sábado, 2 de marzo de 2013

QUO VADIS, PETRUS? (¿PEDRO, DÓNDE VAS?)

Santa Maria de Baiona diócesis tuy- vigo blogspot.com
Con nostalgia por los días y años vividos a la sombra de tan buen Pastor de la Iglesia del Señor, pongo este power del P. Javier Leoz, que me gustó mucho y que nos traerá a nuestra memoria la necesidad de nuestra oración unida al que lo hará hasta el final. 
Agradecimiento a Benedicto XVI y petición de luces para los cardenales, que en Cónclave se reunirán dentro de pocos días para darnos, con la ayuda del Espíritu Santo, lo que necesitamos para continuar la marcha de la Iglesia a través de la historia de nuestro tiempo...
Quo vadis, Petrus? (¿Pedro, adónde vas?), 
por Javier Leoz
QUO VADIS, PETRUS? (¿PEDRO, DÓNDE VAS?)
Voy a estar con Aquel que me sigue aguardando
y, estando con Él, sentir que me sigue amando.
Voy a gustar lo que, el ruido y la responsabilidad,
no me ha permitido disfrutar totalmente.
… Voy a rezar por todos y cada uno de vosotros
pues, sé muy bien, que en el silencio y en la soledad
os tendré a todos, sin yo saberlo,
con nombre y apellidos
delante de un DIOS que, sin abrir yo mis labios,
sabrá de antemano por el amor que le profeso
lo que le llevo en mi corazón guardado.
Voy a estar con el que, desde hace muchos años,
sé que me quiere tal y cómo soy.
Voy a descubrir, ahora con más fuerza,
lo que, de mi puño y letra,
brotó en horas de contemplación,
reflexión, estudio y pensamiento:
Él es mi DIOS y a Él le adoraré hasta mis últimos días
Él es mi SEÑOR y he intentado guiar su barca
Él es mi ESPÍRITU y, conoce muy bien,
que esta hora estaba marcada certeramente
y con exactitud en su reloj divino.
Voy, con mis sandalias de pescador desgastadas
tras haber recorrido con dificultades y debilidad
los caminos del mundo gozoso y sufriente
 
Voy, sin mi cayado, porque bien sé
que necesita de manos más vigorosas
y con más salud vitalidad corporal
que os indiquen en tiempos de combate
y de cambios los apriscos y senderos
que conducen al Evangelio.
Voy, mas no huyo, sino que cumplo una y otra vez
lo que ha sido la clave de mi consagración al Creador:
por amor y obediencia fui….y por amor y obediencia me voy.
Me voy, pero detrás de mí se queda Aquel
por el que intenté serviros como padre, amaros como pastor,
enseñaros como maestro e iluminaros desde el Espíritu.
Me voy…pero queda la gran obra del Señor: su Iglesia.
Por su bien, por ella, con ella y en ella me voy y estoy.
Javier Leoz
 Confeccionó Franja.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase