumentos que esgrimen quienes son partidarios de los colegios mixtos.
Dudoso estudio y una realidad incuestionable
        En ese sentido, a finales de septiembre la revista Science publicaba un artículo, La seudociencia de la escolarización por sexos, en el que se aseguraba que los datos de mejoras académicas en la escuela diferenciada no son sólidos y que lo único que se conseguía es aumentar el sexismo y solidificar los estereotipos.
        Pero, ese estudio ha sido cuestionado por quienes defienden con cifras estadísticas y resultados los beneficios de la escuela diferenciada, ya que, además, los autores del mismo pertenecen a una asociación en defensa de la coeducación.
        Son varios los autores que muestran, en base a resultados, las ventajas de la enseñanza diferenciada por sexos. Eduardo López López, de la Universidad Complutense de Madrid, publicó el año pasado una revisión de una serie de estudios a favor y en contra y concluyó, entre otras cosas, que la escolarización single sex “es una opción estadísticamente más valiosa que la coeducativa, en particular bajo ciertas circunstancias -concretamente para las chicas y en especial si proceden de minorías desfavorecidas-”, cita El País.
        Por otra parte, María Calvo Charro, profesora de la Universidad Carlos III y presidenta de la Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada (EASSE) se sorprende de que el artículo de Science tache de seudocientíficos los estudios en los que se basa la administración de Obama, que ha promovido este tipo de escuelas.
        “La práctica, lo que estoy viendo allí a diario es el éxito académico. Y no de niños pijos de colegios privados, sino de color, de Harlem, condenados al fracaso escolar. Muchos son el único miembro de la familia que se escolariza, casi todos tienen algún pariente en la cárcel”, explica.
Zapatero quería eliminar las ayudas
        En España, “la gente piensa que allí los alumnos son de clase alta y van con el rosario colgando. Yo recomiendo que vayan y verán que hay muchos inmigrantes, laicos, porque son colegios concertados donde debe entrar quien pide plaza y cumple requisitos. Es gente que lo necesita y no tiene dinero para pagar un privado”, afirma Calvo Charro.
        “Es mucho más fácil explicar a un grupo homogéneo y diferenciado. El niño se siente mucho más tranquilo que en clases mixtas, donde está más pendiente de gustar al de al lado que de atender lo que les dice el profesor”, añade esta experta.
        A pesar de esta realidad, en España las escuelas segregadas públicas no existen, y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pretendía retirar las subvenciones públicas a las escuelas diferenciadas concertadas con el proyecto de ley presentado por la ministra Pajín.
        El Gobierno socialista se alejaba así de cualquier tipo de enseñanza diferenciada ya que su apuesta es por la coeducación. De hecho, de haber sido aprobada la ley que proponía el Ejecutivo de Zapatero, los 67 centros diferenciados concertados en España hubieran tenido que suspender el concierto económico.
        Afortunadamente, el adelanto electoral de unos comicios que se celebrarán el próximo 20 de noviembre no ha dejado tiempo para aprobar la ley y, según las previsiones electorales, parece poco probable que pueda llegar a convertirse en una realidad.


Y por la experiencia en el trato con profesores y alumnos, puedo añadir, que en ciertas edades la coeducación es un obstáculo grande para el rendimiento escolar y para lo formación integral de la persona. Me explico:  Entre otras muchas causas está  la forma de vestir en las niñas y de los niños. Ellas, que son mayores psicológicamente que los niños de la misma edad, a pesar de la cacareada igualdad, no hacen más que alterar a los compañeros de clase, Hacen los medios posibles para atraer la atención de unos y otras, lo que hace que se pierda la atención en clase y que solo piensen en la salida al recreo o en la salida de clase, para adelantar lo que después puede ser una gran error, y que les lleva, como consecuencia más notoria a dejar asignaturas pendientes, pasando al curso siguiente sin la formación debida y multiplicando los fracasos escolares, como las carencias y las consiguientes conductas, ajenas sin dudar, a la formación y al estudio que debe cuidarse en los alumnos. 
Me decía un profesor. Ahora es frecuente la caída al suelo de los bolígrafos, con el consiguiente agacharse, para contemplar piernas o lo que sea. Y esto no es una obsesión. Cuando se habla con los chicos te dicen con frecuencia: ¡Qué difícil nos lo ponen para ser castos! Y cuando un joven está con este problema y metido en la ocasión o es un héroe, o es un guiñapo fracasado.
Además es muy difícil que los alumnos respeten al profesor sin autoridad   porque no puede imponerse en la clase, con tal variedad de conductas, algunas casi delictivas, que son capaces de amenazar a los profesores y hasta agredirlos, 
Para muchos alumnos es la causa para hacerse los gallitos ante las chicas, y presumir de algo, ya que no hay competición académica, sino todo lo contrario, y porque se impone "lo del todo vale", lo que no ayuda nada a la finalidad de la educación. 
Todo esto hace pensar en la ventaja de la educación diferenciada. Si quitas ese obstáculo, el estar mezclados en clase, estarán mejor dispuestos, para conseguir la finalidad de la escolarización, que es una buena y adecuada formación académica y moral. imposible ahora, porque está dificultada por la coeducación. 
Y vuelvo a decir que la educación diferenciada es necesaria en las etapas de la adolescencia.
Así nos va. En algunos países ya están de vuelta y por eso en España, es donde se da el mayor fracaso en la educación escolar.
 ¿Por qué no se intenta la vuelta a la educación diferenciada, sin cambiar de centro, separando los chicos de las chicas?. No hacerlo, y más cuando hay colegios contiguos, demuestra la mala idea de algunos políticos. ¿Se puede seguir democráticamente privando a los padres del derecho a buscar la educación que crean más conveniente para sus hijos? ¿acaso no es una opción contrastada ya, por las ventajas que se pueden conseguir?
En algunas ciudades, en las que había institutos de enseñanza diferenciada contiguos, se privó a los padres del derecho a escoger el centro de educación diferenciada, porque los mezclaron a todos, con el consiguiente fracaso académico. 
Cuando eran los dos institutos de educación diferenciada tenían un prestigio de calidad de ser los dos centros ejemplares y de auténtico progreso de los alumnos, envidia de otros que se adelantaron a la modernidad. 
Ahora da pena el ver el fracaso escolar en los dos institutos. 
Franja.

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase