jueves, 17 de septiembre de 2015

Carta de el Sr, Obispo de Alcalá de Henares, secularismo

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona


InfoCatólica


http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=24875&utm_medium=email&utm_source=boletin&utm_campaign=bltn150916&icid=3d5bee03c793b9d4fe034289cda48aca



InfoCatólica

Cuánto me ha gustado esta carta de el Sr, Obispo 
de Alcalá de Henares, 
Mons. Juan Antonio Reig Pla.
Franja

El obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, ha publicado una carta pastoral titulada: «Porque es eterna su misericordia (Sal 135). XXV años de la restauración de la Diócesis Complutense y el Jubileo de la Misericordia». Don Juan Antonio analiza el avance del secularismo anticristiano («está conduciendo a España a perder el alma católica») y explica en qué consiste la verdadera misericordia, que nunca puede ser excusa para justificar situaciones de pecado.
16/09/15 12:38 PM | Imprimir | Enviar
(InfoCatólica) La carta consta de diez capítulos en los que se abordan los siguientes temas, de los que destacamos algunos párrafos:

1) Los XXV años de la restauración, por el Papa San Juan Pablo II, de la Diócesis Complutense.

En su momento también se hizo posible una extensión del Pontificio Instituto Juan Pablo II para ofrecer un máster en ciencias del matrimonio y de la familia con el que proveer los medios necesarios para afrontar los retos de una pastoral de la familia y de la vida. Gracias a Dios, el trabajo realizado hasta ahora ha contribuido a desarrollar los servicios diocesanos para las familias: el Centro de Orientación Familiar, la Escuela de Padres y de Familias y los cursos de laicos encargados de la preparación al matrimonio.

2) El Jubileo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco

Con el corazón limpio se nos invita también a celebrar la Acción de Gracias con la Eucaristía, peregrinando a la catedral y a los santuarios más significativos. Se nos pide de manera especial cuidar el Sacramento de la Penitencia continuando la experiencia de las 24 horas para el Señor y ofreciendo itinerarios que conduzcan a recuperar el sacramento del perdón. Para ello el Santo Padre nos pide que preparemos sacerdotes misioneros de la misericordia que, durante el tiempo de Cuaresma sean capaces de expresar los sentimientos del Buen Pastor en su misión de predicar y confesar.

3) Una mirada al contexto cultural y social analizando la secularización y sus consecuencias, las raíces de la secularización, el secularismo, el laicismo y el relativismo moral, el nihilismo, la pérdida del alma y la postura de la Iglesia respecto a todo ello

El fenómeno más fuerte que ha sufrido España en el postconcilio, y en estos últimos veinticinco años, es la secularización...
Con el tema de la secularización no podemos ser ingenuos. Las raíces de la secularización vienen desde Lutero y desde la Ilustración...
Lo que resulta evidente es que a la secularización le ha seguido el secularismo que ya no es simplemente afirmar la irrelevancia de Dios, sino construir al hombre y a la sociedad en contra de Dios.
En España, desde la transición política, el secularismo se ha manifestado como laicismo y relativismo moral. Con ello ya no se trata de expulsar a Dios del Estado; sino expulsarlo de la sociedad, del modo de entenderse el hombre, de la ética y de la vida social. Con este fin se han configurado las nuevas leyes que proclaman nuevos derechos humanos como el aborto, la eutanasia, la anticoncepción, la reproducción asistida; el divorcio exprés, la entronización de la ideología de género en el ámbito educativo y en la sanidad, la demolición de matrimonios con la equiparación al mismo de las uniones de hecho y de las uniones de las personas del mismo sexo; los atentados contra los signos religiosos en los espacios públicos; la pretensión de expulsar de la escuela la enseñanza de la religión, el rechazo de la presencia religiosa en los actos públicos, etc.
Al expulsar a Dios del Estado y de la sociedad se ha destruido toda posibilidad de fundamento que no dependa del consenso y de la opinión. La dictadura del relativismo conduce a la ausencia de toda verdad afirmada como fundamento del hombre y de la sociedad, como espacio para la afirmación de lo específicamente humano que no depende del consenso ni de la opinión.
... resulta claro que hemos sufrido un fuerte proceso de ingeniería social que, en connivencia con el Nuevo Orden Mundial, dirigido por oligarquías económicas, han tomado a España como un laboratorio donde experimentar la disolución de la antropología cristiana y, en definitiva, de la civilización cristiana con referencias claras contra la Iglesia católica.
Los partidos políticos y la misma organización del Estado han actuado en España como estructuras de pecado ( Juan Pablo II, Sollicitudo rei socialis, 36) que han contribuido, con los medios de comunicación, a expulsar a Dios del Estado, de la sociedad y del corazón humano.
Perder el vínculo de la religión, arrancar a Dios del corazón humano y de la sociedad es lo que está conduciendo a España a perder el alma católica que ha inspirado su historia.
... la secularización avanzaba también en el interior de la Iglesia dando síntomas verdaderamente preocupantes: secularización de sacerdotes, crisis de vocaciones religiosas y sacerdotales, pérdida del carácter sacramental y mistérico de la liturgia, crisis de la identidad tanto sacerdotal como laical, pérdida de relevancia de los católicos en el ámbito sindical y en la política.
La primera impresión es que la secularización ha ido ganando terreno a la fe cristiana y que todo intento por frenarla era tachado de integrismo.
Lo que es bien cierto es que lo católico en España resulta irrelevante para construir la sociedad, para inspirar las leyes que nos gobiernan y para ofrecer los criterios necesarios para salvaguardar lo específicamente humano que alcanza su esplendor en Cristo, el verdadero hombre. Ni la política, ni la economía, ni la cultura hegemónica transmitida masivamente por los medios de comunicación, ni los programas educativos gozan de una clara inspiración cristiana. Es más, a menudo se presenta a la Iglesia Católica y a su enseñanza como algo que pertenece al pasado y que hay que abolir.
Ante esta situación, es normal que los católicos sientan una cierta orfandad.
... hay que comenzar clarificando que una cosa es que el Estado se declare aconfesional y otra que la tarea de la política y la misión del Estado se desvinculen de la verdad y lo sometan todo a la opinión y al consenso de las mayorías,
El haber abandonado el concepto de ley natural, en vez de profundizar en ella como nos pedía Benedicto XVI, nos ha dejado sin un punto de referencia para plantear las cuestiones en el foro público.

4) Orientaciones pastorales para una respuesta adecuada

Donde está el obispo, allí está la Iglesia que nos vincula a la Iglesia católica presidida por el sucesor de Pedro. Esta es la verdadera realidad que nos hace ciudadanos del cielo que es nuestra verdadera patria.
No pretendemos el poder, pero, por gracia de Dios, llevamos como en vasijas de barro un tesoro que trasciende todas las riquezas y poderes de este mundo. (2 Cor 4, 7). Estamos llamados a ser, en medio del desierto de este mundo, oasis donde se entra en el descanso de Dios y somos enriquecidos con todos los sacramentos que nos regalan el cielo en la tierra.
Como Israel peregrinamos por el desierto y somos acosados por nuestros enemigos que nos persiguen. De repente, por pura gracia de Dios, se presenta ante nosotros un oasis en el que podemos reposar, ser ungidos y hospedados por Aquel que nos guía y prepara una mesa frente aquellos que nos odian.
Las parroquias, centradas en las familias que hacen de la Iglesia además de una comunidad espiritual una comunidad de hijos (en la carne), han de poner toda su atención en formar una comunidad que engendra nuevos cristianos con verdaderos procesos catecumenales para la iniciación cristiana.
Sin comunidades cristianas no se generan familias cristianas. Sin familias cristianas no se transmite la fe. Sin la transmisión de la fe el desierto avanza y los oasis desaparecen.
En estos momentos difíciles por los que atravesamos los católicos en España no podemos esperar que las cosas se arreglen por los cambios políticos. En la política no está nuestra salvación. No la despreciamos y somos conscientes de que necesitamos laicos bien formados en la vida pública y en la política. En estos momentos no podemos generar grandes cambios sociales, pero sí podemos sembrar el territorio de oasis que vayan ganando al desierto y dispongan la sociedad para otros cambios sociales que generen políticas más justas y adecuadas.
... hemos de constatar sin embargo que, al ser el hombre naturalmente religioso, cuando se prescinde de la religión verdadera inmediatamente aparecen otras formas de vivir, incluso una religión antirreligiosa. Y así podemos constatar cómo, con una mala versión de la democracia, ésta se ha convertido en un sustituto de la ética y de la religión que se impone con sus ritos y con sus sacrificios.
Ser católicos en este momento, y siempre, es presentar un modo alternativo de vivir que estácentrado en Cristo y en la tradición de la Iglesia católica.... El modo práctico de llevarlo a cabo es tener en cuenta una serie de criterios para ordenar la vida personal, familiar, comunitaria y social.

5) Los servicios diocesanos para la formación pastoral y evangelizadora

La obsesión por frenar la población y por aumentar el consumo está promoviendo nuevos tipos de personas que fácilmente se instalan en la cultura de la muerte.
No se trata de pintar un panorama sombrío, que fácilmente se rechaza por exagerado.Tampoco tenemos que caer en miradas ingenuas sobre la realidad.

6) Transmitir la fe en todos los ámbitos

Sin darse cuenta los pueblos se están quedando sin alma. Este fenómeno explica el fracaso de la catequesis en estos últimos años, la ausencia de los jóvenes y la falta de vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio.
Este año de la misericordia, además de profundizar en los salmos y parábolas de la misericordia como nos indican las directrices del Jubileo, habría que profundizar en el Sacramento de la penitencia y en el perdón.

7) El cuidado de los seminarios y la promoción de las vocaciones

Donde más se han sentido las consecuencias de la secularización ha sido en la falta de vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio.
... las vocaciones deben ser suscitadas, oradas y cuidadas. Esta tarea pertenece a las familias y a toda la comunidad cristiana.

8) La misericordia y sus falsificaciones

Lo primero que os sugiero es leer la bula del Papa Francisco El rostro de la Misericordia.
El peligro en una sociedad emotivista como la nuestra es quedarnos en el nivel de la compasión, entendida sentimental o emotivamente, y olvidar remediar auténticamente la miseria con todos los medios posibles, incluida la gracia de Dios que todo lo puede.
... se confunde la benevolencia, que es querer directamente el bien, con la tolerancia que es simplemente la ausencia de intervención ante el mal. Intervenir con benevolencia no significa “juzgar al prójimo”. Ya nos lo advirtió el Señor. “No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados. Perdonad y seréis perdonados” (Lc 6, 37). El no juzgar, el no condenar o perdonar no significa el dejar de reconocer el mal e intentar socorrerlo. Una cosa es, por tanto, no juzgar al pecador y otra aborrecer el pecado e intentar socorrer el mal. De lo que se trata con la misericordia es de vencer el mal con el bien, como nos recuerda San Pablo (Rm 12, 21).
Lo propio de la misericordia es curar el mal, por eso se necesita una relación con el prójimo desde la verdad. Es necesario reconocer las heridas, nombrarlas en su verdad y tratar de curarlas.
Querer compatibilizar la misericordia con la resistencia en el pecado, o con la tolerancia del pecado, es hacer de la misericordia la puerta que se abre para que entre por ella el relativismo en la Iglesia. La misericordia no crea leyes contrarias a la justicia sino que regenera lo que la justicia, por sí sola, no está en condiciones de lograr.
El modo para no perderse en estos vericuetos es observar y meditar las acciones de Cristo, icono de la misericordia, con los enfermos, con los pobres y los pecadores. Al mismo tiempo que les anuncia la verdad, que es Él mismo, les remedia los males, los cura y les perdona los pecados advirtiéndoles que no pequen más.

9) El Sacramento del Perdón

Si en algo han insistido los últimos sucesores de Pedro ha sido en la necesidad de recuperar el Sacramento de la penitencia y la práctica de confesar los pecados.
¿Cuál es el problema de este sacramento? ¿Por qué las personas han dejado de ir a confesar?¿Por qué los mismos sacerdotes han mostrado menos disponibilidad para la confesión? La razón hay que buscarla en la crisis de fe, en la decadencia del espíritu y la pérdida de la conciencia de pecado que ha provocado la secularización y sus consecuencias.
Encender la lámpara de la fe es la única posibilidad de empezar a descubrir las heridas del pecado, reconocer las enfermedades del espíritu. La peor enfermedad del espíritu es el pecado que, aunque no seamos conscientes de él nos destruye igualmente y puede provocar la muerte espiritual.
Lo que ha ocurrido con la secularización y sus consecuencias es muy curioso. No es que seamos más pecadores o menos que las anteriores generaciones. No. Somos igualmente pecadores. El problema es que hemos caído en la peor de las enfermedades que es no reconocer los síntomas de la enfermedad.
Lo que ocurre en nuestra generación es peor. No sólo –por falta de luz, por falta de fe– hemos dejado de ver las sombras de nuestra vida o reconocer las heridas del pecado, sino que hemos sufrido la peor de las mutaciones. Hemos aprendido a llamar bien al mal y mal al bien. Esta es la crisis espiritual más seria: llamar a la enfermedad salud y dejar que la enfermedad nos lleve a la muerte del espíritu.
Salir de esta enfermedad epocal, de esta crisis profunda del espíritu, requiere una operación traumática. Se trata nada menos que de un trasplante de corazón y mente. En griego esta operación se llama metanoia, en español la traducimos por conversión.
El trabajo que nos espera, pues, en este Jubileo de la misericordia es apasionante.

10) Conclusión.

El camino es Jesucristo, la luz la fe. El objetivo pastoral del curso: la conversión pastoral y la evangelización para gestar nuevos cristianos y nuevas comunidades cristianas. La única manera de frenar las crecidas del desierto de este mundo es ir creando, con la gracia de Dios, nuevos oasis cada vez más amplios y mejor dotados. Como en tiempos de San Benito es necesario no anteponer nada a Cristo.
La carta pastoral puede ser descargada en www.obispadoalcala.org.
33 comentarios
Comentario de hidaspes
Que alegría tener pastores que nos conducen con mano firme entre las tinieblas. Allá donde hay pastores débiles, sumisos ante la cultura del poder mundano, los templos quedan vacíos. Allá donde hay pastorfirme y sereno la semilla de Cristo se agarra a la tierra.
16/09/15 1:31 PM
Comentario de Eiztarigorri
Bueno sobre la confesionalidad, o no del Estado, yo creía que la Iglesia ya se había pronunciado en la Encíclica Quas Primas de 1.925 haciéndose eco de la necesidad de dar testimonio de Cristo incluso en la política ya que "De quienes se avergüencen de Mí delante de los hombres, yo me avergonzaré también delante de mi Padre." Y si nos avergonzamos de profesar a Cristo delante de los hombres ¿Como sorprendernos de que de la impresión que Dios se haya olvidado de nosotros? ¿No será que "algún pastor", por agradar al mundo, se ha olvidado de enseñar alguna cosa en alguna de sus Encíclicas? Alguna cosa del Evangelio más exactamente.
16/09/15 1:48 PM
¡IMPRESIONANTE! ¡Qué sosiego da leer y escuchar siempre a Monseñor Reig Plà y, cuánto se aprende!
16/09/15 4:40 PM
Comentario de keparoff
Es buenísimo, y creo que la única gran urgencia ahora mismo de la Iglesia es construir esos oasis donde refugiarnos. No hace falta ser muchos, pero sí es necesario tener grupos de gente donde tener amistades, donde puedan surgir matrimonios, donde educar a los hijos, colegios...

Ya iremos creciendo en número, porque vivir cristianamente es atractivo, pero necesitamos reorganizar las fuerzas, reagruparnos, saber que no estamos solos.
16/09/15 6:23 PM
Comentario de Valertal
Son obispòs como Monseñor Reig Pla los que mantienen viva la fé en muchísimos miles de españoles. Es, sin duda, uno de los mejores obispos que tenemos y leer sus cartas es como tomarse grandes dosis de fe católica.
16/09/15 6:46 PM
Comentario de hidaspes
Keparoff, hace pocos meses un cardenal estadounidense, no recuerdo si el Cardenal Burke o Nolan, ya pronosticaba que los católicos del futuro ibamos a tener que juntarnos para la mera supervivencia, dado que el ambiente de secularismo y laicismo hostil no va a hacer otra cosa que radicalizarse e incrementarse. Lo que hemos vivido hasta ahora nada se parecerá al panorama del futuro, en donde como colectivo ya seremos una amenaza para las propias estructuras políticas y ese poder político ya habrá hecho oficial su beligerancia, no limitándose a la imposición del pensamiento único, sino deslizándose ya por el camino de la persecución abierta y represiva. Su idea de grupos de gente es no sólo pertinente, es que es el futuro. Refugios, barrios, ciudades... católicas, no queda otra, será imperativo de supervivencia. Ignoro si estoy sugiriendo una catolicidad territorial, una especie de "Estados pontificios" un tanto sui generis. Desde luego, el formar familias fuertes y grandes es la llave del futuro. Excuso decir que una familia católica tiene más descendencia que los lacayos de esta secularización laicista. El devenir inexorable del orden natural hará el resto.
16/09/15 7:03 PM
Comentario de Hermenegildo
¡Qué lástima que D. Juan Antonio Reig no vaya a ser padre sinodal!
16/09/15 7:33 PM
Comentario de Gonzalo
Como recuerda Hermenegildo, a Monseñor Reig Pla no se le ha permitido acudir al próximo Sínodo sobre la familia que se va a celebrar en el Vaticano, a pesar de su experiencia y formación en la materia. En su lugar acudirá un señor que después de negar que en España haya persecución a la Iglesia se hace fotos con la líder del partido cuyos persona de confianza se dedica a profanar capillas universitarias.
16/09/15 7:59 PM
Comentario de David García
"hay que comenzar clarificando que una cosa es que el Estado se declare aconfesional y otra que la tarea de la política y la misión del Estado se desvinculen de la verdad y lo sometan todo a la opinión y al consenso de las mayorías"

Esta claro que este obispo no sabe lo que significa ser un estado aconfesional,y defiende mas las dictaduras que las democracias.
Su verdad, la de cualquier persona o religión, es solo su verdad, no la del resto de la gente y por tanto del estado, precisamente por eso tenemos la democracia, para evitar estancarnos y estar dandonos palos todo el tiempo,por eso se permite a todo el mundo expresar su opinión, y se vota para alcanzar consensos basados en la opinión de la mayoría
16/09/15 8:06 PM
Comentario de Rexjhs
¡¡Améééééénnnnn!!
16/09/15 8:24 PM
Comentario de Alejandro Galván
Pues otro que -como bien indica el P. Jorge y según la "doctrina Burke"- está contra el Papa Francisco porque sigue la doctrina del Catecismo. No interesa por qué dice lo que dice, cómo lo dice, o si cita o no cita al Papa: doctrina tradicional=está contra el Papa... Qué pena, qué desconcierto... concertado.
16/09/15 8:26 PM
Comentario de Daniel Lagos de Perú
El mundo (en este caso La Iglesia) al revés.
kasper padre sinodal, encima elegido por quien ha sido elegido y Señores Pastores como Mons Reig, que hace mucho tiempo es la personificación de la Parresia en el episcopado Español, no está entre los Padres Sinodales.
Lo dejo ahí, si sigo escribiendo me tendrían que editar con justificadísima razón.
16/09/15 8:37 PM
Comentario de Juan Carlos ⛪
sera que estamos a las puertas de un gran cisma? cada vez me siento mas confundido cuando leo las decisiones y declaraciones que se dan en Roma y en otro lugar contradiciendolo. Estamos a las puertas de un sinodo donde pareciera que lo que se discutira es que si la Iglesia seguira al mundo actual o a sus enseñanzas milenarias!!. Mejor me desconecto, voy a tomar aire fresco y mas tarde ire a orar al Santisimo.
16/09/15 10:55 PM


Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase