martes, 20 de noviembre de 2012

¿REZAR CAMBIA LAS COSAS?

Blog Católico de Santa María de Baiona, 
nº. 764
Dicen que después de la oración del sacerdote, 
el Señor escucha la oración de los niños y de los enfermos.

¿REZAR CAMBIA LAS COSAS?

Dicen que rezar cambia las cosas,

 pero ¿es realmente cierto que cambia algo?
¿Rezar cambia tu situación presente o tus circunstancias? No, no siempre, pero cambia el modo en el que ves esos acontecimientos.
¿Rezar cambia tu futuro económico ? No, no siempre, pero cambia el modo en que buscas atender tus necesidades diarias.
¿Rezar cambia corazones o el cuerpo dolorido? No, no siempre, pero cambia tu energía interior.
¿Rezar cambia tu querer y tus deseos? No, no siempre, pero cambiará tu querer por el querer de Dios.
¿Rezar cambia como el mundo? No, no siempre, pero cambiará los ojos con los que ves el mundo.
¿Rezar cambia tus culpas del pasado? No, no siempre, pero cambiará tu esperanza en el futuro.

¿Rezar cambia a la gente a tu alrededor? No, no siempre, pero te cambiará a ti, pues el problema no está siempre en los otros.
¿Rezar cambia tu vida de un modo que no puedes explicar?
Ah, sí, siempre. Y ésto te cambiará totalmente.
Entonces, ¿rezar realmente cambia algo? 

Sí, realmente lo cambia TODO.

 ¿REZAR CAMBIA LAS COSAS?

también cambia cuando la gente 
se relaciona con delicadeza. 
Se supone que la oración siempre está delante.

Mensaje por saladino el Sáb Sep 18 2010, 16:24

A ver si recuerdo una historia que escuché hace tiempo:
En la China medieval, una mujer al casarse, se llevó a su suegra a su casa. La anciana tenía un carácter insoportable y la nuera no podía más. 

Fue a ver a un hechicero y al contarle el caso éste le dio unos polvitos y le dijo:

- Si le echas esto todos los días en las comidas, en unos 6 meses tu suegra fallecerá. Pero eso sí, para que nadie sospeche de ti, durante ese tiempo trátala con toda dulzura y comprensión.

La mujer puso en práctica los consejos del hechicero, todos los días le echaba el mejunje en las comidas y la trataba con cariño y dedicación.

Curiosamente esto hizo que la relación entre ambas fuera cambiando , se fue haciendo más tolerante y comenzaron a llevarse muy bien.

Hasta tal punto fue esto así que 4 meses después nuestra amiga regresó al hechicero y le pidió algo para contrarrestar el efecto del veneno porque llevaba un tiempo que la suegra había cambiado y ya no quería deshacerse de ella.
El hechicero respondió:

-No se trata de que tu suegra haya cambiado, eres tú quien cambió tu modo de relacionarte con ella y eso dio sus frutos. No te preocupes porque no te dí ningún veneno; es solo una sustancia inocua y tu suegra no va a morir.
A partir de ahí, la relación entre suegra y nuera fue fenomenal.

Moraleja:
Para Suegras y nueras.
No hace falta ningunos polvitos mágicos. Si os tratáis con delicadeza, llegaréis a quereros por lo menos como una madre a su hija y como hija a su madre.
Ponerlo por obra y se realizará lo que dicen los santos:
Donde no hay amor pon amor... 
y sacarás AMOR.
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase