sábado, 6 de enero de 2018

Significado e historia de la Medalla de San Benito

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

Significado e historia de la Medalla de San Benito

Resultado de imagen de la medalla de san benito

Explicación del anverso

En las antiguas medallas aparece, rodeando la figura del santo, este texto latino en frase entera: Eius in óbitu nostro preséntia muniámur. "Que a la hora de nuestra muerte, nos proteja tu presencia". En las medallas actuales, frecuentemente desaparece la frase que es sustituida por esta: Crux Sancti Patris Benedicti, o todavía, más simplemente, por la inscripción: Sanctus Benedictus.


Explicación del reverso

En cada uno de los cuatro lados de la cruz: C. S. P. B. Crux Sancti Patris Benedicti. Cruz del Santo Padre Benito

En el palo vertical de la cruz: C. S. S. M. L. Crux Sácra Sit Mihi Lux. Que la Santa Cruz sea mi luz

En el palo horizontal de la cruz: N. D. S. M. D. Non Dráco Sit Mihi Dux. Que el demonio no sea mi jefe

Empezando por la parte superior, en el sentido del reloj: V. R. S. Vade Retro Sátanas. Aléjate Satanás - N. S. M. V. Non Suáde Mihi Vána. No me aconsejes cosas vanas - S. M. Q. L. Sunt Mála Quae Libas. Es malo lo que me ofreces - I. V. B. ípse Venéna Bíbas. Bebe tú mismo tu veneno

En la parte superior, encima de la cruz suele aparecer unas veces la palabra PAX y en las más antiguas IESUS




Historia de la medalla
No cabe duda que la medalla de San Benito es una de las más apreciadas por los fieles. A ella se le atribuyen poder y remedio, ya sea contra ciertas enfermedades de hombre y animales, ya contra los males que pueden afectar al espíritu, como las tentaciones del poder del mal. Es frecuente también colocarla en los cimientos de nuevos edificios como garantía de seguridad y bienestar de sus habitantes.



La medalla de San Benito
El origen de esta medalla se fundamenta en una verdad y experiencia del todo espiritual que aparece en la vida de san Benito tal como nos la describe el papa san Gregorio en el Libro II de los Diálogos. El Padre de los monjes usó con frecuencia del signo de la cruz como signo de salvación, de verdad, y purificación de los sentidos. San Benito quebró el vaso que contenía veneno con la sola señal de la cruz hecha sobre él. Cuando los monjes fueron perturbados por el maligno, el santo mandó que hicieran la señal de la cruz sobre sus corazones. Una cruz era la firma de los monjes en la carta de su profesión cuando no sabían escribir. Todo ello no hace más que invitar a sus discípulos a considerar la santa cruz como señal bienhechora que simboliza la pasión salvadora del Señor, por la que se venció el poder del mal y de la muerte.

La medalla tal como hoy la conocemos, se puede remontar al siglo XII o XIV o quizá a una época anterior y tiene su historia. En el siglo XVII, en Nattenberg -Baviera-, en un proceso contra unas mujeres acusadas de brujería, ellas reconocieron que nunca habían podido influir malignamente contra el monasterio benedictino de Metten porque estaba protegido por una cruz. Hechas, con curiosidad, investigaciones sobre esa cruz, se encontró que en las tapias del monasterio se hallaban pintadas varias cruces con unas siglas misteriosas que no supieron descifrar. Continuando la investigación entre los códices de la antigua biblioteca del monasterio, se encontró la clave de las misteriosas siglas en un libro miniado del siglo XIV. En efecto, entre las figuras aparecía una de san Benito alzando en su mano derecha una cruz que contenía parte del texto que se encontraba sólo en sus letras iniciales en las astas cruzadas de las cruces pintadas en las tapias del monasterio de Metten, y en la izquierda portaba una banderola con la continuación del texto que completaba todas las siglas hasta aquel momento misteriosas.

Mucho más tarde, ya en el siglo XX, se encontró otro dibujo en un manuscrito del monasterio de Wolfenbüttel representando a un monje que se defiende del mal, simbolizado en una mujer con una copa llena de todas las seducciones del mundo. El monje levanta contra ella una cruz que contienía la parte final del texto consabido. Es posible que la existencia de tal creencia religiosa no sea fruto del siglo XIV sino muy anterior.

Benedicto XIV, en marzo de 1742, aprobó el uso de la medalla que había sido tachada anteriormente, por algunos, de superstición. Dom Gueranger, liturgista y fundador de la Concregación Benedictina de Solesmes, comentó que el hecho de aparecer la figura de san Benito con la santa Cruz, confirma la fuerza que su signo obtuvo en sus manos. La devoción de los fieles y las muchas gracias obtenidas por ella es la mejor muestra de su auténtico valor cristiano.

© 2013 - MONASTERIO DE SANTO DOMINGO DE SILOS

http://www.abadiadesilos.es/medalla.htm

Otro lugar de este bog donde aparece la explicación de esta medalla lo puedes ver en:...

http://santamariadebaionadiocesistuy-vigo.blogspot.com.es/2014/07/medalla-de-san-benito-el-secreto.html#.WlEP31XiZrQ

domingo, 31 de diciembre de 2017

Domingo de la Sagrada Familia-Navidad

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona



DOMINGO DE LA SAGRADA FAMILIA

Resultado de imagen de sagrada familia de nazaret vidriera

¡BENDICE NUESTRAS FAMILIAS!
  Por Javier Leoz

¡Algo santo y bueno tiene la familia cuando, el Señor, quiso nacer en una de ellas!

1.- *Bendigamos a Dios por esta gran institución en la que, siendo pequeños, recibimos el calor, el amor y el cuidado de nuestros padres.
*Bendigamos a Dios por esta iglesia doméstica, donde aprendimos los grandes valores de la vida
*Bendigamos a Dios por esta comunidad de fe, la familia, en la que nuestros padres nos han enseñado que, el cielo, es el hogar definitivo; que existe un Padre que nos ama con locura; un Hijo que murió por salvarnos y un Espíritu que nos anima y nos empuja para ser buenos cristianos.
*Bendigamos a Dios porque, a pesar de los avatares que está padeciendo, tarde o temprano –la familia- volverá a ser el alma, la recuperación, el futuro y la salud de nuestra sociedad. Porque, en la resistencia activa, es donde viene el triunfo de la verdad sobre la mentira.
*Bendigamos a Dios, en este día de la Sagrada Familia, porque en Belén se nos descubre que, la familia, es perdón, amor, comprensión, crecimiento, gratuidad y ganas de salir al encuentro de los demás.

2.- Celebrar, en el marco de la Navidad, el día de la Sagrada Familia, es dejar que espontáneamente surja un canto de agradecimiento al Señor por aquellos que hemos tenido la suerte y la alegría de nacer y crecer en una familia.
Estamos viviendo un mar de confusión en muchos aspectos. Por ello mismo, la familia, tal y como una inmensa mayoría la entendemos, siempre será aquel lugar donde responsablemente nacen y crecen los hijos bajo la autoridad, responsabilidad, compromiso y cercanía de los padres.
-No faltarán complicaciones: pero la fe saldrá a su encuentro
-Surgirán momentos de incomprensión: el perdón se hará gran aliado y buen bálsamo para las heridas
-Brotarán instantes de incertidumbre y hasta múltiples crisis: pero el viento de la constancia, de la caridad y de la prudencia, logrará que se disipen los nubarrones que impiden ver el sol.
-Bendigamos a Dios, de todo corazón, por la familia. En ella nos situamos ante el mundo. Sin ella, el mundo, las ideologías, la sociedad, nos roban nuestra intimidad y hasta nuestra personalidad.

3.- El Señor, en Belén, nació con un sello indiscutible: IMPRONTA DEL DIOS VIVO. No podemos consentir que, nada ni nadie, usurpe lo que es genuino y derecho de toda familia: educar según los sentimientos y pensamiento de los padres.
José y María, para Jesús, quisieron y buscaron lo mejor. Avisados en sueños de las intenciones de Herodes, dieron con un lugar seguro para que, Jesús, pudiera un día cumplir su misión.

4.- También nosotros, miles y miles de familias, somos avisados por el ángel del Señor para que seamos responsables en el cuidado de la educación de los hijos; para que no caigamos bajo las garras de los “nuevos Herodes” que intentan construir y manipular marionetas, donde existen conciencias y personas.
Que la Sagrada Familia nos haga ser fuertes, valientes y decididos. Que este año, a punto de expirar, sea para nosotros una llamada a tomar conciencia del papel que hemos de jugar todos por recuperar, fortalecer y dar más vigor a nuestras familias en el conjunto de la sociedad.

5.- Una familia; Jesús, José y María, han logrado cambiar la fisonomía, el corazón, la cultura y el pensamiento de millones de personas y de decenas de países. Que nuestras familias, con una buena salud espiritual, sean también una aportación a la paz y a la energía general de nuestra sociedad.
Dios nos acompaña en ese cometido. ¡Feliz Navidad en familia!
Dios nos acompaña 
n ese cometido. ¡Feliz Navidad en familia!

Mr. Mario's Reflections: Navidad y la Sagrada Familia

6.- ¡HOGAR DE JESUS!
En ti, sintió las primeras caricias  de amor
y los arrullos de una mano de Madre  virginal
En ti, Jesús, percibió la luz de una  estrella
que llamaba a su pueblo a la fe y a  la adoración,
al asombro y a la oración

¡DIOS  NACIA EN FAMILIA!
En ti, familia de Nazaret,
Jesús aprendió a mirar hacia el  cielo
a descubrir que, Dios, estaba  presente en todo
En ti, una Madre con el nombre de  María,
nos dio el amor de Dios en un  pesebre
En ti, José, miró con serenidad y  autoridad
los primeros pasos de Jesús

¡HOGAR  DE JESUS! ¡FAMILIA BENDITA!
En ti, los ojos de los humildes,
se postraron para ofrecer sus dones
En ti, las rodillas reales
doblaron su poder para entregar al  primogénito
el oro de la realeza
el incienso divino
la mirra de la humanidad.

¡HOGAR  DE JESUS! ¡FAMILIA DE JESUS, JOSE Y MARIA!
Eres destello de paz y de armonía
Eres lección que nunca se olvida
Eres buena nueva para tantos hogares  rotos
Eres anuncio de una sociedad nueva
En ti, la sencillez y la obediencia,
la pobreza y el silencio,
la bondad y la paz
son el mejor tesoro y lo más  valioso.

¡HOGAR  DE JESUS! ¡FAMILIA DE JESUS!
Rincón para el crecimiento
Árbol donde se robustece y se  diviniza el amor
Casa donde se acoge al mismo Dios
Comprensión y acogida del Misterio
Alimento de amor y de fe

¡HOGAR  DE JESUS! ¡FAMILIA DE JESUS!
Lugar donde Dios habita
Altavoz, donde el amor de Dios habla
Cuna, en la que el Niño Dios gime y  llora
Portal, donde el hombre se asoma,  adora y reza
Ayúdanos, Sagrada Familia de Jesús,
a formar parte un buen día
de esa gran mesa a la que estamos  invitados a sentarnos
todos los hijos e hijas de Dios.
Amén.
  

Día 1 de enero, SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

Día 1 de enero del año de gracia.

2018

Solemnidad de Santa María,

MADRE DE DIOS

Sat, 01 Jan 2011 07:00:00   
 CAMINEO.INFO.- 

En esta solemnidad la miramos a ella, María, la madre de Jesús, la Madre de Dios. Mirar a María no cansa, la belleza no cansa. Siempre aprendemos cosas mirándola a ella.
Si durante el tiempo de Adviento se nos presentaba María como modelo de la Iglesia que espera con la lámpara encendida que venga el Salvador. Ahora en este tiempo de Navidad, María es el modelo en la contemplación del misterio de la encarnación.



¡Es tan grande lo que contemplamos!, ¡Dios que se hace hombre!, ¡son tantas las cosas que podemos descubrir rezando delante del pesebre!, que necesitamos la ayuda de alguien, la guía de alguien. Y María es esta ayuda, es esta guía.
María, desde su sencillez, desde su pequeñez, desde su humildad, contempla el misterio con una mirada profunda que se introduce en el misterio. Nosotros sencillos y pequeños como los pastores nos dejamos ayudar por María a descubrir lo que Dios nos quiere hacer ver y esto nos va haciendo crecer.
Siempre es el mismo dinamismo: contemplamos, recibimos la luz, la gracia de Dios, y cambiamos de vida. Y así vamos creciendo en vida cristiana. Fijaos que todo empieza en el silencio de la plegaria.



Hay una cosa que la hemos de poner nosotros que María no puede poner: el silencio.
El otro día me decía una persona que un obispo ha puesto en su plan pastoral, como primera prioridad, enseñar a rezar en las comunidades parroquiales. ¡Qué gran acierto! ¡Todo empieza en la oración! Volver a vivir una fe, un poco adormecida, empieza en la oración. Ir creciendo en santidad, empieza en la oración. Vivir la vida cristiana con gozo, empieza en la oración. La conversión empieza en la oración. La renovación de la parroquia, de la diócesis, de la Iglesia, empieza en la oración.



Ahora que empezamos un nuevo año, ¿no sería el momento de hacernos un propósito de rezar más largamente, de rezar con la PALABRA DE DIOS entre las manos.
Y si alguien no tiene la Biblia, que me lo diga y le compro una. En Ripollet en 4 años compré entre 30 y 40.
Ahora que empezamos un nuevo año, ¿no sería el momento de hacernos un propósito de pasar más ratos con el Señor?
María aunque fuera llena de gracia no significa que lo supiese todo. Como persona humana que era requirió de una actitud contemplativa hacia el misterio, para irlo entendiendo, para entrar en él, para vivirlo.



Por eso el evangelista dice: “Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”. María conserva los recuerdos y los medita… Estas palabras definen a María. Estas palabras nos tendrían que definir a nosotros...
Hoy en día estamos perdiendo esta capacidad de meditar, de reflexionar, de profundizar lo que uno vive… ¿Sabéis por qué se pierde todo esto? Porqué vivimos en una sociedad donde no se hace silencio. Vivimos casi siempre fuera de nosotros mismos y muy poco dentro de nosotros, mirando nuestro interior... El viaje más apasionante que podemos hacer; es el viaje a nuestro interior.
Pidamos a María que nos ayude a hacer silencio, a meditar, a contemplar el misterio de Dios hecho hombre...



Vale la pena observar e imitar lo que hacen los pastores; reciben el anuncio de los ángeles, van a encontrarlo, se acercan al misterio, lo adoran, se lo miran boquiabiertos, y marchan glorificando y alabando Dios, comunicando lo que habían visto y habían oído...
Nosotros el día de Navidad, en la celebración litúrgica, hemos recibido el anuncio de los ángeles. Y nos hace falta, en nuestra oración, encontrarnos con el niño Jesús, adorarlo, mirarlo boquiabiertos, dar gracias a Dios y comunicar lo que hemos visto y hemos oído ….



He dicho “dar gracias a Dios”, porqué es el primer sentimiento que surge cuando contemplamos su nacimiento. Cuando nos ponemos delante de un pesebre y lo miramos a Él, lo que surge es: “gracias”, “gracias por lo que acabas de hacer”, “gracias porqué te has hecho pobre para enriquecernos a nosotros”, “gracias por una prueba de amor tan palpable”, “gracias”.
¿Puede haber Navidad sin dar gracias a Dios? Yo pienso que no...
Hoy, primer día del año quiero expresar mis buenos deseos para con vosotros con la bendición de la primera lectura:


“El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti
y te conceda su favor.
El Señor se fije en ti y te conceda la paz”.


¡Qué belleza hay en la Palabra de Dios! 


Santa María, Madre de Dios
Ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de 
nuestra muerte.
Amén






1º de enero. DE LA MANO DE MARÍA

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona


DE LA MANO DE MARÍA  
Por Javier Leoz

1.- María, Santa María Madre de Dios, es puesta en este primer día de este año recién estrenado, como garantía y como protectora de estos 365 días. Teniendo, tan buen pórtico, no podemos encarar los primeros metros de este año con un pensamiento pesimista o arrastrando los errores de los meses pasados.
Santa María, Madre de Dios, nos acompaña en este itinerario, en este día en el que todos, con la copa en mano, brindamos por un mundo nuevo, por una familia mejor, por unos amigos que no defrauden, por una Iglesia más santa y buena.
Pero ¿son sólo deseos? ¿Estarán estos sentimientos fuertemente anclados a nuestro deber de cristianos o solamente sostenidos por la burbuja efímera de una noche?

2.- Santa María, Madre de Dios, nos ayuda y nos invita a comenzar con buen pie este Año Nuevo. Y, si es Año Nuevo, hay que arrancar también las 12 páginas que hemos ido pasando en estos meses anteriores:

-Dejemos atrás la página de la tristeza. Estamos llamados, contemplando el rostro de Jesús, a disfrutar de la vida. Un disfrute que será bueno y eterno si lo hacemos con la ayuda de nuestra fe. Dios ha venido como Señor de la alegría.

-Dejemos atrás la página del odio. Todos, en algún momento, hemos levantado el hacha de guerra en diversas circunstancias y por variados motivos. La Reina de la Paz, la Virgen María, nos recuerda que como cristianos hemos de ser hacedores de paz y no guerrilleros.

-Dejemos atrás la página del rencor. No es bueno atesorar malos momentos, malas experiencias. Recordemos lo bueno y lo potenciemos. Olvidemos lo malo y entremos sin reservas en este Año Nuevo

-Dejemos atrás la página de la duda. Un mundo sin fe se queda en nada. Agarrémonos a Dios. Creer y esperar sólo en el hombre, en el progreso, en la ciencia, no nos asegura nada ni facilita mucho las cosas.

-Dejemos atrás la página de la superficialidad. Seamos más profundos. Si Dios dejó el cielo por estar con el hombre, por hacerse hombre. ¿Cómo no vamos, en contraprestación, a dejar nuestros pequeños paraísos para conocerle más y mejor?

-Dejemos la página de la cobardía. Un cristiano que no da testimonio es como una chimenea que adorna una casa pero por la cual, al no salir nunca humo, denota que existe poco calor y escaso fuego en su interior. Es hora de desprendernos de la concha de la vergüenza apostólica. Ser cristiano significa comprometerse con la fe, con Cristo los 12 meses venideros.

-Dejemos atrás la página de nuestros defectos. No es suficiente ser conscientes de ellos; no nos podemos amparar en el “somos humanos y todos erramos”. Un nuevo año es una nueva oportunidad que Dios nos da para escribir de nuevo una historia de esperanza, de amor, de ilusión y de alegría con la pluma de nuestra fe.

-Dejemos atrás la página de la ingratitud. Seamos más agradecidos. Reconozcamos, a los que nos rodean o trabajan con nosotros, los pequeños detalles que nos brindan cada día.

-Dejemos atrás la página de la violencia. Que nuestras palabras sean más agradables; que nuestras actitudes sean más constructivas; que nuestra crítica sea más objetiva y menos interesada. Que el terrorismo sea pronto un punto negro, pero en nuestra memoria.

Muchas más páginas podríamos dejar atrás de lo que ha sido el viejo año y, por lo tanto, nos sirvan para mejorar en el presente 2018 que iniciamos.

3.- Que Santa María Madre de Dios, la mujer que lo tuvo todo, nos ayude a entender que, con Dios, podremos tenerlo TODO en el presente año que ahora inauguramos. 
Sin Dios el hombre corre el riesgo de meterse en un túnel sin tiempo ni salida. Con Dios, y con la gracia y belleza de María, podemos encarar estos próximos meses no solamente con buenos deseos (que pueden ser un esperar sin fundamento alguno) y sí con el convencimiento de que Dios nos acompaña en la medida que somos capaces de luchar y de trabajar por la paz, la fraternidad y la felicidad en el mundo que nos toca vivir.


¡FELIZ AÑO NUEVO CON SANTA MARIA!

¡VAYAMOS!  ¡CORRAMOS!
Un Año Nuevo, como portal  sostenido por 365 vigas,
nos espera para vivir junto  a Dios
y para, después de Navidad,  no olvidarle

¡VAYAMOS!  ¡CORRAMOS!
Un calendario, con 365 días  virginales,
aguardan el color de nuestra  esperanza
la profundidad de nuestra fe
la riqueza de nuestras  buenas obras

¡VAYAMOS!  ¡CORRAMOS!
Para que, la PAZ que nos ha  brindado la Navidad
no se apague con el cañón de  la violencia
ni se marchite la esperanza  que el hombre abriga

¡VAYAMOS!  ¡CORRAMOS!
Que los 12 meses que nos  saludan
sean oportunidades para ser  mejores
Piedras para construir un  nuevo mundo
Palabras que alienten al  hombre

¡VAYAMOS!  ¡CORRAMOS!
Dejemos atrás sinsabores y  fracasos
Apartemos a un lado lo que  nos impide
vivir de nuevo y con aire  fresco
Dejemos atrás el “ya no  puedo más”
Dios, entre otras cosas,
nos da la fuerza que viene  de lo alto

¡VAYAMOS!  ¡CORRAMOS!
Atrás quedó lo viejo y nos  espera lo nuevo
Atrás quedaron asignaturas  pendientes
pero Dios nos da otra  oportunidad
para amar y entregarnos,
para levantarnos y ser más  hermanos

¡VAYAMOS!  ¡CORRAMOS!
El Señor, con su Nacimiento,
ya está alumbrando con 12  lámparas
cada mes de este Año Nuevo
El Espíritu, con su brisa  suave
nos infundirá 365 soplos de  aliento divino.
La Virgen María, Madre de  Dios y nuestra,
marchará delante de  nosotros, sus hijos e hijas,
ayudándonos a vivir  dignamente
cada hora y cada segundo, cada  día y cada instante
de este Año Nuevo que ahora  se inicia

¡VAYAMOS!  ¡CORRAMOS! LA VIDA Y LA FE NOS ESPERA




viernes, 29 de diciembre de 2017

Nos morimos, y no parece que nos importe

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

Hace mucho tiempo que me gustaría escribir sobre este tema, pero no se escribir con la elegancia y soltura como lo hacen los grandes escritores.

Y hoy aunque sea al rebufo de de este artículo  de Alex Navajas, me animo a recordar lo que hace mucho tiempo ya había escrito varias veces en este blog. Puedes buscar en el Google...

La Primera es que, "si seguimos por este camino de natalidad  en Europa, vuestras nietas dentro de 50 años llevarán burka"

Basta con ir a las listas de los alumnos de los colegios y ver cómo avanza en proporción la natalidad entre los musulmanes, como si tuviesen como objetivo el conquistar Europa con los hijos. ¿Será verdad que llevan ese camino ante nuestra despreocupación, que nos trae solo la búsqueda del estado del bienestar y la carencia de otros valores en nuestra sociedad avanzada?

Y segunda cosa...Ayer con la fiesta religiosa de la Matanza de los inocentes y la cantidad de abortos en los abortorios de toda Europa, en especial en nuestra patria..."una auténtica matanza de seres humanos"!!!, no de bichos raros, que se gestan en los vientres de nuestras ciudadanas, con derecho sobre sus vientres...dicen..., se cumple una vez más, "que el seno materno es en estos tiempos el lugar de más riesgo para la vida del hombre". Mucho más que la carretera, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, el sida...Os pido que lo comprobéis y seáis sinceros con vuestra conciencia...Franja. 


Álex Navajas
Álex Navajas es periodista. Contertulio habitual de El Gato al Agua, de Intereconomía TV, ha trabajado once años en La Razón y dirige su propio Gabinete de Comunicación. Imparte también cursos y seminarios de formación.

Nos morimos, y no parece que nos importe

Los políticos no quieren poner solución a este problema. 

Fomentar la natalidad suena demasiado antiguo, demasiado intervencionista, demasiado franquista.

Álex Navajas -  22/12/2017


Niños en una favela de Brasil

Fue una de las cosas que más me llamaron la atención cuando visité Brasil, hace alrededor de 15 años: había niños por todas partes. Ya fuera en las grandes ciudades o en los pueblos más pequeños, y también en las bulliciosas y anárquicas favelas, te cruzabas con decenas de niños y adolescentes por dondequiera que pasearas.

Me he acordado de esta anécdota porque acabo de leer el informe sobre población en España que ha publicado hace unos días el Instituto Nacional de Estadística (INE). La conclusión es demoledora: nuestro país se encuentra sumido en una debacle demográfica. Durante el primer semestre de 2017, se produjeron 32.000 fallecimientos más que nacimientos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

¿Acaso no nos preocupa saber que nos estamos muriendo; que somos una población cada vez más envejecida y paralizada?

Curiosamente, entre las diez principales preocupaciones de los españoles que suele recoger el CIS, no aparece la de este invierno demográfico. Figura el paro, la corrupción, el terrorismo internacional, la política, la sanidad, pero no la baja natalidad. Son todos ellos problemas trascendentales, sin duda, pero, ¿acaso no nos preocupa saber que nos estamos muriendo; que somos una población cada vez más envejecida y paralizada?

Y, al mismo tiempo que nos invade un enfermizo culto al cuerpo y una búsqueda incansable de la eterna juventud, paradójicamente los niños son más escasos.

Lo interesante es bucear en las causas que provocan este parón en los nacimientos. Según ha publicado Religión en Libertad , el demógrafo Alban D´Entremont afirma que este “suicidio demográfico” se debe, básicamente, a que los españoles “no quieren tener hijos porque prefieren otra vida”. “Es un problema de valores más que de dinero”, explica.

Me temo que aquí puede encontrarse el nudo gordiano del asunto. Un niño “te quita” de otras cosas: “te quita” de viajar siempre que quieras; “te quita” de poder comprarte un coche nuevo con más frecuencia; “te quita” de tener un televisor más grande; “te quita” de poder salir al cine y a cenar siempre que te apetezca.

Hemos suprimido los niños de nuestra sociedad y, de pronto, se nos ha envejecido el alma y nos hemos vuelto calculadores y fríos. Aún recuerdo cuando, siendo aún un crío, vi por primera vez una urbanización que no permitía vecinos con hijos pequeños. Después llegaron los hoteles donde no se aceptan a menores y los vagones del silencio en los trenes.

¿Nos hemos vuelto tan egoístas que preferimos una sociedad, sí, muy cómoda y sofisticada, pero que se muere en silencio, a otra donde reinan las carcajadas y la algarabía propias de los más pequeños?

Estos días he estado viajando por varios pueblos de Castilla. Castilla y León es, de hecho, una de las regiones que ha perdido más población según el INE. La despoblación llega a cotas gravísimas en provincias como Soria, Zamora o Palencia. En los pueblos cada vez hay más casas cerradas y abandonadas, y los colegios rurales tienen más dificultades para llenar sus pupitres de alumnos. Ya ni el parche de la inmigración sirve para frenar esta debacle demográfica.

Tenemos a muchos jóvenes buscando alargar su juventud y acortar sus responsabilidades, sin un proyecto claro de vida

Y los políticos no quieren poner solución a este problema. Fomentar la natalidad suena demasiado antiguo, demasiado intervencionista, demasiado franquista. Y un gobierno –máxime si es del PP-, jamás hará nada que pueda recordar remotamente a Franco. Financiaremos campañas para fomentar el uso del condón entre los jóvenes, pero no invertiremos un euro en educar a los chicos en los valores y la familia.

Así tenemos a muchos jóvenes buscando alargar su juventud y acortar sus responsabilidades, sin un proyecto claro de vida, sino algo más bien errante y superficial, porque no han tenido modelos hacia los cuales sentirse atraídos.

Y me vienen a la cabeza esos recuerdos de los niños de Brasil, mientras paseo por estos pueblos despoblados de Castilla.





Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase