viernes, 28 de diciembre de 2012

La Muerte de los Inocentes

Blog católico de Santa María de 
Baiona la Real, nº. 820
Del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-18 
Después de que los magos partieron de Belén, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo". José se levantó, y esa misma noche tomó al niño y a su madre y partió a Egipto, donde permaneció hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo. Cuando Herodes se dio cuenta de que los magos lo habían engañado, se puso furioso y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años. conforme a la fecha que los magos le habían indicado. Así se cumplieron las palabras del profeta Jeremías: En Ramá se ha escuchado un grito, se oyen llantos y lamentos: es Raquel que llora por sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya están muertos. 
Diálogo con Cristo 
Jesús mío, a muchos escandaliza la reacción de Herodes al matar a tantos inocentes. Tristemente hoy, en nuestra sociedad marcada por la cultura de la muerte, ocurre lo mismo. Pocos reaccionan ante la muerte injusta de millones de niños en el vientre de su propia madre. Ayúdame a defender siempre la vida, que haga lo que me toca hacer: orar por las madres que han perdido el sentido de su maternidad, orar por los gobernantes que aprueban estos homicidios para que sepan descubrir el valor y la dignidad de cada persona. 
 
++++
Un amigo me envía este comentario 
del día de Inocentes:
La Muerte de los Inocentes de hoy día
que continúa...
La Iglesia (miles de millones de personas) el 28 de diciembre evocaremos con dolor en el alma, el Día de los Santos Inocentes. Con humildad y dolor, recordaremos aquella masacre de niños recién nacidos que perpetro un miserable que no merece ni recordarse, sino para que no volviese a repetirse un episodio que bien podría llamarse genocidio si nos detuviésemos en banalidades como las definiciones.
Pero una conmemoración como esa, a la par de hacernos a todos reflexionar sobre los límites hasta donde llega la miseria humana -asesinar cruelmente a criaturas por cuestiones políticas o religiosas- debería animarnos a clamar por los genocidios que aun hoy se llevan adelante día tras día. Momento a momento. Efectivamente, todos los días algún Herodes de la actualidad, autoriza (ya no ordena, pero el efecto es el mismo, o aun peor) a entrar, ya no a una casa, sino al propio seno donde un bebe inocente espera ser cuidado por su madre, para que lo descuarticen, lo quemen con químicos, lo aniquilen, mientras nuevos "Mengueles" le cambian su dignidad humana por el eufemismo cruel de "tejido orgánico"...
Con dolor en el alma, le pido a Dios que en su inconmensurable misericordia convierta a estos Santos Inocentes en Ángeles Custodios de sus padres, para que intercedan por ellos, y en la infinitud insondable de los caminos Divinos, convierta sus corazones. Que todos nos comprometamos -cada cual desde su posibilidad y su oración  a convertir estos corazones de esos hermanos que, en muchos casos, son engañados y luego sufren -psicológica y físicamente- tanto o mas que sus propios hijos asesinados. Y que la Verdad prevalezca, asistida por nuestro compromiso. No callemos!!! Cada aborto es un asesinato!!! Defendamos a esos niños que nos necesitan!!!
Buenos Aires, Argentina, 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes.
D. Horacio-G. presentando sus libros
Horacio-Guillermo VAZQUEZ RIVAROLA
Gracias, Horacio. Dios te bendiga!!!
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase