martes, 14 de agosto de 2012

San Maximiliano María Kolbe,

Día 14 de agosto
San Maximiliano María Kolbe
Cuando yo era un adolescente, al final le Segunda Guerra Mundial, comenzaron las primeras noticias del exterminio-holocáusto en los campos de concentración nazis, de los muchos judíos y sacerdotes católicos asesinados en las cámaras de gas, sentenciados todos a muerte por uno de lo hombres más sanguinarios y terribles que han existido en el mundo en todos los tiempos de la historia. En Rusia pasó algo parecido y esto hizo, que en ese siglo XX, murieran de muerte violenta más hombres, mujeres y niños que en todos los siglos juntos de la historia del hombre en la tierra.
Por esas fechas comenzaron las noticias de los muchos ajusticiados, que fueron un ejemplo de
entereza y coherencia con su fe. Dos figuras extraordinarias fueron, San Maximiliano María Kolbe (el Padre Kolbe, franciscano)  y Santa Teresa Benedicta de la Cruz,(La filósofa judía, después Religiosa carmelita de clausura,  Edith Stein ) 
El jueves pasado, día 9 de agosto, celebrábamos la fiesta de Santa Teresa Benedicta de la Cruz y hoy, dia 14, celebramos a San Maximiliano María Kolbe. 
Primero va esa pequeña reseña y a continuación un enlace para conocerlo mejor, porque pienso que vale la pena. Franja.
 
 San Maximiliano María Kolbe,
franciscano,
 presbítero y mártir


"Tenemos que ganar el mundo entero y cada alma, ahora y en el futuro hasta el final de los tiempos, para la Inmaculada y a través de ella, para el Corazón Eucarístico de Jesús".
(San Maximiliano María Kolbe) 
Nace en Zdunska-Wola (Polonia) el 7 de enero de 1894. Lo bautizan con el nombre de Raimundo. Su familia es de tejedores. Vivieron en la pobreza, enfermando de tuberculosis. Dos de los cinco hijos mueren, siendo niños aún. Ingresa a la orden franciscana y allí cambia su nombre por el de Maximiliano. Su padre es fusilado en 1914 por los rusos. Estudia en Roma obteniendo el doctorado en filosofía y teología.
Es ordenado sacerdote en 1918.
Poco antes había fundado la milicia de María Inmaculada, entre cuyos miembros estuvo el Papa Juan Pablo II. Funda la Ciudad de la Inmaculada. Desarrolla una gran actividad periodística con dos publicaciones: El caballero de la Inmaculada y un diario para obreros llamado El pequeño diario.
Es enviado a Japón y allí funda en Nagasaki una imprenta con una tirada de 15000 ejemplares.
En 1938 inaugura una emisora radial. Cuando los nazis invaden Polonia, destruyen la ciudad mariana y encarcelan al padre Maximiliano por ser sacerdote católico. Es llevado al campo de concentración de Auschwitz. Allí ofrece su vida por la del prisionero Francisco Gajowniczk.
Se lo condena a morir de hambre con 9 hombres más. El sobrevive pero es rematado con una inyección letal. Muere el 14 de agosto de 1941. Su cuerpo fue cremado, junto al de tantos otros.

ORACIÓN:
Dios Todopoderoso que infundiste en san Maximiliano Kolbe un gran amor a la Madre de tu Hijo y un ferviente deseo de proclamar tu reino, te pedimos que, a ejemplo suyo, seamos capaces de ofrecer nuestra vida por los demás confiados en las manos maternales de María. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Os entresaco este diálogo del P. Kolbe con los jóvenes, 
para que veáis sus ideales de santidad:

SE PUEDE Y SE DEBE SER SANTO

He aquí un diálogo del padre Kolbe con los jóvenes:
-¡Quiero que sean santos y grandes santos!
-Padre, ¿no le parece pedir demasiado?
-¡No! La santidad no es un lujo, sino un deber y un compromiso de familia. Dios lo quiere: "¡Sed santos, porque yo soy santo!", Todo hijo ha de imitar a su madre. Nuestra madre es la Inmaculada, la santa. Por eso debemos ser santos.
-Pero ser santo ¿no es algo engorroso?
-No, muchachos, es lo más sencillo y fácil. ¿Tienen una tiza? Pues bien, aquí sobre el pizarrón voy a escribir la fórmula de la santidad. ¡Cómo es de simple!
Escribe: v = V = S
-Es apenas una ecuación. La v minúscula es nuestra voluntad. La V mayúscula es la voluntad de Dios. Cuando estas voluntades chocan, es el dolor, el sufrimiento. Cuando estas dos voluntades se identifican, cuando nuestra voluntad se identifica con la de Dios, es la santidad, es la paz del corazón. ¡Que sencillo es! ¿Verdad? (En Winowsca p.153)

"La vida es breve, Hemos de emplear todo nuestro tiempo... Se vive una sola vez. Es necesario ser santos, no a medias, sino totalmente, para gloria de la Inmaculada y la mayor gloria de Dios" (En Ricciardi p.306).

Hizo una modificación de la consigna de San Ignacio enseñando que "No sólo ad maiorem Dei gloriam, sino ad maximam Dei gloriam (No solo para gloria de Dios sino para la máxima gloria de Dios)
"¡Todo esto se aprende de rodillas! (En Winowka p. 154).
Leer más, os lo recomiendo. Conoceréis a S. Maximiliano Kolbe. 
os recuerdo el enlace:

Película completa de San Maximiliano María Kolbe



Franja..
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase