viernes, 11 de febrero de 2011

11 de febrero NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

11 de febrero
NUESTRA SEÑORA DE LOURDES.
Día del enfermo.
Aniversario de la primera aparición de
Nuestra Señora la Virgen María, 
a Bernardet Soubirous.
Una cosa muy importante de su mensaje a Bernardet,
 fué el que se rezase el Santo Rosario, 
meditando los misterios, 
para conocer cada día mejor,
 a través de su meditación y vivencia, 
la Historia de la Salvación: 
la Acción Salvadora de Jesús,
el HIJO  de Santa Maria la 
VIRGEN INMACULADA, 
MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA. 

Con motivo de esta fiesta de la
 SANTÍSIMA VIRGEN,
es una buena ocasión, para crecer en el amor
y conocimiento de la
devoción a Santa María la Virgen,
 en el Misterio de su
Inmaculada Concepción.
¿Has pensado y meditado en las
 LETANÍAS LAURETANAS,
 o LETANÍAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN?.
Unas consideraciones con 
imágenes de la VIRGEN,
 pueden servir  para comprender  los 
PIROPOS ENCENDIDOS
 como les llamaba San Josemaría ,
que son cada una de las invocaciones,
las cuales tienen que ser del agrado de la
 SANTÍSIMA VIRGEN 
que,
como mujer y Madre,
le gustará que sus hijos ,
como decía San Josemaría...
le ofrezcamos esos piropos de amor.
"NOSOTROS LA PIROPEAREMOS"
Franja.
y si quieres conocer más de la 
aparición de la Virgen, vete a este enlace :
y encontrarás muy buena la noticia.
ORACIÓN DE SAN AMBROSIO
Si me abrasa la fiebre,
Tú eres la fuente que refresca.
Si me oprimen las culpas,
Tú eres la liberación.
Si necesito ayuda,
Tú eres la fuerza.
Si tengo miedo a la muerte,
Tú eres la vida.
Si deseo el cielo,
Tú eres el camino.
Si huyo de las tinieblas,
Tú eres la luz.
Si me falta nutrirme,
Tú eres el alimento.
Amén.
Y si quieres ver en directo la 
GRUTA DE LOURDES,
lugar donde se apareció
 la SANTÍSIMA VIRGEN,
haz clic en este enlace:
http://fr.lourdes-france.org/tv-lourdes/
Oración por los enfermos:
¡Oh amabilísima Virgen de Lourdes, Madre de Dios y Madre nuestra! Llenos de aflicción y con lágrimas fluyendo de los ojos, acudimos en las horas amargas de la enfermedad a vuestro maternal corazón, para pediros que derraméis a manos llenas el tesoro de vuestras misericordias sobre nosotros.
Indignos somos por nuestros pecados de que nos escuchéis: pero acordaos, os diré como vuestro siervo San Bernardo, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a Vos haya sido abandonado de Vos. ¡Madre tierna! ¡Madre bondadosa! ¡Madre dulcísima! Ya que Dios obra por vuestra mano curaciones innumerables en la Gruta prodigiosa de Lourdes, sanando tantas víctimas del dolor, guardad también una mirada de bendición para nuestro pobre enfermo…(dígase el nombre del enfermo/a). Alcanzadle de vuestro Divino Hijo Jesucristo la deseada salud, si ha de ser para mayor gloria de Dios. Pero mucho más, alcanzadnos a todos el perdón de nuestros pecados, paciencia y resignación en los sufrimientos y sobre todo un amor grande y eterno a nuestro Dios, prisionero por nosotros en los Sagrarios. Amén.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase