sábado, 26 de marzo de 2011

Milagro Eucarístico de Lanciano.

Custodia para la adoración de la 
Sagrada Eucaristía
Para los que no creen en la 
PRESENCIA REAL DE CRISTO
EN LA EUCARISTÍA
pueden dar un vistazo a este 
MILAGRO EUCARÍSTICO 
examinado por científicos y
por todos los medios modernos de investigación. 
Franja.
MILAGRO EUCARÍSTICO DE
 LANCIANO (Italia)
Relicario de Lanciano
Lanciano (Italia) - año 700
    Lanciano es una pequeña ciudad medieval, que se encuentra en la costa del Mar Adriático de Italia, en la carretera entre San Giovanni Rotondo y Loreto. Lanciano significa  "Lanza".  Se trata de la antigua Anxanum, de los pueblos Fretanos. Aquí se conserva, desde hace mas de doce siglos, el primero y mas grande de los milagros Eucarísticos.   
Descripción del Milagro:
    La Carne y la Sangre actualmente visibles no sólo son la Carne y la Sangre de Jesús, como en toda Hostia consagrada, sino que mantiene hasta la actualidad los accidentes propios de carne y sangre humana. La Carne, desde 1713, se conserva en un artístico Ostensorio de plata, de la escuela napolitana, finamente cincelado. La Sangre está contenida en una rica y antigua ampolla de cristal de Roca. La Hostia-Carne, aún se conserva muy bien.  El tamaño de la hostia es como las hostias que el sacerdote eleva en las misas hoy día.  
El Milagro de Lanciano es un continuo milagro. La hostia convertida en Carne y el vino convertido en Sangre, sin el uso de ningún preservativo, están aun presentes en el relicario.
Historia del Milagro Eucarístico:
     Un Monje de la Orden de San Basilio, sabio en las cosas del mundo, pero no en las cosas de la fe, pasaba un tiempo de prueba. Dudaba de la presencia real de Nuestro Señor Jesús en la Eucaristía. Oraba constantemente para librarse de esas dudas por miedo de perder su vocación. Sufría día tras día la duda. ¿Está Jesús realmente y substancialmente presente en la Eucaristía?. Dudaba sobre el misterio de la transubstanciación. Su sacerdocio se convirtió en una rutina y se destruía poco a poco. La celebración de la Santa Misa se convirtió para él en un trabajo más.
    La situación en el mundo no le ayudó a fortalecer su fe. Había muchas herejías surgiendo durante esta época. Sacerdotes y obispos eran víctimas de esas herejías, las cuales estaban infestando a la Iglesia por todas partes. Algunas de estas herejías negaban la presencia real de nuestro Señor en la Eucaristía.
    El sacerdote no podía levantarse de esta oscuridad que envolvía su corazón. Cada vez estaba más convencido, por la lógica humana, de esas herejías.
El Milagro:
    Una mañana del año 700, mientras celebraba la Santa Misa, el sacerdote estaba siendo atacado fuertemente por la duda y después de haber pronunciado las solemnes palabras de la consagración, vio como la Santa Hostia se convirtió en un círculo de carne y el vino en sangre visible. Estaba ante un fenómeno sobrenatural visible, que lo hizo temblar y comenzó a llorar incontrolablemente de gozo y agradecimiento.
    Estuvo quieto por un largo rato, de espaldas a los fieles, como era la misa en ese tiempo. Después se volvió despacio diciéndoles: ¡Oh afortunados testigos a quién el Santísimo Dios, para destruir mi falta de fe, ha querido revelárseles Él mismo en este Bendito Sacramento y hacerse visible ante nuestros ojos. Vengan, hermanos y maravíllense ante nuestro Dios tan cerca de nosotros. Contemplen la Carne y la Sangre de Nuestro Amado Cristo!.
    Las personas se apresuraron para ir al altar y, al presenciar el milagro, empezaron a clamar, pidiendo perdón y misericordia. Otras empezaron a darse golpes de pecho, confesando sus pecados, declarándose indignos de presenciar tal milagro. Otras se arrodillaron en señal de respeto y gratitud por el regalo que el Señor les había concedido. Todos contaban la historia por toda la ciudad y por todos los pueblos circunvecinos.
    La carne se mantuvo intacta, pero la sangre se dividió en el cáliz, en 5 partículas de diferentes tamaños y formas irregulares. Los monjes decidieron pesar las partículas y descubren fenómenos particulares sobre el peso de cada una de ellas.
    Inmediatamente la Hostia y las cinco partículas fueron colocadas en un relicario de marfil. La hostia esta expuesta en una custodia y las partículas de sangre en un cáliz de cristal, que muchos creen es el cáliz original donde se dio el milagro.
Significado Espiritual de este milagro:
    Como ha sido comprobado, la Hostia que fue milagrosamente convertida en Carne, es compuesta del tejido muscular del corazón humano (miocardio). Nuestro Señor muestra su Corazón Eucarístico, traspasado por los pecados de la humanidad. Corazón que se deja traspasar por Amor. Corazón humano y divino, que sufre y ama. De tantas manera Jesús nos tiene que recordar que está vivo, que su Corazón arde de amor por los hombres, que su Corazón es de carne, con sentimientos, deseos, ansias por salvarnos y que todavía sufre por tantos desprecios, blasfemias e indiferencias de nosotros pecadores.  Su Corazón es fuente abierta de gracia y misericordia. De este Corazón fluyó sangre y agua, símbolo de liberación y purificación para nuestros corazones.
    Este Milagro Eucarístico es un llamado urgente a la conversión, a reflexionar sobre nuestras vidas, pasadas y presentes, a tomar en serio la vida espiritual, y emprender el camino estrecho que nos lleva a la santidad, a la vida de virtud y perfección. Es una llamada de Dios a dejarnos purificar por el crisol del sufrimiento en nuestras vidas, a la reparación por tantos pecados, por los nuestros y por los del mundo entero, a ser almas de oración constante.
    Es muy significativo que este milagro sucediera en la ciudad llamada por el nombre de Longinos, el que traspasa el corazón de Jesús. Otro detalle importante es que, en este milagro eucarístico, Jesús permitió ser crucificado de nuevo. Después del milagro, la Hostia fue clavada a un pedazo de madera, para que al secarse no se enrollara como le sucede a la carne. Aquí estaba Él otra vez con clavos en Su Cuerpo, clavado a un pedazo de madera.
Frutos del Milagro:
    El milagro que ocurrió en el año 700 fue solo el comienzo. Aunque, después del milagro, la carne y la sangre se hubieran desintegrado, como esperaban muchos y no ocurrió, de todas maneras ya en sí mismo era un milagro espectacular.
    Además de la renovación de la fe del sacerdote y de todos los testigos, Lanciano ha sido un lugar donde muchos han encontrado la fe en la Eucaristía y otros han aumentado esa fe.
    Desde el principio, la Iglesia local aceptó este milagro como un verdadero signo del cielo, y veneró el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor en la Eucaristía en varias procesiones, a las que asisten personas de todo el mundo. Especialmente el día de su fiesta, que es el último domingo de octubre.
 Manuscritos:
    A través de los años se han escrito muchos relatos para mostrar la autenticidad del Milagro Eucarístico y de los milagros, tanto espirituales como físicos, que se han dado en este lugar.
Investigaciones científicas:
    En 1574 se hicieron pruebas de la Carne y la Sangre y se descubrió un fenómeno inexplicable. Las cinco bolitas de Sangre coagulada son de diferentes tamaños y formas. Pero cualquier combinación pesa en total lo mismo. En otras palabras, 1 pesa lo mismo que 2, 2 pesan lo mismo que 3, y 3 pesan lo mismo que 5. Este resultado está marcado en una tabla de mármol en la Iglesia.
    A través de los años se han hecho muchas investigaciones. Nuestro Señor se ha permitido ser pinchado y cortado, examinado a través de microscopio y fotografiado.
    A las distintas investigaciones eclesiásticas siguieron las científicas, llevadas a cabo en 1574, en 1970-71 y en 1991.  En estas últimas, el eminente científico Profesor Odoardo Linoli, docente en Anatomía  e Histología Patológica y en Química y Microscopía Clínica, con la colaboración del Profesor Ruggero Bertelli, de la Universidad de Sena, utilizó los instrumentos científicos más modernos disponibles.
    Los análisis, realizados con absoluto rigor científico y documentados por una serie de fotografías al microscopio, dieron los siguientes resultados:


- La Carne es verdadera Carne. La Sangre es verdadera Sangre.


- La Carne y la Sangre pertenecen a la especie humana.


- La Carne está constituida por el tejido muscular del corazón. En la Carne están presentes, en secciones, el miocardio, el endocardio, el nervio vago y, por el relevante espesor del miocardio, el ventrículo cardiaco izquierdo.


- La Carne es un CORAZON completo en su estructura esencial.


- La Carne y la Sangre tienen el mismo grupo sanguíneo (AB).


- En la Sangre se encontraron las proteínas normalmente fraccionadas, con la proporción en porcentaje, correspondiente al cuadro Sero- proteico de la sangre fresca normal.


- En la Sangre también se encontraron estos minerales: Cloruro, fósforo, magnesio, potasio, sodio y calcio.


- La conservación de la Carne y de la Sangre, dejadas al estado natural por espacio de doce siglos y expuestas a la acción de agentes atmosféricos y biológicos, es de por sí un fenómeno extraordinario.


Conclusión:
    Se puede decir que la Ciencia ha dado una respuesta segura y exhaustiva acerca de la autenticidad del Milagro Eucarístico de Lanciano.


Más información científica sobre estas investigaciones:


http://www.corazones.org/sacramentos/eucaristia/milagro_lanciano_ciencia.htm
Recogido en:
*********************
Me alegraría que esta página Web sirviese para nuestro amor a la Eucaristía fuese en aumento y como consecuencia, hiciésemos mejor la genuflexión ante el Santísimo Sacramento, y nos acercásemos con más frecuencia a recibir 
el SACRAMENTO DE LA PENITENCIA,
que sirve para perdonar y borrar nuestros pecados,
 haciendo realidad el deseo del Señor, cuando les dice a los discípulos reunidos en el Cenáculo, después de su Resurrección: "A quienes perdonéis los pecados, le quedarán perdonados, y a quienes se los retengáis, les quedarán  retenidos".
Aquí esta la obligación de confesar los pecados
 al sacerdote que actúa 
"in persona Christi"
"en la persona de Cristo".
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase