lunes, 5 de agosto de 2013

La Santa Misa. Renovación del Sacrificio de la Cruz.

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona


La Santa Misa. Renovación del Sacrificio de la Cruz.
Cuando el Señor celebraba la última Cena con sus discípulos, tenía presente en su mente y en su Corazón  la escena de su Muerte en la cruz,  que al día siguiente sería una realidad en el Calvario.
Jesús hacía presente sacramentalmente en un sacrificio incruento, lo que Él en aquel momento adelantaba, su Sacrificio de la Cruz.  Después de su muerte, lo actualizarán en memoria suya los Apóstoles y los sucesores, por el ministerio sacerdotal, a quienes dio poder cuando les dijo: "Haced esto en conmemoración mía". Por eso añade después S.Pablo:  "Cada vez que coméis de este pan y bebéis de este cáliz, anunciáis la muerte del Señor, hasta que vuelva" (1 Co 11, 26). 

Estampa confeccionada por Brais, que tiene 12 años y un blog.

manosmisa21

Cuando en mis manos, Rey eterno, os miro,
y la cándida víctima levanto,
de mi atrevida indignidad me espanto
y la piedad de vuestro pecho admiro.

Tal vez el alma con temor retiro,
tal vez la doy al amoroso llanto,
que arrepentido de ofenderos tanto
con ansias temo, y con dolor suspiro.

Volved los ojos a mirarme humanos,
que por las sendas de mi error siniestras
me despeñaron pensamientos vanos;

no sean tantas las miserias nuestras
que a quien os tuvo en sus indignas manos
vos le dejéis de las divinas vuestras.
Lope de Vega


llamaatupuerta21

¿QUÉ TENGO YO QUE MI AMISTAD PROCURAS?...
¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno escuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué estraño desvarío
si de mi ingratitud el yelo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
Alma, asómate agora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía!

¡Y cuántas, hermosura soberana:
Mañana le abriremos -respondía-,
para lo mismo responder mañana!
Lope de Vega 


pastoroveja41 

PASTOR
Pastor que con tus silbos amorosos
me despertaste del profundo sueño,
Tú que hiciste cayado de ese leño,
en que tiendes los brazos poderosos,

vuelve los ojos a mi fe piadosos,
pues te confieso por mi amor y dueño,
y la palabra de seguirte empeño,
tus dulces silbos y tus pies hermosos.

Oye, pastor, pues por amores mueres,
no te espante el rigor de mis pecados,
pues tan amigo de rendidos eres.

Espera, pues, y escucha mis cuidados,
pero ¿cómo te digo que me esperes,
si estás para esperar los pies clavados?
Lope de Vega




El Santo Cáliz de la última Cena de Jesús
Custodiado en la Catedral de Valencia

ARREPENTIMIENTO
¡Cuántas veces, Señor, me habéis llamado,
y cuántas con vergüenza he respondido,
desnudo como Adán, aunque vestido
de las hojas del árbol del pecado!

Seguí mil veces vuestro pie sagrado,
fácil de asir, en una cruz asido,
y atrás volví otras tantas, atrevido,
al mismo precio en que me habéis comprado.

Besos de paz os di para ofenderos,
pero si fugitivos de su dueño
hierran cuando los hallan los esclavos,

hoy que vuelvo con lágrimas a veros,
clavadme vos a vos en vuestro leño,
y tendréisme seguro con tres clavos.
Lope de Vega

De los Sonetos e imágenes de Internet

Si un lector, después de la lectura de estos preciosos sonetos
 de Lope de Vega, 
no comprende un poco más la SANTA MISA 
no siente en su interior una llamada a aprovechar mejor
la cercanía de Jesús, que sale a nuestro encuentro...
podremos decir que es un poco o un muy necio.

¿Nos tendrá que repetir el Señor: 

 Alma, asómate agora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía!

¡Y cuántas, hermosura soberana:
Mañana le abriremos -respondía-,
para lo mismo responder mañana!?

  Éso!. 

Franja
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase