domingo, 26 de enero de 2014

Domingo de la Santa Infancia, 26 de enero

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

El Domingo, día 26 de enero se celebra el día de
 la INFANCIA MISIONERA

LA COLECTA DE LAS MISAS SE DEDICARÁ 
PARA LAS MISIONES

La revolución de Jeferson
una buena idea de un Colegio


os gustará. 
muy original

Domingo de la Santa Infancia, 26 de enero


DÍA MISIONAL. Jornada de la Infancia Misionera:

Tú también eres misionero ¿Qué es la Infancia Misionera? La Obra de la Infancia Misionera nació para que los niños cristianos pudieran ayudar a los niños de los países de misión.  La Obra de la Infancia Misionera fue fundada en 1843 por un obispo francés, monseñor Carlos Augusto de Forbin-Janson, motivado por las cartas y noticias de misioneros que le escribían, sobre todo desde China, contándole la difícil situación de las niñas de ese país. Comenzó a solicitar ayuda y de acuerdo con Paulina Jaricot, que en 1822 había fundado la Obra de la Propagación de la Fe. Pensó en otra obra en la que los niños cristianos ayudarían a los niños de los países de misión, con sus oraciones y algo de dinero al mes. Desde un principio, la Obra tuvo el apoyo y la aprobación del Papa. En 1922 Pío XI la elevó a la categoría de Pontificia y en 1950 Pío XII instituyó el Domingo Mundial de la Infancia Misionera. En España se celebra el cuarto domingo del mes de enero.


Actualmente la Infancia Misionera, la Obra creada por monseñor Forbin-Janson, está establecida en más de 120 países de todo el mundo. La Obra Misional Pontifica de la Santa Infancia, hoy Infancia Misionera, es un servicio de las Iglesias particulares a los padres y educadores para que se despierte, desarrolle y madure progresivamente en los niños la dimensión misionera de su fe y vida cristiana. Y a la vez hacerles sensibles para que compartan la fe y los medios materiales con los niños de las regiones y de las Iglesias más desprovistas a este respecto. Las cuotas y las ofrendas de los niños de todos los países contribuyen a formar un fondo de solidaridad que tiene por fin ayudar a las obras y a las instituciones de los niños más pobres. 

La Obra tiene una función profundamente educadora y se inserta en el fenómeno de iniciación cristiana de niños, adolescentes y jóvenes que se lleva a cabo en cada Iglesia particular. En el interior de este proceso de formación se intenta desarrollar esta dimensión misionera en armonía con el resto de las tareas de educación de la fe.En EspañaEl 1 de enero de 1853, poco antes de cumplirse los diez años de su fundación en París,  la Obra de la Santa Infancia llega a España bajo el patrocinio de la Reina Isabel II. Ella quiso que su hija primogénita, la Princesa de Asturias, ostentase los títulos de «primera asociada, fundadora y protectora de la Obra». Por aquellos años se publicaba los Anales de la Santa Infancia, boletín-revista que con el paso de los años se convirtió en la actual revista Gesto.

Los niños también son misioneros 
"El mundo de la infancia abandonada realmente es alarmante 
y es un drama la falta del "SENTIMIENTO MISIONERO  

                  
  Los niños y el campo misionero

1- UN NIÑO MISIONERO MIRA A TODOS LOS HOMBRES CON OJOS DE HERMANO. APERTURA DE NUESTROS Niños A TODOS LOS Niños,

* Los cristianos que llamamos a Dios Padre, llamamos hermanos a todos los que Dios llama hijos. enseñe al niño a superar su natural tendencia egocéntrico, aumentada en muchos de nuestros ambientes por la educación permisiva de la familia.

*Esta apertura, que nació con el cristianismo, está en sintonía con una de las aspiraciones más nobles de los hombres y hoy más generalizada; el deseo de una fraternidad universal, que aparece en la actualidad como una exigencia para que nuestro mundo intercomunicado pueda realizar sus posibilidades.


2- UN NIÑO MISIONERO CONOCE A JESÚS, AMA COMO JESÚS, NO SE AVERGUENZA DE HABLAR DE JESÚS.[Image]TESTIGOS DE JESÚS.

*Desde pequeños tienen que ser educados para asumir esta vocación, que la Iglesia recibió como mandato: "Seréis mis testigos... hasta los confines de la tierra" 

* El testimonio debe ser dado con obras y palabras que hablen de Jesús y del amor de Jesús a todos los niños de todo el mundo. La vocación de testigos comienza en los cercanos: "en Jerusalén". La Infancia Misionera no favorece evasiones. Pide concreciones de¡ testimonio aquí, como garantía de autenticidad, al querer ser testigos "hasta los confines de la tierra". 

* Ser testigos supone la necesidad de estar disponibles para una vocación misionera.


 3- UN NIÑO MISIONERO ORA TODOS LOS DÍAS A SU  DIOS PADRE POR SUS HERMANOS, LOS NIÑOS DE TODO EL MUNDO. ORACIÓN POR TODOS LOS HOMBRES.

* La Infancia Misionera es una obra del Espíritu Santo. Nació con ese sello, y la oración de los niños por todos los hombres del mundo es una de sus características primeras. 

* Este valor, radicalmente evangélico, tiene hoy una frescura nueva; pero es necesario trabajar mucho para devolverle toda su actualidad de siempre. Hay que educar al niño en la oración de petición, haciéndole orar por los niños que sufren. · Haremos un buen servicio a nuestras familias, si las ayudamos a volver a introducir la oración en el hogar, como una de las características de su compromiso familiar misionero.


4- UN NIÑO MISIONERO SIEMPRE DICE ¡GRACIAS!. AGRADECIDOS POR LO QUE HAN RECIBIDO

Educar para la gratitud. Hacer conscientes de la gratuidad. Esto en todos los órdenes. No sólo por los bienes recibidos personalmente, sino por los que reciben los demás. Que valoren lo que tienen en salud, educación, alimentos, gustos.. en fe. Que valoren lo que sus padres, sus educadores, sus Pastores... su Padre Dios les ha dado gratuitamente. * Educar para la gratitud en un mundo, que parece educar sólo egoístamente para los propios derechos, es un servicio de importancia.

5- UN NIÑO MISIONERO GOZA DE PODER DAR, Y DE QUE LOS OTROS TAMBIÉN PUEDAN GOZAR AL DARLE A ÉL. COMPARTIENDO; QUE ES DAR Y RECIBIR.

* Hay una actitud de nuestro mundo que queremos ayudar a superar. Da la impresión que nuestra sociedad quiere decirnos: la alegría la tendréis en poseer más, cada día. 

* Los cristianos sabemos que la felicidad no está en poseer. La felicidad aumenta al compartir. 

* Hay otra actitud que aparece en muchos esquemas misioneros. Parecería que educar en espíritu misionero sería educar sólo para dar.Los misioneros queremos ayudar a nuestras comunidades a comprender que todos recibimos cuando nos damos. 

*En esta alternativa constante del dar y recibir, que exige una nueva apertura a la acción del Espíritu, que empuja a dar y que actúa desde el hermano, queremos educar a nuestros niños.


 6- UN NIÑO MISIONERO ESTÁ ALEGRE EN EL SERVICIO. SERVIDORES  

Es un valor evangélico que choca frontalmente contra muchos comportamientos individuales y colectivos. Merece el apoyo más tesonero de los que queremos educar en cristiano. Es la única base para poder llegar a una entrega personal. No se trata sólo de dar cosas. Se trata de darnos en una actitud evangélica, nueva: la del servicio. Si ayudamos y educamos para el servicio, habremos abierto una vía nueva a la experiencia de felicidad y una apertura a la vocación. Y el hacer una generación feliz y fiel a Dios debiera ser el objetivo do todos los educadores con visión de futuro

.
 7- UN NIÑO MISIONERO SABE QUE SU PERSONA ES MÁS NECESARIA QUE SU DINERO.LA PERSONA ES LO QUE MÁS VALE.

*Hay en la historia de la Santa Infancia un marcado valor personalista. Es el niño, en su pequeñez, y en su grandeza de persona, el que se pone en juego. La Santa Infancia creyó en la grandeza del niño antes de cualquier tipo de Declaración de los derechos del niño. Es la dignidad de la persona imagen de Dios por encima de cualquier consideración de raza, cultura y religión la que ha alentado esta obra. Es la persona del misionero, del cristiano que se entrega a servir y a anunciarles el Evangelio a otras personas la que desde siempre ha puesto de relieve la Infancia Misionera como un primer plano fotográfico.
leer más:
http://mysite.verizon.net/vzewenwn/misionerosenaccion/id20.html
***********
Si enseñáis esto a los niños,
 pueden comprender un poco más,
 que ellos son también 
MISIONEROS.
Franja.

Una página interesante de la que te pongo y enlace:
No te asustes si tienes los altavoces conectados. 
Si no los tienes conectados, conéctalos. 
Es una emisora de radio Maria de Toledo, Pan de Vida

http://antiguoynuevo.blogspot.com.es/2010/02/el-silencio-de-dios-historias-de-luz-y.html

Misionero de nuestra diócesis de TUI-VIGO


Fallece el misionero José Manuel Bernárdez


José Manuel Bernárdez Gándara, misionero gallego, ha muerto en Zambia aplastado por un árbol. Ocurrió el pasado 13 de enero mientras preparaba el terreno para la nueva parroquia de Kamakechi. Tenía 50 años y era sacerdote diocesano de Tui-Vigo. Llevaba en Zambia 13 años como miembro del Instituto Misionero de Misiones Extranjeras, IEME, llevando a cabo un plan pastoral, catequético, sanitario y social. Trabajaba entre los pobres de África en todos los ámbitos, desde construir templos, pozos, guarderías para huérfanos del sida, hasta conseguir bicicletas y tractores y cuidar del poblado de leprosos, entre otras muchas tareas.

La delegada de misiones de la diócesis de Tui-Vigo, Lourdes Gabilondo, califica a este misionero como un hombre “todo corazón”. “Sí, y un corazón abierto al mundo, a los más pobres y pequeños de la tierra. Así lo veía yo cada vez que tenía la suerte de charlar un rato con él en sus visitas a Vigo y ala Delegación de Misiones”, manifiesta la delegada de misiones.

Se nos ha ido... solemos decir. Pero yo, por esos regalos que Dios nos hace, lo estoy sintiendo ahora mucho más cerca que nunca. Hace muy pocos días pasé la tarde preparando, para poder insertarlo en el Blog de Misiones, el sencillo Power Point que nos había mandado dando las gracias a la diócesis por su apoyo y ayudas, y mostrándonos los avances, lentos pero seguros, de su ‘nueva Misión’ en Kamikachi, Zambia. Pensé mucho en él. En la suerte que tenía de estar en la vanguardia, de vivir ilusionado y feliz el maravilloso proyecto de Dios en su vida, colaborando en primera línea para que muchos hermanos y hermanas de aquél país pudieran sentir la cercanía, la ternura y la misericordia de un Dios que nos ama con locura y se hace presencia viva en los misioneros que no dudan en dejarlo todo y dar su vida por ellos”, añade.

Recuerda Lourdes Gabilondo que “estaba lleno de vida a sus 50 años, y quién iba a pensar que, en pleno sueño, en esa misión querida de Zambia donde llevaba 13 años, un fuerte viento que hizo desplomar un árbol, iba a abrirle de par en par las puertas del cielo y lanzarle en brazos de Dios Padre, un Padre que le amó desde siempre y le había llamado a ser sacerdote, misionero, servidor de los pobres, amigo cercano, capaz de escuchar a todos con paciencia, y de promover con ilusión y coraje una vida más digna y humana para todos. Lourdes recuerda con cariño a este misionero: Un hombre también enamorado de su Galicia natal a donde regresaba contento en cuanto se le presentaba una ocasión. Hace unos meses, nuestra diócesis, respondiendo a la demanda del Obispo de José Manuel puso en marcha un proyecto de ayuda para una nueva parroquia en su diócesis de Zambia. Estamos seguros de que él hubiera deseado ver culminado este sueño. Lo tenemos ahora en nuestras manos. ¿Podremos seguir llevándolo adelante? Seguro que es lo que él desde el cielo nos está pidiendo y animando a realizar. Descansa en Paz, José Manuel”.



Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase