jueves, 18 de septiembre de 2014

Beatificación de D. Alvaro del Portillo el próximo día 27 de este mes en Madrid

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona





BEATIFICACIÓN EN MADRID
DEL SIERVO DE DIOS
MONS.D. ÁLVARO DEL PORTLLO

DÍA 27 DE SEPTIEMBRE



El próximo día 27 de septiembre (ha comenzado la cuenta atrás), tendrá lugar en Madrid el acontecimiento eclesial, digno de ser señalado por su importancia, la BEATIFICACIÓN del Siervo de Dios, Mons. Álvaro del Portillo, anterior Prelado del Opus Dei. 

Se están editando muchas noticias hermosas

La siguiente oración es un ejemplo, 
que puede servir para nuestra oración de 
Acción de Gracias después de la Comunión


Este poema lo conservaba Don Álvaro del Portillo entre las páginas de su breviario. El texto pertenece el Padre Carmelita J. Caraud.


¡Qué bien se está contigo, Señor, junto al Sagrario!

¡Qué bien se está contigo! ¿Por qué no vendré más?
Hace ya muchos años que vengo aquí a diario
Y aquí te encuentro siempre, Amor Solitario,
Solo, pobre, escondido, pensando en mí quizás.

Tú no me dices nada ni yo te digo nada;
Si Tú lo sabes todo, ¿qué voy a decirte?
Sabes todas mis penas, todas mis alegrías,
Sabes que vengo a verte con las manos vacías
Y que no tengo nada que te pueda servir.

Siempre que vengo a verte, siempre te encuentro solo.
¿Será, Señor, que nadie sabe que estás aquí?

No sé, pero sé, en cambio, que aunque nadie viniera,
Aunque nadie te amara ni te lo agradeciera,
Aquí estarías siempre esperándome a mí.

¿Por qué no vendré más? ¡Qué ciego estoy, qué ciego!
Si sé por experiencia que cuando a Ti me llego
Siempre vuelvo cambiado, siempre salgo mejor.

¿Adónde voy, Dios mío, cuando a mi Dios no vengo?
¡Si Tú me esperas siempre! Si a Ti siempre te tengo,
Si jamás me has cerrado las puertas de tu Amor.

¿Por qué no vendré mas si sé que aquí, a tu lado,
Puedo encontrar, Dios mío, lo que tanto he buscado
Mi luz, mi fortaleza, mi paz, mi único bien?
Si jamás he sufrido, si jamás he llorado,
Señor, sin que conmigo llorases Tú también!

¿Por qué no vendré más, Jesús?
¡Si Tú lo estás deseando, si yo lo necesito!
Si sé que no soy nada cuando no vengo aquí.

Si aquí me enseñarás la ciencia de los santos
Como aquí la buscaron y la aprendieron tantos,
Que fueron tus amigos y gozan ya de Ti.

¿Por qué no vendré más, si sé yo
Que Tú eres el modelo único y necesario
Que nada se hace duro mirándote a Ti aquí?
El Sagrario es la celda donde estás encerrado.

¡Qué pobre, qué obediente, qué manso, qué callado,
¡Qué solo, qué escondido... nadie se fija en Ti!

¿Por qué no vendré más ? ¡Oh, Bondad infinita!
Riqueza inestimable que nada necesita,
Y que te has humillado a mendigar mi amor.

Ábreme ya esa puerta, sea ésa ya mi vida,
Olvidado de todos, de todos escondida,
¡Qué bien se está contigo, qué bien se está, Señor!
Amén.

Publicado por Vicente Huerta en 4:15
Etiquetas: Alvaro del Portillo



FLAVIO CAPUCCI, POSTULADOR DE LA CAUSA
GLOSA SU PERSONALIDAD.
"Álvaro del Portillo fue fiel al espíritu de San Josemaría"

 ¿Quién y cómo era Álvaro del Portillo?

Los rasgos biográficos esenciales de don Álvaro, los que definen su personalidad, nos vienen dados por la misión que Dios le confió y en la que gastó toda su vida: desde 1939 -o sea, desde los 25 años- fue el colaborador más inmediato de san Josemaría en el gobierno del Opus Dei; y desde 1975 fue su sucesor.

Con respecto a cómo era, las respuestas pueden ser muchas, ya que tenía una personalidad muy rica. Los que le han conocido de cerca, en sus testimonios escritos destacan sobre todo los siguientes aspectos: en primer lugar, su humildad; luego, su mansedumbre, su perenne actitud de serenidad, de paz interior; su visión positiva de las personas y los acontecimientos; su capacidad de cariño, de compresión, de ponerse a la altura de su interlocutor y hacerse cargo de sus problemas; en una palabra: su paternidad espiritual. Todos destacan también su ejemplar fidelidad a la persona y al espíritu de san Josemaría.


¿Cuál fue su influencia en la 'nueva visión' del papel de los laicos en la Iglesia?



Todavía no se han hecho estudios específicos sobre su contribución a la formación de la doctrina del Concilio Vaticano II; por lo tanto, me parece que todavía no tenemos los elementos para contestar a esta pregunta. Las ideas de don Álvaro sobre el laicado se encuentran en un libro 'Fieles y laicos en la Iglesia', que se publicó en 1979 recogiendo ideas que había elaborado con anterioridad, en ensayos de los años alrededor del Concilio. Son ideas, todas ellas, que don Álvaro había sacado del mensaje de san Josemaría y de sus implicaciones teológicas -eclesiológicas en particular-, destinadas a dar una vitalidad nueva a la vida de la Iglesia. En este marco se inscribe la doctrina sobre los laicos, como miembros activos del pueblo de Dios, en primera fila, en la tarea de la santificación de las realidades seculares, en el esfuerzo por configurar cristianamente la sociedad.


Última Misa de D. Álvaro del Portillo
22.3.1994
Comentario:
 viaje D. Álvaro Tierra Santa última Misa vista presbiterio
Lugar: Israel, Jerusalén, Cenáculo igl
Personas: D.Javier ECHEVARRIA RODRIGUEZ,
D. Álvaro DEL PORTILLO,
D.Joaquín ALONSO PACHECO,
 D.Lawrence RICHARDSON


¿Puede contar algún recuerdo personal de monseñor Del Portillo?

El primero es el 2 de febrero de 1978, el día en que don Álvaro me comunicó el deseo de que me ocupara, como postulador, de la futura Causa de Canonización del Fundador del Opus Dei. Recuerdo muy bien que insistió fundamentalmente en una idea: en esa causa no buscábamos la gloria humana del Opus Dei, sino sólo y exclusivamente el bien de la Iglesia. Muchas almas, al conocer la figura y el mensaje de san Josemaría con ocasión de la Causa -me dijo- se acercarán a Dios, volverían a descubrir su amor, su rostro amable de Padre, el poder de la oración. Había que trabajar -y sería un trabajo largo- pensando en ellas. Luego me gusta recordar que, a lo largo de los años que duró la causa, tuve múltiples ocasiones de estar con don Álvaro, que seguía muy de cerca cada paso y, con su consejo, orientaba todo el trabajo. No recuerdo ni una sola vez en que, al salir del cuarto de trabajo, no me despidiese cariñosísimamente con un: "Dios te bendiga, hijo mío". Lo que decía antes: era muy padre.



Fue el primer Prelado de la Prelatura Personal del Opus Dei, ¿qué significa en la historia de la Iglesia?

Fundamentalmente, es un ejemplo de fidelidad para todos los pastores. Nosotros, cuando Álvaro del Portillo sucedió al Fundador, no notamos ninguna interrupción, sino al revés, una continuidad muy clara. Puede decirse que su programa fue precisamente la continuidad, la fidelidad al espíritu que san Josemaría nos había dejado: no hubo en su gobierno ninguna pretensión de originalidad, ningún intento de "poner al día" el mensaje fundacional, de interpretarlo. Sin embargo, la fidelidad es una virtud creativa: no entendía don Álvaro la continuidad como aplicación mecánica, sino como esfuerzo dinámico. Los tiempos cambian, las circunstancias sociales y culturales varían, pero el mensaje evangélico es siempre perenne y vivo. Y tiene en sí mismo un dinamismo inagotable.



¿Cuáles fueron sus relaciones con el Papa Juan Pablo II?

Al fallecer don Álvaro del Portillo, el Santo Padre quiso ir a rezar ante su cuerpo, en la iglesia prelaticia del Opus Dei. Cuando llegó el Papa, yo estaba hablando con dos periodistas italianos, que me hicieron notar que era la primera vez que el Papa salía del Vaticano para rezar ante el cuerpo de un amigo difunto y no salieron de su asombro cuando el Papa, arrodillado ante el cadáver de don Álvaro, se levantó y, en lugar de rezar un Réquiem, rezó en voz alta un Gloria. Nadie pensó que se había tratado de un lapsus: a todos los presentes nos pareció como una manifestación indirecta de la opinión que el Papa tenía de don Álvaro...

San Josemaría con el Servo de Dios
D. Avaro del Portillo su primer sucesor

Confeccionado por Franja.


Opus Dei - El mapa de Valdebebas para la beatificación de Álvaro del Portillo

Mapa de Valdebebas para facilitar la asistencia 
a la beatificación de D. Alvaro delPortllo



Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase