jueves, 12 de febrero de 2015

· ​El Papa Franciso en Pietralata de Roma

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

ESTA NOTICIA MERECE DIVULGARSE. 


Un abrigo blanco destaca entre las chabolas

· El Papa Franciso en Pietralata visita un barrio pobre y celebra en la parroquia de San Miguel Arcángel ·
9 de Febrero de 2015


Desde la puerta laminada sobresale un abrigo blanco: «¡Es el Papa! ¡Es el Papa!». La visita que no te esperas. Un rayo de sol en una vida llena de penurias. Antes de llegar a la parroquia de San Miguel Arcángel en la zona de Pietralata para la programada visita del domingo 8 de febrero por la tarde, el Papa Francisco quiso detenerse en el campo Arcobaleno situado en Ponte Mammolo, un barrio pobre en la periferia nororiental de Roma, en las inmediaciones del río Aniene. Acompañado por el párroco de San Miguel, don Aristide Sana, poco antes de las 16 el Papa Francisco llegó al campo que alberga nómadas y refugiados asistidos por voluntarios de la Comunidad de San Egidio. Tras la sorpresa y el desconcierto al inicio, el Pontífice estuvo literalmente envuelto por el abrazo de los pobres; familias enteras, conmovidas e incrédulas salían de sus casuchas, los niños le rodeaban. El Papa preguntó ¿Quién habla castellano? Y a gran voz el grupo de latinoamericanos respondió ¡Todos! El Papa Francisco entonces se detuvo para intercambiar algunas palabras con cada uno, regalar caricias a los más pequeños, luego invitó a todos a rezar juntos el Padrenuestro y concluyó con la bendición. Al salir del Campo el Pontífice encontró a una familia de Ucrania y quiso afectuosamente detenerse algunos minutos también con ellos. Les dijo: «oro todos los días por la paz en vuestro país».

Así es como comenzó –con la sencillez de un gesto de atención a quien ha tenido que dejar su tierra y buscar con fatiga reconstruir su futuro en un país extranjero– la tarde romana del Papa Francisco. No se necesitaron grandes discursos. La fuerza de los gestos va más allá que las palabras.

Maurizio Fontana

Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase