martes, 15 de febrero de 2011

"¿Por qué sólo los musulmanes pueden decir ...

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

Si nuestros Obispos no siguen su ejemplo, de hablar, sin trabas en la lengua, nos quedaremos con un papel mojado.  Y nosotros los sacerdotes, que tenemos cura de almas, secundando la voz de nuestros obispos tenemos una gran responsabilidad,  pues sin meternos en política, tenemos que abrir los ojos cerrados de muchos de nuestros feligreses, a los que les han comido el coco los políticos de turno,  por la falta de formación religiosa.
 No es indiferente para la política, el que un político reniegue en su vida privada de los principios religiosos y valores perennes, como lo están haciendo ahora la mayor parte,  en nuestra sociedad europea. 
Al final imponen sus carencias,  como ya lo están haciendo ahora, y nos obligan  a enterrar, como "políticamente correcto",  nuestro derecho a vivir y a ejercer en la vida pública,  conforme a nuestra condición cristiana, consecuentes con la fe que profesamos.
Franja.

Conferencia en Madrid. Mons Fisichella


 ¿Por qué sólo los musulmanes van a tener derecho a decir que el Islam es la única verdadera religión y nosotros, no?" 

Rino Fisichella, presidente del dicasterio de la Nueva Evangelización

“¿Por qué sólo los musulmanes pueden decir que su religión es la verdadera?”
“¡Basta ya de lo religiosamente correcto y del control del lenguaje!”

José Manuel Vidal, 14 de febrero de 2011 a las 21:13
(José Manuel Vidal).- Amigo del Papa y uno de los curiales con mayor proyección, Rino Fisichella lleva cuatro meses el frente de un dicasterio de nuevo cuño, el de la Nueva Evangelización. Y, como tal, pasó unas horas en Madrid, para intervenir en la asamblea de delegados de medios de comunicación de la CEE. Con una ponencia bien trabada en la que invitó a reevangelizar "con dulzura". Pero, al final, en el turno de preguntas, la dejó de lado, para lanzar un ardiente y apasionado

 "¡basta ya a lo religiosamente correcto y al control del lenguaje!".

Mons Fisichella, responde a las preguntas 
de un asistente a la conferencia

A Fisichella, uno de los mejores intelectuales católicos, autor de un importante diccionario de Teología fundamental (publicado en España juntamente con Salvador Pié), le preguntó Agustín del Agua, secretario técnico de la comisión episcopal de Universidades, qué es lo imprescindible, lo que no puede faltar en la nueva evangelización. Y, primero, respondió lo clásico: el anuncio, la liturgia y el testimonio. Y, después, fue ahondando en la respuesta y, a medida que hablaba se iba "calentando".
"Tenemos que explicar con lenguaje de hoy nuestra fe. Tenemos que explicar claramente por qué somos creyentes. Tenemos que saber decir que el cristianismo es la verdadera religión. Sí, tenemos que decirlo. ¿Por qué sólo los musulmanes van a tener derecho a decir que el Islam es la única verdadera religión y nosotros, no?".
A su juicio, los cristianos
 "no podemos silenciar lo que creemos".
Y, por eso, pidió valentía para poner fin a lo
"religiosamente correcto".
 "¡Basta ya con el control insoportable del lenguaje, basta ya con eso! Nos jugamos nuestra identidad. Una identidad cristiana fuerte con un fuerte sentido de pertenencia a la Iglesia".
Y el curial vaticano puso varios ejemplos del hartazgo
 de lo religiosamente correcto. 
"Ya no se puede decir ni ‘Merry Christmas' en nueva York o en Londres;
 nos obligan a retirar de todas partes los crucifijos, 
y hasta en los calendarios de la Unión Europea
 suprimen las fiestas católicas".
(Y ponen las musulmanas y otras sin arraigo en la sociedad)
Lenguaje claro y anuncio explícito. Ésas son las claves de Fisichella para reevangelizar al viejo continente. 
"Tenemos que preguntarnos -dijo- si la Europa,
 empapada de civilización moderna puede creer todavía. 
Tenemos que preguntarnos si el hombre de hoy
 siente todavía la necesidad de salvación".
 Y, como la respuesta es sí,
 la Iglesia tiene que seguir anunciando a Cristo.
 "Jesús quiso que la Iglesia fuese su presencia viva
 en medio del mundo y la Iglesia, y
en 2.000 años, nunca abandonó su misión".
La intuición profética de Benedicto XVI
Para continuar con ella, surgió la "intuición profética" 
de Benedicto XVI de crear el nuevo dicasterio, para 
"dar respuesta a los grandes desafíos que tenemos por delante".
 El Papa 
"quiere dar fuerza al espíritu misionero de la Iglesia en los países occidentales, 
donde la fe parece debilitarse por la presión del secularismo".
Se trata, según Fisichella, de ser misioneros con la razón, que no se contrapone a la fe. Y con la siguiente metodología: "que el anuncio sea hecho con dulzura, con respeto y con recta conciencia".
La nueva evangelización pasa por los modernos medios de comunicación,que también "esconden sus peligros" y por la liturgia, especialmente por el
 "valor del silencio  y del misterio en una sociedad caracterizada por el alboroto, el ruido y el bombardeo informativo""Hablamos demasiado. Hay demasiadas palabras.  Creo mucho en el silencio", proclama Fisichella, al tiempo que pide a los expertos que  "nos ayuden a hacer real la percepción de lo sagrado
 y del misterio entre la gente"  y "provocar la pregunta por el sentido de la vida".
"Etsi Deus non daretur"
Una nueva evangelización para este contexto de secularización, que nació de la idea de vivir  "etsi Deus non daretur", como si Dios no existiese.
 Una idea que, según el curial vaticano, "se infiltró en la cultura y en el comportamiento de las masas".
Tanto que la secularización degeneró en secularismo,. la tendencia que trata de recluir lo religioso estrictamente en la esfera privada.
De ahí que el secularismo no sea
"un fenómeno neutro", 
porque uno de sus primeros proyectos es conseguir 
"la autonomía del hombre sin relación con la trascendencia", 
amén de generar una
"explosión de libertades que van desde la esfera sexual
 a la familiar, laboral, educativa o mediática".
Un secularismo que, por lo tanto,
 "sustituye los valores del cristianismo por los suyos.
 Dios se convierte en una hipótesis inútil y
 en un competidor al que hay que evitar e, incluso, eliminar. 
Es el eclipse del sentido de la vida.
 El hombre cae en la tentación prometeica y se cree
 señor de la vida y de la muerte".
Y es que, para Fisichella, 
"la crisis actual es crisis de Dios", porque hoy
 "se admite la religión, pero no se admite a Dios ni a la Iglesia". 
Tanto es asi que, hoy en día,
"Dios no es negado, es desconocido".
De ahí que la función de la nueva evangelización sea
 "hacer a Dios creíble en el mundo",
 porque el mundo de hoy necesita testigos creíbles del amor y espacios sagrados.
 Y puso el ejemplo de la Sagrada Familia, el templo de Gaudí que Fisichella 
convirtió en el icono de su dicasterio.
Porque 
"la belleza de la Sagrada Familia sabe hablar al hombre de hoy" y es un templo plenamente integrado en Barcelona.
 "La Iglesia para la ciudad y viceversa, porque la ciudad sin la Iglesia estaría privada de algo esencial".
Ante esta situación, el prefecto vaticano concluyó con una llamada a la esperanza y a comprometerse con el mundo de hoy. 
"Porque a los cristianos no nos está permitido ni la ignorancia ni el miedo. Es tiempo de abrir de par en par las puertas"
leer el artículo completo:
Una entrevista en italiano


Si habéis leído esta página,
 os dará muchas luces.
Franja.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase