viernes, 18 de julio de 2014

El agua que quería ser fuego

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

A veces, al ver la hermosura de la naturaleza,  y querer disfrutar de cada instante de su contemplación, nos puede suceder como al agua, que quería ser fuego y cambiar la condición, que Dios le ha dado a cada uno.
En la vida humana suele suceder, dada nuestra libertad, que uno quiera ser una cosa sin que responda a la voluntad de nuestro creador.
Un día escuché hablar de la 

"mística hojalatera":

“Todos, en algún momento de nuestra vida, podemos tener ciertas tentaciones, como soñar con un mundo ideal en el que se cumplen nuestros sueños. O también esperar a que se den las circunstancias adecuadas para tomar decisiones importantes. El problema es que, si nos dejamos llevar por estas tentaciones, corremos el peligro de evadirnos de la realidad. Caemos entonces en aquello que alguien, creo que San Josemaría Escrivá, llamó “mística hojalatera”: ¡ojalá hubiera hecho esto!, ¡ojalá tuviera ese trabajo!, ¡ojalá tuviera los ojos azules o negros! ¡ojalá fuera más listo o más tonto (seguro que nadie piensa esto)!, etc., etc.”

Del artículo…


Me parece cono anillo al dedo este artículo que he encontrado y que pongo a continuación. Franja.


"Ya estoy cansada de ser fría y de correr río abajo. Dicen que soy necesaria. Pero yo preferiría ser hermosa, encender entusiasmos, encender el corazón de los enamorados y ser roja y cálida. Dicen que yo purifico lo que toco, pero más fuerza purificadora tiene el fuego. Quisiera ser fuego y llama".

Así pensaba en septiembre el agua de río de la montaña. Y, como quería ser fuego, decidió escribir una carta a Dios para pedir que cambiara su identidad.



"Querido Dios: Tú me hicistes agua. Pero quiero decirte con todo respeto que me he cansado de ser transparente. Prefiero el color rojo para mí. Desearía ser fuego. ¿Puede ser? Tú mismo, Señor, te identificaste con la zarza ardiente y dijiste que habías venido a poner fuego a la tierra. No recuerdo que nunca te compararas con el agua. Por eso, creo que comprenderás mi deseo. No es un simple capricho. Yo necesito este cambio para mi realización personal....".

El agua salía todas las mañanas a su orilla para ver si llegaba la respuesta de Dios. Una tarde pasó una lancha muy blanca y dejó caer al agua un sobre muy rojo.

El agua lo abrió y leyó: "Querida hija: me apresuro a contestar tu carta. Parece que te has cansado de ser agua. Yo lo siento mucho porque no eres una agua cualquiera. Tu abuela fue la que me bautizó en el Jordán, y yo te tenía destinada a caer sobre la cabeza de muchos niños. Tú preparas el camino del fuego. Mi Espíritu no baja a nadie que no haya sido lavado por ti. El agua siempre es primero que el fuego..."


Mientras el agua estaba embobada leyendo la carta, Dios bajó a su lado y la contempló en silencio. El agua se miró a sí misma y vio el rostro de Dios reflejado en ella. Y Dios seguía sonriendo esperando una respuesta.

El agua comprendió que el privilegio de reflejar el rostro de Dios sólo lo tiene el agua limpia.... Suspiró y dijo:

"Si, Señor, seguiré siendo agua. Seguiré siendo tu espejo.

 ¡¡¡Gracias!!!".

Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase