viernes, 25 de enero de 2013

TESTIMONIO VOCACIONAL

Blog católico de Santa María de 
Baiona la Real.
Hoy me encontré este hermoso testimonio vocacional que quiero trasmitiros, porque pienso que vale la pena. Acompañan al testimonio, pinturas del Museo del Monasterio de S. Joaquín y Santa Ana de Valladolid.Franja.

TESTIMONIO   VOCACIONAL
Soy sor María Luisa,  y quiero comunicarte porqué estoy en mi monasterio de San Joaquín y Santa Ana de Valladolid, y porqué elegí la vida contemplativa: Porque tal vez te interesa saber o te guste lo que te diga a continuación:
Dios me atrajo a su amor, a su contemplación, al deseo de Él. Pensar que mi vida podía estar ocupada de continuo por El, que no tendría obligaciones que restasen tiempo o impidieran el estar con Él.
Fui feliz de encontrarme con Él. Era una niña de 12 años que se preparaba para la confirmación. De padres y abuelos católicos, tenía una tía monja de clausura y en mi casa y en la de mis abuelos se rezaba a diario el rosario.
Por recomendación acudí a misa durante tres días por la tarde, eran misas de diario.
Yo, entre gente mayor, estaba inquieta, nerviosa, tímida, y quizás fuera mi primera misa sin mis padres. Estuve atenta. Recuerdo todavía la primera homilía, la que tocó o impresionó mi alma de manera especial, que venía a decir, que Dios era nuestro amigo, y cómo tal gustaba de que le tratásemos.
Salí de misa relajada, con paz, armonía, y  la calle, la temperatura, mis pisadas, todo me transmitía, una sensación especial de bienestar.
S. Benito y S. Bernardo.
 Atribuido a Gregorio Ferro. Siglo XVII.
del Museo del Monasterio
Llegué a mi casa decidida a hacerme amiga de Jesús. No podía imaginar lo que me pasó inmediatamente: una impresión de gracia, de presencia de amor, de sentirme amada, conmovió mi interior. Fue algo nuevo en mi interior que jamás hubiese imaginado se pudiera experimentar, lloraba de alegría. Sí, había conocido a Dios, me sentía amada por El, y tenía la certeza de su existencia; mi fe ya no dependía de otros. Podía hablar con Dios y relacionarme con El con naturalidad, como con un amigo.
San Bernardo socorriendo a un tullido.
 F. de Goya. 1787.
del Museo del Monasterio
Dios me atraía especialmente en la lectura, le buscaba en la oración. En mi exterior quizá nada cambiase ni se notase, mi carácter seguía siendo muy tímido e inseguro.
Le pregunté a Dios qué quería de mí, y al no tener más referencia que mi tía monja, sentí un escalofrío. No quería ser infiel a Dios, pero deseché la idea, pues me asustaba.
Quería demostrar a Dios que le quería y por eso seguía rezando, leía a diario la Biblia, tres capítulos, a Santa Teresa, las florecillas de san Francisco, el Kempis, etc.
Santa Lugarda. F. de Goya. 1787.
del Museo del Monasterio
Santa Teresa me impresiono, me encantaba o enganchaba. Fue leyéndola, creo recordar, que decidí dedicarme por completo a Dios. A partir de entonces la idea de ser monja, estar con Dios continuamente y de manera íntima, fue para mí una satisfacción.
No ha sido un camino de rosas, no han faltado dificultades, obstáculos, pero siempre he querido serle fiel, ser su amiga, a pesar de no  sentirle siempre cercano y a mi lado
Y ya llevó 27 años con alegrías, pruebas, y tristezas, con oscuridad, y sigo buscando a Dios y deseando conocerle cada vez más y mejor.
Sor María Luisa de Antonio Peña
Monasterio de San Joaquín y Santa Ana de Valladolid.
Plaza de Santa Ana 4
47001 Valladolid                  
 Telefono 983 35 76 72    
Cristo Yacente. Gregorio Fernández. Siglo XVII.
del Museo del Monasterio
 Ven, déjate llamar por el Maestro, El está aquí y te llama. El quiere tomar tu vida y unirla a la suya. Déjate atraer por El. No mires ya tus heridas mira las suyas. No mires lo que te separa aún de El y de los demás, mira la distancia infinita que ha abolido tomando tu carne, subiendo a la cruz que le prepararon los hombres y dejándose llevar a la muerte para mostrar su amor. En estas heridas te toma, en estas heridas te esconde. No rechaces su amor. (Benedicto XVI)
Si conoces a alguna joven que le pueda interesar...,no dudes en enviarle este testimonio. Dios se puede valer de tu medio para llegar al interior de una joven, o no tan joven que tenga inquietudes de mejorar su vida, entregándola sin condiciones al Señor, como lo ha hecho Sor María Luisa. 

Dios pagará tu granito de arena en el esfuerzo de buscar vocaciones para la vida contemplativa, dónde unas religiosas dedican su vida a pedir por la IGLESIA, y por todos la que la formamos.  

Necesitamos de las almas contemplativas en el claustro, para que se cumpla lo que rezamos: Que Reine Cristo en todas las actividades honestas de los hombres y además, que nos hagan ver que ya en  la tierra, pueden gustarse de los dones reservados para el cielo.  Franja.
Muerte de San José. F. de Goya. 1787.
del museo del Monasterio
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase