jueves, 7 de julio de 2011

Dale un sentido a tu enfermedad... COMUNIÓN DE LOS SANTOS.

Una hermosa y buena iniciativa.
 Hacer vida la
 COMUNIÓN DE LOS SANTOS.
Todos los  enfermos, 
mayores 
y niños....
Pueden ofrecer y compartir 
sus sufrimientos 
y todos podemos rezar por ellos. 
Busca en esta iniciativa, que vale la pena. 
Franja.
Campaña Catholic.net
Dale un sentido a tu enfermedad...
Ofrécela por alguien que necesita tu ayuda.
Tienes en tus manos esta opción de conseguir 
que tu propio dolor y el de tu prójimo 
se conviertan en algo grande y redentor.
Autor: Mayra Novelo de Bardo |
 Fuente: Catholic.net
Queridos amigos de Catholic.net:
Dios nos da la posibilidad de que el dolor tenga un sentido y pueda convertirse en algo maravilloso. 
La enfermedad, el sufrimiento, el dolor son un misterio hay que acercarnos a él sabiendo que después de muchas explicaciones el misterio seguirá estando ahí hasta que el mundo acabe. Estas realidades nos muestran nuestra impotencia, límite, finitud y anuncian nuestro destino final: la muerte.
El dolor en sí mismo es difícil de aceptar muy difícil, pero lo que se puede sacar del dolor; y aquello en lo que el dolor puede acabar convirtiéndose, con la gracia de Dios, pueden llegar a ser maravillosos.
Con esta campaña queremos ofrecerte la posibilidad de que tu aflicción tengan un sentido, llegue a dar frutos extraordinarios para que no tengas que arrepentirte de no haber dado todo el amor que eras capaz en estas circunstancias, porque también en la enfermedad, en el dolor y el sufrimiento se puede amar con un amor profundo como Cristo lo hizo desde la cruz por el cual nos redimió y al cual nos ha unido íntimamente.
La verdadera enfermedad del mundo es la falta de amor, el egoísmo. ¡Dale un sentido a tu enfermedad, ofrécela por alguien que necesite de tu ayuda! Tienes en tus manos esta opción de conseguir que tu propio dolor y el de tu prójimo se conviertan en algo grande y redentor.
Para participar en la campaña da click en el enlace siguiente:
Dale un sentido a tu enfermedad...
Un saludo en Cristo
Mayra Novelo de bardo
mbardo@catholic.net
Mt 14, 34 ¶ Y llegando á la otra parte, vinieron á la tierra de Genezaret.
35 Y como le conocieron los hombres de aquel lugar,
 enviaron por toda aquella tierra alrededor, 
y trajeron á él todos los enfermos; 
36 Y le rogaban que solamente 
tocasen el borde de su manto; 
y todos los que tocaron, quedaron sanos.
Lc 10, 29 Mas él, queriéndose justificar á sí mismo,
dijo á Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?
30 Y respondiendo Jesús, dijo: Un hombre
descendía de Jerusalem á Jericó, y cayó en
manos de ladrones, los cuales le despojaron;
é hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto.
31 Y aconteció, que descendió un sacerdote
por aquel camino, y viéndole, se pasó de un lado.
32 Y asimismo un Levita, llegando cerca de
aquel lugar, y viéndole, se pasó de un lado.
33 Mas un Samaritano que transitaba,
viniendo cerca de él, y viéndole,
fué movido á misericordia (sigue)
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase