martes, 8 de octubre de 2013

Virtudes y Valores ¿Malos o buenos?

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

Virtudes y Valores

¿Malos o buenos?

Ni sospecha patológica, ni buenísmo ingenuo


Autor: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net
Ciertos pensadores, maestros de la sospecha, se caracterizan por encontrar en todo lo humano intenciones torcidas, maldades camufladas, perversiones revestidas de terciopelo.
Piensan que todos (o casi todos) los actos que realizamos encierran una gran dosis de egoísmo, de sensualidad, de ambición, de odio, y que nadie (o casi nadie) escapa a una ley universal de maldad que atrapa en lo profundo a cada ser humano.


Otros, maestros del "buenísmo", llegan a defender lo opuesto: el ser humano es siempre (o casi siempre) bueno, abierto a lo noble, a lo grande, a lo hermoso. Incluso cuando comete errores, cuando daña a sus semejantes, está simplemente manifestando deseos profundos de autorrealización, que nacen de su sana tendencia a conquistar sus propias metas. Los "errores" serían, simplemente, el resultado de una mala información, de un influjo negativo de la sociedad, o del choque entre dos intereses legítimos y buenos que no pueden ser satisfechos simultáneamente.

Esto no es una broma o un juego. Es la señal clara del por qué aumentaron en un 30% los cánceres de pulmón en las mujeres y otros como consecuencia. ¿Es bueno o es malo?

Entre estas dos visiones antitéticas existe una teoría que reconoce en cada ser humano la mezcla y la lucha interior entre dos fuerzas. Una nos lleva hacia lo bueno, hacia lo verdadero, hacia lo justo, hacia el altruismo. Otra nos arrastra hacia lo malo, hacia lo falso, hacia lo injusto, hacia el egoísmo.

entre el mal y el bien

Existen, como piensan los maestros de la sospecha, palabras y acciones que parecen buenas y que esconden un poso de mentira y de traición que engañan al incauto y que llevan al perverso a victorias aparentes. Al revés, como dicen los "buenistas", también ocurre que tras un acto equivocado, una injusticia manifiesta, hay latente una buena intención, un deseo sincero por avanzar hacia lo bueno, distorsionado por errores estructurales o coyunturales que llevan a realizar lo malo cuando se buscaba lo bueno.


Ante la complejidad propia del mundo humano, vale la pena recordar un viejo adagio: de lo que ocurre en el interior de cada uno, ni siquiera la Iglesia, ni el Estado, ni ninguna institución o persona concreta, pueden emitir un juicio: "de internis, neque Ecclesia". Porque los que pensamos malos a veces no son tan malos, o los que pensamos buenos a veces no son tan buenos.
Frente a los que sospechan de todo y acusan a todos de intenciones torcidas, y frente a los que lo disculpan todo y convierten a los demás en seres casi angélicos y siempre inocentes, hemos de reconocer que existen fuerzas opuestas que luchan continuamente dentro de nosotros.


La victoria del bien inicia allí donde miramos al propio corazón y, con la ayuda de Dios y de buenos amigos, denunciamos tantas intenciones torcidas, tantas tendencias desordenadas que nos acercan al abismo del mal, del pecado, de la injusticia. Y esa victoria sigue allí donde reconocemos que también hay propósitos buenos, sentimientos nobles, impulsos e inspiraciones de Dios que nos llevan a la humildad, al servicio, a la acogida, a la entrega sincera a quienes viven a nuestro lado y esperan un poco de amor y de esperanza.


Más allá de las sospechas patológicas y de buenísmos baratos, la religión cristiana abre los ojos ante el mal que hiere nuestras almas (la herencia del pecado original nos toca a todos) y hacia la presencia continua de un Dios que ama eternamente a cada uno de sus hijos, hasta el punto de ofrecernos todo su Amor en Jesucristo.


Con la ayuda de Dios podremos mirar a los demás con ojos de misericordia, sin ignorar los defectos objetivos y sin sospechar torcidas intenciones en los miles de gestos buenos que nos llegan continuamente de quienes viven a nuestro lado.

Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase