domingo, 25 de agosto de 2013

Reflexión y Oración

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona


Reflexión y Oración

Grandes Sacrificios


Quien se aparte de la colmena por el miedo que le produce el aguijón de la abeja, nunca podrá disfrutar de la dulzura de su miel...
Quien aleja su mano del rosal por temor a las heridas que puedan causarle las espinas, jamás podrá agradar a nadie con el obsequio de una bella rosa...


Quien se sienta sobre la grama, acobardado ante el reto de la montaña, no sabrá lo que es la plenitud que se goza en la cumbre...


Quien no enciende el fuego por temor a quemarse con sus llamas, se morirá temblando de frío y nunca podrá alegrase con los beneficios de la luz...
Y quien no es capaz de sufrir y sacrificarse por los demás, jamás gozará de la felicidad de Amar y Ser Amado...


¡¡¡Porque, Todo lo que vale la pena, exige grandes sacrificios!!!

 

La amistad
Para conservar a un amigo 3 cosas son necesarias: honrarlo cuando esté presente, valorarlo cuando esté ausente, y asistirlo cuando lo necesite.
Gran parte de la vitalidad de una amistad reside en el respeto de las diferencias, no sólo en el disfrute de las semejanzas.


Tómate tiempo para escoger un amigo; pero sé más lento aún en cambiarlo.
La amistad es un alma que habita en dos cuerpos
La verdadera amistad es la que sigue a tu lado incluso cuando no te queda nada  por ofrecer, salvo tu compañía.



A veces, una separación prolongada, a la vez que amortigua los rencores despierta la amistad.
La amistad es como un lucero que siempre está dando luz al cielo.
No busques amigos sin defectos, pues te quedarás sin amigos toda la vida.


Tampoco busques defectos en tus amigos, pues poco a poco te quedarás solo.
A las personas les interesa nuestro destino exterior; el interior, sólo a nuestro amigo.




Si quieres hallar en cualquier parte amistad, dulzura y poesía, llévalas contigo.
Es una regla en la amistad que cuando la desconfianza entra por la puerta, el afecto sale por la ventana.



¡Qué raro y maravilloso es ese fugaz instante en el que nos damos cuenta de que hemos descubierto un amigo!
Autor Desconocido

Oración


Bendíceme Señor…
Señor, bendice mis manos para que sepan acariciar sin aprisionar; para que sepan recibir sin poseer, dar sin calcular y sostener sin condicionar.
Bendice mis ojos para que vean detrás de la superficie; para que no se cierren por el miedo, pero nunca miren con ira; para que todos se sientan seguros por mi modo de mirarles.


Bendice mis ojos para que miren y vean.
Señor, bendice mis oídos para que sepan oír tu voz y perciban claramente el grito de los afligidos; que sepan cerrarse al ruido inútil de la palabrería, y escuchen sin cansancio el silencio de los enmudecidos;
Bendice mis oídos para que siempre estén abiertos al que necesita publicar su memoria, su alegría o su dolor
Señor, bendice mi boca para que dé testimonio de Ti y no diga nada que hiera o destruya; que sólo pronuncie palabras que siembren y alivien, y no calle nunca los nombres heridos.
Bendice mi boca  para que siempre bendiga y nunca traicione mi propia verdad.


Señor, bendice mi corazón para que sea templo vivo de tu Espíritu; que sepa dar calor y refugio; que sea generoso en perdonar, alegre en compartir, pronto en comprender, y compasivo. Llénalo de nombres de personas queridas, de personas sin nombre y también de otros nombres
Bendice, Señor, mis pies para que busquen la Paz y corran tras ella. Que construyan caminos para anunciarte, y eviten los senderos tortuosos que desembocan en la ostentación y la injusticia. Que reconozcan tus pisadas en el caminar de los humildes  y respeten las huellas de todo caminante.


Bendice mis pies para que me los deje lavar y tener parte contigo.
Bendíceme, Dios mío, para que puedas disponer de mí con todo lo que soy, con todo lo que tengo. Con todo lo que de Ti he  recibido.
Autor Desconocido



Como te habrá gustado...Pásalo y no seas egoísta.
Franja
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase