sábado, 13 de diciembre de 2014

LA ALEGRÍA DEL ADVIENTO

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona


1.- LA ALEGRÍA DEL ADVIENTO
Por Javier Leoz

*Es grande porque, siendo Dios inmenso, se hace presente en nuestra pequeñez para que entendamos que esa, pequeñez, es puerta alta que nos adentra en el cielo.

*Es pasado, presente y futuro. Nos preparamos, con un corazón agradecido, a un Señor que vino en carne mortal, viene en cada acontecimiento y vendrá al final de los tiempos.

*Es silenciosa. No es una alegría bulliciosa como pretenden los grandes almacenes. No es alegría que nace de lo estéril, de lo vacío o de lo caduco: nace de las entrañas del corazón.

*Es caritativa. En Navidad, en un acto supremo de caridad, se nos dará en un pequeño rostro. Siempre hay más alegría en el ofrecer que en el recibir.


*La alegría del adviento está preñada de esperanza. No pone su acento en las metas cortas. ¡Va mucho más allá! Sabe que, DIOS, llama y que cuando llama lo hace para levantarnos, animarnos y empujarnos hacia adelante.

*Es contagiosa. Quien vive el adviento con visión de fe sabe que, luego, ha de dar testimonio de esa vivencia como los pastores lo harán después de encontrarse con el Salvador en Belén.

*Es emotiva. Dios, por el hecho de hacerse hombre, produce vértigo. ¿Cómo puede hacerse hombre? ¿Cómo puede arriesgarse tanto? ¿Para qué? ¿Por qué? Y eso hace que vibren las cuerdas de nuestras almas.

*Es celeste. No es una alegría que viene de los escaparates, la bebida o el comer. La alegría del adviento es una experiencia mística: Dios sale a mi encuentro y lo hace desde su Ciudad Santa en las entrañas virginales de María Virgen.


*Es eclesial. ¿A quién debemos lo que sabemos de Cristo? ¡Ni más ni menos que a nuestra Madre la Iglesia! No podemos quejarnos ni alejarnos de ella por sus debilidades. También, Cristo, vivirá rodeado más delante de la traición de Judas, de la negación de Pedro y de la incomprensión de muchos de los suyos.

*Es alegría de justicia. Viene el Señor a arreglar un poco nuestra trasnochada existencia. Viene a darnos calor (estamos como el hielo), ilusión (estamos acobardados), coraje (estamos débiles).

*La alegría del Adviento será algo grande si, esa alegría, viene de Aquel que es la fuente de esa alegría eterna que se hace presente en la tierra: DIOS

¡ALEGRÉMONOS Y RECEMOS POR NUESTRA SALVACIÓN!
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase