domingo, 10 de febrero de 2013

Antes de quejarte, cuenta tus bendiciones. MANOS UNIDAS


Santa Maria de Baiona diócesis tuy- vigo blogspot.com 


Vamos de celebrar el día de
 Manos Unidas,
 y recibo este artículo:
Se titula:
“Juan 3:16”.
"Antes de quejarte, cuenta tus bendiciones"
Me sentí muy afortunado de vivir en esta parte del mundo. Prometo que nunca desperdiciaré mi comida, no importa que tan mal pueda saber y que tan lleno pueda estar. Prometo hacer todo lo posible por no desperdiciar agua. Oremos porque este pequeño niño sea aliviado de su sufrimiento.
Llamo tu atención
Juan 3:16
En la ciudad de Chicago, una noche de invierno soplaba un fuerte viento. Un niño pequeño vendía periódicos en un rincón, tratando de guarecerse del frío inclemente. Realmente, no vendía mucho, lo que intentaba era no congelarse de frío. Vio a un policía se le acercó y le preguntó:
 -Señor: ¿Sabrá usted de algún refugio…donde un niño pueda dormir esta noche? Normalmente duermo en una caja de cartón que guardo en el callejón, pero es que esta noche hace demasiado frío…y me gustaría estar en un lugar cálido.
El policía miró al chico y le dijo:
-Baja por esta calle, hasta una casa blanca,  toca la puerta y cuando te abran solamente di:
 “Juan 3:16”, y te dejarán pasar.
El niño obedeció, llegó a la casa y tocó a la puerta. Una gentil señora abrió la puerta, el niño la miró y le dijo:
 -“Juan 3:16”.
La señora le contesta:
- ”Pasa hijo mío”.
Lo toma de la mano y lo sienta en una mecedora cerca de una vieja chimenea que estaba encendida. La señora sale de la habitación y el chico piensa por un breve instante: "La verdad es que no entiendo eso de Juan 3:16, pero parece que en verdad puede hacer que un chico…se caliente en una noche fría". 
Al rato, la señora regresa y le pregunta al chico:
- ¿Quisieras comer?
El chico respondió:
-Un pancito no me vendría mal, hace días que no como y no me vendría nada mal un poco de pan.
La señora tomo al niño de la mano, lo llevó a la cocina y lo sentó a una mesa llena de exquisitos manjares. El chico comió y comió hasta que ya no pudo más y entonces pensó: "La verdad es que sigo sin entender a Juan 3:16, pero es seguro que llena un estomago hambriento". 
Al terminar, la señora tomó al chico de la mano y lo llevó al baño, donde lo esperaba una tina llena agua tibia y olorosas burbujas.
Mientras el chico se sumergía en la tina, pensaba:, "La verdad es que ahora menos entiendo a Juan 3:16, pero ya sé que este puede dejar bien limpio a un chico sucio. En verdad yo nunca había tomado un baño de verdad...en toda mi vida.  El único baño que recuerdo…fue la vez cuando me metí debajo de la manguera de los bomberos un día que estos lo abrieron y dejaron caer el agua por la calle". 
La señora regresó por el chico, lo llevó a una habitación, lo vistió con un pijama y lo acostó en una inmensa cama con una almohada de plumas.  Lo cubrió con una espesa colcha, lo besó…y le deseo dulces sueños, apagó la luz y salió.
El chico, bien abrigado en la cama veía, a través de la ventana, la nieve caer y pensó: "La verdad es que Juan 3:16 puede hacer…que un chico cansado pueda descansar..." 
A la mañana siguiente, la señora regresó con ropa limpia y lo llevó ante la misma mesa de la noche anterior, llena de ricos manjares para el desayuno, después de comer, la señora lo sentó en la misma mecedora de la noche anterior y tomó en sus manos una vieja Biblia. Se sentó frente a él, le miró a los ojos  y con una dulce voz le dijo:
- ¿Entiendes a Juan 3:16?
-No señora, anoche fue la primera vez en mi vida  que oí sobre él… cuando el policía me dijo que se lo dijera a usted. 
La señora abrió la Biblia; la abrió en Juan 3:16 y comenzó a explicarle, al niño, acerca de Jesús. Ahí, frente a esa vieja chimenea… el chico entregó su corazón y su vida a Jesús,
al tiempo que pensaba: "Juan 3:16... Quizás no lo entienda, pero hace que un chico perdido
 se sienta seguro, se sienta amado". 
-¿Saben? Yo tampoco lo entiendo exactamente: “Como fue que Dios estuvo dispuesto a mandar a su único Hijo a morir por mí, y como fue que Jesús estuvo dispuesto a ello. No comprendo la agonía del Padre y de toda la Corte Celestial al presenciar el sufrimiento de la pasión y muerte de Jesús. No entiendo la intensidad del AMOR de Jesús por mi, que lo mantuvo en su camino hacia la cruz hasta el fin. Yo no lo entiendo, pero de lo que si estoy seguro… es de que hace:
QUE ESTA VIDA VALGA LA PENA VIVIRLA Y QUE NUESTRA MISIÓN DEBE SER CUMPLIDA!”. 
Juan 3:16
"Porque de tal manera amó Dios al mundo: Que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda más tenga vida eterna".
Si no te avergüenza…pasa este mensaje a todos tus amigos y seres que amas, en agradecimiento por todas las cosas maravillosas con las que día a día Dios nos bendice.
Di una oración por la persona que te la envió y otra por las personas a quienes se la estas enviando. En pocas horas habrás hecho que una multitud de personas oren por otras.
Hay muchas personas que necesitan recibir este mensaje, da lo mejor de ti, y envíalo a todos los que puedas.   DIOS TE BENDIGA HOY, MAÑANA  Y  SIEMPRE.
Antes de quejarte, cuenta tus bendiciones Dios vive en nuestros corazones
Impresionante foto 
Antes de quejarte, cuenta tus bendiciones
Probablemente esto ya lo hayas visto antes, pero como nunca lo había puesto en este blog, sentí la necesidad de compartirlo, porque nunca está de mas recordar lo afortunados que somos y que siempre debemos pedir por los que mas lo necesitan. Aunque las imágenes son crudas, son fiel testimonio de algo que ocurre en otras partes del mismo mundo en el que nosotros vivimos y que probablemente no pudiéramos siquiera imaginar que sucede.
(Falta la foto para no herir vuestra sensibilidad. La podréis encontrar en el enlace  más abajo)
Me sentí muy afortunado de vivir en esta parte del mundo. Prometo que nunca desperdiciaré mi comida, no importa que tan mal pueda saber o que tan lleno pueda estar. Prometo hacer todo lo posible por no desperdiciar agua. Oremos porque este pequeño niño sea aliviado de su sufrimiento.
(Falta otra foto por el mismo motivo. Te invito a verla en el enlace)
Rezo para que seamos más sensibles al sufrimiento en el mundo, a nuestro alrededor, y no cegarnos por nuestra propia naturaleza egoísta y por nuestros propios intereses.  Espero que esta fotografía nos recuerde siempre lo afortunados que somos y que nunca debemos dar las cosas por sentado.

Piensa y observa esto...cuando te quejes  de tus alimentos y la comida que desperdicias cada día...¡¡QUE TODOS LOS SERES HUMANOS ESTÉN LIBRES DE SUFRIMIENTO!!! Por favor, no rompas este mensaje y reenvíalo a todos nuestros amigos. En este buen día, hagamos una oración por el sufrimiento en cualquier parte del mundo y envía este amistoso recordatorio a otras personas.
http://es.scribd.com/doc/7339010/Antes-de-Quejarte-Cuenta-Tus-Bendiciones                                                                                               
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase