sábado, 3 de octubre de 2015

Sin amor, la vida no merece la pena ser vivida

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona



Resultado de imagen de matrimonio cristiano

¿MI AMOR, SEÑOR?


¡PARA SIEMPRE, SEÑOR!

Aunque me digan que es  imposible… para siempre, Señor
Aunque me digan necio… para siempre, Señor
Aunque me confundan… para siempre, Señor
Aunque sobrecojan las dudas… para siempre, Señor

Aunque pensé en otra cosa… para siempre, Señor
Aunque me cueste amar… para siempre, Señor
Aunque lo vea difícil… para siempre, Señor
Aunque se oscurezca el horizonte… para siempre, Señor

Aunque no encuentre lo que  busque… para siempre, Señor
Sí, amigo y Señor;
Haz que, mi amor, sea ¡para siempre!

Y haz que, mi amor, sea un  amor divino
Un amor que brota en el  cielo y se rompe cuando toca la tierra
Un amor que perdona las  veces que haga falta
Un amor que no es un juego  sino una vida
Un amor que no es un  capricho y sí bien vivido
Un amor que, cuanto más se  da, más crece
Un amor que, cuanto más se  ofrece, más devuelve
Un amor que, cuanto más se  cuida, se convierte en un gran gigante
Sí, amigo y Señor;

Sigue bendiciendo mi casa,  mi matrimonio y mi familia

Para que nunca falte la luz  que clarifique la oscuridad
Ni el viento que disipe la  tormenta
Ni el amor que todo lo  comprende y lo soluciona

Y, cuando me asolen los  intentos de lapidarlo,
Sal a mi encuentro, Señor,
Para que comprenda, una vez  más, que sin amor,

La vida no merece la pena ser vivida

Javier Leoz.



Confeccionado por Franja
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase