jueves, 28 de febrero de 2013

Testimonio del Cardenal Rouco.

Santa Maria de Baiona diócesis tuy- vigo blogspot.com
Mucho se ha escrito en estos días y se seguirá escribiendo. 
La renuncia del Santo Padre, Benedicto XVI ha conmocionado a todo el mundo  porque nadie se ha quedado indiferente, para bien o para mal. Depende de la calidad de la vida cristiana enraizada en las diversas naciones y sus habitantes. El que tiene una formación cristiana  sólida, acepta la renuncia como un derecho reconocido en la Ley de la Iglesia.  Incluso ven en este acto del Papa una muestra de su gran humildad , respeto y amor a la Santa Iglesia, que no es suya, sino de Cristo. Por eso dice que la Iglesia está en buenas manos, las de Jesucristo, que sigue actuando dentro de su barca, con la fuerza del Espíritu y con la intercesión de la Virgen María,
Otros, que además pueden ser no amigos, pero no indiferentes, buscan argumentos humanos para enjuiciar a la Iglesia con los criterios políticos o mundanos, para incluso calumniarla por banderías inventadas o sacadas del contexto o para tratar de zaherir la actuación impecable del Santo Padre Benedicto XVI. Puede que esa sea su cruz en lo que le quede de vida. 
Gracias Santo Padre, por tantos años dedicados al servicio de la Iglesia de Dios. Que la Santísima Virgen le ayude en estos momentos tan importantes para la vida de la Iglesia. Franja.

CARDENAL ROUCO: "LA EMOCIÓN NOS EMBARGA. 

LE HEMOS QUERIDO COMO PADRE Y PASTOR VISIBLE

 DE LA IGLESIA UNIVERSAL". INFOCATOLICA.COM

«NO PODREMOS OLVIDARLE NUNCA»
El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha admitido estar «emocionado» ante la despedida del Papa Benedicto XVI. «La hora de la despedida ha llegado: una despedida emocionada y agradecida. La emoción nos embarga. Le hemos querido como Padre y Pastor visible de la Iglesia Universal. No podremos olvidarle nunca ni en nuestro afecto filial, ni en nuestra vida cotidiana», ha subrayado.
27/02/13 10:11 AM | Imprimir | Enviar
(EP) Para el cardenal, Benedicto XVI ha guiado a la Iglesia Universal y «la ha conducido luminosamente durante ocho años» en el inicio de «un siglo y de un milenio extraordinariamente dramático y crítico, con palabras y obras, gestos y actitudes evangélicamente transparentes».
Ahora, según ha indicado, deja libremente en manos del Señor la elección de un nuevo Sucesor de Pedro «para el bien de la Iglesia y para su más vivo y fecundo servicio a la misión de ser y manifestarse» al filo del Tercer Milenio de la historia Cristiana.
Así, apunta que «el testimonio de no querer anteponer nada al amor de Cristo se hace conmovedoramente patente, máxime cuando la urgencia de una Nueva Evangelización se impone con una fuerza histórica y un dinamismo espiritual extraordinario».
El cardenal Rouco Varela le da «gracias de corazón por no haber dejado ninguna duda al hombre y a la sociedad contemporánea, tan sedientos de la verdad que la pueda rescatar de su crisis moral y espiritual endémica, en donde y en quien puede encontrar la esperanza: en Jesucristo Crucificado y Resucitado».
Según ha señalado, con su magisterio, el reto de la Nueva Evangelización «no sólo ha quedado urgido con una fuerza histórica y un dinamismo espiritual extraordinario, sino sobre todo presentado como la apremiante llamada del Señor a su Iglesia para el Tercer Milenio del Cristianismo» y como «la consecuencia apostólica obligada de la aplicación fiel del Concilio Vaticano II para este momento tan crucial de la historia de la Iglesia y de la humanidad»
Publicar un comentario

Quizás también le interes


Contemplar el Evangelio de hoy - homilías católicas del Evangelio del día
Contemplar el Evangelio de hoy - Suscríbase