sábado, 19 de marzo de 2016

Semana Santa LUNES SANTO 2016

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

Semana Santa
LUNES SANTO





Jerusalén y Betania.

María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. – Juan 12:3.

En el primer siglo, en Jerusalén, capital del país de Israel, ciudad en donde se hallaba el templo de Dios, se reunieron las autoridades religiosas superiores: el sumo sacerdote, los principales sacerdotes y los ancianos. Ahí, en el palacio del sumo sacerdote, celebraron consejo “para prender con engaño a Jesús, y matarle” (Mateo 26:3-4). ¡Qué vergüenza! ¡Los que debían proclamar la gloria de Jesús querían darle muerte!

A algunos kilómetros de allí, en la aldea de Betania, se hallaban reunidos en una casa Jesús, sus discípulos y algunos amigos. Era un momento solemne, pues el Maestro tenía un difícil camino que recorrer y esas personas simpatizaban con él. “Le hicieron allí una cena” (Juan 12:2). Durante la comida María, hermana de Marta y Lázaro, se acercó a Jesús. Tenía un vaso de nardo puro, perfume cuyo precio equivalía al salario de un año de trabajo. Ella quebró el vaso y derramó el perfume sobre los pies de Jesús, como si estuviese ungiendo a un rey o embalsamando un cuerpo. La fragancia llenó la casa…

Los discípulos se indignaron, diciendo: “¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume?” (Marcos 14:4). Podría haberse vendido por más de trescientos denarios, y dar el dinero a los pobres (v. 5). 

No, dijo el Señor, ella “se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura” (Marcos 14:8). María comprendió cuáles son las prioridades, a saber: primero, amar al Señor, adorarlo, y luego hacer el bien a los demás.








Luego de haber pasado la noche en Betania, Jesús vuelve a la cercana Jerusalén y se dirige al templo, pero lo encuentra convertido en un mercado, lleno de comerciantes dispuestos a hacer negocios entre ellos.
*
Viendo el fatídico espectáculo que tenía frente, Jesús se enfrenta a los vendedores y los echa del lugar, argumentando que era un lugar sagrado al que había que respetar; un lugar donde se iba a rendir culto.*
Son días propicios para la reflexión profunda, la Iglesia nos invita como en una "última llamada" a acercarnos al Sacramento de la Confesión con el fin de estar preparados para vivir la vigilia pascual y el gran acontecimiento de la Pascua.
*
El cristiano debidamente preparado estará en gracia de Dios para participar con toda la Iglesia del gran banquete de la Eucaristía en la Misa más importante del año.


Publicar un comentario en la entrada

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase