martes, 18 de diciembre de 2012

Un villancico y Secretos de la Navidad

Blog católico de Santa María de
 Baiona la Real, nº. 803
Buscando posada
Un villancico
Muchos de nosotros podíamos escribir lo siguiente: En mi familia, como en todas partes, hay tradiciones que se van forjando a lo largo del tiempo sin hacer nada especial para fomentar ese arraigo.
Por ejemplo, el día de nochebuena suele estar sonando un cd con villancicos durante toda la tarde, después de cenar rezamos a la Sagrada Familia, mis hermanos mayores empiezan a cabecear en cuanto llegamos a las 12.30 h de la noche, el día de fin de año disfrazamos a los sobrinos pequeños. Curiosamente, una tradición tan bonita y católica como asistir a la misa de gallo, no ha entrado jamás en nuestro quehacer navideño. Esto habrá que intentar cambiarlo.
Algo que siempre, invariablemente, ocurre es la invitación de mi madre para que sus hijas canten, textualmente: “ese villancico tan bonito que cantabais en el colegio…”. Villancico que con el paso de los años se ha ido olvidando y que últimamente se había convertido en un tarareo.
Pues desde esta bitácora, después de un intensa búsqueda, y para mantener vivo ese espíritu familiar y navideño, os transcribo el villancico de marras. Hay un montón de leyendas acerca del origen del mismo, así que si alguien sabe con certeza ese misterio, por favor que lo haga público.
Llegando a Belén para buscar posada
Villancico

Tengo que andar con cuidado, piensa la mula
pues llevo sobre mí a María y al Niño.
Aun no sé cómo es, mas pronto nacerá
tengo que darme prisa y encontrar un lugar.
***
Que suerte tengo, piensa la mula voy a correr,
conozco un sitio donde quizá pueda nacer.
corred pastores, id preparando aquel lugar,
aquel lugar
pedid ayuda, dentro de nada van a llegar.
***
San José va preocupado pues hace frío
la noche es muy oscura y va a nacer el Niño.
María le consuela y le dice a José:
verás cómo esta noche estaremos los tres.
***
Que suerte tengo, piensa la mula voy a correr,
conozco un sitio donde quizá pueda nacer.
corred pastores, id preparando aquel lugar,
aquel lugar
pedid ayuda, dentro de nada van a llegar.
***
Tengo que darle mi aliento, piensa la mula
mientras con la mirada no le deja un momento
es un Niño precioso, nunca vi nada igual
qué milagro tan grande en un pobre portal.
Y no hay posada...

Hay que reconocer que el villancico es de los más bonitos que circulan hoy en día. También es verdad que cantado gana mucho. Te pongo dos versiones.
MJ
enlace 1
enlacw 2
Y  una explicación de estos días para meditar:
Secretos de la Navidad para una sociedad  posmoderna
Si nos detenemos a contemplar un momento "la Navidad" no es tan difícil, por lo tanto, encontrar el secreto para ser felices
Autor: P. Alejandro Ortega Trillo, L.C. | Fuente: Catholic.net
P. Alejandro Ortega Trillo. LC
La Navidad es inagotable. Después de dos mil años, sigue ilusionando a los niños, inspirando a los artistas, arrobando a los místicos y movilizando al mundo entero. Basta recorrer las principales avenidas y comercios del orbe a partir de noviembre para sentir la fuerza del fenómeno. Y esto en una cultura que es llamada ya por muchos "post-moderna"; es decir, que dejó atrás la modernidad y se ha vuelto "ultramoderna", sobre todo por su dominio técnico y científico, su estructuración geopolítica y social y su configuración global.

En esta nueva edad de la humanidad, contrasta cada vez más la celebración de la Navidad con la tradición de la Navidad. Las tradiciones, en general, están muy devaluadas. Se ha difundido la idea de que son algo que se hace sólo por costumbre, inercia o imposición social o religiosa. Muy al contrario, las tradiciones son como las mejores prácticas de la humanidad, amasadas en forma de costumbre o recurrencia, precisamente para que no se pierdan. Las tradiciones tienen un núcleo interior, un sentido profundo que inspira y da significado a la celebración exterior.

La celebración de la Navidad, sin embargo, está siendo cada vez más superficial y material. Y a medida que se va imponiendo un modelo pagano y comercial de celebrarla, se va perdiendo su riqueza profunda y su encanto. Hacen falta nuevos puentes entre tradición y postmodernidad. Sin duda, hay muchos elementos que depurar en ciertas tradiciones. Pero es preciso redescubrir el valor de las sanas tradiciones, si no queremos perder irresponsablemente riquezas atesoradas por la humanidad a lo largo de siglos y milenios....sigue...

Si tienes tiempo escucha esta charla de preparación
 para la Navidad. Explicación de diez secretos.
Franja.



Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase