viernes, 12 de julio de 2013

Vamos a Misa y ¡Que cunda este ejemplo!


Celebración de la Santa Misa
A veces las iglesias parecen otra cosa.
Escribo este comentario que encontré en un blog que hablaba de la recomendación  de un obispo que llamo la atención al final de la celebración de la misa a unas personas que no iban vestidas de una manera conveniente para estar en la Iglesia. 
Acaso ¿Vale todo vestido para acudir a los oficios religiosos?  ¿Les dejarían entrar así vestidas/os, en una sinagoga o en una mezquita?
Decía un comentario a la noticia entre otras cosas:


Empezando por los curas. Que pasan por todo.

¡Que cunda este ejemplo!

Porque…les digo desde aquí:

-Personas (mujeres) que pasan con el bolso o una chaqueta en la mano y extienden sin ningún reparo la mano para comulgar. Yo les digo: ¿acaso Vd. come una ensalada en su casa con un bolso colgando?

-Personas que entran en el templo y, directamente, sin agua bendita, ni señal de la cruz  alguna...se sientan directamente en el banco. Yo les digo: ¿acaso Vd. cuando entra a una casa va directamente al salón sin llamar o saludar previamente?

Y además una pregunta: 

-Personas que, al llegar la consagración, permanecen de pie, aunque no tienen malas las rodillas. 
Y yo les digo ¿acaso es mejor arrodillarse para fregar los suelos o para pedir favores a los poderosos del mundo?

La niña, que no es tan niña...
se lleva la comunión de viaje

-Personas que, después de comulgar, regresan con la Santa Hostia por el pasillo sin comulgarla. Yo les digo: ¿Vd.  en su casa va comiendo el segundo plato por el pasillo?

-Personas que, después de comulgar, siguen cantando como si nada hubiera ocurrido. Llegan al banco y se sientan como si, la comunión, no hubiera existido. Yo les digo. ¿Vd cuando va a un banquete, no da luego las gracias al que le ha invitado?

-Sacerdotes, que al mismo tiempo que dan la comunión , no solo entonan cantos, sino que siguen cantando y así dan la impresión de que están entregando papelitos a la gente. Yo les digo. ¿Usted cree que es más importante el que usted cante, que el hacer que cada comulgante responda Amen, después de que usted le muestre la Eucaristía y  le diga : El Cuerpo de Cristo? ¿No les estará privando de una confesión de fe en el Sacramento?
-Personas que, en mitad de la celebración, no tienen reparo en contestar al móvil. Yo les digo: ¿Vd cuando está asistiendo a una reunión importante, no desconecta el teléfono, para no molestar o no llamar la atención?

-Novios y padrinos, amigos y conocidos…que, cuando asisten a una boda, parece que van a una pasarela o la mismísima playa. Yo les digo: ¿Os gustaría que, un sacerdote, fuera en pleno verano por la orilla de la playa con sotana, manteo y teja?

-Grupos de música que cantan lo incantable y, muchas veces, lo contrario a la fe y al sacramento. Yo les digo: ¿os gustaría que, en el postre de la boda, saliera un sacerdote rezando el rosario? vosotros aquí, hacéis lo mismo pero al contrario.

¿Qué ocurre? 

La culpa no la tiene la minifalda, los fieles, los que van a una misa, ni los que, de vez en cuando, participan en una celebración cristiana.

Hace muchos años que los curas por nuestro afán de "ser populares" hemos perdido el norte. No advertimos ya de nadaNo llamamos al silencio. No enseñamos las normas de urbanidad y de decoro cristiano dentro de un templo.

¿Quién tiene que decir algo?

 Primero al párroco, luego a los catequistas, a continuación  los cristianos conscientes, cada persona en particular. El último el Sr. Obispo. Pero razones no le faltan, para hacerlo, donde los curas se callen.

Nos hemos empeñado en acentuar lo festivo de nuestras celebraciones, en desacralizar nuestros templos, en paganizar nuestra liturgia y el resultado es ese:
no sabemos distinguir una iglesia de una playa, una celebración litúrgica de un concierto rockero......etc. ¡Qué pena¡¡

Y hasta en Galicia, donde son bilingües, algunas celebraciones litúrgicas parecen el programa “Luar”, que es lo más chabacano y peor de la tele galega, apropiado para que los fieles gallegos de alguna parroquia, por el cerrilismo de su párroco, no salgan nunca del atraso y de la incuria religiosa. 
Relata refero. Franja.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase