viernes, 31 de octubre de 2014

La flor de la honestidad. Fabula China

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona



Fabula China

Se cuenta que allá para el año 250 A.C., en la China antigua, un príncipe de la región norte del país estaba por ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse. Sabiendo esto, decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío.


Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe. Al llegar a la casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración. Sin poder creerlo le preguntó:

¿Hija mía, que vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. Sácate esa idea insensata de la cabeza. Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que el sufrimiento se vuelva locura

Y la hija respondió: No, querida madre, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Yo sé que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos por algunos momentos cerca del príncipe. Esto me hará feliz.


Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más determinadas intenciones. Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío: Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa futura, emperatriz de China.

 

La propuesta del príncipe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, sean: costumbres, amistades, relaciones, etc.

El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad en las artes de la jardinería, cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse con el resultado.


Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo. Por fin, pasaron los seis meses y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación la muchacha le comunicó a su madre que sin importar las circunstancias ella regresaría al palacio en la fecha y hora acordadas sólo para estar cerca del príncipe por unos momentos.


En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores. Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella.


Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anunció su resultado. Aquella bella joven con su vaso vacío sería su futura esposa. 

Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendía por qué él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada. Entonces, con calma el príncipe explicó:

Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles



MORALEJA ADAPTADA

La confianza y la honestidad son dos caras de la misma moneda y dos de las virtudes necesarias para construir un mundo mejor. Honestidad y sinceridad en nuestros actos cotidianos y confianza en lo que esperamos de los demás porque también actúan con los mismos principios.

El Sistema no ha funcionado así hasta ahora  porque en el modelo social del “todo vale” ha imperado un ambiente de mentiras, desconfianza, corrupción y falta de honradez, con los demás y realmente con uno mismo, en el que esta crisis y sus rostros son buenos ejemplos.

Pero los tiempos cambian: MBA con asignaturas de valores, Banca Ética, prestamos entre particulares, gremios con leyenda negra de picaresca que funcionan con honradez, grandes gestas de generosidad  y solidaridad entre las personas de a pie, ayuda mano a mano, trueque sincero, …

La honestidad es la mejor semilla que como civilización podemos cultivar y que no exige arduos esfuerzos, simplemente dejar que aflore lo mejor que todos llevamos dentro, y este relato ambientado en la China antigua explica muy bien cuál es la más bella flor…

http://www.elblogalternativo.com/2010/02/04/
cuento-sobre-la-flor-de-la-honestidad/

Halloween. ¿Otra vuelta al paganismo?

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona


Halloween. ¿Otra vuelta al paganismo?

Los nuevos payasitos

En estas andamos. Da pena ver cómo muchos cristianos vuelven al paganismo, después de echar de su vida todo lo religioso y caen en la superstición. No creen en Dios y creen en las brujas, y sucedáneos. ¡Qué pena. 

Algún día pueden despertar, pero le están haciendo el juego a los que propagaron y extendieron en pocos años, desde los colegios en especial, el nuevo Carnaval de invierno, que no tiene otro motivo que hacer olvidar la fiesta de todos los Santos y la de todos los difuntos por los que tenemos que rezar.
Halloween significa Víspera de todos los Santos.  pero como es un inglés antiguo no lo saben los pobrecitos ignorantes. 

Ejemplo a imitar por inconscientes

https://www.aciprensa.com/images/acilogo.png
·         Donaciones
·         Inglés
·         Portugués
·         Enciclopedia Católica
·         Síguenos:
https://www.aciprensa.com/images/social.pnghttps://www.aciprensa.com/images/smallicons.png
Principio del formulario

Final del formulario
·         Noticias
·         Recursos
·         Comunidad
·         Herramientas
·         Blog de ACI
Halloween
Halloween significa "All hallow's eve", palabra que proviene del inglés antiguo, y que significa "víspera de todos los santos", ya que se refiere a la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos. Sin embargo, la antigua costumbre anglosajona le ha robado su estricto sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. Halloween marca un retorno al antiguo paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos hispanos.
 
Vuestros hijos o nietos bajo el terror de la muerte y Satanás.



Cultura del consumo


consumo


ambiente contrario a Todos los Santos


en todos los pequeños,
 hasta en países que necesitan nuestra ayuda


Ideas para el consumo


más de lo mismo


Hasta los abuelos participan y

¡EL TERROR!!!

OBISPO
(Fotografía de Rafael Peña)

Un OBISPO QUE HABLA

mientras otros muchos callan!!!. 

Por Mario Mora Legaspi
Con motivo de las tradicionales celebraciones de Día de Todos los Santos y Día de Muertos, este 1º y 2 de noviembre, el obispo José María de la Torre Martín llamó a los fieles y a la población en general a preservar y fomentar nuestras costumbres, y no permitir más la propagación del “Halloween” que se ha convertido en una cultura y negocio del terror.

Sostuvo que se trata de una cultura de consumo que propicia y aprovecha la oportunidad para hacer negocios, sin importar cómo. “Indudablemente que Hollywood ha contribuido a la difusión del ‘Halloween’ con una serie de películas de las cuales la violencia gráfica y los asesinatos crean en el espectador un estado morboso de angustia y ansiedad”, afirmó.

Estas películas son vista por adultos y niños, creando en estos últimos miedo y una idea errónea de la realidad. El “Halloween” hoy, es sobre todo, un gran negocio: máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos necesarios son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el “consumo del terror”, dijo el Pastor Diocesano.

Se busca además favorecer la imitación de las costumbres norteamericanas por considerarse que esto está bien porque dicho país tiene chapa de “superior”, añadió.

Estamos por celebrar una de las fechas más significativas en el calendario religioso y civil, el próximo 2 de noviembre, la conmemoración de los fieles difuntos. Como cada año, miles de personas visitarán los lugares donde se encuentran los restos de los seres queridos que han terminado su misión en este mundo y que, desde nuestra fe, afirmamos que gozan ya de la presencia de nuestro Señor en el cielo.

El Obispo Diocesano apuntó que esta tradición, tan arraigada en nuestro pueblo, es un momento para recordar a los difuntos, pero también debe ser una oportunidad para orar por su eterno descanso y también para reflexionar en la trascendencia de nuestra existencia ya que, aunque visitamos con devoción y respeto los panteones, debemos ser conscientes de que nuestra vida no termina ahí, sino que ese lugar es sólo el espacio en donde recordamos a quienes compartieron con nosotros parte de su peregrinar por este mundo.

La fe cristiana, es una fe que mira más allá de una tumba, es una fe que cree en la vida eterna que Cristo nos ha alcanzado con su resurrección. Por lo que invitó a todos los fieles, sobre todo a quienes acostumbran realizar actos de devoción en estos días, para que aprovechen la oportunidad y compartan con los niños y los jóvenes el significado de esta celebración.

Es necesario que valoremos la riqueza de nuestras tradiciones y que las sigamos transmitiendo a las nuevas generaciones. Aliento a quienes realizan los “altares de muertos” en parroquias, escuelas, museos y lugares de trabajo, como una tradición mexicana, para que sigan enriqueciendo la cultura y que esta celebración sea vivida con un espíritu conmemorativo.

Es importante que no reduzcamos esta celebración al solo momento de la visita al camposanto y el depósito de las flores en una tumba, sino que profundicemos en la importancia de realizar acciones buenas en nuestra vida, que dejen huella en el corazón de quienes nos rodean, y así como ese día visitamos y hacemos un momento de oración en el lugar donde descansan los restos de un ser querido, que ha marcado de manera especial nuestra vida, así también, al término de nuestro camino, seamos recordados por quienes todavía peregrinarán más tiempo, finalizó monseñor José María de la Torre Martín.

http://www.palestraaguascalientes.com/obispo-pide-no-propagar-halloween-por-ser-cultura-y-negocio-del-terror/

Pásalo.
FRANJA

jueves, 30 de octubre de 2014

Los Puentes, de la Perfección y de la Santidad

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona




Una manera original del P. Javier Leoz,

 para presentar la 

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS




POR EL PUENTE DE LA PERFECCIÓN
Javier Leoz
  
    1.Siempre, en esta Solemnidad de Todos los Santos, cuánto impresiona escuchar el texto del libro del Apocalipsis que hemos escuchado: “Y vi una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas..."

¡Son, ni más ni menos, los santos! De todas las épocas y desconocidos en su mayoría y gente de arriba y personas de abajo. Hombres y mujeres que, coincidiendo en acorde mayor con el Evangelio, son santos y –aunque la Iglesia no los haya reconocido ni subido a los altares- gozan en la presencia de Dios. ¡Qué gran fiesta! ¡Cuántos, sin saberlo nosotros, serán de los nuestros!

Hoy sería bueno que cerrásemos los ojos. Que pensáramos que, delante de nosotros, se levanta un gigantesco mosaico con los nombres y apellidos, color e historia, alma y vida de hombres  y mujeres que intentaron y lograron ser hasta las últimas consecuencias sólo para Dios.

Lo más grande de esta Solemnidad que estamos celebrando es que, todas esas figuras de ese gran mosaico, aún siendo distintas tienen algo en común: se sintieron seducidos por la fuerza del Espíritu Santo. Todos están marcados por un mismo distintivo que les hizo únicos y valientes, humildes y decididos, hambrientos de las bienaventuranzas y con ganas de ir contracorrientes. Son, ni más ni menos, Todos los Santos.

Y, en ese mosaico de santidad, todos van vestidos de igual manera. De arriba abajo, desde la cabeza a los pies, supieron ceñirse con el manto de las Bienaventuranzas. Y, cuando les pedían razón de su felicidad o de su entrega, de su persistencia o de su fuerza interior, respondían con su vida y con sus palabras: hemos lavado nuestra vestimenta con el agua de Jesús el Nazareno. El agua viva de Cristo.

    2.Hoy, por lo tanto, no exaltamos la bondad de miles de personas. Hoy no hacemos un simple homenaje a “el santo desconocido”. ¡Vamos mucho más allá! Celebramos y honramos la victoria por goleada de una serie de hombres y mujeres (a miles) que la consiguieron a base de sacrificio, obediencia, esfuerzo, humildad, confianza y fe.

Pero, además, esta fiesta no se queda ahí. Ellos han pasado por ese puente de perfección. Y, al cruzarlo, las piedras de ese puente de santidad no se han venido abajo o han quedado como reliquias arqueológicas de un pasado. Se han fortalecido con su paso (en muchos casos sangriento) para que nosotros también, lejos de precipitarnos por aguas turbulentas optemos también por ese puente de santidad. ¿Estamos dispuestos? ¿Queremos ser santos? ¿Somos conscientes de que, la santidad, está muy cerca de nosotros y que es llovizna que empapa nuestra piel cristiana cuando, esa piel, la dirigimos y exponemos  hacia el Sol de justicia que es Cristo?

Que esta fiesta de Todos los Santos, además de festejar la victoria de unos, nos ayude a descubrir el modo de tener la propia. No nos quedemos en pequeñas conquistas del mundo. ¡El cielo nos espera! ¡Crucemos ese puente que otros ya lo cruzaron cantando la gloria de Dios!¡Sin miedo! ¡La victoria nos aguarda! Al otro lado Dios mismo, y los santos, nos esperan.








¡PUENTE DE SANTIDAD!
Unes el cielo y la tierra
con las ocho piedras de las bienaventuranzas
Haz que, mis pies, nunca de desvíen de tu ruta
y, por tu suelo,  donde florecieron
otros hombres y mujeres
que nos dejaron el sabor de una vida justa
pueda yo encontrar el sentido a mi vida vacía.

¡PUENTE DE SANTIDAD!
Para acceder hasta ti y tallar tu piedra
nos exiges vestiduras blancas con el color de Cristo
Para rebasar tu inmenso recorrido
nos invitas a vivir el hambre y la sed de justicia
Para utilizar tu solidez sobre el fango
nos empujas a ser constructores de paz divina

¡PUENTE DE SANTIDAD!
En ti nuestros caminos recobran la vida perdida
En ti nuestra mediocridad recupera
el brillo de la esperanza y la solera de la humildad
En ti el triste recupera la alegría
y el que se burla aprende a llorar lágrimas amargas

¡PUENTE DE SANTIDAD!
Tus arcos guardan el llanto de los que gimieron
por un mundo más feliz y más justo
Tus sillares cantan escritos los nombres
de los que creyeron y nunca se echaron atrás
cuando fueron perseguidos y humillados por su fe

¡PUENTE DE SANTIDAD!
Tus muros todavía reflejan las huellas
de los que pasaron haciendo el bien sin ruido
y de aquellos que, siendo pobres ante el mundo,
cruzaron tus umbrales sabiendo que eran ricos para Dios

¡PUENTE DE SANTIDAD
Hoy, como siempre, superarte es un reto
pues bien sabemos, que saltar hasta el otro lado,
exige dejar por el camino
aquello que pensamos que nos hace grandes,
invencibles, poderosos o dueños de este mundo.

¡PUENTE DE SANTIDAD!
Por ti, ayer, hoy y siempre, ojalá también yo
seguirán atravesando las fronteras que tú marcas
aquellos que, la vida quieran vivirla, como Dios manda.
Amén.
Javier Leoz
Fiesta de Todos los Santos 2014


lunes, 27 de octubre de 2014

Las almas del purgatorio olvidadas.

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

Las almas del purgatorio olvidadas.


San Alfonso María Ligorio decía que, aunque las santas Almas no pueden ya lograr méritos para sí mismas, pueden obtener para nosotros grandes gracias. No son, formalmente hablando, intercesores, como lo son los Santos, pero a través de la dulce Providencia de Dios, pueden obtener para nosotros asombrosos favores y librarnos de los demonios, enfermedades y peligros de toda clase.

Está más allá de toda duda, como ya hemos dicho, que nos devuelven miles de veces cada cosa que hagamos por ellos.

Los siguientes hechos, unos pocos de todos los que podríamos mencionar, son suficientes para mostrar cuán poderosas y generosas amigas son estas Almas.


El fuego del purgatorio es una muestra del fuego de amor misericordioso del Señor que tiene  por todos nosotros y que lo irradia desde su cruz, donde estuvo clavado y muerto por nuestros pecados. Es de fe que nadie puede entrar en el cielo, si no es antes debidamente purificado por las llamas del amor intensísimo de Dios nuestro Padre, a través de la entrega de su Hijo por nosotros en la cruz.

Hoy entretuve un poco de mi tiempo, hojeando un librito que trata de la devoción a las ALMAS DEL PURGATORIO. Leí un testimonio que me llamó la atención -hay testimonios maravillosos- y que yo quiero contároslo. Dice así:

CÓMO UNA NIÑA ENCONTRO A SU MADRE: 


Una pobre niña sirvienta en Francia llamada Jeanne Marie escuchó una vez un sermón sobre las Santas Almas, el cual dejó una impresión indeleble en su mente. Fue profundamente movida por el pensamiento del intenso e incesante sufrimiento que soportaban las pobres Almas, y se horrorizaba al ver cuán cruelmente eran olvidadas y dejadas de lado por sus amigos de la Tierra.

Otra cosa que la impresionó profundamente es oír que hay muchas almas que están tan cerca de su liberación, que una sola Misa sería suficiente para ellas; pero que son retenidas largo tiempo, hasta años, sólo porque este último y necesario sufragio fue olvidado o negado!

Con una fé simple, Jeanne Marie resolvió que, costara lo que costara, ella tendría una Misa por las Pobres Almas cada mes, especialmente por las más cercanas al Cielo.
Ella ahorraba un poquito, y a veces con dificultad, pero nunca falló en su promesa.

En una ocasión fue a París con su patrona, y la niña cayó enferma. por lo cual se vio obligada a ir al Hospital. Desafortunadamente, la enfermedad resultó ser de largo tratamiento, y su patrona tuvo que regresar a casa, deseando que su mucama -sirvienta, en algunos lugares- pronto se reuniera con ella. Cuando al final la pobre sirvienta pudo dejar el hospital, y allí había dejado todos sus ahorros, de manera que sólo le quedaba en la mano un franco.

Qué hizo? A dónde ir? De repente, un pensamiento cruzó su mente y se acordó que no había ofrecido ese mes una Misa en favor de las Pobres Almas. Pero tenía sólo un franco! Apenas le alcanzaría para comer. Como tenía confianza que las Almas del Purgatorio le ayudarían, fue hasta una Iglesia y pidió hablar con un sacerdote, para que ofrezca una Misa, en favor de las Almas del Purgatorio. El aceptó, aunque jamás imaginó que la modesta suma que la niña ofreció era el único dinero que la pobre niña poseía. Al terminar el Santo Sacrificio, nuestra heroína dejó la Iglesia. Una cierta tristeza nubló su rostro, y se sintió totalmente perpleja.

Un joven caballero, tocado por su evidente decepción, le preguntó si tenía algún problema y si podía ayudarla. Ella le contó su historia brevemente, y finalizó diciendo cuanto deseaba trabajar.
De alguna manera se sintió consolada por la forma en que el joven la escuchaba, y recobró la confianza.
"Será un placer ayudarte" dijo." Conozco una dama que en este momento está buscando una sirvienta. Ven conmigo". Y dicho esto le guió hasta una casa no muy lejos de allí y le pidió que ella tocara el timbre, asegurándole que encontraría trabajo.

En respuesta al toque de timbre, la dama de la casa abrió ella misma la puerta y preguntó a Jeanne Marie que quería.
-"Madam" dijo ella, "Me dijeron que usted está buscando una mucama. No tengo trabajo y me agradaría tener el puesto".
La dama estaba perpleja y replicó:
-"Quién pudo haberte dicho que necesitaba una mucama? Hace sólo un par de minutos que acabo de despedir a la que tenía, acaso te has encontrado con ella?"
-"No, Madam. La persona que me informó que usted necesitaba una mucama fue un joven caballero".
"-Imposible!, exclamó la señora, "Ningún joven, de hecho nadie, pudo haberse enterado de que necesitaba una muchama".
-"Pero madam", dijo la niña, apuntando un cuadro en la pared" ése es el hombre que me lo dijo".
-"No, mi niña, ese es mi único hijo, que ha muerto hace ya más de un año!
-"Muerto o no" aseguró la niña," el fue el que me trajo hasta aquí, y aún me guió hasta la puerta. Vea la cicatriz en la frente. Lo reconocería donde fuera". Luego, le contó toda la historia, con su último franco, y de cómo ella conseguía mandar celebrar Misas por las Santas Almas, especialmente por las mas cercanas al Cielo.
Convencida al final de la veracidad de la historia de Jeanne Marie, la dama la recibió con los brazos abiertos.
- "Ven, pero no como mi siriventa, sino como mi querida hija. Tu has enviado a mi queridisimo hijo al Cielo. No tengo duda que él fue el que te trajo a mí".

¿Verdad que te ha gustado?



La Santa Misa es el centro de la vida cristiana y la mejor ayuda a las Almas del Purgatorio.

Estos días estoy leyendo un libro sobre las almas del Purgatorio, que me hace recordar lo que ya se...

Que tenemos olvidados a nuestros difuntos, a los que nosotros hemos decidido por nuestra cuenta meter ya en el cielo, como si fuésemos Dios, y ya no hacemos más por ellos, las más de las veces por comodidad.
De ahora en adelante, yo voy a intensificar mi oración por ellas y seguir ofreciendo misas todos los meses, para que pronto puedan gozar de la gloria de Dios.
Solo así estaré seguro  de que a su tiempo, cuando el Señor me llame, podré tener la seguridad de que alguien se preocupará de mi, y me ayudarán, si lo necesitase.

Manos que no dais...¿qué esperáis'
Franja.
¿Vosotros no lo creéis así?

Ahí tenéis un libro un poco ilustrativo:



¿Se imagina si pudiera ver almas del Purgatorio pidiéndole oración? Pues esto ocurre en “Entre el Cielo y la Tierra”, el último libro publicado de la escritora española María Vallejo-Nágera, publicado bajo el sello editorial Planeta.

Desde su prólogo hasta las últimas páginas este libro nos lleva a recorrer un mundo repleto de dolor, tristeza y llanto, un lugar oculto al ojo humano, pero que, según la doctrina de la Iglesia católica,
existe en algún lugar entre el cielo y la tierra:  el Purgatorio.

Confeccionó Franja

Reeditado en 2014

Si quieres leer más...

https://www.aciprensa.com/difuntos/difuntos5.htm

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase