sábado, 23 de junio de 2012

Tengo un Amigo que llegó de lejos...


Me han mandado este correo al que contesto en el blog parroquial, porque es muy corriente recibir estas cadenas de oraciones.

Un cura no puede creer ni el las brujas ni en los horóscopos ni en las cadenas de oraciones, ni en las amenazas por no hacerlo, ni en los premios tangibles al día siguiente... o a las pocas horas... 
Desde luego es una cursilada  esta clase de mensajes, pero reconozco que este es bastante bonito. 
Voy a ver si lo arreglo y lo pongo sin amenazas, para que sean muchos los que le recen, pero sin compromisos raros. Quiero que les vaya bonito a todos. Mejor a 100 que a 20. 
Acabo de llegar de la Santa Misa y me hizo mucha gracia tu correo. Ya he recibido muchísimos más de esa clase y siempre los respondo de la misma manera. Los modifico. Un abrazo. Franja. 
Y ahora no me vengas que me lo mandaste....????
El correo decía así:
Hola, disculpa por molestarte, pero es muy urgente!!!
Tengo un amigo que llegó de muy lejos y que necesita nuestra casa para convivir con nosotros, porque quiere alegrarnos y hacernos felices. Solo Él puede hacerlo con seguridad.
Hoy necesita una casa para quedarse un rato como en familia contigo, o hacerlo para siempre, si tu le dejas...
Por eso yo le sugerí tu casa, porque conozco tu hospitalidad y su amor por El.
Te pido que lo recibas, lo atiendas con cariño de hermano, de Padre, y lo jalees con tus amigos.
Su nombre es  Jesús
Ahora di en voz baja:
"Puedes entrar Señor, yo te necesito, limpia mi corazón con tu sangre y bendice a mi familia".
Envía tú también esta invitación a tus contactos y el Señor te premiará, porque no tienes reparos o respetos humanos, sino  solo un deseo: que cada día seamos más los que le queramos.
Como crees en El y le amas, envía éste mensaje a todos tus contactos. Si alguno te lo rechaza recuerda  siempre que  Jesús dijo: "El que me confiese ante los hombres...yo lo haré también ante mi Padre del cielo...."
Dentro de unos años...cuando el Señor te llame,  te darán un gran premio, y ahora en la tierra, te ayudará siempre con su amor, porque es la mejor paga, pues El no se deja ganar en  generosidad!
Solo una última recomendación:
Nunca le tengas miedo a las amenazas de las cadenas de oraciones. Modifícalas de esta manera y tendrás muchas bendiciones del cielo. Franja.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase