miércoles, 16 de marzo de 2011

Meditación diaria de Hablar con Dios, Francisco Fernández Carvajal


Sacramento del Perdón
¿Ponerme arrodillado ante un hombre?
A veces, muchos cristianos se preguntan: ¿Por qué tengo que confesarme? Pues hoy, en tiempo de Cuaresma, te puedo responder: La Cuaresma es el tiempo apropiado para acercarte a los Sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía. Es el tiempo de la meditación seria de tu vida ante el misterio de la Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. No desprecies este tiempo de penitencia y de reflexión, para pensar en tu vida y en tu respuesta al Señor. Hacia Él nos encaminamos. Nos encontraremos con Él para recibir el premio de nuestras obras. ¿Te sientes preparado?. ¿Sabes el día de tu encuentro? Por eso el Señor te va dando este tiempo apropiado, para que a través de la meditación de estos Misterios, puedas enderezar el rumbo y hacer los "planes de mejora" que te servirán para dar un giro de ciento ochenta grados, si lo necesitas. Por eso he puesto hoy la meditación de Fernández  Carvajal, que en Hablar con Dios tiene para este día, que el hablarte de la Confesión, te puede enseñar los fundamentos para hacerla bien. 
Franja. 
En algunos lugares hay que hacer cola...
Cuaresma. 1ª semana. Miércoles
CONFESAR LOS PECADOS
— La Confesión, un encuentro con Cristo.
— Al sacramento de la Penitencia vamos a pedir perdón por nuestros pecados. Cualidades de una buena Confesión: «concisa, concreta, clara y completa».
— Luces y gracias que recibimos en este sacramento. Importancia de las disposiciones interiores.
Lee más:
El sacerdote que te espera y que te tratará con paciencia, 
porque no es él, es Cristo...
Te convencerás de que es un encuentro con Cristo a través del Sacerdote que actúa "In persona Cristi" y escucharás: 
"Yo te absuelvo de tus pecados en el nombre
 del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo".
Amén, responderás
"Vete en paz...el Señor te ha perdonado".
Franja.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase