sábado, 8 de septiembre de 2012

ABRIENDO PUERTAS SIN MIEDO

ABRIENDO PUERTAS SIN MIEDO 
Cuando pienso en lo que dice la entrada de hoy, me viene a la memoria lo que  muchos están haciendo en estos tiempos: renunciar a la felicidad por falta de reflexión, y porque les ata eso que se  empeñan en hacer y que es capaz de matar.  Se encuentran sin fuerzas, para romper con la monotonía de una vida sin sentido y llena de miedos,  de drogas,  sexo, dinero, poder, y se olvidan o no saben, que vale la pena ser capaces de renunciar a aquello, que lleva sin dudar a la muerte o destrucción, renunciando a la capacidad que tienen de  atravesar puertas que llevan a a felicidad.
Pregunta a un joven si quiere ser feliz.  Te dirá, sin dudar, que sí. Pero si le preguntas dónde está la felicidad, alguno te dirá, sin más explicaciones, porque se la hace un sacerdote, que en Jesucristo...o en Dios!
Si insistes en que te lo explique, te dirá que no sabe.
Y ahí esta tu oportunidad para decirle:
 La felicidad está en descubrir en la vida lo que Dios quiere de tí...y decirle sí.  Porque ahí Dios se vuelca y te da los medios para ser feliz, aquí ahora...y después.
Y a continuación viene la pregunta del millón, porque para justificarse te dicen...
¿Cómo puedo saber lo que Dios quiere de mi?. 
Y si no dan la espalda como Pilato a Jesús, cuando aquello de la verdad, podrás decirle sin miedo:
-Para descubrir lo que Dios quiere de tí... 
¡¡¡hay que TRATARLO!!!.
Franja


ABRIENDO PUERTAS SIN MIEDO 
En una tierra en guerra, había un rey que causaba espanto. A sus prisioneros no los mataba, los llevaba a una sala donde había un grupo de arqueros de un lado y una puerta inmensa de hierro del otro, sobre la cual se veían grabadas figuras de calaveras cubiertas de sangre. En esta sala les hacía formar un círculo y les decía: 
-Ustedes pueden elegir entre morir a flechazos por mis arqueros, 
o pasar por aquella puerta... detrás de esa puerta ¡YO LOS ESTARÉ ESPERANDO! 
Todos elegían ser muertos por los arqueros. 
Al terminar la guerra, un soldado que por mucho tiempo había servido al rey, se dirigió al soberano: 
-Señor ¿puedo hacerle una pregunta? 
-Dime soldado. 
-Señor: ¿qué había detrás de la puerta? 
El rey contestó:
-¡Vé y mira tú mismo! 
El soldado abrió temerosamente la puerta y, a medida que lo hacía, rayos de sol entraron, la luz invadió el ambiente y, finalmente, sorprendido, descubrió que... 
¡la puerta se abría sobre un camino 
que conducía a la LIBERTAD! 
El soldado, embelesado, miró a su rey, quién le dijo:
-Yo les daba la oportunidad de hacer una ELECCIÓN, 
pero por temor, preferían morir
a arriesgarse a abrir esa puerta. 
¿Cuántas puertas dejamos de abrir por miedo a arriesgarnos? ¿Cuántas veces perdemos la libertad, la oportunidad de la felicidad 
y morimos por dentro, solamente por sentir miedo de abrir la puerta de nuestros sueños? 
“Donde hay una inteligencia hay una libertad.” 
-Santo Tomás de Aquino- 
Te deseo una linda semana, 
sin miedo de abrir 
¡¡¡NUEVAS PUERTAS !!!
Confeccionado por
Franja
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase