martes, 13 de marzo de 2012

La lepra, Molokay y el Padre Damián.


San Damián el leproso de Molokay
 La lepra, Molokay 
 y el Padre Damián.
Si sigues leyendo puedes entender
la valentía y la santidad del Padre Damián.
Desde niños admirábamos las anécdotas 
que los misioneros nos contaban del Padre Damián
El Apóstol de los leprosos 
 Ninguna enfermedad deforma tanto al ser humano como la lepra.
leproso
La Biblia ya la mencionaba, y según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hoy todavía padecen esta enfermedad unos 15 millones de personas en el Sudeste asiático (especialmente India), África, Centroamérica y Sudamérica. Anualmente hay alrededor de 400.000 nuevas infecciones causadas por la Mycobocterium leprae. Tras una fase asintomática de cuatro a diez años (período de incubación), produce mutilación y caquexia crónica. Para que el bacilo de la lepra se contagie, es necesario un contado constante y estrecho. La lepra es la enfermedad de los pobres, de la miseria. Los niños están especialmente expuestos.
leproso.
No tengas miedo ni asco y sigue leyendo.
Dale gracias a Dios por todo lo que te da, 
y piensa que para el alma, la lepra del pecado 
es de peores consecuencias.
foto del P. Damián, leproso 
MOLOKAI
Cuando no nos gusta aparecer como realmente somos, nos vestimos una coraza brillante, bonita, atractiva y nos presentamos ante los demás de una forma engañosa. Mostramos la cara atractiva pero falsa, de nuestra personalidad
 Molokai (isla de)
Pertenece esta bella isla del Pacífico al grupo de las islas de Sandwich. Su fama está ligada a una leprosería y a la figura de un santo religioso.
hermosa isla Molokay 
En el siglo pasado, fueron enviados a Molokai todos los leprosos de las islas de la zona para aislarlos. Había unos mil doscientos, que en su mayoría huyeron para evitar ser apartados de sus familias y sepultados en vida. A la hora de la partida, la despedida era desgarradora, pero ninguna esposa acompañó a Molokai a su marido, ni ningún padre acompañó a un hijo. Ni se encontró un médico dispuesto a marchar. Pero sí hubo un sacerdote, el Padre Damián, de los Sagrados Corazones. Partió el 10 de mayo de 1873. Murió de lepra unos años más tarde.
 Escribía, ya enfermo, en 1887: "Sin el Santísimo Sacramento, mi situación sería intolerable; pero teniendo cerca de mí al Señor, estoy contento y no me falta el vigor para trabajar entre mis queridos leprosos". 
 Cosa rara, la lepra respetó sus dedos. "Esta gracia me llena de consuelo, tanto por mi bien espiritual como por el de mis compañeros de infortunio. Continúo celebrando cada día el Santo Sacrificio, y en las dos iglesias de este lugar se conserva el Santísimo Sacramento".
Tumba primera del P. Damián
 José de Veuster - el futuro P. Damián - nace en Tremelo, en Bélgica, el 3 de enero de 1840, de una familia numerosa de agricultores-comerciantes. A principios de 1859, ingresa a la Congregación de los Sagrados Corazones, iniciando su noviciado en Lovaina. Unos pocos años antes, su hermano mayor había tomado la misma decisión.
Tumba del P. Damián
Murió el 15 de abril de 1889.
En 1936, el cuerpo del Padre Damián, que había siempre vivido en la mayor pobreza por amor al prójimo, fue  trasladado a la majestuosa catedral de Antwerp, Bélgica. El barco que le traía fue recibido por el cardenal primado de Bélgica, Van Roey, los obispos, el gobierno encabezado por el rey Leopoldo III y una gran multitud. 
Estatua de bronce en al Capitolio 
de Estados Unidos
Una estatua de bronze del Padre Damián en el Capitolio de EE.UU. representa el estado de Hawai. Una réplica esta en la Legislatura estatal de Hawai.
El primero de diciembre del 2005 el Padre Damián fue escogido por una encuesta nacional belga como el belga mas grande de todos los tiempos.
Beatificado por Juan Pablo II, el 3 de Junio, 1995 con el título de "Beato Damián de Molokai"
Película sobre el Padre Damián: "Molokai: The Story of Father Damien" (1999)
HAWAIANA CURADA DE UN CÁNCER
 POR INTERCESIÓN DEL PADRE DAMIÁN
 DE MOLOKAI
Gracias a este milagro, el Apóstol de los Leprosos será canonizado este domingo
HONOLULU, lunes 5 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- “Nadie ha sobrevivido a este cáncer. Esta enfermedad se la llevará”. Estas fueron las palabras del doctor Walter Chang a Audrey Toguchi en 1997. Científicamente no había nada qué hacer por ella.
Video del P. Damián 
Film del P. Damián
 Del ejemplo del P. Damián salieron
 muchas vocaciones misioneras.
También en estos tiempos hay jóvenes 
que pueden entender la llamada 
a dar la vida por los demás
 entregándose al Señor.
Por eso...
Pásalo, porque puede hacer mucho bien
Franja.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase