jueves, 7 de mayo de 2015

Una flor a la Virgen María para cada día de mayo, Días 11 al 15

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona






11 de mayo



UNA ORACION Y UNA FLOR PARA LA QUE TANTO NOS DIO

Cortar un gladiolo y resituarlo a los pies de Santa María Virgen es no permitir que lo intelectual pueda con la semilla de lo sobrenatural que todos llevamos dentro.



Los entendidos, cuando hablan del gladiolo, comentan que refleja a la cabeza dominando el corazón y los sentidos.

Ciertamente que en la época que nos toca vivir decimos que no hay que ser sentimentalistas; que hay que huir de todo aquello que denote debilidad en el carácter o en el corazón.

Ojalá nosotros, por el contrario, seamos de aquellos que piensan que el corazón tiene razones poderosas que jamás la mente podrá doblegar ni entender.

María, al recibir este obsequio en forma de flor, nos recuerda que Ella también meditó, guardó y saboreó todo aquello que el Espíritu le inspiraba en lo más hondo de su corazón.

Qué razón tenía aquel sabio cuando sentenció: “dejar al hombre sin sentimientos es convertirlo en fría piedra”.


                             J.Leoz



12 de mayo




UNA ORACION Y UNA FLOR PARA LA QUE TANTO NOS DIO

Venimos un día más, Santa María, para darte cuenta de las pequeñas conquistas de esta jornada.


Lo simbolizamos con esta “flor capuchina” que hoy florece a tus pies. Quisiéramos, Virgen y Madre, ser como esta planta: nunca se cansa de florecer y en abundancia.

Ayúdanos a no cansarnos de dar lo mejor de nosotros mismos. A convertir en un auténtico vergel de vida los lugares y las situaciones donde nos toca vivir y actuar.

Te pedimos que, nuestra existencia cristiana, se alimente de la misma fortaleza que caracteriza a esta flor: a pesar del pleno sol nunca muere. Que no puedan más los inconvenientes, que salen a nuestro paso, que la vida del Espíritu que llevamos dentro.

Pidamos por María: NO CANSARNOS NUNCA DE HACER EL BIEN

“El amor y el bien es una red con la que se pueden capturar muchas almas” (M. Teresa de Calcuta)
J.Leoz


13 de mayo
 (Ntra Sra de Fátima en Portugal)


UNA ORACION Y UNA FLOR PARA LA QUE TANTO NOS DIO

La bondad y la indulgencia, Tú que sabes mucho de eso Santa María, la queremos simbolizar con el “crisantemo”.


¡Ojalá que muchos de nosotros tuviéramos la habilidad para mantenernos en pie como lo hace esta flor que hoy te presentamos!

Acostumbrados a vivir envueltos en celofán nos cuesta sonreir y volcarnos con los que son contrarios a nuestros criterios o ideas.
Es difícil comprender y entender aquella justicia de Dios que nos habla de la lluvia copiosa sobre la tierra de justos e injustos, buenos o malvados.

Conscientes de que nuestro amor y nuestro servicio lo dirigimos a según quiénes y cómo….te ofrecemos la flor del crisantemo que, prescindiendo de si es mucho o poco cuidada, sabe florecer al ciento por uno.

Que no perdamos nunca, María, la capacidad de asombro que tuvieron aquellos pastorcitos en Cova de Iría ante los signos reales de tu presencia.
“Qué pequeña me parece la tierra cuando miro al cielo” (S.Ignacio Loyola)
                         J.Leoz

    

14 de mayo


Icono ruso de la V. de Fátima


UNA ORACION Y UNA FLOR PARA LA QUE TANTO NOS DIO


“El secreto de la felicidad no consiste en hacer siempre lo que se quiere, sino en apreciar siempre lo que se hace” (L.N.Tolstoi).

María desde el principio, aún sin entender ni comprender aquel Misterio que se le asomaba, quiso entregarse a él sin condiciones.
La flor “adelfa” simboliza la decisión y el coraje.


No hay nada que nos pida Dios que nos sea imposible realizar. Cuando uno se pone en sus manos sabe, de antemano, que todo lo que venga del cielo esta llamado a su plena realización.

“¡Hágase en mi según tu Palabra!” Con María tenemos un seguro por el cual Ella nos empuja y nos dinamiza en nuestra vida espiritual y material.

Con María aprendemos a querer y a disfrutar con las indicaciones de Dios que no pretenden otra cosa sino el que llevemos una vida digna y sin sobresaltos, feliz y sin estridencias.

Ojalá, pidámoslo a la Virgen, nuestra confianza en Jesús sea tan perenne como la hoja de la adelfa que nunca muere.

P. Javier Leoz


15 de mayo
 (San Isidro Labrador)


UNA ORACION Y UNA FLOR PARA LA QUE TANTO NOS DIO

En un mundo donde se truncan amistades y deseos, amores y proyectos es bueno ofrecer a Santa María la flor de “la camelia”. Simboliza la amistad que nunca nadie podrá romper.


“¡Bienaventurada me dirán todas las generaciones!” (Magnificat)
Virgen y Madre, en este mes de mayo –una vez más- nos postramos ante Ti y te felicitamos por ser la Madre de Jesús. Por haber ocupado parte de nuestro corazón. Porque, aunque pasa el tiempo, sigue vivo y agradecido nuestro afecto y cariño hacia Ti.

Hoy sigues brillando con el mismo resplandor que destella esta camelia que hemos cuidado y regado como el mejor testimonio de que nuestro amor hacia Ti, lejos de disminuir, va creciendo de día en día. 

Te presentamos, hoy más que nunca, los esfuerzos y las fatigas de tantos hombres y mujeres del campo que miran al cielo pidiendo la oportuna lluvia o añorando el sol para el dorado de las espigas. 

Que nunca, Santa María, nos cansemos de dirigir la espiga de nuestra vida cristiana hacia ese otro sol de amor y de justicia, de paz y de perdón que es Jesús Resucitado.

“Más vale sembrar una semilla en este día que llorar la que se perdió ayer” (Casona)
J.Leoz








Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase