jueves, 25 de abril de 2013

La Donación de Sangre

Santa Maria de Baiona diócesis tuy- vigo blogspot.com
La Donación de Sangre
La historia de un niño que estuvo dispuesto a donarlo todo por salvar la vida de quien amaba...
Hace muchos años, cuando un médico trabajaba como voluntario en un Hospital de Stanford, conoció a una niñita llamada Liz quién sufría de una extraña enfermedad.
Su única oportunidad de recuperarse aparentemente, era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quién había sobrevivido milagrosamente a la misma enfermedad y había desarrollado anticuerpos necesarios para combatir la enfermedad.
El doctor explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a darle su sangre a su hermana.
Por un momento, lo vió dudar antes de tomar un gran suspiro y decir; Si, lo haré, si eso salva a Liz.
Mientras la transfusión continuaba, el estaba acostado en una cama al lado de la de su hermana, y sonriente mientras los médicos lo asistían a él y a su hermana, veía retomar el color a las mejillas de la niña.
Entonces la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció. El miró al doctor y le preguntó con voz temblorosa: ¿A qué hora empezaré a morirme?
Siendo solo un niño, no había comprendido al doctor; el pensaba que le daría toda su sangre a su hermana... Y AÚN ASÍ, SE LA DABA!!!...
El consejo de la historia:
 ¡Da todo por quién ames!

 Si esto sucede en un niño que ama a su hermanita...
¿Hasta donde somos capaces de amar a Dios, para darle nuestra vida en las pequeñas cosas de cada día?
O, si decimos que amamos al prójimo(próximo)... hasta dónde somas capaces de darnos?
¿Entiendes ahora de dónde sale la voluntad del SÍ, en una vocación sacerdotal, religiosa  o matrimonial, o de solteros (seglares o laicos en lenguaje eclesiástico), que se entregan también por ese Amor, para servir a Dios en medio del mundo, porque hay ciertos ambientes en los que no está o no debe llegar la presencia del sacerdote?. Dígase, por ejemplo, de la política u otras circunstancias.
Es decir, que hay que amar como el niño de cinco años a su hermanita, o no somos capaces de entender nada de entrega a Dios, ni de entrega de un médico o profesional que se entrega a su profesión, como de un maestro o profesor por enseñar a los alumnos, etc. etc. para que nadie se moleste. 
Franja 
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase