viernes, 2 de noviembre de 2012

Día de difuntos . Día 2 de noviembre

Blog Católico de Santa María de Baiona, nº. 738
Día 2 de noviembre
Día de difuntos 
Oracion por los Fallecidos 
Dios de misericordia y de amor,
ponemos en tus manos amorosas a nuestros hermanos.
En esta vida Tú les demostraste tu gran amor;
y ahora que ya están libres de toda preocupación,
concédeles la felicidad y la paz eterna.
Su vida terrena ha terminado ya;
recíbelos ahora en el paraíso,
en donde ya no habrá dolores, ni lágrimas ni penas,
sino únicamente paz y alegría con Jesús, tu Hijo,
y con el Espíritu Santo para Siempre.
 Amén 
Fotos de cementerios y
 Oraciones



Es bueno rezar por los difuntos,
 para que sean perdonados sus pecados
Oracion por un ser querido Difunto 
Dios mío, te has llevado la persona 
que más amaba en este mundo;
 pero tú lo has querido así,
 cúmplase en todo tu santísima voluntad.
El gran consuelo que me queda 
es la esperanza de que tú la hayas recibido 
en el seno de tu misericordia, 
y que te dignarás algún día unirme con él (ella).
Si la entera satisfacción de sus pecados
 lo(la) detienen aún en las penas,
 sin que haya ido todavía a reunirse contigo,
 yo te ofrezco por él (ella) 
todas mis oraciones y buenas obras,
principalmente mi resignación ante esta pérdida; 
haz, Señor, que esta resignación sea entera 
y digna de ti. 
 Amén.  

Una flor se marchita, una lágrima se evapora, 
 la oración permanece y es más eficaz
porque la recibe Dios
Oracion por Todos los Difuntos 
Dios todopoderoso, por la muerte de Jesucristo, tu Hijo,
 destruiste nuestra muerte;
 por su reposo en el sepulcro 
santificaste las sepulturas y por su gloriosa resurrección
 nos restituiste la vida a la inmortalidad. 
Escucha nuestra oración por aquellos 
que muertos en Cristo y consepultados en él, 
anhelan la feliz esperanza de la resurrección. 
Concede, Señor de vivos y muertos,
 a cuantos en la tierra te conocieron por la fe,
 alabarte sin fin en el cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 Amén 

 ¿Has pensado en las 
ALMAS DEL PURGATORIO?. 
Un día puedes necesitar tú de las oraciones.
 Oracion por las Almas del Purgatorio
Oración propia de la Novena
Padre misericordioso,
 en unión con la Iglesia Triunfante en el cielo, 
te suplico tengas piedad de las almas del Purgatorio.
Recuerda tu eterno amor por ellas 
y muéstrales los infinitos méritos de tu amado Hijo.
 Dígnate librarles de penas y dolores
 para que pronto gocen de paz y felicidad.
 Dios, Padre celestial, te doy gracias
 por el don de perseverancia
 que has concedido a las almas de los fieles difuntos.
Amable Salvador, Jesucristo.
Eres el Rey de reyes en el país de la dicha.
Te pido que por tu misericordia oigas mi oración 
y liberes las almas del Purgatorio, 
en particular, N...
LLévalas de la prisión de las tinieblas
 a la luz y libertad de los hijos de Dios 
en el Reino de tu gloria. 
Amable Salvador, te doy gracias 
por haber redimido las pobres almas
 con tu preciosísima Sangre,
 salvándolas de la muerte eterna.
Dios Espíritu Santo, enciende en mí 
el fuego de tu divino amor. 
Aviva mi fe y confianza,
 acepta benignamente las oraciones que te ofrezco
 por las almas que sufren en el Purgatorio. 
Quiero aplicar los méritos de esta devoción
 en favor de toda la Iglesia Sufriente
 y en especial por mis difuntos padres
, hermanos, hermanas, bienhechores, parientes y amigos. 
Atiende mi plegaria para que podamos reunirnos
 en el Reino de tu gloria.
Dios Espíritu Santo, 
te doy gracias por todos los beneficios 
con que has santificado, fortalecido y aliviado
a estas benditas almas y en especial 
por consolarlas en los actuales sufrimientos 
con la certeza de la felicidad eterna.
Que pronto se unan contigo y oigan aquellas
 benditas palabras 
que las llaman al hogar del Cielo:
"¡Vengan, los Bendecidos por mi Padre! 
Tomen posesión del Reino 
que ha sido preparado para vosotros
 desde el principio del mundo" (Mt 25, 34).
Amén.


Muchas flores, y quizás pocas oraciones.
Oracion por los Padres Difuntos 
¡Oh Dios! Nos mandaste honrar padre y madre.
Por tu misericordia, ten piedad de mi padre (madre) 
y no recuerdes sus pecados.
Que yo pueda verlo (la) de nuevo 
en el gozo de eterno fulgor.
Te lo pido por Cristo nuestro Señor.
 Amén.
Muy bello, pero un poco abandonado
Oracion por los Familiares en el Purgatorio 
¡Oh Buen Jesús!
El dolor y sufrimiento de los demás 

conmovía siempre tu corazón.
Mira con piedad las almas de mis queridos 

familiares del Purgatorio.
Oye mi clamor de compasión por ellos 

y haz que aquellos a quienes separaste 
de nuestros hogares y corazones 
disfruten pronto del descanso eterno 
en el hogar de tu amor en el cielo.
 Amen.


Cementerio Ortodoxo.
 Oracion por los Difuntos 
¡Oh Dios! Nuestro Creador y Redentor,
 con tu poder Cristo 
conquistó la muerte y volvió a Ti glorioso.
Que todos tus hijos 

que nos han precedido en la fe (especialmente N...) 
Participen de su victoria 
y disfruten para siempre de la visión de tu gloria 
donde Cristo vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, 
por los siglos de los siglos.
Amén.
 -Dales, Señor, el descanso eterno.
-Brille para ellos la luz perpetua.
-Descansen en paz. 
-Amén.
Cementerio militar de Arlington.
Honor a los militares muertos 
María, Madre de Dios, y Madre de misericordia,
 ruega por nosotros y por todos los que han muerto
 en el regazo del Señor.
Amén.
Catacumbas de Roma

Oración por las Benditas Animas del Purgatorio

  Dios misericordioso, que nos perdonas y quieres
 la salvación de todos los hombres, imploramos tu clemencia
 para que, por la intercesión de María Santísima
 y de todos los santos, concedas a las almas 
de nuestros padres, hermanos, parientes,
 amigos y bienhechores, que han salido de este mundo, la gracia de llegar
 a la reunión de la eterna felicidad.
 Santísima Virgen María, Reina del Purgatorio;
 vengo a depositar en tu Corazón Inmaculado 
una oración en favor de las almas benditas
 que sufren en el lugar de expiación. 
Dígnate escucharla, clementísima Señora, 
si es ésta tu voluntad y la de 
tu misericordioso Hijo.
 Amén.
  
Galerías subterráneas de las 
catacumbas de Roma

 Oración a la Virgen por las 
ALMAS DEL PURGATORIO

    María, Reina del Purgatorio, 
te ruego por aquellas almas
 por las cuales tengo o pueda tener obligación,
 sea de caridad o de justicia.
    Dios te salve María.....

-Dales, Señor el descanso eterno. 
-Y la luz perpetua les alumbre. 
-Descansen en paz.  Amén.

María, Reina del Purgatorio: 
te ruego por las almas
 más abandonadas y olvidadas 
y a las cuales nadie recuerda;
tú Madre, que te acuerdas de ellas, 
aplícales los méritos de la Pasión de Jesús,
 tus méritos y los de los santos, 
y alcancen así el eterno descanso.
Dios de salve María.....

-Dales, Señor, el descanso eterno. 
-Y la luz perpetua les alumbre.
 -Descansen en paz. Amén.

 María, Reina del Purgatorio: 
te ruego por aquellas almas 
que han de salir más pronto 
de aquel lugar de sufrimientos, 
para que cuanto antes vayan a cantar
 en tu compañía las eternas misericordias del Señor.
Dios te salve María.....

 -Dales, Señor, el descanso eterno.
-Y la luz perpetua les alumbre.
 -Descansen en paz. Amén.

María, Reina del Purgatorio:
 te ruego de una manera especial 
por aquellas almas que han de estar
 más tiempo padeciendo 
y satisfaciendo a la divina Justicia. 
Ten compasión de ellas, 
ya que no pueden merecer sino sólo padecer;
 abrevia sus penas y derrama sobre estas almas 
el bálsamo de tu consuelo.
Dios te salve María.....

-Dales, Señor, el descanso eterno. 
-Y la luz perpetua les alumbre.
- Descansen en paz. Amén.

María, Reina del Purgatorio:
 te ruego de un modo especial 
por aquellas almas que más padecen.
 Es verdad que todas sufren con resignación, 
pero sus penas son atroces 
y no podemos imaginarlas siquiera. 
Intercede Madre nuestra por ellas,
 y Dios escuchará tu oración.
Dios te salve María.....

 -Dales, Señor, el descanso eterno. 
-Y la luz perpetua les alumbre. 
-Descansen en paz. Amén.

Oración
 Virgen Santísima, te pido que, 
así como me acuerdo 
de las benditas almas del Purgatorio,
 se acuerden de mí los demás, 
si he de ir allá a satisfacer por mis pecados. 
En ti, Madre mía,
 pongo toda mi confianza de hijo,
 y sé que no he de quedar defraudado.
 Amén.
Entrada  principal del cementerio de la 
Almudena de Madrid
La respuesta de San Agustín:
 a este gran Santo le preguntó uno: 
"¿Cuánto rezarán por mí cuando yo me haya muerto?",
 y él le respondió:
 "Eso depende de cuánto rezas tú por los difuntos.
 Porque el evangelio dice que la medida 
que cada uno emplea para dar a los demás, 
esa medida se empleará para darle a él".

¿Vamos a rezar más por los difuntos?
 ¿Vamos a ofrecer por ellos misas, comuniones,
 ayudas a los pobres y otras buenas obras? 
Los muertos nunca jamás vienen a espantar a nadie, 
pero sí rezan y obtienen favores a favor 
de los que rezan por ellos.
*******************
Todas estas oraciones son ayuda a las 
Almas del purgatorio.
No son solo para el 
DIA DE DIFUNTOS, 
rézalas con frecuencia y las 
BENDITAS ANIMAS
te lo agradecerán. 
Franja.
Del Cementerio de Génova
Cementerio cristiano
Detalle de un sepultura , 
que invita a rezar. 
Nuestra oración por los difuntos tiene que ser
oración de esperanza. 
Franja.
De una meditación de Fernánez Carbajal 
en Hablar con Dios
En este mes de noviembre la Iglesia nos invita con más insistencia a rezar y a ofrecer sufragios por los fieles difuntos del Purgatorio. 
En el Cielo no puede entrar nada manchado, ni quien obre abominación y mentira, sino solo los escritos en el libro de la vida2. 
El alma afeada por faltas y pecados veniales no puede entrar en la morada de Dios: para llegar a la eterna bienaventuranza es preciso estar limpio de toda culpa. El Cielo no tiene puertas escribe Santa Catalina de Génova, y cualquiera que desee entrar puede hacerlo, porque Dios es todo misericordia y permanece con los brazos abiertos para admitirlos en su gloria. Pero tan puro es el ser de Dios que si un alma advierte en sí el menor rastro de imperfección, y al mismo tiempo ve que el Purgatorio ha sido ordenado para borrar tales manchas, se introduce en él y considera una gran merced que se le permita limpiarlas de esta forma. El mayor sufrimiento de esas almas es el de haber pecado contra la bondad divina y el no haber 
purificado el alma en esta vida
 El Purgatorio no es un infierno menor, sino la antesala del Cielo, donde el alma se limpia y esclarece.Y si no se ha expiado en la tierra, es mucho lo que el alma ha de limpiar allí: pecados veniales, que tanto retrasan la unión con Dios; faltas de amor y de delicadeza con el Señor; también la inclinación al pecado, adquirida en la primera caída y aumentada por nuestros pecados personales... 
Además, todos los pecados y faltas ya perdonados en la Confesión dejan en el alma una deuda insatisfecha, un equilibrio roto, que exige ser reparado en esta vida o en la otra.
 Al morir, el alma las percibe con absoluta claridad, y tendrá, por el deseo de estar con Dios, un anhelo inmenso de librarse de estas malas disposiciones. 
El Purgatorio se presenta en ese instante como la oportunidad única para conseguirlo.
 Pero también existe mucha alegría, porque sabe que, en definitiva, ha ganado la batalla y le espera, más o menos pronto, el encuentro con Dios.
Nosotros aquí en la tierra podemos ayudar mucho a estas almas a pasar más deprisa ese largo desierto que las separa de Dios. Y también, mediante la expiación de nuestras faltas y pecados, haremos más corto nuestro paso por aquel lugar de purificación. Si, con la ayuda de la gracia, somos generosos en la práctica de la penitencia, en el ofrecimiento del dolor y en el amor al sacramento 
del Perdón, podemos ir directamente al Cielo. Eso hicieron los santos. Y ellos nos invitan a imitarlos.La Segunda lectura de la Misa nos recuerda que Judas Macabeo... es, pues, muy santo y saludable 
rogar por los difuntos, para que se vean libres de sus pecados
 Desde siempre la Iglesia ofreció sufragios y oraciones por los fieles difuntos. 
La Santa Misa, que tiene un valor infinito, es lo más importante que tenemos para ofrecer por las almas del Purgatorio. También podemos ofrecer por ellas las indulgencias que ganamos en la tierra; nuestras oraciones, de modo especial el Santo Rosario; el trabajo, el dolor, las contrariedades, etc. Estos sufragios son la mejor manera de manifestar nuestro amor a los que nos han precedido y esperan su encuentro con Dios; 
Las almas del Purgatorio, mientras se purifican, no adquieren mérito alguno. Su tarea es mucho más áspera, más difícil y dolorosa que cualquier otra que exista en la tierra: están sufriendo todos los horrores del hombre que muere en el desierto... y, sin embargo, esto no las hace crecer en caridad, como hubiera sucedido en la tierra aceptando el dolor por amor a Dios. 
Nosotros, además de aliviarlas y de acortarles el tiempo de su purificación, sí que podemos merecer y, por tanto, purificar con más prontitud y eficacia nuestras propias tendencias desordenadas.
El dolor, la enfermedad, el sufrimiento, son una gracia extraordinaria del Señor para reparar nuestras faltas y pecados. Nuestro paso por la tierra, mientras esperamos contemplar a Dios, 
debería ser un tiempo de purificación. Con la penitencia el alma se rejuvenece y se dispone para la Vida. «No lo olvidéis nunca: después de la muerte, os recibirá el Amor. Y en el amor de Dios 
encontraréis, además, todos los amores limpios que habéis tenido en la tierra.
¡Qué bueno y grande es el deseo de llegar al Cielo sin pasar por el Purgatorio! Pero ha de ser un deseo eficaz que nos lleve a purificar nuestra vida, con la ayuda de la gracia. Nuestra Madre, que es Refugio de los pecadores nuestro refugio, nos obtendrá las gracias necesarias si de verdad nos determinamos a convertir nuestra vida en un "spatium verae paenitentiae", un tiempo de reparación de verdadera penitencia por tantas cosas malas e inútiles.


Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase