jueves, 21 de marzo de 2013

El Papa Francisco agradece a los periodistas su trabajo durante el cónclave

Santa Maria de Baiona diócesis tuy- vigo blogspot.com
enlace:
El Papa Francisco agradece a los periodistas su trabajo durante el cónclave

El papa Francisco , en su tercer día de pontificado, ha recibido hoy, en el Aula Pablo VI del Vaticano, a los miles de periodistas , cámaras de televisión y fotógrafos de todo el mundo que han cubierto el cónclave. | Efe


  • Los periodistas dejan de ser 'enemigos' de la Iglesia
  • El Papa sabe que son insustituibles para propagar el mensaje eclesial


No se agotan las sorpresas con este Papa Francisco. Ni su sentido de la oportunidad y de la comunicación. Hoy, aprovechó la ocasión: no se pueden dar más noticias en menos tiempo. ¡Y más titulares! El nuevo Papa impone su estilo. En las formas y en el fondo. El fondo, el de un mendicante. El del gran mendicante Francisco de Asís: los pobres. Y su deseo, casi grito de "una Iglesia pobre para los pobres".
Y, por supuesto, una Iglesia de la "verdad, la bondad y la belleza". Son los atributos esenciales que el papa Francisco quiere para la Iglesia de Cristo. La verdad, la bondad y la belleza del Evangelio. Un Evangelio que dice que "nada hay oculto que no pueda ser descubierto".
Quizás por eso, el nuevo Papa, adopta una relación abierta, cordial, acogedora y colaboradora con los medios de comunicación. Los periodistas dejan de ser "enemigos" de la Iglesia, los que le buscan las vueltas o exhiben sus pecados. Porque así siguen pensando muchos jerarcas de la institución. ¡Cuánto más lejos de los periodistas, mejor!
El Papa Francisco cambia la dinámica relacional. Quiere convertirse en amigo de los periodistas. Porque sabe que son uninstrumento insustituible para propagar el mensaje de la Iglesia. Sin ellos, la institución se quedaría afónica. Y no podría ser la voz de los sin voz, la voz de los pobres.
Los periodistas somos el instrumento necesario para que la Iglesia pueda conectar con la gente. Los que sabemos empaquetar la noticia, para hacerla atractiva. Los que se la vendemos. Los que transformamos sus largos discursos (en un lenguaje muy teológico y subido), lo divulgamos y lo hacemos asequible. Con nuestra superficialidad y búsqueda de lo novedoso. Con nuestros defectos y pecados. Pero de buena gente, como Francisco.
La Iglesia tendría que ponernos un altar a los periodistas. Y el papa Francisco está dispuesto a comenzar a construirlo. Para mayor gloria de Dios y de su "verdad, bondad y belleza".
José Manuel Vidal. Roma. 
El Papa Francisco con lo periodistas.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase