viernes, 10 de julio de 2015

S. Benito Padre de Europa 11 de julio

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

Día 11 de julio


S. Benito, Padre de Europa

La importancia de la tradición monástica
 y su labor de preservación de la herencia clásica

San Benito fue el fundador del monacato occidental,
 verdadero padre de la civilización europea


La fuente más importante para conocer su biografía es el segundo libro de los Diálogos, escrito por San Gregorio Magno, y en el que se presenta a San Benito como astro luminoso frente a la crisis de valores e instituciones que se vivía en su tiempo. San Benito nació en torno al año cuatrocientos ochenta en una familia acomodada".


Estudió en Roma y, queriendo solamente agradar a Dios, marchó a Effide, en donde se asoció a una comunidad de monjes. Vivió luego durante tres años como eremita en Subiaco y de allí se estableció en Montecasino.


Antes de morir, en marzo del año quinientos cuarenta y siete, escribió una Regla para la familia monástica que fundó, en la que se contienen indicaciones útiles no sólo para sus monjes, sino para todos los que buscan una guía en su camino hacia Dios. En mil novecientos sesenta y cuatro, Pablo Sexto proclamó a san Benito Patrón de Europa.


Benedicto XVI  Papa Emérito con el Papa Francisco

Felicidades en este día de S. Benito.


San Benito de Nursia, fundador del monacato occidental, S. VI


San Benito y Santa Escolástica, su hermana.

La influencia más destacada fue la San Benito de Nursia quien estableció doce pequeñas comunidades de monjes en Subiaco, a sesenta kilómetros de Roma, donde fundó Montecassino en el año 529.
Allí compuso la famosa Regla de San Benito: Ora et labora. Adaptándose casi universalmente en todo el occidente Europeo. Cada casa benedictina era independiente de las demás y se hallaban bajo la dirección de un Abad. Siendo todos iguales en Cristo, cultivando  una vida espiritual  disciplinada y dedicada al trabajo para alcanzar sus salvación.

San Benito y sus discípulos, Plácido y Mauro, en Subiaco

Los monasterios fueron siempre oasis de paz y orden. Allá donde llegaban transformaban las tierras vírgenes en cultivos, abordaban la cría de ganado, el cultivo de frutas, la fermentación de cervezas, trabajaban con sus propias manos desbrozando bosques, asociando la agricultura con la oración.Henry Newman.

El trabajo manual, expresamente recogido en la Regla de San Benito, era la piedra angular de la vida monástica, realizaban tareas duras pero para ellos  era un camino de gracia, afrontando retos, construyendo diques para drenar tierras anegadas y convirtiéndolas en tierras fértiles de cultivo, un claro ejemplo lo encontramos en los pantanos de Southampton, Inglaterra.

Detalle de capitel con escenas de cultivo.

En Suecia desarrollaron el comercio del grano.

En Parma la elaboración del queso.

En Irlanda los criaderos de Salmón.

Practicaban los cruces de ganado, cultivaban los mejores viñedos, pioneros de la producción del vino que usaban para la Santa Misa  o el consumo ordinario. Descubrieron el Champagne, obra de Dom Pergnon, un monje de la abadía de San Pedro, en Hautvilliers del Marne. Fue nombrado bodeguero de la abadía en 1688, la fabricación de este espumoso sigue hoy fiel a sus principios.

La aportación  de los monjes cistercienses, seguidores de la regla de San Benito, a la tecnología medieval son particularmente conocidas por su sofisticación tecnológica y sistemas hidraulicos (en la Abadía de Cairvaux S XII), que servían para moler el grano, tamizar la harina, elaborar telas, curtir pieles...


San Benito de Nursia entregando la Regla a sus discípulos.

Difícilmente puede encontrarse en el mundo otro grupo humano, cuya contribución haya sido tan variada, significativa e indispensable, como
lo fue la de los monjes católicos de occidente en tiempos de gran agitación.

San Bernardo,miniatura libro de horas de Etienne Chevalier

Monasterios cistercienses,creatividad y eficacia

SAN BERNARDO DE CLARAVAL (1190-1253),

 uno de los grandes protagonistas del S XII.

Hijos de SAN BENITO


San Bernardo abad -BOCA DE MIEL- Doctor Melifluo

Reformó toda la orden del Cister en Europa .San Bernardo de extraordinarias cualidades intelectuales, hombre carismático, combina su faceta mística y su participación en la vida pública de la Iglesia. Preocupado por la austeridad, impulsó la vida monástica contemplativa reformando el cister continuando la regla benedictina originaria. Fundó 200 monasterios con una entrega total a Dios, considerando el monasterio como una escuela de caridad en la que se aprende a conocer la naturaleza humana y Dios. Su obra se asienta en un conocimiento profundo de la Biblia.
Predicó con la persuasión de su palabra promoviendo la conversión en la II Cruzada de 1146, reconociendo la Orden del Temple como ideal del monje soldado.


Es muy interesante esta página Web:

Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase