sábado, 29 de septiembre de 2012

Retazos de vida en prisión


SÁBADO, 29 DE SEPTIEMBRE DE 2012 
Retazos de vida en prisión (conclusión) 
            Se estremece uno al pensar que puede haber quienes hayan sido condenados por algo que jamás hayan perpetrado, quienes no dejen nunca de clamar su inocencia y no sean escuchados porque nadie escribe a un periódico, no tiene medios para recurrir o, simplemente, porque no le conceden la revisión de prueba que solicita.
            Pienso en quienes se suicidan en prisión, en quienes pierden la custodia de sus hijos y son abandonados por sus esposas, en quienes se han quedado sin amigos, sin trabajo, sin futuro y con la pesada carga de un pasado que marca indefectiblemente su presente. Podría recurrir a la imaginación pero, ¿hay algo más creativo que la misma realidad? Uno aprende. He aprendido a tener miedo a esos linchamientos públicos que recogen los medios de comunicación con excesiva frecuencia. He aprendido a temer ante los gritos de ‘¡penas íntegras!’, ‘¡que se pudran en la cárcel!’, ‘¡leyes más duras!’. Sí, me asustan los intransigentes, los que confían ciegamente en la ‘justicia’ revistiendo de infalibilidad a un magistrado y otorgando categoría de dogma de fe a una sentencia. Me asustan los que olvidan que ‘errar es de humanos’ y que todos, ¡todos!, incluidos los encarcelados, tienen derecho a cambiar.
            No me asusta que un condenado a mil años de prisión salga en libertad a los veinte, que un narcotraficante o un violador se reincorporen a la vida en sociedad. Lo que me aterra es saber si detrás del tiempo que se les fue entre rejas parten convencidos de su error y dispuestos a recomenzar una vida nueva y distinta, o si tornan peor de lo que entraron, repletos de resentimiento y venganza contra todo y todos, como una fiera enjaulada.
            Me pregunto cómo somos tan débiles que sólo podemos combatir y vencer, pero no perdonar. De Calderón es aquello de que ‘vencer y perdonar es vencer dos veces’.
            Antes no me importaban un comino estas cosas, no vivía entre rejas y no había experimentado el sabor de la derrota, no conocía la frase de Ortega y Gasset: ‘manifiesta cierta pobreza de espíritu no estar dispuesto a ver en la derrota una de las caras que puede tomar la vida’. Me empeño ahora en la guerra más difícil, la de combatirse a uno mismo para alcanzar la mejor de las victorias, vencerse a sí mismo.


Publicado por Delmi en 17:22 2 comentarios:
enlace:

sábado, 22 de septiembre de 2012

Admite tus faltas


¡Atrévete a leer y a pensar!
¿Cómo ves a los demás y 
cómo te ves tú?
Admite tus faltas
Un hombre que tenía un grave problema de miopía se consideraba un experto en evaluación de arte. Un día visitó un museo con algunos amigos. Se le olvidaron los lentes en su casa y no podía ver los cuadros con claridad, pero eso no lo detuvo de ventilar sus fuertes opiniones.
Tan pronto entraron a la galería, comenzó a criticar las diferentes pinturas. Al detenerse ante lo que pensaba era un retrato de cuerpo entero, empezó a criticarlo. Con aire de superioridad dijo: 
-"El marco es completamente inadecuado para el cuadro. El hombre está vestido en una forma muy ordinaria y andrajosa. En realidad, el artista cometió un error imperdonable al seleccionar un sujeto tan vulgar y sucio para su retrato. Es una falta de respeto".
El hombre siguió su parloteo sin parar hasta que su esposa logró llegar hasta él entre la multitud y lo apartó discretamente para decirle en voz baja:
- "Querido, - estás mirando un espejo!!!".
Muchas veces nuestras propias faltas, las cuales tardamos en reconocer y admitir, parecen muy grandes cuando las vemos en los demás. Debemos mirarnos en el espejo más a menudo, observar bien para detectarlas, y tener el valor moral de corregirlas; es más fácil de negarlas que reconocerlas. Por eso es necesario hacer a un lado el orgullo pues solo con humildad podremos ver nuestros defectos y corregirlos.
¿Cómo se vería Dalí ante el espejo?
“El que encubre sus faltas no prosperará, 
más el que las admite y se aparta
 alcanzará misericordia. (Proverbios 28:13”)

viernes, 21 de septiembre de 2012

La Tacita hermosa. Reflexión


Una tacita hermosa y una 
ANÉCDOTA
más hermosa.
Franja.
AGUANTA UN POCO MÁS 
-Desconocemos el autor. 
Traducido y adaptado por el Padre 
Jordi Rivero
     Se cuenta que en Inglaterra 
había una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Al entrar en una de ellas se quedaron prendados de una hermosa tacita. 
-"¿Me permite ver esa taza?" preguntó la señora,
-"¡nunca he visto nada tan fino!"
     En las manos de la señora, 
la taza comenzó a contar su historia: 
-"Usted debe saber que yo no siempre he sido la taza que usted está sosteniendo. Hace mucho tiempo yo era solo un poco de barro. Pero un artesano me tomó entre sus manos y me fue dando forma. Llegó el momento en que me desesperé y le grité: 
-"¡Por favor..ya déjeme en paz...!" Pero mi amo sólo me sonrió y me dijo: ...
-"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo"
-Después me puso en un horno.  ¡Nunca había sentido tanto calor!.... toqué a la puerta del horno y a través de la ventanilla pude leer los labios de mi amo que me decían: ..
-"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo."
-Cuando al fin abrió la puerta, mi artesano me puso en un estante.  Pero, apenas me había refrescado, me comenzó a raspar, a lijar. No se cómo no acabó conmigo. Me daba vueltas, me miraba de arriba a abajo. Por último me aplicó meticulosamente varias pinturas...Sentía que me ahogaba... -"Por favor déjame en paz", le gritaba a mi artesano; pero él sólo me decía:...
-"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo."
-Al fin, cuando pensé que había terminado aquello, me metió en otro horno, mucho más caliente que el primero.  Ahora si pensé que terminaba con mi vida. Le rogué y le imploré a mi artesano que me respetara, que me sacara, que si se había vuelto loco.  Grité, lloré; pero mi artesano sólo me decía:
-"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo."
-Me pregunté entonces si había esperanza... si lograría sobrevivir aquellos tratos y abandonos. Pero por alguna razón aguanté todo aquello. Fue entonces que se abrió la puerta y mi artesano me tomó cariñosamente y me llevó a un lugar muy diferente. Era precioso.  Allí todas las tazas eran maravillosas, verdaderas obras de arte, resplandecían como solo ocurre en los sueños. No pasó mucho tiempo cuando descubrí que estaba en una fina tienda y ante mi había un espejo. Una de esas maravillas era yo.  ¡No  podía creerlo! ¡Esa no podía ser yo! 
Mi artesano entonces me dijo:
- "Yo se que sufriste al ser moldeada por mis manos, mira tu hermosa figura.  Se que pasaste terribles calores, pero ahora observa tu sólida consistencia, se que sufriste con las raspadas y pulidas, pero mira ahora la finura de tu presencia...  y la pintura te provocaba nausea, pero contempla ahora tu hermosura.. y, ¿si te hubiera dejado como estabas? ¡"Ahora eres una obra terminada! ¡lo que imaginé cuando te comencé a formar!".
tacita de porcelana con su plato.
Querido hermano que lees:
-Usted es una tacita en las manos del mejor alfarero: Dios.  Confíate en Sus amorosas manos aunque muchas veces no comprendas por qué permite tu sufrimiento. 
AGUANTA UN POCO MÁS Y SERÁS EL HIJO/A QUE EL SOÑÓ PARA TODA LA ETERNIDAD...
    
Como la arcilla del alfarero está en su mano, - y todos sus caminos en su voluntad -, así los hombres en la mano de su Creador. (Eclesiástico 33:13)
Otra tacita hermosa
Regreso a la página principal:
*****
Espero que os guste y la paséis.
Franja

jueves, 20 de septiembre de 2012

BOTIQUÍN DE EMERGENCIA. Todo el mundo se equivoca. Cuando se confunde el amor con el capricho.


Tres artículos a los que veo relacionados 
Por eso los pongo seguidos con ese orden.
¿Puedes decirme si los pondrías en otro orden?
Franja.
 1. BOTIQUÍN DE EMERGENCIA
2. Todos necesitamos un botiquín de emergencia con el siguiente contenido:
3. . Unas gafas . Una goma elástica . Una venda . Un lápiz . Hilo . Goma de borrar . Un besito de chocolate . Una bolsita de té
4. Tu te preguntarás para que sirven todos estos ingredientes!
5. Las GAFAS... Son para ver todas las cualidades de la gente que nos rodea
6. La GOMA ELÁSTICA... Para acordarse de ser flexible cuando la gente o las cosas no son como desearíamos
7. La VENDA... Para curar los sentimientos heridos, tanto los nuestros como los de los demás
8. El LÁPIZ... Para anotar todo lo bueno que recibimos cotidianamente
9. La GOMA... Para recordarnos que cada uno de nosotros cometemos errores y así tenemos ocasión de borrarlos
10. El HILO... Para atar a las personas que realmente son importantes en nuestra vida y que la rutina nos las puede hacer olvidar.
11. El BESITO DE CHOCOLATE... Para recordarnos que todo el mundo necesita un besito, un mimo y una palabra tierna cada dia
12. Y por último LA BOLSITA DE TÉ... Porqué al final del dia podamos descansar, relajarnos y reflexionar.
13. Quizás para el mundo tu solamente eres Alguien.
14. Pero... Seguramente tu eres « EL MUNDO » Para « ALGUIEN »
15. Que este botiquín pueda ser tu apoyo en caso de necesidad
16. Compártelo con tu entorno
17. FELIZ DIA!! y Buena semana!!!
Todo el mundo se equivoca 
Los que triunfan no son los que no se equivocan, sino los que aprenden de sus errores; haciendo errores es casi la única manera de aprender algo. 
Un niño nunca aprende a conocer que la estufa está caliente, hasta que se quema los dedos en ella. Aunque se lo haya dicho su papá.
Los que fracasan son aquellos que se desaniman por sus errores. De nada sirve desesperamos o llorar. Progresamos sencillamente por vigilar nuestros errores y corregirlos. 
Andar no es nada más que una sucesión de caídas. Si caemos, caigamos hacia adelante; después levantémonos y probemos otra vez.
Frank Crane 
Cuando se confunde el amor
con el capricho
El amor de Dios nos invita a dar sin esperar nada, a perdonar, que son la moneda del amor con la que se compra la verdadera felicidad.
Autor: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net
La vida está llena de sorpresas, situaciones que nos admiran y al mismo tiempo nos entristecen.
El mundo y los hombres sin Dios, buscan a toda costa su propia felicidad, aun a costa de los demás. El amor de Dios nos invita a dar sin esperar nada, a llevar el perdón y el sacrificio, que son la moneda del amor con la que se compra la verdadera felicidad. Espero que aproveches estas reflexiones para que ames de verdad, con las características reales del amor, y no te conviertas en un producto de la sociedad que no solo te lleva al capricho de no pensar en los demás, sino a llenarte de ti mismo.

El amor es paciente y da tiempo a la relación para que crezca.
El capricho es impaciente, imprudente, impulsivo e irrazonable.

El amor se controla a sí mismo y desea lo mejor para el otro.
El capricho es obstinado y exige que se hagan las cosas a su manera.

El amor se centra en la persona y en su carácter y no sólo en sus rasgos exteriores.
El capricho se basa sobre expectativas y condiciones idealistas, irreales y egoístas.

El amor no puede separarse de Aquel (Dios) que es amor; por eso va junto con la fe, a la que da significado, y ésta pone propósito en el amor.
El capricho se enreda con las sensaciones del momento y con frecuencia aleja a Dios.

El amor se edifica en la aceptación de sí mismo y supone lo mejor en el otro mediante una confianza implícita.
El capricho, con frecuencia, está inseguro de sí mismo, lo que le pone celoso y hace posesivo del otro. Esto se manifiesta en peleas constantes.

El amor se construye sobre la amistad, si se rompe la relación, cada uno queda mejor por haberse conocido.
El capricho tiene una base insegura, y deja cicatrices y recuerdos dolorosos.

El amor es veraz y se caracteriza por una comunicación sincera y honrada.
El capricho es falso, porque teme compartir su verdadero yo y ser rechazado.

El amor es fiel a los valores personales, aunque arriesgue la terminación de la relación.
El capricho puede cometer acciones objetables por temor a perder al otro.

El amor soporta los altibajos de la vida, porque sabe que los sentimientos y las circunstancias no alteran el compromiso de amar.
El capricho crea nerviosismo en la amistad.

El amor mejora la calidad de una persona.
El capricho y sus traumas, consumen la energía, lo que hace sufrir en los estudios, el trabajo y la amistad; por lo tanto, sufre la calidad de la persona.

El amor mejora la confianza en sí mismo.
El capricho tiende a engendrar dependencia y sentimientos inadecuados acerca de sí mismo.

El amor crece con el tiempo y perdura a pesar de la separación.
El capricho se debilita con el tiempo y la separación.

No dejes de tomar tu decisión, pero no tardes mucho, pues puede ser que sea el señor Capricho que llevas dentro, que te tiene atado y no te deja crecer...
Preguntas o comentarios al autor
P. Dennis Doren LC
****
Comentarios.
primero que ha llegado:


Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada 
Todo mundo se equivoca. C...": 
Ojalá sepamos discernir entre amor y capricho.
Ojalá sepamos distinguir la voluntad de Dios de nuestros caprichos.
Ojalá encontremos en la oración el puente que nos conduzca al Amor de Dios y nos permita dejar en la otra orilla, los caprichos.
¡ENHORABUENA POR ESTE MAGNÍFICO BLOG!
¡Enhorabuena por el aumento de visitas!
¡Enhorabuena al autor de este blog por enseñarnos a no tener miedo de cruzar el puente y de dejar atrás los caprichos!
***
Gracias por tus alabanzas. Obligan a cuidar los temas.
Franja


domingo, 16 de septiembre de 2012

El precio de la diferencia

Un artículo que puede hacer...pupa... papá!
¿Somos en verdad un país democrático?
Esta imagen produce urticaria a ciertos partidos,
aunque sus hijos pueden estar ahí,
si la pueden pagar con su jornal de diputados,
pero por  resentimiento social, no la desean para todos los padres, que la piden o pueden pedir, con el peligro de que se les estropee el chiringuito de los votos cautivos 
*******
¿Somos en verdad un país democrático?
 Lo dudo, porque cada vez contemplamos con más claridad los agujeros por los que hacemos agua. 
Si lees el siguiente artículo te darás cuenta de lo que digo, 
a no ser que seas de esas personas que, por falta de una auténtica y recta formación, no sepas que los padres son los primeros educadores de sus hijos y que el estado es subsidiario. 
De  otra manera dictarán los partidos de turno en contra del derecho de los padres, que deben estar protegidos por un estado de derecho y no por una dictadura  de un partido totalitario. Franja
En este blog hay el siguiente artículo ya puesto anteriormente:
otra imagen de urticaria  contagiosa o de envidia 
por los éxitos demostrados en esa educación.


Escrito por Paco Sánchez
25 de agosto de 2012 a las 11:00h

La sentencia del Tribunal Supremo sobre los conciertos económicos con colegios de enseñanza diferenciada (solo para chicos o solo para chicas) ha abierto un nuevo debate ideológico típicamente español: sin datos y acumulando clichés y prejuicios. El Supremo se ha limitado, supongo, a interpretar la ley socialista del 2006. Nada dice contra la enseñanza diferenciada y, por supuesto, no la llama sexista ni franquista, como tampoco lo hacen los americanos, los alemanes o los ingleses, que disponen de oferta solo para chicos o solo para chicas incluso en el sistema público. En el fondo, el verdadero debate es otro, 
relacionado con la democracia misma.
La idea que subyace a la ley de 2006 responde al criterio, defendido ayer mismo en su columna por Roberto Blanco Valdés, que admite la existencia de la enseñanza diferenciada, la considera necesaria para el pluralismo, pero rechaza que se financie con dinero público. Es decir, si usted puede pagar dos veces la educación, adelante, elija lo que le plazca. Si usted prefiere para sus hijos la diferenciada, pero es pobre y no puede pagarla, aguántese: la ley rechaza su legítima opción plural, no porque resulte más cara (sería falso), sino porque la considera sospechosa o inadecuada. Usted mismo parece sospechoso por planteársela y precisa de tutela, pobre bobo, 
hasta que tenga dinero para ejercer su libertad.
La supremacía moral típica de los planteamientos ideologizados da lugar a leyes como esta, con una triste anemia democrática en su ADN: esa mentalidad por la que un gobierno le convierte en sospechoso y le obliga a pagar muy alto el precio de pensar diferente.
Publicado en La Voz de Galicia, 25.agosto.2012 


viernes, 14 de septiembre de 2012

14 de septiembre-2012

14 de septiembre.
LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ
************************



La Santa Cruz es
la señal del cristiano.
¿Has pensado en la cruz de cada día, que no faltará,
y que será para tí la Santa Cruz,
si la llevas con garbo,
porque el Señor va delante,
enseñándote el camino?
La Santa Cruz es señal de predlección.
Desconfía, si las cosas te van deasiado bien.
Prepárate, no lo olvides,
porque en cualquier momento,
al doblar la esquina, te la puedes encontrar...
Si estás preparado, sabrás decir
con S. JOSEMARIA:
Bendito sea el dolor, santificado sea el dolor,
glorifcado sea el dolor, hágase, cúmplase
TU SANTISIMA VOLUNTAD.
Y te lo aseguro.
SERÁS MUY FELIZ.
Cristo El Señor no nos engaña nunca.
Franja.
Torreciudad, 13 de septiembre del 2012.


Comentario de D. Luis de Moya.
En la Cruz de Jesucristo Dios nos manifiesta su amor. Las palabras, del Evangelio según san Juan, que meditamos hoy brevemente, siguiendo la Liturgia de la Santa Misa para este día, son un comentario de Nuestro Señor a Nicodemo, hablándole de la vida que quiere Dios para los hombres, y que Jesús nos conseguiría con su muerte y resurrección.
También nosotros, a pesar de nuestros defectos, de nuestros egoísmos, somos capaces de dar cosas buenas a quienes amamos. Por los que queremos con todo el corazón somos capaces de cualquier esfuerzo. Estamos dispuestos también –si fuera preciso– a sacrificar lo más apetecible con tal de ayudar, proteger, consolar o favorecer de alguna forma a los que amamos. La medida de nuestro esfuerzo desinteresado es la medida de nuestro amor. De hecho, es habitual escuchar, como argumento definitivo y prueba de la autenticidad y grandeza de un cariño, el conjunto de las renuncias soportadas por él o, dicho positivamente, la cantidad y calidad de los bienes que se han entregado para favorecer a quien amamos. Así, pues, cuando queremos de verdad, aunque nos enriquecemos verdaderamente –y mucho– amando, es indudable que padecemos también una cierta pérdida. Es el sacrificio que, de buena gana, 
hacemos al amar.
En Dios no puede darse mengua alguna. Dios a nada renuncia cuando ama a los hombres, y nos sana y enriquece más de lo que puede hacerlo el mejor bien de la tierra. Siendo Dios el Amor mismo subsistente e infinito, no es concebible en Él la privación. El dolor que acompaña siempre al amor humano –"la piedra de toque del amor es el dolor", se suele afirmar– es una manifestación más de nuestra finitud y precariedad. 
No pocas veces, ese dolor unido a nuestro amor, es la triste consecuencia de la humana miseria, pues es imprescindible romper con los apegos de la concupiscencia, de la comodidad, 
del orgullo, del capricho..., de paso que vamos purificando nuestros afectos y los dirigimos a quienes conviene y según conviene, para agradar a Dios. Amamos a los demás entre el dolor y la renuncia que nos suponen el desapego de nuestros caprichos, para poder ocuparnos de ellos.
En otros momentos insistirá Jesucristo en la necesidad de seguirle con nuestra cruz de cada día, si queremos ser de los suyos. Que el cristiano –el de Cristo– debe llevar una vida exigente –de cruz–, es algo muy sabido por todos, no solamente por los hijos de la Iglesia. Pero en las palabras de san Juan que hoy consideramos, Jesús nos habla de su Cruz, que es una Cruz de amor: de amor por los hombres. Los bienes que nos engrandecen a partir de esa Cruz, que es su Pasión en el Calvario, son innumerables. Todas las virtudes hechas vida en Jesús, saltan a la vista para quienes contemplan con algún detenimiento las tremendas escenas de su crucifixión y muerte. Hasta el fin de los tiempos quedan ahí –fielmente reflejadas en el Evangelio– para nuestro ejemplo. Y nos enriquecemos, humana y sobrenaturalmente de ellas, si tratamos de imitarlas y las pedimos con humildad 
a Quien más nos quiere.
Podemos afirmar, sin duda, que Jesús sobre el Calvario, 
siendo como siempre perfecto Dios y hombre perfecto, 
se muestra, sin embargo, más que nunca, en su humanidad
 y en su divinidad. Situémonos de modo ideal junto a Cristo paciente, marchando con la Cruz y ya en la cumbre del Gólgota, para sentir la medida de lo que falta aún a nuestra perfección. Parece necesario entender algo más –aunque no podamos comprender del todo– la conducta y sentimientos de Jesucristo para llegar a valorar la Vida Eterna, el inigualable tesoro que nos ha ganado con su muerte. Según recuerda el propio Jesús: así debe ser levantado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea tenga Vida Eterna en Él. 
La Vida abundante,
 de la que nos hablaba otras veces,
 nos corresponde por su Cruz
 y es para una existencia eterna en Él.
Es la manifestación final del divino amor por los hombres. 
Un amor que quiso la entrega del Hijo, para que nos mereciera la reparación del pecado. Un amor sobreabundante, que nos convierte en hijos de Dios, coherederos con Cristo, en la expresión del Apóstol. Por los sacramentos, y de modo singular por la Eucaristía, nos hacemos partícipes de los méritos del mismo Jesús muriendo en la Cruz. Este es el sentido de la venida al mundo del Hijo de Dios: hacernos participar en su misma Vida Eterna. Debemos, por tanto, desechar otros pensamientos menos rectos y demasiado frecuentes por desgracia, acerca la vida que Dios espera de nuestra vida cristiana. Para algunos, en efecto, el cristianismo consiste, más que nada, en un conjunto de preceptos o condiciones de vida que debemos guardar. El cristiano que así piensa lleva, en la práctica, una existencia a impulsos del temor: por miedo a las penas que caerán sobre él,
 si se aparta de los mandamientos.
Se trata, desde luego, de una visión deformada –monstruosa– del mensaje salvador y, en consecuencia, de Jesucristo, que nos lo ha mostrado. El mismo Jesús manifiesta, según acabamos de recordar con las palabras que nos transmite san Juan, que Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. Concretamente, en su Cruz no vemos afán de revancha o rencor, ni odio, ni falta de esperanza o de paz; por el contrario, allí brilla el perdón, el interés por los demás hasta su último instante; una paz inmensa en la tarea bien concluida, absoluta confianza en Dios y en su Bienaventuranza, y, sobre todo, mucho amor, 
manifestado en la entrega total.
Celebramos, pues, esa Cruz en el día de hoy. Y damos gracias a Dios, a través de Santa María, su Madre y Madre nuestra, porque nuestras penas y dolores –unidos a la Cruz de Cristo– pueden ser ocasión de alegría infinita y eterna,
 por voluntad de Dios.
Luis de Moya
***********************

*
*

* * * * * *
*
*
*
Hazme una cruz sencilla,
carpintero...
sin añadidos
ni ornamentos...
que se vean desnudos
los maderos,
desnudos
y decididamente rectos:
los brazos en abrazo hacia la tierra,
el astil disparándose a los cielos.
Que no haya un solo adorno
que distraiga este gesto:
este equilibrio humano
de los dos mandamientos...
sencilla, sencilla...
hazme una cruz sencilla, carpintero.
-León Felipe-
*
*
* * * * * * *
*
*
*
*


Camino
  Punto 178
 Cuando veas una pobre Cruz de palo, sola,
 despreciable y sin valor...
y sin Crucifijo,
no olvides que esa Cruz es tu Cruz:
la de cada día, la escondida,
sin brillo y sin consuelo...,
que está esperando
el Crucifijo que le falta: 
y ese Crucifijo has de ser tú.
*****************************************

La vida del Maestro Avila -San Juan de Avila- está marcada por la cruz como signo de autenticidad. Una cruz grande de palo presidía su habitación en Montilla. Las tribulaciones y la persecución le ayudaron a descubrir el significado del dolor, como posibilidad de compartir la misma suerte de Cristo. La renuncia a ventajas temporales fue una norma constante de su actuar. En la meditación de la pasión, que él recomendaba vivamente a todos, encontró la luz y la fuerza para cargar con la cruz de una vida apostólica gastada totalmente por el Señor. Así pudo guiar a otros por el camino de la cruz.
La mejor descripción del misterio de la cruz se encuentra en el tratadito sobre el amor de Dios. Es un tema relacionado con el Corazón de Cristo, con su sangre, su pasión y su amor esponsal. El tratado ofrece un texto lírico de antología: “¿Qué te parecería un día de la cruz por desposarte con la Iglesia, y hacerla hermosa, que no la quedase mancilla ni ruga? (Amor, n. 8, 352ss; cfr. Ef 5,25-27). El creyente entra en la locura de la cruz: “¡Oh cruz! hazme lugar, y véame yo recibido mi cuerpo por ti y deja el de mi Señor. ¡Ensánchate, corona, para que pueda yo poner mi cabeza! ¡Dejad, clavos, esas manos inocentes y atravesad mi corazón y llagadlo de compasión y de amor! (ibídem, 397ss). LEE EL RESTO DE ESTA ENTRADA 


Santa Helena 

LA SANTA CRUZ

lunes, 10 de septiembre de 2012

El valioso tiempo de los maduros


paisajes increíbles 1
Después de haber puesto sobre 
el AMOR EN LOS NIÑOS, 
que ha tenido una acogida
 de más de cien visitas en un solo día,
he recibido de un amigo este poema 
de Mario Andrade.
Lo veo válido,
pero con una modificación, 
porque esas hermosas ideas de madurez, 
 se quedan un poco cortas.
Y con imágenes increíbles de nuestro planeta, 
nos hacemos una idea de cómo serán 
las que nos esperan
Franja
paisajes increíbles 2 
 El valioso tiempo de los maduros
Mensaje de Mario de Andrade
(Poeta, novelista, ensayista y musicólogo  brasileño).   
“Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…
Me siento como aquel chico que ganó un  paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.
paisajes increíbles 3
Ya no tengo tiempo para reuniones  interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
paisajes increíbles 4
Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
paisajes increíbles 5
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades. No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados. No tolero a maniobreros y ventajeros. Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de  sus lugares, talentos y logros.  Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.
paisajes increíbles 6
Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…
Sin muchas golosinas en el paquete…
paisajes increíbles 7
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades.
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.
paisajes increíbles 8
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…
Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma. Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
paisajes increíbles 9
Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan…
Estoy seguro que serán más exquisitas que las que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera llegarás…”
paisajes increíbles 10
Hasta aquí Mario Andrade. 
Yo le añado:
Muchas de estas ideas son un poco cortas, pero tú y yo, con la gracia de Dios y sabiendo sobrenaturalizar todo, porque para los que aman a Dios -dice San Pablo- todas las cosas se convierten en bienes, sabremos llegar hasta el final, con la alegría del que se sabe hijo de Dios. 
Entonces el horizonte llegará más allá, porque el tiempo no se termina aquí. Sería una pena el haber tenido tantos trabajos en esta vida, tantas luchas y que se quedasen solo en ideas bonitas para una papelera. 
Tú y yo, movidos por nuestra fe, llegaremos mucho más lejos. Nunca lo dudes. Franja
paisajes increíbles 11
Si te he gustado ya sabes que tienes que compartirlo
Franja

sábado, 8 de septiembre de 2012

ABRIENDO PUERTAS SIN MIEDO

ABRIENDO PUERTAS SIN MIEDO 
Cuando pienso en lo que dice la entrada de hoy, me viene a la memoria lo que  muchos están haciendo en estos tiempos: renunciar a la felicidad por falta de reflexión, y porque les ata eso que se  empeñan en hacer y que es capaz de matar.  Se encuentran sin fuerzas, para romper con la monotonía de una vida sin sentido y llena de miedos,  de drogas,  sexo, dinero, poder, y se olvidan o no saben, que vale la pena ser capaces de renunciar a aquello, que lleva sin dudar a la muerte o destrucción, renunciando a la capacidad que tienen de  atravesar puertas que llevan a a felicidad.
Pregunta a un joven si quiere ser feliz.  Te dirá, sin dudar, que sí. Pero si le preguntas dónde está la felicidad, alguno te dirá, sin más explicaciones, porque se la hace un sacerdote, que en Jesucristo...o en Dios!
Si insistes en que te lo explique, te dirá que no sabe.
Y ahí esta tu oportunidad para decirle:
 La felicidad está en descubrir en la vida lo que Dios quiere de tí...y decirle sí.  Porque ahí Dios se vuelca y te da los medios para ser feliz, aquí ahora...y después.
Y a continuación viene la pregunta del millón, porque para justificarse te dicen...
¿Cómo puedo saber lo que Dios quiere de mi?. 
Y si no dan la espalda como Pilato a Jesús, cuando aquello de la verdad, podrás decirle sin miedo:
-Para descubrir lo que Dios quiere de tí... 
¡¡¡hay que TRATARLO!!!.
Franja


ABRIENDO PUERTAS SIN MIEDO 
En una tierra en guerra, había un rey que causaba espanto. A sus prisioneros no los mataba, los llevaba a una sala donde había un grupo de arqueros de un lado y una puerta inmensa de hierro del otro, sobre la cual se veían grabadas figuras de calaveras cubiertas de sangre. En esta sala les hacía formar un círculo y les decía: 
-Ustedes pueden elegir entre morir a flechazos por mis arqueros, 
o pasar por aquella puerta... detrás de esa puerta ¡YO LOS ESTARÉ ESPERANDO! 
Todos elegían ser muertos por los arqueros. 
Al terminar la guerra, un soldado que por mucho tiempo había servido al rey, se dirigió al soberano: 
-Señor ¿puedo hacerle una pregunta? 
-Dime soldado. 
-Señor: ¿qué había detrás de la puerta? 
El rey contestó:
-¡Vé y mira tú mismo! 
El soldado abrió temerosamente la puerta y, a medida que lo hacía, rayos de sol entraron, la luz invadió el ambiente y, finalmente, sorprendido, descubrió que... 
¡la puerta se abría sobre un camino 
que conducía a la LIBERTAD! 
El soldado, embelesado, miró a su rey, quién le dijo:
-Yo les daba la oportunidad de hacer una ELECCIÓN, 
pero por temor, preferían morir
a arriesgarse a abrir esa puerta. 
¿Cuántas puertas dejamos de abrir por miedo a arriesgarnos? ¿Cuántas veces perdemos la libertad, la oportunidad de la felicidad 
y morimos por dentro, solamente por sentir miedo de abrir la puerta de nuestros sueños? 
“Donde hay una inteligencia hay una libertad.” 
-Santo Tomás de Aquino- 
Te deseo una linda semana, 
sin miedo de abrir 
¡¡¡NUEVAS PUERTAS !!!
Confeccionado por
Franja

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase