viernes, 15 de marzo de 2013

Primicias del Santo Padre Francisco I

Santa Maria de Baiona diócesis tuy- vigo blogspot.com
En el blog de D. Felipe de Urca, un médico argentino con el que algunas veces me relaciono, encontré estas primicias que paso a nuestro blog, que gustarán a los lectores que se acercan a nuestro blog. Añadiré un testimonio de otro amigo argentino.

Alabado sea Jesucristo…
A medida que pasan las horas desde la elección del Papa Francisco, el mundo no termina de salir de su sorpresa, ya que a priori, el jesuita  argentino Cardenal Bergoglio no era de los considerados “candidatos”. Pero cabría preguntarse: ¿”Candidato” de quién...? De los supuestos entendidos, o vaticanistas, o como se les quiera llamar. Pero los cardenales electores, una vez más, sólo escucharon la voz del Espíritu Santo y nos han regalado un gran pastor que no tengo dudas sorprenderá al mundo y con el transcurrir de los días lo asombrará con su inteligencia, su humildad, su espiritualidad, su ardor evangélico y su calidad para conducir la Iglesia precisamente en tiempos de la Nueva Evangelización, haciéndola salir de sus aposentos tradicionales para ir hacia el mundo en busca de la gente.
Y es nuestro compromiso, como miembros de esa Iglesia a la que pertenecemos activamente desde el día de nuestro bautismo, participar con entusiasmo en la tarea evangelizadora para hacer conocer a Cristo. Cada uno en la medida de sus posibilidades. Con la acción o con la oración. Pero con el mismo espíritu decidido y generoso al que nos llama el Papa Francisco, que en su primera misa ante los cardenales instó a “caminar siempre a la luz del Señor y a edificar la Iglesia siendo piedras vivas”.
Recordemos todos los días su expreso pedido cuando salió por primera vez al balcón en la Basílica de San Pedro luego de su elección: recemos por él.Texto e imagen de wordpress.com
 
El Papa Francisco depositando unas flores en el altar de la Santísima virgen
ayer por la mañana en San Pedro
La frase de hoy 
“Así como el pontificado de Juan Pablo II
significó el final del comunismo en Europa,
tengo mucha fe en que el pontificado de Francisco
significará el final de los populismos en América Latina”
Felipe de Urca 
El Cardenal Bergoglio , hoy el Papa Francisco I,
 besando los pies en en lavatorio del Jueves Santo?
Tema del día:
Francisco, quiero trabajar contigo
¿Quién eres tú, Francisco? ¿Por qué me sorprende tanto verte? ¿Por qué es tanta la expectativa a tu alrededor? ¿Qué es lo que vas a hacer? ¿Vas a trabajar?

Todas las mañanas, cuando llevo a mi hermana a la escuela, rezamos un Padrenuestro y luego un Ave María. No conozco muchas más oraciones, y de hecho, son esas las que más nos gustan, por su sencillez y su universalidad. Las puede rezar cualquiera.

Por eso, hoy que estaba en mi casa, viendo al nuevo Papa, sentí algo muy extraño cuando escogió rezar exactamente lo que yo, y millones de católicos rezamos a diario. Sentí algo muy extraño cuando me di cuenta que el nuevo Papa me estaba haciendo orar, no sólo gritar o vitorear su nombre. Sentí algo muy extraño cuando me pidió que yo, lo bendijera y pidiera por él, al igual que mis demás hermanos, antes incluso de darme la bendición. Sentí algo muy extraño al verlo salir sin tantos adornos, sencillo, con gestos no de celebridad, sino de siervo. Con una sonrisa que esconde tantos años de trabajo. Y vaya, que hoy, sentí que a mis 23 años, cuanto me hace falta trabajar.

Bienvenido Francisco, a una Iglesia que está en crisis, pero que lo ha estado desde el primer día que fue instituida y que lo estará hasta el día que se termine el mundo. Bienvenido a un mundo que te atacará, lleno de gente que no piensa como tú, y gente que odia lo que tú crees. Bienvenido a un pueblo que te juzgará, inclusive dentro de tu misma casa. Bienvenido al trabajo.

Hoy Francisco, quiero trabajar contigo. Quiero seguir tu ejemplo, quiero quitarme mis adornos y salir por el balcón a servir a la gente. Quiero lanzarle una sonrisa al mundo. A los que esperan mucho de mí, poco, o nada, quiero servirlos a todos. A los que no opinan como yo, quiero servirlos. A los que he lastimado o lastimaré, quiero servirlos. Quiero trabajar contigo desde mi hogar, en las cosas que puedo hacer desde hoy. No quiero imponer mi opinión religiosa, quiero compartir la verdad: que todos somos hermanos. Que el amor, nos ama. Que ese amor es un Padre.

Hoy Francisco, quiero ser el último en la fila. Quiero ser el del último lugar del estacionamiento, y el último en servirse de comer. Quiero poder superar mis miedos y vencer mis malos hábitos, pero además quiero pasar desapercibido. Quiero que la gente se dé cuenta que mi Iglesia no está para conquistar al mundo, sino para servirle. Quiero que Evangelizar a todos los pueblos, se traduzca en caridad para todas las naciones.

Y sé que tú trabajarás conmigo. Sé que no estoy sólo porque el representante de mi Iglesia se despertará todos los días muy temprano para trabajar. Sé que orarás y contemplaras, y al mismo tiempo actuarás. Sé que te haces de cocinar todos los días. Sé que viajabas en metro en tu país. Sé que naciste de padres humildes. Y sé que no flaquearás. Sé que te atacarán, igual que todos los días nos ataca nuestra pena cuando decimos ante un público tan tímidamente: ‘somos católicos’.

Hoy salgo de ese balcón y le grito al mundo que soy católico, no porque quiera presumirlo, y tampoco porque quiera demostrar un punto. Lo hago porque el mundo necesita que me deje de dar pena decir que voy a servirlo. Me acordaré que soy católico la próxima vez que me dé flojera hacer mi trabajo. La próxima vez que quiera mentirle a un cliente. La próxima vez que quiera copiar en un examen. Me acordaré también cuando en una fiesta ofrezcan droga, esa que a tantas familias destruye. Me acordaré el día que me asalten, o me secuestren y tenga que perdonar a los que me ofenden. Me acordaré el día que me insulten o critiquen y tenga que preocuparme por ellos. Me acordaré que soy católico el día que ya no quiera ver a mi familia, o el día que prefiera divertirme en lugar de ir a un evento de mi hermana. Me acordaré que existes tú Francisco, como tantos antes de ti, que también tuvieron que luchar contra sí mismos. Que también tuvieron que aguantar tanto. Que también tuvieron que trabajar tanto.

Hoy salgo de ese clóset en el que vivo cada que me da pena compartir un estado de facebook donde se mencione a Dios. Hoy salgo de esa ignorancia tan palpable en mi vida donde no conozco nada de mi religión. Hoy me doy cuenta que no soy católico porque sea el mejor. Hoy me acuerdo que Jesús vino a sentarse con prostitutas e hipócritas y por eso mismo está sentado en mi vida.

Hoy Francisco, te agradezco por aceptar el papado, te agradezco que te rieras. Te agradezco que salieras tan humilde, que te inclinaras para ser bendecido por tus fieles. Te agradezco que recordaras al Papa pasado. Te agradezco que hables mi idioma, y que te guste el fútbol. Te agradezco que hoy, me hayas puesto a rezar un Padrenuestro y un Ave María. Porque así de sencillo, hoy me has abierto los ojos.

Francisco, a partir de hoy, yo trabajaré contigo.

Texto e imagen de wordpress.com

http://peque-semillitas.blogspot.com.es/2013/03/pequenas-semillitas-1974.html


Testimonios


  1. "Coincide con la necesidad de una Iglesia misionera. Que salga al encuentro de la gente, activa y no pasiva. Una Iglesia que no sea reguladora de la Fe, sino promotora y facilitadora de la Fe" Nos unimos en oración por S. S. Francisco I y ojalá estas palabras hagan reaccionar a muchos que piensan que las personas activas buscan ser protagonistas y se den cuenta que el único objetivo que buscan es transmitir el Amor que Jesús nos regaló con su sufrimiento y entrega en la Cruz a cada uno de nosotros.
    Gracias, D. Javier por este maravilloso blog.

  2. Gracias Dios todopoderoso por regalarnos un PAPA Santo, Si nuestro querido PAPA EMERITO Benedicto XVI se ha retirado a ORAR y Dios nos envía a Francisco I QUE COMIENZA ORANDO para mí es una alegría contenida porque a muchos grupos de oración y familias QUE ORAMOS CADA DIA, que cuando vamos a la Iglesia nos dirigimos primero al Santísimo para algunos era ya algo anticuado. No tengo en mi parroquia un Sacerdote de oración pero tengo un SANTO PADRE. Hace falta que algunos que estaban un poco desorientados sean guiados a ARRODILLARSE ANTE nuestro Padre. El PAPA FRANCISCO TAMBIEN AYER LO RECORDÓ, EL TAMBIÉN FUE PRIMERO A ESTAR ANTE EL SEÑOR. Estaba siendo necesario un PASTOR que renueve que purifique toda la IGLESIA. el rebaño tiene que ser bien guiado y todos obedecer y vivir según la PALABRA DE DIOS. Dios nos ha llamado a ALGUNOS A ser activos pues si lo somos es porque Dios nos ha llamado, es tan fascinante esto Somos y nos sentimos evangelizadores por la gracia de DIOS, Esta es la verdadera Evangelización, si, Orar antes de actuar El que evangeliza es Dios no nosotros, por eso oremos siempre unos por otros. No podemos ni debemos callar cuando lo que ya hemos conocido es la Verdad la salvación y la Vida, y se ha hecho presente con este gran regalo para todos.Felicidades Padre Francisco Javier Olivares gracias. En obediencia al SANTO PADRE!!! VIVA EL SANTO PADRE FRANCISCO I FELICIDADES a toda la Iglesia Universal

  3. Estoy un poco asustado por los vaticanistas. Todo lo sabían. Hablaban del perfil que tenía que tener el nuevo Papa. Tenían una cantidad de quinielas para tener acierto. Dijeron grandes sandeces de los papables. Tenían preparadas las notas para dar la historia del nuevo Papa. Sigo?...Y la noticia les cogió a todos a contrapié fuera de juego. Los listillos de los vaticanistas, que ejercían y cobrarían sus dineritos invitados en las tertulias, con ríos de tinta en los diarios, comentarios y comentarios... ¿Ponemos nombre? Harían falta varias páginas.
    Y ahora...unos siguen diciendo sandeces, porque no acertaron. Otros más humildes dijeron. nos equivocamos. Otros se apuntan al carro vencedor a ver si cuelan. Pues no, no cuelan!
    La profesión de vaticanistas aficionados debiera caer con el suspenso más grande de la Historia. Son como los maestros que se presentaron a oposiciones y suspendieron porque no contestaron ni como un alumno de tercer curso. De pena.
    Pregunta a un vaticanista algún tema de catequesis y ya verás como desbarra. Te dirá que es católico o cristiano "a mi manera" como la canción de Sinatra.
    Admiro hoy a los que son capaces de reconocer que el Santo Padre lo eligen el Espíritu Santo, porque los cardenales estuvieron ayudados por las oraciones de muchos cristianos, votaron sin políticas rastreras y sin negociaciones de do ut des... y salió EL SEGUNDO DÍA!!!.
    Recemos por el Papa Francisco I que lo necesita y mucho. Así lo ha pedido desde el primer momento, porque sabe de sus limitaciones personales. No hay superhombres. Un Papa es bueno...si le ayudan. Que no lo dejen solo!!!Franjaoli

  4. Con esta elección del ahora nuestro Santo Padre, una vez más Dios a través del Espíritu Santo nos ha demostrado que es Él quien modela el mundo y no nosotros los hombres. ¡Gracias Dios mío!

    Una entrevista al Cardenal Bregoglio 
    que te puede mostar cuál es su fe y el sentido de su sacerdocio. Ahora como Sumo Pontície.

    EntEntrevista exclusiva del Cardenal Bergoglio, hoy Papa Francisco, con EWTN


    enlace:



    Los cardenales han elegido a un hombre amante del pueblo


    Image Alternative Text



    Por su interés, ofrecemos este escrito que nos hace llevar D. Lucas Fiorini, director de la Universidad Católica Argentina – Mar del Plata.

    Son difíciles estas líneas. Hermosamente difíciles.

    Para un argentino, católico, que ama a su Iglesia y ve en el Papa al vicario de Cristo, la elección del cardenal Jorge Bergoglio como Obispo de Roma ha sido una emoción inmensa, increíble, preciosa, inconmensurable. ¿Cómo expresarlo, cómo ordenarlo, cómo detenerse para plasmarlo?

    Debo reconocer que estaba hondamente movilizado, más desde que se corrió la noticia del humo blanco. Como millones de personas en el mundo entero, junto a mi familia -¡otra bendición!- , nos conectamos por internet con el canal vaticano para ver en vivo quién sería el nuevo Pontífice. Estábamos expectantes, como no recuerdo antes, mientras mirábamos a la gente en la plaza San Pedro rezando y vivando al todavía desconocido Papa. Confiados todos absolutamente en la acción del Espíritu Santo, que haría su obra e inspiraría para que nos conduzca el mejor instrumento de Dios. Fue una buena elección mirarlo por ese canal: ningún comentario entorpecía la belleza de ese momento histórico. Acompañamos también con la oración y con el corazón latiendo fuerte. Y después de media hora, se prendieron las luces y al fin se abrieron las puertas que daban al balcón de la Basílica de San Pedro. El cardenal informó el nombre… Bergoglio. Un grito de alegría inundó nuestra casa y la de millones de argentinos. Lágrimas. Incredulidad. ¡No puede ser! Pero Dios todo lo puede. Y la alegría, qué cierto, se hace mil veces mayor cuando es compartida. Empezaron a caer los llamados de los amigos. Todos emocionados, todos llorando, todos agradecidos con el Señor, todos felices. Sentí que queríamos abrazarnos en esta noticia, que necesitábamos este aliciente, que fue un bálsamo para el alma, una esperanza de que no todo está perdido. Lo fue para el mundo, pero de manera especial para el pueblo argentino, a quien nos compromete particularmente como comunidad. ¡Cómo lo necesitábamos! El cuerpo y el alma estaban pletóricos. Sin duda era una bendición. Dos pensamientos se me vinieron: entendí los salmos y profetas cuando dicen a los fieles que “prorrumpan en gritos de alegría” por las bendiciones de Dios, y pensé que los argentinos habremos sentido algo parecido a lo que vivió el pueblo polaco cuando en 1978 se enteraron que un compatriota de su atribulada Patria fue electo Papa.

    Un par de subrayados

    No quiero entrar aquí sobre algo que estará mil veces más y mejor informado, diciendo quién era el Cardenal argentino electo, sus antecedentes, su vida.

    Quisiera señalar simplemente dos cosas breves que creo son de fondo, intentando advertir la real y enorme dimensión de lo sucedido.

    Pero antes una consideración no menor que temo se pase por alto en los comentarios de estos días: agradezcamos también a los cardenales –sobre los que tanto se especuló y conjeturó en estos días- que supieron sostener este buen camino y ser fieles a las mociones del Espíritu. La Iglesia -a través de ellos, con la altura y dignidad con que han cumplido su encargo- ha sabido leer los signos de los tiempos, las necesidades que sufre el mundo de hoy, y decidió dar de beber del agua viva que Cristo legara con su venida y de la cual hay una sed inmensa en el desorientado y angustiado hombre actual.
    leer artículo completo:
    enlace:
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase