lunes, 11 de marzo de 2013

El hombre que perdió su trabajo.

Santa Maria de Baiona diócesis tuy- vigo blogspot.com
El hombre que perdió su trabajo
Un hombre había perdido su trabajo y después de buscar varios meses concurre a una oferta de trabajo que buscaban barrenderos.
imagen conocida que no necesita título 
El gerente de RR.HH. le pregunta sus datos, lo hace barrer, lo felicita y le dice: “el puesto es suyo, déme su e-mail, y le enviaré el día y la hora en que se tiene que presentar”.
El hombre desconsolado contesta que no posee e-mail y el gerente de RR.HH. le dice que lo lamenta mucho pero que si no tiene e-mail, virtualmente no existe, y que como no existe no le puede dar el trabajo.
El hombre sale desesperado, no sabe que hacer; tiene solo $ 2,50 en el bolsillo, entonces decide ir hasta el mercado de abastecimiento de frutas y verduras y comprar un cajón de tomates de 10 Kg.
Se va casa por casa vendiendo 2 kilos de tomates por $ 1. En menos de 2 horas había duplicado el dinero, repite la operación tres veces más, luego cena en un puestito por $ 5, y se vuelve con $ 15 a su casa.
Se da cuenta que de esa forma puede sobrevivir, y sale cada vez más temprano y vuelve más tarde y así duplica, triplica y hasta cuadriplica el dinero en un solo día.
Con bastante suerte de su lado logra comprarse una camioneta que al año cambia por un camión, y a los tres ya tiene una pequeña flota. Luego de 5 años el buen hombre era dueño de una de las principales distribuidoras de alimentos del país.
distribuidora de alimentos
Entonces recibe a un asegurador de vida, y cuando termina la charla este último le dice que le dé su e-mail para enviarle la póliza , a lo que el hombre contesta que no tiene e-mail, entonces el asegurador le dice: “Si usted no tiene e-mail y llegó a construir este imperio no quiero imaginarme lo que seria si tuviera correo electrónico…”
A lo que el buen hombre contestó:
“Sería un barrendero”.
sin comentarios 
Confeccionó Franja.

Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase