martes, 14 de abril de 2015

El hombre y el animal

Blog católico de Javier Olivares-baionés jubilado-Baiona

No hay duda de que el perro es el animal que confía más en el hombre.

El hombre y el animal

Por alguna oculta razón atribuimos a los animales defectos que sólo tenemos los seres humanos.

No es falsa la serpiente cuando repta zigzagueando en su andar; es falso el hombre que deja la rectitud y anda por caminos sinuosos.

No es sucio el cerdo que se revuelca en el barro; es sucio el hombre que enloda su espíritu con conductas inmorales.

No es cruel la hiena que ataca a su presa para alimentarse; es cruel el hombre que hiere y tortura a sus hermanos.

No es charlatán el loro que repite sonidos huecos; es charlatán el hombre que habla sin tener nada que decir.

No es cobarde la gallina que huye del enemigo por instinto; es cobarde el hombre que no afronta los riesgos de su situación.

No es astuto el zorro que se hace el dormido para atrapar a su presa; es astuto el hombre que simula para engañar.

No es mentiroso el tero(1) que grita lejos de su nido para defender su cría; es mentiroso el hombre que oculta la verdad que debería mostrar.

Tal vez, no se hace malo el hombre cuando se parece a los animales, y se hace malo el animal cuando se asemeja a los hombres...  
  
Autor conocido, pero de incógnito
Lo envió Claudia


tero 1

(1) Tero: Vanellus chilensis  Es una ave pequeña que puede llegar a medir como máximo unos 35 centímetros, su plumaje es de color pardo, con algunas partes negras y otras blancas. Se caracteriza por tener el pico de color rojo, excepto la punta del mismo que es de color negro. Una cuestión llamativa son sus ojos que son tambien de un color rojo intenso.
Sus patas tambien son de color rojas, y son largas y finas, dándole un porte particular, es habitual verlo descansando en una de ellas, y cuando esta atemorizado las reclina hacia atras.
Como defensa, para combatir tiene debajo de las alas un llamado “espolón” tambien de color rojo, que usa para amedrentar a sus enemigos.

Compártelo.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase