martes, 9 de noviembre de 2010

«el laicismo radical» en matrimonio, familia y aborto

Pongo esta noticia en el Blog Parroquial, porque me da rabia, sí, rabia, porque algunos periódicos han dicho del Santo Padre, Benedicto XVI, unos, que vino en son de guerra a España, y otros, que arremetíó contra sus anfitriones.
El Papa vino como peregrino a Santiago, y también a consagrar
la Basílica de la Sagrada Familia en Barecelona.
Es lógico, que el Santo Padre, en sus declaraciones y en las homilías de sus celebraciones eucarísticas, siempre papales, lo que busca es iluminar las conciencias de los creyentes y de los no creyentes de buena voluntad. 
Los que no son de buena voluntad y se dan por aludidos, son como aquellos oyentes de Jesucristo que, como dice el Evangelio, iban a escucharle, para cogerle en sus palabras y poder acusarle. 
Ciertos oyentes del Santo Padre de hoy son también de esa  naturaleza un poco torcida, ya que diga lo que diga, lo volverán en su contra.  
O como aquellos que se quejan también, porque no vieron realizadas las espectativas económicas que esperaban de su viaje.
Por eso pongo este artículo, que explica, lo que piensan algunos Obispos significativos de las palabras del Santo Padre, y que son más de fiar, que las de todos esos periodistas, de cierta línea conocida, que lo único  buscan es, coger al Santo Padre en contradicción para  poder acusarle. 
Recemos por su conversión, y que Dios les perdone todo el mal que ocasionan.
Y lo mismo digo de otro señor, que ha dicho de la Iglesia, que ésta debe  hacer su autocrítica, para ver las razones de la ausencia de tantos cristianos en la asistencia a los cultos. Todos vemos, que no solo la Iglesia puede tener la culpa, sino también y en especial la tienen,  los que como él ahora, acusan a la Iglesia y le hacen la guerra, impulsando leyes en extremo laicistas, que van contra la vida y contra la familia, en sus derechos básicos de educación en le fe y en la moral de sus hijos. 
Por eso el Santo Padre no se puede callar ante el atropello de los derechos básicos del hombre, llamado a nacer en familia y a ser educado en la familia, porque los padres son los primeros educadores en la fe. 
Esto hace que nos alegre encontrar estas declaraciones de personas tan significativas, que tienen el deber de iluminar nuestras conciencias.
Francisco Javier Olivares
****************
 Rouco da la razón al Papa y cita «el laicismo radical»
en matrimonio, familia y aborto
El secretario de la CEE, Martínez Camino,
admite que las palabras de Benedicto XVI «no significan que ahora estemos como en los años treinta»
El Papa, con los Reyes, a la derecha. A la izquierda, José Montilla, Ricardo Díez-Hochleitner, secretario de la Casa del Rey, y Rodríguez Zapatero. efe
Gijón, J. MORÁN / Agencias

La evocación de Benedicto XVI, en su viaje a Santiago de Compostela y Barcelona, este fin de semana, acerca de que «en España ha nacido una laicidad, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo como hemos visto en los años treinta, y este choque entre fe y modernidad se realiza también hoy en España», recibió ayer interpretaciones entre teológicas y político-legislativas en el seno de la Iglesia española.
Por el segundo enfoque se inclinó el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que habló ayer de «derivaciones del laicismo radical» en materia legislativa de matrimonio, familia o derecho a la vida, por lo que España se sitúa «en el primer puesto del ranking del laicismo» en estas «materias determinadas». Rouco hizo estas declaraciones en la emisora Cope y agregó respecto a las palabras concretas del Papa que el Santo Padre «ha hecho una reflexión elemental acerca de una especie de resurrección del laicismo radical un poco extraño a estas alturas del tiempo».

El presidente de la CEE manifestó asimismo que le hubiera gustado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hubiera asistido a los actos religiosos del Papa Benedicto XVI en España, pero no a su ausencia no le da «una importancia que afecte a las relaciones Iglesia-Estado».
Por su parte, el secretario general de la CEE y obispo auxiliar de Madrid, el asturiano Juan Antonio Martínez Camino, también en la Cope, estimó que «no hay que sacar las cosas de quicio», porque Benedicto XVI trazó «un pequeño recorrido histórico» según el cual «España ha sido una potencia en fe y en evangelización, llegando a decir el Papa que el renacimiento del catolicismo en la época moderna se debe, sobre todo, a España». 

Martínez Camino glosó el resto de palabras del Papa -pronunciadas en el avión que lo trajo a Santiago- advirtiendo de que «también en la historia de España hay otros elementos, incluso de laicismo, de tratar de excluir la vida de la fe del ámbito público, y que en los años treinta tuvo un momento de especial virulencia».

El secretario de la CEE concluyó, no obstante, que con «eso no significa que ahora estemos igual que entonces y lo que propone el Papa es ir hacia el encuentro».
El arzobispo de Oviedo,
Jesús Sanz Montes, difundió ayer un comunicado en el que resalta que «el Papa quiso decir alto en el Obradoiro que Dios no es un intruso, ni enemigo del hombre, de su felicidad y su libertad». Esta interpretación, más teológica, del sentido de la visita papal, lleva a Sanz a afirmar: «Si excluimos a Dios de nuestra vida, sucederá lo que decía el teólogo Henri de Lubac: que cuando se hace un mundo sin Dios, se hace contra el hombre».

En línea semejante se manifestó también
 el obispo auxiliar, Raúl Berzosa: 
«No tiene razón de ser un laicismo cerrado a la trascendencia y que se muestra contrario o beligerante con el humanismo y el mensaje cristianos».
Seminario Diocesano de Oviedo

El sacerdote Jaime Díaz Pieiga, rector del Seminario de Oviedo, que acudió a Santiago junto al vicerrector del centro y a los doce seminaristas asturianos, adujo, por su parte, que «la laicización está en el ambiente, pero Benedicto XVI no iba contra nadie». Pieiga estima que es propio del Pontífice «analizar lo que significa el apartamiento de Dios y el principal objeto de su visita ha sido comunicar que no se puede prescindir de Dios».
http://www.lne.es/sociedad-cultura/2010/11/09/rouco-da-razon-papa-cita-laicismo-radical-matrimonio-familia-aborto/991802.
Espero que haya servido de explicación 
a las interpretaciones de las palabras del 
SANTO PADRE, BENEDICTO XVI.
Franja.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase