miércoles, 16 de febrero de 2011

Una ex-abortista se confiesa

Una ex-abortista se confiesa
Una entrada muy interesante.
Autocrítica de una militante pro vida 
La norteamericana Abby Johnson, antes 
directora de una clínica abortista y hoy 
defensora del no nacido,lamenta las divisiones 
entre los pro vida. 
Un segundo artículo muestra 
el trabajo del movimiento en ayuda de
 las embarazadas.
Fuente: ChristianityToday, The Public 
Discourse
Fecha: 10 Febrero 2011 
Antes directora de la sede de
 Planned 
Parenthood,
el mayor proveedor de abortos en 

Estados Unidos, Abby Johnson se convirtió en 

una activa defensora de la vida tras ver la 

ecografía de un feto de 13 semanas. Johnson 

se vio envuelta en las maniobras y fue 

sometida a intimidaciones por parte de Planned 
Parenthood, que le acusaba de haber robado 
documentos confidenciales, pero finalmente 

os tribunales la absolvieron 
(ver Aceprensa, 19-11-2009). 
Y ahí te pongo esos vídeos interesantes:
Si después de ver estos vídeos,
sigues siendo abortista,
es señal de que no tienes corazón, 
y esa gran deficiencia te hará una persona egoísta,
 que no solo no podrás convivir en paz con los demás,
 sino que además tu conciencia
 te acusará toda la vida,
 y solo con Dios y acudiendo a El, 
 podrás remediar tu fracaso vital,
 porque Dios siempre espera...
pero dependerá de ti y solo de ti
 el encuentro con El. 
Momento terrible será, 
si llegas con las manos vacías,
 porque habrás cerrado tu corazón 
de persona humana,
 que usó mal de su  libertad.
Estás aún a tiempo de rectificar,
 mientras ves estos vídeos.
Franja
***
Vuelvo a repetirte...

Si después de ver estos vídeos,
sigues siendo abortista,
es señal de que no tienes corazón, 
y esa gran deficiencia te hará una persona egoísta,
 que no solo no podrás convivir en paz con los demás,
 sino que además tu conciencia
 te acusará toda la vida,
 y solo con Dios y acudiendo a El, 
 podrás remediar tu frcaso vital,
 porque Dios siempre espera...
pero dependerá de ti y solo de ti
 el encuentro con El. 
Momento terrible será, 
si llegas con las manos vacías,
 porque habrás cerrado tu corazón 
de persona humana, 
que usó mal de su libertad.
Estás aún a tiempo de rectificar,
 mientras ves estos vídeos.
Franja.
***

Su historia aparece recogida en 

Unplanned, libro autobiográfico que se publicó 
el año pasado en Estados Unido

 La conversión y las discrepancias 

confesionales
Ya antes de dejar Planned Parenthood, Johnson 

tenía inquietudes religiosas. Como explica en 

su libro, ella y su marido quisieron integrarse 

en una Iglesia baptista, pero no la admitieron 

por su puesto en la clínica abortista. Entonces 

se acercaron a los episcopalianos, que no le 
pusieron objeción a su trabajo en
 Planned Parenthood,
 y en cambio reaccionaron con recelo cuando
pasó a las filas pro vida. Por eso, 
finalmente Johnson y su marido solicitaron ser 
recibidos en la Iglesia católica.

Tras dos años en el movimiento pro vida,
 Johnson se ha percatado de la falta de 

cooperación y sintonía también entre las 

diferentes confesiones religiosas, que a veces 

se traduce en enemistad manifiesta.
De ahí que se lamente en estos términos:
“Mientras nos enzarzamos en luchas confesionales internas, 

mueren niños y mujeres sufren; esto es algo 

que me rompe el corazón”.

Para Johnson, el movimiento pro vida podría 

aprender un poco de las tácticas organizativas 

y de la unidad de los abortistas. 

Ella misma está convencida de que su experiencia 

como directora de una clínica puede servir para dotar 
de mayor eficacia al esfuerzo en defensa de los 
no nacidos y sus madres. Junto a su trabajo 
como consultora de Coalition for Life, un grupo 
opuesto al aborto, Johnson se preocupa de 
transformar los centros de apoyo a mujeres 
embarazadas que, según ella, están anticuados 
y poseen una estética que puede causar 
rechazo en las adolescentes. 

Para ella, es fundamental que estos centros empiecen a 

gestionar mejor sus recursos y que se conciban 
como competidores de Planned Parenthood.

El apoyo del movimiento pro vida a las mujeres.

Un cesto de desperdicios en una clínica abortista

Enlace de todo el artículo de
Aceprensa
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase